El Evangelio de La Paz y la Salud Parte X

Por: Dr. Norman González Rivera

Los Esenios

En el año 1928, Edmond Bordeaux publicó por primera vez la traducción del libro primero del Evangelio Esenio de La Paz, de un antiguo manuscrito encontrado en los archivos secretos del Vaticano, y que eran parte de los muchos escritos hallados en el Mar Muerto en Palestina, y en el lago Moreotis en Egipto y Siria. Estos principios fundamentales se enseñaron en muchos países desde tiempos remotos, pero fueron practicados y transmitidos en su forma más pura por los esenios; Una misteriosa hermandad que vivió durante los últimos dos o tres siglos antes de Cristo, y que tuvieron el privilegio de compartir con él durante su juventud y crecimiento como hombre, en lo que fue el siglo primero de nuestra era.

Los esenios se distinguieron por vivir aislados y separados de las sociedades urbanas. Y por esa razón vivían en las riberas de los lagos y de los ríos, y practicaban una forma comunal de vida, compartiendo todo por igual. Fueron agricultores y arbocultores, con un vasto conocimiento de los cultivos de una extraordinaria variedad de frutas, vegetales y legumbres. Desarrollaron tecnicas sencillas de cultivo en áreas relativamente desiertas y con un mínimo de trabajo, ya que son áreas donde no crecen muchos hierbajos que afectan las siembras.

Establecieron su propio sistema de economía, basado completamente en las leyes de Dios, y demostraron que dichas leyes, pueden cubrir perfectamente bien todas las necesidades materiales de los hombres. Eran conocidos como los sanadores de su tiempo. De ahí el nombre de esenios que significa curanderos, terapeutas, médicos, o enfermeros de la salud. En eso eran conocidos como los mássabios y conocedores de las artes curativas de su tiempo.Entre sus discípulos, estuvieron Elías, Juan el Bautista, Juan, el discípulo amado de Jesús, y Jesús mismo; que además de aprender de ellos, les enseñó a perfeccionar muchas de las diferentes formas de curar a los enfermos, y los entrenó en el uso de plantas medicinales, y del ayuno. curativo.

Sus enseñanzas explican cómo la observancia a las leyes divinas evitan la mayoría de los problemas del hombre, y son el método por el cual éste puede encontrar la salida a todos sus dilemas y permanecer saludable para enfrentarlos.

En todas las épocas de la historia, las hermandades escénias han estado, de alguna manera, presentes en la vida de las personas que necesitan curarse de sus problemas de salud, de sus enfermedades de todo tipo, y de todo lo que le reste energía de vida. Llámense como se llamen o no se llamen esenios; Pueden llamarse médicos, curanderos. terapeutas, naturópatas, enfermeros o de alguna manera alusiva a sus capacidades profesionales de curar las enfermedades, con los siete remedios o elementos de la naturaleza que representanla medicina universal para todos los tiempos. Es un asunto de preferencia social o de tiempo y circunstancias de la época. Pero eso no cambia ni altera la labor de estos seresque han dedicado sus vidas y sus esfuerzos, a conocer los secretos de la naturaleza y su relación con las personas que enferman en cada sociedad y época. En realidad, se puede deducir que los grandes adelantos de las ciencias del hombre no han podido evitar las enfermedades ni curar a los enfermos; Por lo cual, las técnicas sanadoras de los esenios pueden significar grandes cambios y avances de la forma en que debemos aplicar los siete remedios naturales para aliviar, en lo que el enfermo puede cambiar, su estilo de vida con respecto a las leyes naturales de la salud que el Creador del universo puso en la naturaleza; le dio el conocimiento a sus siervos los profetas y apóstoles, para aliviar la carga de las enfermedades sobre la faz de la Tierra.

El que creyere y fuere curado, será salvo. El que no creyere será condenado a sufrir las consecuencias y la muerte eterna.

El estudio y aplicación de las prácticas escénicas que Jesucristo practicó en su tiempo, Están disponibles para todos, todo el tiempo. Y si se obedecen las leyes naturales de la salud, que desde el principio de la creación fueron establecidas para la salud de la Tierra y sus habitantes, el principio básico de ese legado, parte de la aplicación de la Ley de Dios y de la recomendación original establecida en  Génesis 1:29, que es el fundamento principal de la voluntad divina para la salud y larga vida del hombre en la tierra. La desviación de ese propósito fue declarada por el Señor a sus discípulos en el sermón del monte, y en las siete (7)parábolas de Mateo 13, que señalan claramente al enemigo que sembró la mala semilla en el cielo, que luego la sembró en el Edén, y que ha seguido sembrando el engendro del mal, en todo lo que de alguna manera ha sido adulterado de su forma y propósito original, para las cuales Dios lo creó.

Jesus acostumbraba visitar y reunirse con los esenios en sus comunidades a donde acudían enfermos de todo tipo  a buscar ayuda. Allí les enseñaba los “secretos del reino de los cielos” a la vez que ponían en práctica las importantes lecciones de sanidad divina en sus pacientes enfermos.

A la orilla del lago o del río de aguas vivas, se producián importantes y efectivos milagros de limpieza interna y  de curación, que nunca antes ni despues, se pudieron ver realizadas por la falta de fe de los discipulos y de la iglesia naciente. Sin embargo, por siglos despues, los esenios siguieron sus prácticas y las enseñanzas del Maestro y fueron el testimonio que se escribió para las futuras generaciones conservar las técnicas curativas y sanar a todo tipo de enfermos. Ese es legado que recibimos de esa hermandad para llevar ese testimonio hasta el tiempo del fin, y dar la oportunidad de que el mundo entienda que las leyes naturales de Dios, siguen siendo válidas por los siglos sin fin de la historia del universo y de sus pobladores. 

En el año 1928, Edmond Bordeaux publicó por primera vez la traducción del libro primero del Evangelio Esenio de La Paz, de un antiguo manuscrito encontrado en los archivos secretos del Vaticano, y que eran parte de los muchos escritos hallados en el Mar Muerto en Palestina, y en el lago Moreotis en Egipto y Siria. Estos principios fundamentales se enseñaron en muchos países desde tiempos remotos, pero fueron practicados y transmitidos en su forma más pura por los esenios; Una misteriosa hermandad que vivió durante los últimos dos o tres siglos antes de Cristo, y que tuvieron el privilegio de compartir con él durante su juventud y crecimiento como hombre, en lo que fue el siglo primero de nuestra era.

Los esenios se distinguieron por vivir aislados y separados de las sociedades urbanas. Y por esa razón vivían en las riberas de los lagos y de los ríos, y practicaban una forma comunal de vida, compartiendo todo por igual. Fueron agricultores y arbocultores, con un vasto conocimiento de los cultivos de una extraordinaria variedad de frutas, vegetales y legumbres. Desarrollaron tecnicas sencillas de cultivo en áreas relativamente desiertas y con un mínimo de trabajo, ya que son áreas donde no crecen muchos hierbajos que afectan las siembras.

Establecieron su propio sistema de economía, basado completamente en las leyes de Dios, y demostraron que dichas leyes, pueden cubrir perfectamente bien todas las necesidades materiales de los hombres. Eran conocidos como los sanadores de su tiempo. De ahí el nombre de esenios que significa curanderos, terapeutas, médicos, o enfermeros de la salud. En eso eran conocidos como los mássabios y conocedores de las artes curativas de su tiempo.Entre sus discípulos, estuvieron Elías, Juan el Bautista, Juan, el discípulo amado de Jesús, y Jesús mismo; que además de aprender de ellos, les enseñó a perfeccionar muchas de las diferentes formas de curar a los enfermos, y los entrenó en el uso de plantas medicinales, y del ayuno. curativo.

Sus enseñanzas explican cómo la observancia a las leyes divinas evitan la mayoría de los problemas del hombre, y son el método por el cual éste puede encontrar la salida a todos sus dilemas y permanecer saludable para enfrentarlos.

En todas las épocas de la historia, las hermandades escénias han estado, de alguna manera, presentes en la vida de las personas que necesitan curarse de sus problemas de salud, de sus enfermedades de todo tipo, y de todo lo que le reste energía de vida. Llámense como se llamen o no se llamen esenios; Pueden llamarse médicos, curanderos. terapeutas, naturópatas, enfermeros o de alguna manera alusiva a sus capacidades profesionales de curar las enfermedades, con los siete remedios o elementos de la naturaleza que representanla medicina universal para todos los tiempos. Es un asunto de preferencia social o de tiempo y circunstancias de la época. Pero eso no cambia ni altera la labor de estos seresque han dedicado sus vidas y sus esfuerzos, a conocer los secretos de la naturaleza y su relación con las personas que enferman en cada sociedad y época. En realidad, se puede deducir que los grandes adelantos de las ciencias del hombre no han podido evitar las enfermedades ni curar a los enfermos; Por lo cual, las técnicas sanadoras de los esenios pueden significar grandes cambios y avances de la forma en que debemos aplicar los siete remedios naturales para aliviar, en lo que el enfermo puede cambiar, su estilo de vida con respecto a las leyes naturales de la salud que el Creador del universo puso en la naturaleza; le dio el conocimiento a sus siervos los profetas y apóstoles, para aliviar la carga de las enfermedades sobre la faz de la Tierra.

El que creyere y fuere curado, será salvo. El que no creyere será condenado a sufrir las consecuencias y la muerte eterna.

El estudio y aplicación de las prácticas escénicas que Jesucristo practicó en su tiempo, Están disponibles para todos, todo el tiempo. Y si se obedecen las leyes naturales de la salud, que desde el principio de la creación fueron establecidas para la salud de la Tierra y sus habitantes, el principio básico de ese legado, parte de la aplicación de la Ley de Dios y de la recomendación original establecida en  Génesis 1:29, que es el fundamento principal de la voluntad divina para la salud y larga vida del hombre en la tierra. La desviación de ese propósito fue declarada por el Señor a sus discípulos en el sermón del monte, y en las siete (7)parábolas de Mateo 13, que señalan claramente al enemigo que sembró la mala semilla en el cielo, que luego la sembró en el Edén, y que ha seguido sembrando el engendro del mal, en todo lo que de alguna manera ha sido adulterado de su forma y propósito original, para las cuales Dios lo creó.

Jesus acostumbraba visitar y reunirse con los esenios en sus comunidades a donde acudían enfermos de todo tipo  a buscar ayuda. Allí les enseñaba los “secretos del reino de los cielos” a la vez que ponían en práctica las importantes lecciones de sanidad divina en sus pacientes enfermos.

A la orilla del lago o del río de aguas vivas, se producián importantes y efectivos milagros de limpieza interna y  de curación, que nunca antes ni despues, se pudieron ver realizadas por la falta de fe de los discipulos y de la iglesia naciente. Sin embargo, por siglos despues, los esenios siguieron sus prácticas y las enseñanzas del Maestro y fueron el testimonio que se escribió para las futuras generaciones conservar las técnicas curativas y sanar a todo tipo de enfermos. Ese es legado que recibimos de esa hermandad para llevar ese testimonio hasta el tiempo del fin, y dar la oportunidad de que el mundo entienda que las leyes naturales de Dios, siguen siendo válidas por los siglos sin fin de la historia del universo y de sus pobladores. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: