El Colirio Natural

Por: Dr. Norman González Chacón

A primera vista los escritos de este blog parecen ser una crítica a la iglesia cristiana. No lo son ni pretenden serlo. Dios nos libre de convertirnos en dedos señaladores. Es todo lo contrario; un mensaje de esperanza, de cambio en el rumbo del camino que los hombres y mujeres que dirigen la iglesia de Cristo en la tierra tienen que dar para ser efectivos en darle el mensaje final al mundo que perece y ser salvos ellos también.  Mientras que el paganismo y el secularismo, así como el orientalismo aumentan en el mundo, el cristianismo no crece al ritmo de otras religiones y tendencias que se han multiplicado en occidente y en el resto del mundo. 

El mensaje que estamos compartiendo es el mismo que el Señor le da al apóstol Juan para las iglesias del último tiempo. Es el último llamado que el Espíritu le hace a las iglesias:

  1. Haz dejado tu primer amor, arrepiéntete y haz las primeras obras.
  2. Tienes en tu medio los que dicen ser judíos y son son sinagoga de Satanás. 
  3. En esa iglesia está la silla de Satanás, tienes ahí los que tienen la doctrina de Balaam que enseñaba a Balac a poner escándalo delante de los hijos de Israel y a comer cosas sacrificadas a los ídolos y a cometer fornicación. También tienes la doctrina de los Nicolaítas la cual el Señor aborrece.
  4. Qué permites a aquella mujer Jezabel (qué se dice profetiza) enseñar y  engañar a mis siervos a fornicar, y a comer y ofrecer cosas sacrificadas a los ídolos. 
  5. Tienes nombre que vives, pero estás muerto. No he hallado tus obras perfectas delante de Dios. 
  6. He aquí Yo doy de la sinagoga de Satanás, los que se dicen ser judíos y no lo son, mas mienten. 
  7. Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojala fueces frío o caliente!, más porque eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: yo soy rico y estoy enriquecido, y no conoces que tú eres un cuitado, y miserable, y pobre y ciego y desnudo (Apocalipsis  2: 1-29,  3:1- 22).

Esas son las 7 amonestaciones que el Señor en persona le hace a las 7 iglesias o 7 movimientos cristianos de esta época. Es el Señor Jesucristo en persona quien hace los señalamientos a las iglesias. Lo único que hago es  trasladar ese mensaje a este tiempo y repetir las amonestaciones para que se entienda qué tienen su aplicación y su relevancia al día de hoy. Como señalé en otro escrito; en cada época de la historia existen 7 iglesias peleándose por su Señor … (Isaías 4:1). “Porqué 7 mujeres echarán mano de un hombre en aquel tiempo, diciendo: nosotras comeremos de nuestro pan, y con nuestra ropa nos vestiremos; tan solo déjanos llevar tu nombre; quita nuestro oprobio”. Véase también en el capítulo 5 de Isaías el cantar de mi amado a su viña y después de haberla cercado, despedregado y haber sembrado las vides escogidas, construyó un lagar, una torre, esperando que produjera uvas buenas, y lo que dio fueron uvas silvestres. Allí se describe proféticamente, la condición de las iglesias y lo que hará el Señor de la viña con ellos.  EnIsaías 5:7, nos declara que la viña de Jehová es la casa de Israel. También señala lo que va a ocurrir con ella.  Muchas iglesias quedarán desoladas y vacías. El capítulo 5 de Isaías anticipa siglos antes, el mensaje de las 7 iglesias de Apocalipsis para este tiempo. Son mensajes similares en épocas diferentes pero con un mismo fin y propósito: despertar a la Iglesia y sacarla del error. 

Católicos, protestantes y judios necesitan analizar este mensaje antes de que se les haga tarde y que vengan los juicios que el Señor advierte como amenaza a ese incumplimiento. 

Nosotras comeremos de nuestro pan y con nuestra ropa nos vestiremos; tan sólo déjanos llevar tu nombre”… (Isaías capítulo 4). No hay lugar a dudas que las siete mujeres de Isaías cuatro son las mismas siete iglesias de Apocalipsis y las mismas siete grandes denominaciones de hoy en día. Necesitan llevar el nombre del Señor para llamarse cristianas, pero no quieren actuar como esposas fieles y obedientes. Ellas se visten con su propia ropa de justicia y comen de su propia comida inmunda y se prostituyen con su propio mensaje de error que es su propia justificación con la que actúan fuera de la ley divina. Son prostitutas del mensaje y quienes han corrompido la justicial y violado la ley. La Biblia es clara, el mensaje de Cristo, más claro no puede ser, pero las siete iglesias que represen la plenitud de las creencias y doctrinas del Señor, andan descarriadas de la viña,  y en vez de dar buenas uvas, dan uvas silvestres,  tan agrias que nadie las puede consumir. Han confundido el mensaje con los “slogans”  de salvación por la fe y por la gracia, y han falseado el Derecho y anulado la Ley Divina. No pretendo ser un crítico de la iglesia cristiana,  tan solo escribo lo que entiendo de las escrituras y de su mensaje al mundo. Pero el mensaje de Cristo a las iglesias, más claro no puede ser. El llamado individual a cada una de ellas se encuentra en los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis y en todas las amonestaciones que se encuentran en el libro sagrado. Si la iglesia cristiana no ve su condición es porque se encuentra en la enfermedad LaodicensePorque dices: “Soy rica, me he enriquecido y de nada tengo necesidad; y no sabes que eres miserable y digna de lástima, y pobre, ciega y desnuda”.

La única salida que le queda a esa iglesia es acudir al llamado del arrepentimiento y cambiar el curso de su actuación. 

El Espíritu la exhorta a:

  1. Comprar oro puro, refinado en fuego. Es el proceso de buscar oro sin contaminación alguna. Esto quiere decir que tenemos que buscar el mensaje puro sin mancha ni contaminación. Después de encontrar el mensaje verdadero, la iglesia y por consiguiente el creyente es hecho rico y queda vestido de vestiduras blancas. De esa manera, no se puede ver la desnudez vergonzosa que ahora es caracteristica de la iglesia. La riqueza no es de dinero, se trata de la riqueza extraordinaria del mensaje que es el oro legítimo refinado en fuego, purificado de toda escoria que lo contamine. Pero queda otro paso para la iglesia Laodicense alcanzar el grado que necesita para salvarse. Tiene qué untar el colirio natural en sus ojos para que pueda ver claramente su condición y las exigencias divinas que la componen.  Así contrarresta la vergüenza de su desnudez espiritual. Aún está a tiempo, el Señor está en la puerta esperando que la iglesia cambie. ¿Lo hará a tiempo?. Cuando esa puerta se cierre, no habrá más misericordia.

El colirio es la medicina natural que la iglesia necesita para ver, primeramente su condición, y luego para caminar hasta la puerta desde donde el Señor la llama en la iglesia de Filadelfia. La medicina que combina los elementos de la tierra con la saliva del Señor, que es su palabra, es el antídoto contra toda enfermedad que la iglesia cristiana necesita urgéntemente para no morir de las últimas plagas que están cayendo sobre el mundo. 

Nota: La medicina verdadera tiene como base fundamental una alimentación sencilla de frutas y vegetales que no hayan sido intervenidos genéticamente ni híbridadas por la mano humana. Debe ser una alimentación que se componga primordialmente de tallos y raíces que comparen en sencillez con el maná con el que el Señor alimentó al pueblo de Israel durante los 40 años que estuvieron peregrinando en el desierto. La alimentación sana para el remanente de este tiempo no puede ser fertilizada químicamente, ni procesada, ni envasada, ni mezclada con productos de origen animal. Ese es el colirio natural que la iglesia necesita para lavar sus ojos y poder ver la verdad que ha ignorado por siglos y que le muestra la vergüenza de su desnudez espiritual que le hace pensar que está vestida y no es así. Ante los ojos de Dios, está desnuda,  vestida con su propia ropa que no cubre su oprobio para mostrarse al mundo ni para dar el último mensaje, que ella misma necesita con urgencia. Laodicea, que se cree rica, es una “cuitada, pobre, miserable ciega y desnuda”. (Apocalipsis 3:17).  Para salir de esa condición tiene que lavar sus ojos ciegos con el colirio natural que esta disponible en la naturaleza misma de su mensaje de pobreza y de enfermedad. Pero no lo ve así y piensa que lo que  tiene es una gran riqueza, cuando lo que tiene es pobreza. Mientras no se lave, cómo se lavó el ciego de nacimiento en las aguas de Siloé, su ceguera no desaparecerá y seguirá su rutina de pedir dinero en el templo y nunca alcanzará la salvación. 

Mientras los cristianos padecen y mueren de las mismas enfermedades que los mundanos, cáncer, diabetes, hipertensión, enfermedades del corazón, de los riñones y del hígado.  Este es un mensaje de amonestación a las iglesias que quieren escucharlo y a sus miembros que deseen salir de esa Babilonia de confusión que les hace creer que asistiendo semanalmente al templo y pagando los diezmos, compran o merecen la salvación.  

El Apocalipsis tiene el último mensaje de Cristo para las iglesias; “quien tiene oídos para oír, oiga lo que el espíritu le dice a las iglesias.” ( Mateo 11: 15, 13: 9-15, Marcos 4: 23, Apocalipsis 2:7 y Apocalipsis 3:13.

Las  últimas plagas están cayendo sobre las iglesias cristianas igual que sobre el resto del mundo. El cáncer mata a millones por año, igual las enfermedades cardiovasculares. Estas enfermedades son a causa de la alimentación inadecuada para el cristiano. Finalmente, las pandemias que azotarán el mundo llevarán al sepulcro a muchos llamados cristianos qué no cuidaron de su alimentación ni guardaron el descanso. Usted se puede salvar individualmente aunque su iglesia se pierda. Pero debe salir a tiempo. “El que tiene oídos para oír . Pastores y oficiales de las iglesias que por años trabajaron en el evangelio y predicaron la palabra se enfrentarán al juicio y serán hallados faltos. Ellos se defenderán y alegarán según Mateo 7: 22-23“Señor, Señor, no profetizamos en tu nombre y en tu nombre echamos fuera demonios y en tu nombre hicimos muchos milagros? -Y entonces les declararé: nunca os conocí; apartaos de mi hacedores de maldad.”  “Los que se santifican y los que se purifican en los huertos, unos tras otros, los que comen carne de puerco y abominación y ratón: juntamente serán talados, dice Jehová.” (Isaías 66: 17) La biblia es clara para los que deseen honestamente salvarse, pero es confusión para los que se han de perder. “El que lea entienda”.

✹ Los Católicos tienen hospitales, 

✹ Los Episcopales tienen hospitales, 

✹ Los Adventistas tienen hospitales, 

✹ Los Presbiterianos tienen hospitales, 

✹ Los Menonitas tienen hospitales, 

✹ Los Judíos y Judíos ortodoxos tienen hospitales. 

✹ Los Cristianos paganos o seculares, igual que los mormones, tienen hospitales. 

Nota: Es interesante notar que el cristianismo de América que desechó el mensaje de obedecer las leyes y estatutos divinos ·”perdió” el don de la sanidad divina. Cuando Jesús le dijo a sus discípulos: “De cierto de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago él también las hará y aún mayores las hará, porque yo voy al Padre.  (Juan 14:12) Tan pronto la iglesia cristiana desprecia los mandamientos de Dios, crea su propia versión anti-ley, el espíritu la abandona a su propia suerte y responsabilidad, pierde totalmente el don de sanidad, que es la fuerza de atracción y crecimiento del Evangelio, y se anquilosa en los principios que le dieron fuerza el mensaje de Cristo.

El último milagro de Jesús que sanó al ciego de nacimiento. untándole en sus ojos tierra mezclada con saliva, es el método que el Señor introduce para los más grandes milagros de la historia:  “Que los ciegos de nacimiento puedan abrir sus ojos y ver las maravillas o maravillosas obras del Creador y acepten el verdadero médico divino. El mayor milagro de este siglo es conseguir que los ciegos espirituales de este mundo abran sus ojos y vean al maestro y le conozcan y lo adoren en verdad. Para eso, hay que mezclar los elementos de la tierra con la palabra de Dios y untar en los ojos de los ciegos espirituales, de los cojos, de los impedidos, de los incrédulos y de todos los enfermos. Las drogas y los hospitales son el medio a través del cual Satanás confunde y engaña al mundo y a la iglesia para que no crean en el poder sanador del Maestro a través de la naturaleza. Los médicos, incluyendo los médicos que se dicen ser cristianos, son entrenados para inducir confianza en las drogas y desconfianza en los remedios de la naturaleza. Algunos se encuentran en medio de la crisis del enfermo y se dan cuenta que las drogas nunca curarán al enfermo, quieren sustituir las drogas por remedios naturales, eso acalla sus conciencias, pero no ven el milagro curativo realizarse porque en su afán de tratar los síntomas desconociendo la causa, actúan en la inseguridad del medio, y no pueden ver resultados positivos. Cambiar la mente de un médico entrenado para defender las drogas químicas, es más difícil que sanar la vista de un ciego de nacimiento y que resucitar un muerto. No obstante, cambiar a lo que ellos llaman medicina alternativa, que no es la medicina natural de Dios, Éstos ven mejores resultados en sus pacientes que los que reciben drogas químicas, pero no entienden que la mejor medicina es el alimento, y en la mayoría de los casos, se limitan a darle el medicamento natural al paciente sin orientarlo en los mejores hábitos de salud. Además, no entienden que aún los vegetales están afectados por la manipulación química de las siembras y desconocen cuáles son menos dañinos a la salud del paciente. Aún así le incluyen derivados de animales, lo que no les permite curar totalmente de sus condiciones. 

Algunos médicos inseguros, los refieren al nutricionista que es otro ciego dependiente del sistema y lo que hace es cambiar cantidades por porciones sin eliminar de la dieta, lo que en realidad enferma a la gente. En fin, el paciente que depende del sistema, es como el adicto que depende de las drogas y pocos desarrollan la capacidad de desprenderse de ellas a tiempo. El asunto de la salud es algo que atañe a todos en la sociedad actual, y la iglesia cristiana ignora que la salud está presente en la responsabilidad personal de cada individuo y que la iglesia está designada por el creador para dar la orientación correcta y enseñarle al mundo las leyes naturales de la salud que el mismo señor le ha dado a sus siervos los profetas para la salud universal, no sólo de la gente, sino también del planeta y de los seres que lo habitan. 

Pero la iglesia cristiana, en su afán de eliminar las leyes de Dios para facilitarle al creyente su afiliación y su membresía, ha invalidado todo el conjunto de leyes naturales de salud y vida junto con las leyes del descanso y de convivencia pacífica. Eso ha hecho que el mundo se vuelva incrédulo y cada vez más violento y peligroso, además de sufrir colectivamente las enfermedades mencionadas. Hay que tener en cuenta que los pastores y ministros deben ser el ejemplo vivo de las congregaciones, nunca debemos creer en lo que enseña un pastor obeso o que tiene que tomar drogas para la diabetes, hipertensión, o para cualquier otra condición de salud. Eso es totalmente contrario de los planes divinos y Dios no reconocerá a un pastor que no guarda las leyes de la salud. A esos les dirá:  “Apartaos de mí, no os conozco, obradores de maldad” (Mateo 7: 22 al 23) Cada libra o kilo de sobrepeso que tenga un pastor o ministro en su cuerpo, es la señal inequívoca de la pérdida del autocontrol del individuo en su vida. Este asunto de la salud, que se le ha prestado a los supuestos profesionales de la salud, es un tema álgido y que no le gusta escuchar a los pastores que mecen a las congregaciones con sus mensajes elocuentes. Ellos instan el creyente a dejar el pecado externo pero no tocan el tema del pecado contra el templo de Dios que es el cuerpo humano. 

Durante la pandemia de COVID-19, las personas obesas con diabetes y alta presión son las más propensas a morir. Se han promulgado leyes de distanciamiento social y desinfección de los lugares donde acude público como las iglesias. Si se hubieran implantado las leyes divinas de la Salud, las iglesias y los templos serían el lugar más seguro para estar en medio de la crisis. Sin embargo, no es así. Se implantaron las recomendaciónes y directrices de los gobiernos, cuando la iglesia tiene la luz de Dios apagada en sus templos. Si se hubiesen adoptado las recomendaciones bíblicas sobre las enfermedades contagiosas, no se hubiera contagiado tanta gente ni se hubiese afectado la economía como ha ocurrido. Las iglesias con la salvación perfecta para esta crisis en sus biblias, se quedaron mudas y no ejercieron su ministerio como debió haber sido. Simplemente dejó que los médicos dictaron las pautas de protección social y no colaboraron con el gobierno informando de las recomendaciones biblicas para este tipo de pandemias.

En el libro de Levitico, capítulo 13, Dios personalmente, le da instrucciones precisas y detalladas a Moisés y a Aarón para evitar los contagios durante la pandemia de la lepra o enfermedad de Hansen como se denominó mas tarde, clínicamente. Si se hubiesen tomado las medidas que la Biblia recomienda para enfermedades altamente contagiosas, en vez de aislar a todo el mundo, se hubiera aislado a los contaminados en lugares donde sólo los enfermos habitaran como refugios especializados, o sanatorios. 

De esa manera, se extinguió la lepra en el mundo. El aislamiento social y la mascarilla es sólo para los contagiados. La recomendación bíblica es aislar  al sospechoso de estar contagiado por siete días, si no daba síntomas se aislaba por siete días más y si daba positivo lo enviaban a un lugar aislado en el desierto, un sanatorio, donde permanecía junto a otros enfermos hasta sanar o morir.  Las mascarillas, la protección del aislamiento social era sólo para los contaminados. En la mayoría de los casos, ellos mismos se aislaban para no contaminar a sus familiares. Aquí en Puerto Rico, en Centro Médico y luego en Trujillo Alto, se estableció un leprosario o leprocómio para aislar a los afectados con esa enfermedad. Todavía existen los edificios de la ciudad de refugio para los leprosos en la avenida Los Paseos. Se dice que la lepra era más contagiosa que el COVID-19 y que la influenza. En Centro Médico aun quedan las estructuras de lo que fue el sanatorio de tuberculosis que también fue una pandemia. La razón para hablar de este tema es que esta información del aislamiento social está en la Biblia y la iglesia cristiana no lo presentó el gobierno para evitar que el comercio, la industria, las escuelas y el gobierno mismo se paralizaran por el peligro que representa la pandemia. Sólo había que preparar un hospital sanatorio en un lugar donde se le ofreciera todo el tratamiento necesario a los contagiados. El resto de la población sana, seguiría  su vida normal.  Así se hizo con los enfermos de tuberculosis. Se aislaba a los enfermos en un hospital sanatorio. Los que se curaban se devolvían a sus casas, los que morían no contaminaban a sus familiares. De esa manera, se trataban las pandemias siguiendo las recomendaciones de la biblia para las enfermedades contagiosas. Es responsabilidad de la iglesia cristiana orientar al mundo y al gobierno en situaciones como ésta, pero la iglesia duerme y no está atenta a la realidad de lo que se vive ni se atreve a presentarle al mundo las verdades de la Palabra ante las necesidades sociales que se viven. 

Todavía tenemos la pandemia y la solución para ello aún está en la Biblia. ¿Hablará la iglesia en medio de esta crisis?  Una vez más, la iglesia cristiana pierde el “momentun” de dar un mensaje contundente al mundo; De evitar la paralización de la economía mundial que se ha visto afectada por esta pandemia de coronavirus. 

Cuando los gobiernos pierden la dirección divina cometen errores graves. En el pasado, los profetas de Dios le advertían y aconsejaban a los faraones y gobernantes cómo tenían que enfrentar las situaciones difíciles por las que atravesaba el mundo. Hoy, no existe profeta en Israel que pueda advertir sobre las crisis que sobrevendrán al mundo porque no puede haber profeta que salga de una iglesia en corrupción y violación de las leyes divinas. Para servir de mensajero, debe salir de la Babilonia en que se ha convertido la iglesia, y desde afuera llamar a los que entiendan el mensaje y puedan salir de ella. Así también pueden advertir a los gobiernos sobre las crisis venideras y evitar grandes calamidades. Al comprender el gran error de la iglesia cristiana en menoscavar los principios de la ley que deben regir al cristiano en esta etapa de la historia del mundo, no podemos ser parte de esa confusión que tantas vidas está costando. No podemos cruzarnos de brazos y aceptar ser parte de esa Babilonia espiritual o lograr que el llamado a la iglesia de Laodicea a arrepentirse, logre el cambio institucional que el Espíritu le dice a las iglesias:  “He aquí yo la echo en cama, y a los que adulteran con ella, en muy grande tribulación, si no se arrepienten de sus obras; Y mataré a sus hijos con muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriño los riñones. Y los corazones. Y darle a cada uno de vosotros según sus obras.(Apocalipsis 2: 22 al 23). 

NOTA: Los hospitales de cáncer para niños aumentan en el mundo cada año. Niños, hijos de cristianos que dicen creer, caen igualmente enfermos y muchos mueren como consecuencia de tumores que se pueden evitar con la alimentación correcta que la Biblia enseña para el cristiano. Las iglesias que no hayan enseñado a sus miembros a comer sano, a ser responsables, así como los padres que no han buscado la verdad y dejan que sus hijos consuman la comida dedicada a los ídolos modernos. (Apocalipsis 2:14- 20) “Y mataré a sus hijos con muerte. (Apocalipsis 2:23). 

Es muy fuerte para todos saber que esos niños mueren por la negligencia de los padres y de las iglesias que no han enseñado ni predicado el mensaje de salud y vida. Los resultados se ven y se cumple la amenaza del ángel que trae el mensaje de muerte. Por la negligencia de la iglesia cristiana también,muchos de los que han estudiado en universidades seculares ven a la iglesia como una entidad social donde se reúne gente ignorante que necesita que un pastor los guíe. Esa visión limitada de la iglesia es el testimonio que la misma iglesia ha creado al perder la fuerza del Espíritu que la debe llevar a ser una luz en medio de las tinieblas. Así procede al perder la presencia del Espíritu Sanador, pierde el respeto del mundo y se lo entrega a los médicos y a los hospitales que no tienen la capacidad de curar enfermedad alguna. Por eso, pierde el respeto del mundo y se lo entrega a los médicos y a los hospitales que no tienen la bendición divina de hacer el trabajo que Cristo encomendó a sus discipulos. 

A pesar de eso, hay en el seno de las iglesias, creyentes sinceros que logran que el señor conteste sus oraciones de acuerdo a la situación y a la fe del peticionario. Dios aún tiene compasión de los que han sido engañados y alienta en ellos la fe, para que cuando llegue la luz, esas almas sinceras salgan de esas iglesias y formen parte del pueblo remanente que guarda los mandamientos, los preceptos y los estatutos divinos. Ellos recibirán junto con la luz el poder y el conocimiento del don de la sanidad divina. 

El mensaje de Apocalipsis es: 

Salid de en medio de ellos pueblo mío,  para que no seáis partícipes de sus pecados y que no recibáis de sus plagas”. (Apocalipsis 18:4, Jeremías 51:45, 2da. de Corintios 6:17). La salida de en medio de la confusión de las iglesias es un mensaje de Tiempo y de distancia. Dios tuvo que llamar y sacar a su pueblo de Egipto, de Sodoma, de Babilonia, de Europa, y ahora, de las iglesias confundidas que son parte del mundo que se ha de perder. La distancia es la medida de la separación entre el mundo y el pueblo de Dios. El distanciamiento determina la diferencia entre unos y otros. Según la iglesia predica tres doctrinas de error, también enseña tres mensajes de autosatisfacción que mece las congregaciones y los alimenta con la esperanza de salvación falsamente. 

Éstos mensajes cubren una serie de temas que usan textos bíblicos de aliento y esperanza, de experiencias vividas por los personajes bíblicos, de las curaciones milagrosas de Jesús y de los apóstoles; De las grandes hazañas de los profetas, y de las bienaventuranzas de la salvación. Todos los temas y las canciones van dirigidas a complacer la audiencia. Muchos pastores y directores usan sermones famosos que se aprenden en la escuela de teología, con experiencias reales o ficticias. Con esa información previamente codificada, se preparan las lecciones de la escuela bíblica y sermones con el fin de crear una impresión temporal de constricción, de fe o de obras. 

Otros sermones llevan la intención de asustar a las congregaciones presentando las amenazas bíblicas que son dadas para amonestar a los desobedientes. En esos sermones se destaca el premio a los obedientes y el castigo a los pecadores, así como las calamidades que tendrán que afrontar los impíos. El tercer sermón es el de la cama mecedora o hamaca que mece al que escucha palabras de adoración y de esperanza y lo pone en el camino de la vida eterna. El que lo oye se siente a salvo y casi llega al paraíso de Dios por autoanálisis. El predicador justifica toda acción y el oyente se siente transportado al reino de los cielos por virtud propia y por su buen comportamiento, que todo lo subsana. Al finalizar el sermón todos están convencidos de qué van directo al cielo de Dios sin ningún impedimento. Así pasa el tiempo y los “cristianos” nominales, se sienten salvos y seguros. ✯


2 comentarios sobre “El Colirio Natural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: