La Gran Caída de Babilonia

El Destino de las Iglesias Cristianas

Por: Dr. Norman González Chacón

Introducción

La mayoría de los cristianos que se encuentran participando de los cultos que se ofrecen en las siete denominaciones que a sí mismas, se llaman “cristianas”, no se han percatado, ni les será fácil hacerlo, del gran engaño en que participan. Creyendo que por llamarse cristianas, están participando del pueblo de Dios, muchos nunca se percatarán del gran engaño al que han sido inducidos por estas denominaciones, cuya identidad como “cristianas”, está asociada a una gran confusión de doctrinas falsas creadas por ellas mismas.  Una de estas doctrinas surge como una tendencia general  que ellas mismas fomentan para asociarse a médicos y hospitales. Tanto la medicina moderna como las iglesias, han usurpado el poder sanador de Cristo sobre toda clase de enfermos y enfermedades, y han sustituido una cosa por la otra. Esta triste y desgraciada situación, coloca a muchos, cuya fe en el evangelio de Cristo les insta a congregarse en esas iglesias, en una encrucijada de fe que no les permite apreciar la diferencia entre lo que la iglesia cristiana practica y el verdadero evangelio de Cristo. En estos escritos hemos tratado de separar la paja del trigo y mostrar, de forma sencilla y comprensible para todos, que ese conglomerado de denominaciones “cristianas” que componen las siete iglesias de Apocalipsis, en su esencia, no son, ni pueden ser el pueblo de Dios de los últimos días, porque al asociarse a los hospitales, rechazaron el poder sanador que Cristo le entregó a los discipulos. Esa dicotomía entre lo que debe ser y es, la iglesia cristiana, establece una diferencia muy marcada, que en el último mensaje de la Biblia en Apocalipsis, define los extremos de lo que el Señor llama “su pueblo” y la gran confusión que desde el principio de la historia se denomina como “la Gran Babilonia, la madre de las fornicaciones y de las abominaciones de la tierra”.

En Apocalípsis se les Amonesta y se les Amenaza

En el llamado que Jesucristo le hace a las siete (7) iglesias aludidas en los primeros tres capítulos de la revelación, el Señor Jesucristo le manifiesta a sus siervos “las cosas que deben suceder presto” Y las declaró enviándolas por su ángel a Juan, su siervo y profeta (Apocalipsis 1:1). Esta revelación es más que otra cosa, una amonestación fuerte del ángel a estas siete iglesias, que más que iglesias, se convirtieron en siete grandes denominaciones corruptas que han tomado el nombre de “cristianas” para negociar con el mundo sus mercaderías y doctrinas falsas. El profeta Isaías se adelantó y profetizó sobre este tema en una pequeña pero muy significativa parábola que podemos citar como una alerta a tiempo, del origen de este gran conflicto: En el capítulo 4 de Isaías, se describe la intención de estas siete mujeres-iglesias, que representan a siete denominaciones que tomaron la decisión, por su propia cuenta, de adoptar el nombre de Cristo, solo para evitar el oprobio de permanecer solteras. A ellas sólo les interesa el nombre de “cristianas”, y no exigen ninguna otra cosa; con sólo el nombre de Cristo, tienen lo que necesitan para negociar y mercadearse: “Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas, solamente sea llamado tu nombre sobre nosotrasquita nuestro oprobio”. Estas siete (7) iglesias o mujeres de la parábola profética de Isaías 4:1, se visten de su propia justicia, se procuran su propia comida, y no necesitan que el Señor las atienda, las sostenga, ni les provea ninguna cosa, porque ellas sólo requieren de su nombre para negociar y ser exitosas en el mundo por sí mismas.

La Teología las Apoya en sus Errores

Muy pocos exégetas o teólogos se atreven a descubrir la revelación de esta parábola profética que anticipa el verdadero carácter y personalidad de esas siete mujeres (iglesias o denominaciones), que representan al cristianismo de hoy ante el mundo. Ellas crearon sus propias doctrinas, y se vistieron de su propia “ropa” de justicia. También confeccionaron el menú de su alimentación de acuerdo a su propio criterio. Para eso, crearon sus propias doctrinas y abolieron las leyes y mandamientos de Dios con respecto a estatutos tan importantes como la alimentación recomendada por la Biblia, que prevenía las enfermedades en el pueblo de Dios. Con toda malicia y alevosía, ignoraron sus promesas que fueron dadas para la salud de las naciones, tanto en el antiguo como en el nuevo testamento. (Véase Génesis 1:29, Éxodo 15:26, Levítico7:26 y 17:10-16, Mateo 4:23-24,  8:7, 8:16,10:8,11:5, 12:15-22, Marcos 16:15-18, y Juan 14:12).

Sustituyeron el Poder del Maestro

Para compensar la pérdida del poder de curar a los enfermos, que era parte de la gran comisión evangélica que fue encomendada por Cristo a sus discipulos, adoptaron médicos y hospitales para supuestamente curar a los enfermos. Al rechazar el mayor de los dones del Espíritu Santo, que es el don de curar a los enfermos, esas iglesias se alejaron de la fuente del poder curativo genuino y del éxito que Jesús y los discípulos tuvieron en sanar enfermos, echar fuera demonios, sacar serpientes (Marcos 16:15). “Sólo dános tu nombre, quita nuestro oprobio”(Isaías 4:1). Únicamente les interesaba el nombre de Cristo para sentirse en control, pero al vestirse de su propia justicia, no se percataron de la gran pérdida del poder que les fue retirado al rechazar los principios de vida establecidos en La Palabra desde el Edén. 

El Espíritu les Reclama

En el Apocalipsis, el Señor les reclama a esas siete iglesias, todos los dones que perdieron como consecuencia de sus actos y de las asociaciones que hicieron con entidades paganas. Una reclamación que el ángel le repite a varias de esas iglesias, es que le enseñaron a los hijos de la iglesia a comer comida sacrificada a los ídolos de su tiempo (cap. 2:14-20). Al transportar esos mensajes a las iglesias de hoy día, vemos cómo se cumple cada acto de desobediencia en los hijos de los cristianos que sufren las mismas enfermedades que está sufriendo el resto del mundo. Vean cómo en una pequeña parábola de un solo texto, el Señor pinta con gran exactitud y precisión, las características, defectos y tendencias, de lo que siglos mas tarde, fue el rumbo de estas siete iglesias a las que se dirige el último mensaje de amonestación en el fin del tiempo de gracia. 

Para los entendidos, el mensaje del último libro que se añade a las escrituras, a menos de un siglo despues de la ascensión gloriosa del Señor, es una fuerte amonestación a esas siete iglesias, que se establecieron en el continente asiático para supuestamente llevar a cabo la gran comisión evangélica que Jesucristo le entregó a sus discípulos (Hechos 7:49-60).

No habiendo recibido una respuesta positiva de arrepentimiento y de cambio, de parte de esas iglesias, el ángel designado procede a derramar sobre los hombres que tomaron la señal de esa confusión, que crearon esas iglesias, a raíz de la supuesta reforma protestante, todas las plagas y enfermedades existentes. Es la historia, está escrita, y por esa razón, la gran caída de esa Babilonia de confusión y desobediencia, viene acompañada de todo tipo de plagas y enfermedades incurables. Son enfermedades directamente relacionadas a la violación de las leyes de vida, salud y alimentación que fueron dadas por Dios desde el Edén y que las iglesias abolieron. 

Esas iglesias que decidieron adoptar su propia alimentación, en contra de los preceptos bíblicos establecidos desde el principio, y en conformidad con el resto del mundo. Aunque la alimentación particular del pueblo de Dios fue parte del estilo de vida de los israelitas y judíos de todas las épocas, las iglesias cristianas abandonaron las recomendaciones divinas en cuanto a la alimentación, basándose erróneamente, en la visión de Pedro de Hechos 10, que no se refiere a nada que tenga que ver con comida. Pero, forzando su propósito, y creando sus propias doctrinas, la aplican fuera del contexto para aseverar que Dios limpió todos los animales y que se pueden comer. En un principio, Pedro resistió la visión (Hechos 10:28-35),  pero muy pronto se dio cuenta de que no se refería a que debía comer de esos animales, sino que había que llevar el mensaje a hombres y mujeres de todas las naciones. La iglesia cristiana, basándose en esa visión, ha hecho una teología propia y extraña para justificar la alimentación a base de la carne y la sangre de animales, limpios o inmundos. Basándose únicamente en esa visión que nada tenía que ver con alimentación o comida, y así lo hace saber el apostol Pedro, cuando comprende que a ningún hombre llame común o inmudo sino que el mensaje tenía que ser llevado a todas las naciones representadas en el lienzo (Hechos 10:34-35).

Al cambiar la alimentación original, la retribución natural de la ley de causa y efecto de Gálatas 6:7-18, entra en vigor y provoca las plagas señaladas que caen sobre todos los que violan los principios de vida establecidos por Dios mismo desde el Edén. Las iglesias y sus hijos, reciben la retribución natural que está señalada para los impíos en forma de todo tipo de enfermedades incurables. Esta maldición es consecuencia directa de la violación de las leyes de la salud, dadas desde el principio al pueblo de Dios. Son leyes dadas para tratar de reparar el daño que el pecado le causó a la humanidad, y que las iglesias abolieron para negociar con la salvación de la gente y hacerles fácil aceptar el evangelio en sus errores.  Adoptaron médicos y hospitales, a donde pudieran enviar a los enfermos, y de esa manera, se lavaron las manos y sustituyeron el poder sanador del Espíritu Santo, por algo tan ineficaz y poco seguro como lo es la medicina de las drogas tóxicas y de las cirugías innecesarias que mutilan los órganos afectados por la alimentación incorrecta, y enajenan la mente de la realidad de su condición.

Todo el problema de las enfermedades que sufren los cristianos, al igual que el resto del mundo, es la consecuencia natural directa de la violación criminal de las leyes de la salud, y ha sido la iglesia cristiana quién ha provocado la ira de Dios al respecto, enseñando a los hijos de la iglesia a comer la comida sacrificada a los ídolos modernos: el vientre y la satisfacción de su apetito pervertido. Vemos los establecimientos: restaurantes, carnicerías, supermercados, comida chatarra, frutas y vegetales híbridos, en su mayoría manipulados genéticamente, así como muchas otras mezclas de alimentos confeccionados con la carne de animales muertos (Apoc.22:14, y 20:3).

Sin la bendición de Dios y de espaldas a la verdad, la iglesia cristiana no tiene otra salida que no sea arrepentirse, volver atrás, y comenzar de nuevo aplicando todas las recomendaciones divinas que desde el Génesis, Dios ha dado para salvación de su pueblo y de sus hijos. El llamado del Apocalípsis es a lavarse los ojos con el colirio natural para que puedan ver su verdadera condición  y ceguera espiritual. 

Los miles de niños que mueren de cáncer y de otras enfermedades cada año, le serán reclamadas, como lo hace el ángel de Apocalipsis a las iglesias, a los padres mentirosos, a los pastores engañadores, y a los sacerdotes hipócritas (Apocalipsis 22). Padres que no han sabido tomar decisiones sabias para sus hijos, que han sido engañados por los pastores de las iglesias, por el gobierno y por los médicos que los vacunan.

Estamos ante una situación sumamente crítica. La iglesia cristiana no está apta para reconocer su gran responsabilidad sobre tantas almas que a diario sucumben a las enfermedades alimentarias y mueren en los hospitales bajo los efectos de drogas alucinantes tóxicas. Drogas que no tienen poder para curar y mucho menos para clarificar las mentes enajenadas por las mismas drogas. Vemos que en el capítulo 18:24 de Apocalipsis, allí en esas instituciones, “fue hallada la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que mueren en la tierra”. Esos monstruos hospitalarios le ofrecen cama y comida a todos los que, cansados de luchar, sucumben a las enfermedades que la iglesia propaga con su actitud irresponsable y criminal. Bajo el efecto de las drogas alucinantes, mueren creyendo que se están curando.

Xxx La caída del imperio babilónico de esta etapa, que se puede resumir en 7 cabezas y 10 cuernos, es mucho más complejo de lo que parece a simple vista, ya que el ángel, la ve sentada sobre muchas aguas que representan grandes muchedumbres y gentes. Además, añade algo muy sutil y significativo que define su carácter: “Con ella han fornicado los reyes de la tierra, y los que mueren en la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación”. Al apóstol se le muestra a esta mujer embriagada de la sangre de los santos y de la sangre de los mártires de Jesús que cayeron en sus manos y fueron muertos o asesinados por ese sistema. El ángel me dijo: “¿Por qué te maravillas? Yo te diré el misterio de la mujer y de la bestia que la trae, la cual tiene siete cabezas y diez cuernos: Las siete cabezas son siete montes donde se sienta la mujer. Y son siete reyes. Los cincoson caídos, el uno es, el otro, aún no es. No ha venido, y cuando viniere, es necesario que dure breve tiempo. Y la bestia que era y no es, es también el octavo y es de los siete, y va a la perdición (verso 12). Y los diez cuernos que has visto son diez reyes que aún no han recibido reino. Más tomarán potencia por una hora como reyes con la bestia (verso 13). Estos tienen un consejo. Y darán su potencia y autoridad a la bestia. Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera y la harán desolada y desnuda. En este capítulo se repite Apocalipsis 10 sin muchos cambios: Vemos la bestia de siete cabezas y diez cuernos persiguiendo al pueblo de Dios. Este poder para perseguir y obligar es a través de un mandato ejecutivo del dirigente político a cargo del mismo. Sale del mundo institucional gubernamental, y lleva como fin doblegar las conciencias y someter a los que no quieren recibir las órdenes del Estado. Sabemos que las siete cabezas son las siete iglesias que reciben la fuerte amonestación del profeta, pero los cuernos, hasta que se muestren como poderes políticos, cívicos, militares o ya sea como entidades de salud, educación, u otras, se consideran poderes políticos, que se manifestarán apoyando posiciones religiosas (Apoc. 16:13-14). Salen de la iglesia y  manifiestan control político o fuerza civil o militar para obligar a imponer decretos inconstitucionales que violan la dignidad humana y los derechos individuales. No los podremos identificar hasta que por sí mismos se manifiesten, pero son divisiones religiosas dirigidas por hombres que manifiestan su conducta impía en ciertas doctrinas que no son bíblicas, pero que basadas en los textos mal interpretados, crean confusión y de eso se aprovechan para ejercer su liderazgo. Por eso salen de la boca del dragón y de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta. Esa ha sido la actuación de pastores, de ministros y sacerdotes, que basándose en esas ideas preconcebidas, arrastran tras sí discípulos. Son tres cuernos adicionales que representan esa iniciativa particular de esos dirigentes. No podemos olvidar que por la fuerza civil, se imponen dogmas de conciencia de esos dirigentes a la población que no conoce las profecías. Por eso, en términos de educación, alimentación, y salud, el pueblo de Dios, para ese tiempo debe haber salido de esa confusión, debe haber abandonado esas congregaciones que recibirán las plagas finales, y se debe de encontrar aislado en las montañas o lugares poco habitados, lejos del alcance de los edictos dictatoriales de los gobiernos. Según la definición de Apocalipsis 17:12, esos diez cuernos corresponden a diez reyes o dirigentes políticos que aún no han recibido reino, pero que tomarán poder por una hora con la bestia. El capítulo 17:16, declara que los diez traicionarán a la bestia y la harán desolada y desnuda. Esa gran ciudad, que tiene reino y dominio sobre los reyes de la tierra, es la gran Babilonia que se convierte en guarida de todo espíritu inmundo, habitación de demonios, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible. Si para ese tiempo, queda alguno de los hijos de Dios en ellas, no debe demorar en salir para que no reciba las plagas finales que les están designadas a esas instituciones.

Sabemos que para ese tiempo Babilonia está constituida por una poderosa unión de entidades sociales, públicas y privadas que se unen para formar una poderosa fuerza política-religiosa que tiene como elemento común de adoctrinamiento y presión, la educación, la salud, la alimentación humana en todos sus aspectos, y que al unir esos poderosas entidades sociales adquieren el control absoluto de la gente y de los gobiernos. La necesidad de alimentarse los une, y en su lucha por sobrevivir, no dudan en buscar protección bajo esa sombrilla peligrosa de la confusión babilónica. La unión de los médicos y de los hospitales con la educación del Estado, la alimentación de la gente mediante la manipulación genética de los alimentos, y las drogas farmacológicas, establecen un dominio absoluto de la voluntad humana que puede ser manejada a distancia mediante el miedo a sufrir enfermedades de no encontrar alimento, sufrir epidemias, llagas, plagas diferentes y enfermedades de todo tipo. Recordemos que a todos se impondrá una marca, y que nadie podrá comprar o vender si no tiene la señal de identificación de la bestia. La medicina moderna le sirve de medio y se reserva el derecho de tratar a cada cual de acuerdo al protocolo establecido de antemano y no deja oportunidad a la disidencia.

Es en el medio de ese caos general, que se produce la caída del sistema babilónico. Todos se echan la culpa unos a los otros y el consorcio se traiciona a sí mismo sin control alguno. Todos luchan por la supremacía, por el dominio político y por volver a dominar a ese monstruo de siete cabezas y diez cuernos. Esta caída afecta los más importantes aspectos de la sociedad y de los gobiernos que ven fracasar sus planes de controlar absolutamente a la humanidad. Por la lucha para decidir y la falta de recursos humanos y económicos, el consorcio se viene abajo y cae estrepitosamente. La escasez de drogas, la falta de médicos que se dan cuenta del engaño y se escapan del consorcio cuando se percatan de la verdad que el sistema guardó celosamente.  Todo abona a un fracaso universal, causado inicialmente por las mentiras que propagaron para crear la pandemia. Ya con la experiencia de la pandemia del Covid 19, muchos médicos y otros profesionales de la salud, están desertando de ese sistema y han salido huyendo de sus ciudades para ir a trabajar a otros lugares con mejores condiciones de trabajo y sin las presiones del Estado. El atropello contra los empleados del sistema de salud, personal de cuido del paciente, enfermeros, médicos, y tecnicos de sala, crea un ambiente negativo de trabajo que deja dolorosos cargos de conciencia en los profesionales de la salud, por la forma en qué se acostumbraba a tratar a los enfermos y que cambió a partir de la pandemia. Todos esos cambios en el trato, en la forma de manejar los enfermos antes y después de la pandemia, crean una gran desconfianza en el personal que se visualiza en el mismo lugar del enfermo. Si fueran ellos que cayeran en cama, se horrorizarían de los resultados y del trato institucional que sufrirían. Todo estos cambios que han surgido a raíz de la emergencia reciente, crea un ambiente de inseguridad y desasosiego en el empleado de la salud que prefiere abandonar el hospital y trabajar en cualquier otra cosa en que no tenga que revivir esas escenas tétricas que les ha tocado vivir en los hospitales. 

Todos esos cambios que vinieron con la pandemia y que han marcado una diferencia en el manejo de los enfermos en los hospitales, en la seguridad física del mismo, en la forma de manejar la enfermedad y en la dignidad humana violada. Según la profecía de Apocalipsis 18:11, esos “mercaderes de la tierra” lloran y se lamentan sobre aquella gran ciudad, porque nadie compra ya sus mercaderías o sus mentiras. Por esa razón, el personal de conciencia que fue entrenado para cuidar efectivamente a los enfermos, se siente traicionado en su conciencia con el trato que ahora se le da a esas víctimas, y se resienten. Por esa razón, cada día hay menos empleados de la salud dispuestos a trabajar en condiciones desventajosas, con sueldos buenos o malos, con horarios comprometidos y turnos seguidos. La falta de personal que cuida de los enfermos seguirá siendo un serio problema que enfrentarán los hospitales, y que causará una estrepitosa caída de esa Babilonia moderna. Aunque le tripliquen los sueldos, no querrán trabajar cuidando enfermos bajo las premisas comprometedoras de esa lucha sin razón. Por eso, en Apocalipsis 17:16, se vuelven contra la bestia y la traicionan. Esta traición es el resultado de las actuaciones mentirosas e hipócritas de la bestia que no guardan consistencia con sus propias actuaciones, y sus fieles empleados se sienten traicionados por ella.

Desde el capítulo 13 de Apocalipsis, podemos apreciar el poder de esta bestia grande y terrible que tiene siete cabezas y diez cuernos. No hay lugar a dudas que aquí se presenta un poder político religioso con diferentes características de su identidad que la hacen única y sobresaliente como un poder con garras que aplica todo el poder que los hombres le ofrecen en su presencia y que ella toma con autoridad y acuerdo para perseguir, engañar, desviar y finalmente destruir al pueblo de Dios (los opositores) de este último tiempo.

Es importante relacionar el poder representado por los siete cabezas y diez cuernos. Su repetición en el Apocalipsis desde el capítulo 13 hasta el 20, nos ayuda a comprender la verdadera importancia de esta poderosa entidad que comienza a gestarse y a manifestarse desde el siglo 18 y que toma como rehenes a las más importantes agencias sociales de cada década para llevar a cabo su obra siniestra. Es así como las siete cabezas se ponen en común acuerdo para crear hospitales, escuelas, universidades, laboratorios de experimentación agrícola, laboratorios de alimentos manipulados genéticamente, y otros, donde se convierten las propiedades medicinales de las plantas en drogas tóxicas, industrias farmacéuticas que transforman toda la creación de Dios en un caos químico que a su vez transforma la alimentación de la humanidad en una plaga mortal de cáncer que destruye una tercera  parte de los hombres moradores de la tierra (Apoc. 9:18-21). Desde 1863 y en adelante, se comenzó a adoctrinar a la gente desde las siete denominaciones que forman la bestia de siete cabezas y diez cuernos, para que la gente aceptara, como si viniera de Dios, la unión fornicaria de la medicina de las drogas y la iglesia denominada cristiana. En Apocalipsis 18:23, se identifica a los magnates de la tierra que en cada época histórica han contribuido a la amalgama de confusión que permea hoy y que hará que los diez cuernos se unan para perseguir a los santos de Dios. Para 1900 ya se estaban anticipando las escuelas de medicina, y se estaban acreditando muchas de ellas. 

Los Grandes Magnates de la Tierra

Uno de los magnates de la industria de alimentos, John Harvey Kellogg, elaboró el plan de estandarizar la educación médica y sacar de las escuelas existentes todo vestigio de las medicinas naturales y de los equipos de hidroterapia. En su lugar, se instalaron equipos de rayos X y otras formas de tratar a los enfermos con drogas tóxicas en vez de con plantas medicinales. Luego, el magnate del petróleo. John B. Rockefeller (1839 a 1937), fue el primer multimillonario de los Estados Unidos y un gran monopolista de origen, que llegó a controlar el 90% de la industria del petróleo en los Estados Unidos a través de su compañía petrolera Standard Oil, que luego la dividió para convertirlas en Chevron, Exxon, Mobil, etcétera (véase la historia industrial del petróleo).  Este magnate, introduce la industria de las drogas químicas como si fueran medicinas y monopoliza  la farmaceútica moderna bajo su administración.           

Otro magnate de la industria farmacéutica que pudo desarrollar la cibernética moderna para ponerla al alcance de los grandes intereses de ésta época, Bill Gates, fundó junto a Paul Allen, la compañía Microsoft. Este encabezó la lista de los cuatrocientos estadounidenses más ricos del mundo, según publicó recientemente la revista Forbes. Su relación con las grandes empresas farmacéuticas es parte de su gran enriquecimiento económico y su control monetario de más de 54,000 millones de dólares. Según su propia experiencia, ha renunciado a su participación en Microsoft para dedicarse a una filantropía extraña, desde donde trata de controlar la industria de los alimentos en todo el mundo para unos fines específicos que sólo ellos conocen. Estamos reproduciendo estas historias, según los historiadores de los medios los han descrito, pero quién mejor los identifica es el ángel de Apocalipsis, que los describe como los grandes mercaderes de la tierra que se han enriquecido con sus hechicerías o pharmakeias. Apocalipsis 18:23-24, añade el texto que en ella fue hallada la sangre de los profetas y de los santos y de todos los que han sido muertos o asesinados en la tierra.

Estos insignes mercaderes, han causado, y seguirán causando, tantas muertes, sufrimientos y dolores al pueblo de Dios, que su castigo será tan fuerte, como el daño que le hacen a inocentes. Almas que aún no habían hecho la decisión de su fe por la interferencia química de las drogas que enagenan el cerebro, pero que habían sido señaladas para salvarse. Las drogas que han tomado, no les permiten hacer decisiones tan importantes como lo son aquellas relativas a su salvación. Las hechicerías opharmakeias (drogas) les nublan el entendimiento de las cosas espirituales y reciben la retribución de su mala decisión. Todo el consorcio que compone la confusión babilónica, cae estrepitosamente bajo el conjunto de sus propias mentiras (Apoc.21:8), sus hechicerías, o drogas tóxicas; sus fornicaciones e idolatrías. Su destino y parte será en el lago de fuego y azufre, que es la muerte segunda.

Todas esas artimañas de la bestia que era y no es, es también el octavo y es de los siete y va a perdición, según Apocalipsis 17:11. Concurren en un consorcio que al formarse, maravillará al mundo viendo a la bestia que era y no es aunque es (verso 17:8). Este interesante acertijo que identifica el carácter inseguro de esta unión de poderes, está sentenciada a durar una hora profética (Apoc. 17:10). Una hora profética es relativamente un tiempo breve pero no definido por reloj o calendario, en el que tratan de ponerse de acuerdo las cabezas y los cuernos. Puede ser muy corto para unos y muy largo para los que sufren persecución. Pero apenas logran llegar a un acuerdo, se produce la división en la manera de actuar y competir, y no logran un acuerdo sólido y duradero. En una hora profética quedan nuevamente en separación y discordia. Ellos pelearán entre sí y se separán de nuevo, luego pelearán contra el Cordero y el Cordero los vencerá (17:14).

Esa hora profética provee un tiempo suficiente para que las cabezas y los cuernos se pongan de acuerdo y se proclamen en contra del Cordero. Es lo único que los va a unir en un fin común. Por la forma en qué se redacta el capítulo 17, se puede ver que la unión de las cabezas que dirigen y los cuernos que las representan son difíciles de ponerse en acuerdo mutuo, y así como los dedos de la estatua de Daniel 7, de hierro y barro cocido, no se unen fácilmente. Esta frágil amalgama de ideas y propósitos de esta gran bestia, no logra solidificar la unión de esos reinos, ni tan siquiera ponerlos de acuerdo por “una hora”. Cada cabeza se cree hábil para dirigir. Cada reino trata de dominar el acuerdo común que no se materializa por la disidencia de todos. Esa hora profética, el momento más difícil para el pueblo de Dios que ve esta bestia terrible conspirar para destruirlos, es el momento en que el Cordero interviene en medio de la lucha y los vence (Apoc. 17:1).

No debemos olvidar ni por un instante que las siete cabezas y diez cuernos constituyen una fuerza o poder social muy fuerte al que se unen en sucesión las diferentes agencias de los gobiernos, salud, educación, familia, servicios sociales, policías, bomberos, militares, y otras agencias concernidas que manipulan y controlan la opinión pública y a los cuales se les añaden los periodistas de los diferentes medios. Para los medios que intervienen, todo ese ejército de entidades públicas y privadas se unen contra el  ”enemigo” o pueblo de Dios que aún quede militante y visible sobre la tierra y que se oponga a los decretos. 

Desde esa perspectiva, todos los que esperaron a última hora para salir de Babilonia, que rechazaron tarde la confusión, y desean formar el remanente, tendrán que sufrir las amenazas, la presión pública y social, las dictaduras de los gobiernos en cuanto a educación y salud, las leyes y decretos de los gobernantes dictatoriales, de los sistemas de salud, y la presión de los jueces que representan la corrupta justicia de Babilonia. Tarde se darán cuenta que será tiempo de angustia cual nunca fue en toda la historia de la tierra. Muchos serán encarcelados y otros morirán en los hospitales. Por esa razón, el llamado del Espíritu es a salir de inmediato, ¡YA!, de esas iglesias en confusión, para formar el remanente  que estará refujiado y protegido por Dios en las montañas y lugares remotos esperando la venida gloriosa del Señor en su rescate.

El Final del Fin

Del capítulo 21 del Apocalipsis en adelante, podemos apreciar el cambio que se produce en el ambiente general de la tierra. Se presenta a la santa ciudad y la venida gloriosa de Jesús a su pueblo, que le espera triunfante. De ahí en adelante, los redimidos secan sus lágrimas y observan, cómo la gloria de Dios se acerca a la tierra. El séquito nupcial, la hueste de ángeles que acompañan al Salvador y la gran nube de testigos que representan los invitados a la fiesta de bodas. Allí nos encontraremos  todos los que hemos aceptado y hayamos creído este mensaje.

El Pecado Imperdonable

Por Dr. Norman González Chacón

Tres dispensaciones, tres rituales o ritos ceremoniales, tres elementos de conversión, tres etapas históricas del tiempo y la participación del Espíritu Santo en la obra de conversión y transformación son las diferentes etapas por las que tiene que pasar el pueblo de Israel para llegar a la tierra prometida. 

La historia de la iglesia cristiana del mundo está dividida en tres grandes dispensaciones. Son periodos de tiempo histórico-bíblico que se caracterizan por la forma en que Dios se relaciona con su pueblo, y los diferentes pactos y cambios que éste realiza con los hombres a través de esas etapas. La primera de las tres dispensaciones es la del Padre, la segunda dispensación es la del Hijo, y la tercera es la del Espíritu Santo. Dios le ordenó a Moisés construir un santuario en el desierto para que el pueblo entendiera los rituales establecidos y poder manifestarse a ellos. A través de sus rituales y símbolos les manifestó su plan a fin de que entendieran las leyes que Dios le dictó a su profeta de confianza, para que pudiera gobernar a su pueblo. En el santuario, estaban muy bien definidos y separados entre sí los tres recintos que prefiguraban estas tres dispensaciones en las que se divide la historia.

La primera dispensación está representada en el primer compartimiento del santuario desde la puerta del patio, que es el atrio del santuario que contiene dos muebles importantes, que a su vez representan dos elementos de purificación: el altar de los sacrificios y la fuente de agua donde se lava el cordero del holocausto o del sacrificio. Esta primera dispensación se caracteriza por ser la más larga de tiempo histórico, ya que abarca desde la creación hasta la llegada del pueblo de Israel a la tierra prometida. Termina con los llamados de los profetas al arrepentimiento y con el anuncio de la venida de la segunda dispensación y del Mesías. 

El altar de los sacrificios representa esa dispensación en términos del perdón de los pecados, y la muerte del cordero prefigura la muerte del Cordero de Dios, Jesucristo. La fuente de agua donde se lavaban las partes del sacrificio representa la primera purificación de la tierra en esa etapa con el agua del diluvio, que representa a su vez, el ritual que abre la segunda dispensación que es el bautismo de Juan, que precede al ministerio de Cristo, siendo Él mismo bautizado por Juan en el río Jordán. Luego del atrio exterior, que no estaba cobijado, se entra al lugar Santo donde están los muebles simbólicos que representan la luz del candelero que ilumina el mensaje y al Espíritu Santo, y la mesa del pan que Dios le propone al ser humano que no le faltará nunca. Estos a su vez, representan la luz que emana del Espíritu y que ilumina la mente y la conciencia de cada pecador arrepentido. La mesa de los panes, además, representa el pacto que Dios hace con su pueblo de enviar el maná celestial para que no falte de la mano de Dios en la tierra, el pan diario, que es Cristo.  El tercer mueble de ese recinto es el altar de oro que anticipa el compromiso de oro de Dios en enviar un mediador que es Cristo para preparar el camino hacia una nueva tierra prometida. Este camino es Cristo que dijo: “Yo soy el Camino, la verdad, y la vida,” ese altar a su vez, representa la antesala de la nueva dispensación que está por venir y donde se desarrolla el último llamado al hombre para prepararse. 

El tercer recinto es símbolo de la tercera dispensación donde la iglesia, la mujer y la presencia del Espíritu Santo se hacen evidentes, y toman el control de la iglesia de Cristo en el último tramo de la historia del mundo actual. El agua, la sangre y el fuego son los tres elementos de purificación de ese santuario y son los tres elementos que Dios usó y usará para purificar la tierra: primero con agua del diluvio universal, en la primera dispensación, luego con la sangre de Cristo en la segunda dispensación, y más tarde con el fuego final del Espíritu Santo que encenderá la tierra para su última purificación antes de ser hecha nueva.

Es importante tener en cuenta que en la tercera dispensación se llevará a cabo el ritual del santuario del cielo, si Dios acepta todo lo que aquí se realice. Lo demostrará con el fuego de la presencia divina que llenará la tierra al igual que llenaba el lugar santísimo del santuario del desierto con la presencia divina o “Santa Shekina” una vez al año, cuando el sacerdote hacía expiación, sin que se quemara ninguno de sus muebles. 

Además de los tres elementos de purificación: agua, sangre y fuego, cada dispensación tiene un ritual a través del cual el creyente acepta el plan divino, y lo demuestra con su participación públicamente. En la primera dispensación el ritual era la circuncisión, en la segunda fue el bautismo en agua, y en la tercera, es el bautismo del Espíritu Santo en fuego (Mateo 3:11-17). En cada dispensación, hay también un elemento de transición muy importante: En la primera dispensación es la Pascua que se celebró la víspera de la salida del pueblo de Israel de Egipto. En este ritual se comía el cordero con hierbas amargas, de pie y con el bordón en la mano, queriendo decir que el pueblo que lo celebraba estaba listo para salir con todo el equipaje para el viaje dispuesto. En la segunda etapa de la segunda dispensación no se come el cordero, ni requiere de las hierbas amargas, ni comer de pie como en la primera. Esta vez es Jesús mismo que introduce y dirige la segunda etapa de este ritual lavando con agua los pies de los discípulos, y luego comiendo el pan con el vino de la cena, sentado cómodamente en una mesa con los discípulos a su lado. Este ritual cambia, al igual que los otros en cada dispensación. El Maestro, introduce en los participantes al comer, el cuerpo y al beber, la sangre transfigurados en el pan y el vino de la cena Pascual. 

Tan pronto entra una dispensación, el ritual de esa etapa debe cambiar. Si los cristianos están atentos a los acontecimientos, ayunan y oran en busca de luz; el Espíritu les iluminará y se percatarán del cambio. Pero si el evento los encuentra durmiendo, no podrán ver la transformación que corresponde. Juan el Bautista señaló claramente que después de él vendría alguien que los bautizaría con sangre y con el fuego del Espíritu Santo. Los apóstoles tuvieron una lucha fuerte para hacerles entender a los judíos de su tiempo que los ritos de la primera etapa o el ritual de la primera, que era la circuncisión, ya no era asunto de importancia porque había un nuevo ritual que la sustituía en ese momento histórico, que era el bautismo de Juan. Esta situación le ocasionó muchos problemas al apóstol Pablo y a otros discípulos cuando llevaron el mensaje a los gentiles y estos aceptaban a Cristo. Los judíos pretendían que fueran circuncidados, y aún siguen con esa idea del pasado. Cada vez que cambia una dispensación, cambia el ritual del santuario de esa etapa. 

Estamos en las mismas condiciones del tiempo de Cristo y de las luchas del apóstol Pablo. Todavía los cristianos no reconocen que desde que Cristo ascendió a un nuevo ministerio en el santuario del cielo, entramos en la dispensación del Espíritu Santo y por ley del santuario, cambia el ritual y tenemos que ser bautizados en el fuego del Espíritu Santo. Por lo tanto, el bautismo de Juan quedó atrás hace mucho tiempo y la iglesia cristiana, al igual que le ocurrió a los judíos con la circuncisión, siguen atrasados en el tiempo y bautizando los nuevos conversos en agua como los judíos que aún están circuncidando a los varones en plena dispensación del Espíritu Santo. 

No voy a detenerme mucho hablando de los judíos y cristianos que siguen circuncidándose el prepucio, ni de los cristianos bañando a los nuevos conversos con agua, cuando hace más de quinientos años, entramos en la dispensación del Espíritu Santo y eso significa que los ritos y las doctrinas cambiaron por ley del santuario. Por eso Jesús, cuando celebró la nueva Pascua realizó el cambio de la celebración de ese evento de acuerdo con las circunstancias de esa etapa. Esa transformación era el marco de lo que sería una nueva visión evangélica que abría el paso del sumo sacerdote a la expiación final en el santuario del cielo, muy pronto.

La dispensación del Espíritu Santo trae una nueva visión del Evangelio de Cristo al mundo: La creencia cristiana en general ha perdido el camino del santuario y desconoce en qué etapa está la ministración de Cristo en el santuario celestial. El Espíritu Santo que es la madre divina, ha tenido que guiar a los fieles de la tierra en todo lo que puede, y el ser humano le permite, para tratar de enderezar el camino de la iglesia en la tierra de acuerdo con la administración de Cristo en el cielo. Esto ha retrasado la venida del Señor (la demora del esposo a las bodas), porque la iglesia ha querido trazar sus propias doctrinas y seguir su propio camino sin analizar, a la luz del Espíritu, el mensaje que la Biblia ha trazado por casi seis mil años para completar la obra del Señor de acuerdo con los acontecimientos que ocurren en la tierra y en el cielo. No hay sincronización de una cosa con la otra, por eso la iglesia anda por un lado distinto al de la razón de los ritos y ceremonias que se deben estar practicando hoy en la Iglesia cristiana en general, y están atrasados, podemos decir, obsoletos para fines del tiempo que se vive y de las circunstancias que la hermandad experimenta en espiritualidad, salud, fe, esperanza y caridad. El mensaje de las iglesias no ha adelantado nada en los últimos dos mil años. 

El único avance que el Espíritu Santo ha podido inducir en estos tiempos es relativo a la liberación y emancipación de la mujer en esta etapa. Algunas iglesias han progresado en esto y entienden el valor de la mujer como persona y promueven la igualdad de la mujer en la sociedad actual. Eso es fruto del trabajo del Espíritu Santo en inducir esta idea en la mente humana en esta etapa de la historia del mundo, y lo ha podido hacer porque el ambiente que se creó en contra de la mujer y su participación en la sociedad actual le ha permitido al Espíritu Santo introducir esta idea en todas las mujeres que han sentido el discrimen por género. 

No obstante, Jesús le advirtió a la iglesia apostólica, sobre el único pecado que no será perdonado ni a la Iglesia ni a los hombres que la dirigen (Mateo 12:30-32): la blasfemia contra el Espíritu Santo no será perdonada ni en este siglo ni en el venidero. Los hombres que dirigen la iglesia cristiana han ignorado el papel de la mujer en la familia divina, en la familia cristiana, en la iglesia, y en el mundo, donde el Espíritu Santo cuida, dirige, y ministra, mientras Cristo hace su transición en el santuario celestial y cumple con el ritual del santuario en el cielo para venir triunfante a rescatar al remanente. Noten como en el capítulo 12 de Mateo, Jesús se expresa sobre este asunto tan importante y delicado que la iglesia no toca ni con pinzas ni con guantes: se trata de la presencia femenina en la familia del cielo, de la cual, la familia de la tierra está hecha a imagen y semejanza (Génesis 12:6-27).

La familia de la tierra: hombre, mujer e hijo son una copia fiel y exacta de la familia del cielo. La Iglesia cristiana en vez de resaltar este tema, que es tan importante para que la gente entienda el valor de la familia en el plan de Dios, en la iglesia misma y en el mundo, lo ha ocultado y le ha asignado un papel y un adjetivo masculino a la Espíritu Santa y es por eso que ha cometido por años, un pecado que no será perdonado a los hombres que dirigen la iglesia, “ni en este siglo ni en el venidero”. Al contrario, esta testarudez les cuesta a los varones de la Iglesia que su rol de esposo, pastor o sacerdote sea cuestionado en el seno mismo de la iglesia, y que el Espíritu Santo que induce esta verdad en el corazón de las mujeres de este siglo, pueda tener éxito para que se emancipen y reclamen su lugar en la organización y dirección de la iglesia en este tiempo. La imagen patriarcal de la primera dispensación del Padre, y de la segunda dispensación del Hijo, debió de haber cambiado tan pronto el Espíritu Santo tomó la dirección de la iglesia apostólica, a raíz de la ascensión de Cristo al cielo (Juan 14:15-18, 15:26 y 18:26). Sin embargo los varones a cargo de la iglesia impusieron su autoridad y no permitieron que las mujeres tomarán parte activa en la dirección de la iglesia naciente. Aún en muchas congregaciones cristianas, las mujeres están sometidas y no se les permite dirigir el ministerio, cuando fue una dama tan importante, la que dejó la diestra del Padre celestial para venir a cuidar y a guiar a la iglesia en la última etapa profética de la historia del mundo.  

La esposa del Padre, la Madre del Hijo y la que imparte la inspiración a los escogidos para ministrar, escribir y actuar en justicia, no ha sido reconocida en la etapa más crítica de la historia del mundo. El Padre la designó por sus méritos y no reconocerla de esa manera, es lo que causa el único pecado que es imperdonable a los hombres (Mateo 12:31-32; Marcos 3:28-29 y Lucas 12:10).

Noten que los textos de Mateo, Marcos, y Lucas, se refieren a los hombres que cometan el error de ignorar el papel del Espíritu Santo y su género en la familia celestial y en la iglesia, como parte de la familia de Dios (Juan 14, y Juan 16).  La Espíritu Santa, que es como la debemos llamar para no confundirnos y darle su posición en la difícil labor de cuidarnos de los dardos de fuego del maligno enemigo, en lo que Jesús termina su preparación en el santuario celeste y viene a reunir su iglesia. Ella fue sacada de la presencia y compañía del Padre celestial para venir a cuidar a sus hijos en la tierra. Como toda madre abnegada se sacrifica por sus hijos, así el Espíritu Santo dejó la presencia del Padre, asumió la custodia de sus hijos en esta tierra, y ha cuidado con abnegación y entrega de todos ellos. Por esa razón, se le denomina como “parakletos”, que, aunque se mal traduce como “consolador”quiere decir sacada del lado del Padre al igual que Eva fue sacada del costado de Adán, la Espíritu Santa fue sacada del lado del Padre celestial para venir a esta tierra y cuidar de la iglesia y para iluminar la mente humana para aprender las cosas espirituales.

Sin embargo, la iglesia cristiana no ha respondido a ese sacrificio tan grande que ha separado a la familia del cielo y ha obligado a la Madre eterna a permanecer en custodia de una iglesia que no respeta la entrega ni el sacrificio de una madre por sus hijos (Jeremías 25:34).

Por esa razón, en el llamado a las bodas del Cordero en Apocalipsis, las mujeres divinas, se unen para el llamado final: “El Espíritu y la Esposa dicen ven y el que oye diga ven” (Apocalipsis 22:17).

Debido a que la tercera dispensación es la etapa asignada al Espíritu Santo o a la mujer, es la etapa histórica en la que las mujeres reclaman participación en todas las esferas de la sociedad y por consiguiente, de la iglesia. No podemos oponernos a que ellas tomen iniciativas que en las otras dispensaciones correspondían al hombre y que ahora, en esta época en particular, las mujeres reclaman para sí con todo el derecho que les asiste. Por naturaleza, el Espíritu clama por los derechos de las mujeres, y éstas sienten en su interior, el valor y el interés en ocupar su lugar en todo, y si no respetamos ese derecho natural, cometemos un pecado imperdonable. 

Nuestro llamado a la iglesia cristiana es para que se ponga al día en la teología práctica para este tiempo. Jesús le dijo a los discípulos en la mesa de la Santa cena: “Y os digo, que desde ahora, no beberé más de este fruto de la vid hasta aquel día cuando lo tengo de beber nuevo con vosotros en el Reino de mi Padre” (Mateo 26:29). La promesa es que retornaremos a la mesa con Jesús y tomaremos del pan y del vino nuevos en la tierra nueva. Mientras tanto, recibamos el verdadero bautismo de esta dispensación que es impartido por el Santo Espíritu de la Madre Divina que nos ha criado, nos ha cuidado, y nos ha alimentado con su mano poderosa para que entendamos y crezcamos con su amor y protección divina hasta que Cristo asuma el poder de nuevo.

Recibir ese bautismo requiere de una conversión genuina, de una aceptación total del Evangelio para este tiempo, y quien lo reciba, recibirá adjunto, el poder para echar fuera demonios, quitar serpientes de en medio de las congregaciones, sobrevivir a los venenos en los alimentos, hablar nuevas lenguas y sanar a los enfermos mediante el método escogido para este tiempo. Esas son las cinco señales que seguirán a los que reciban el bautismo del Espíritu Santo (Marcos 16:15-18). Los que crean en esta encomienda, y la acepten recibiendo el bautismo del Espíritu, serán salvos y al que no lo reciba será condenado. 

Esa es la gran realidad para este tiempo y no hay otra alternativa, pues la iglesia cristiana en general sigue viviendo en el pasado y no se ha percatado que estamos en el fin del tiempo y que el verdadero cristiano se tiene que identificar por los frutos del Espíritu Santo (Véase en DrNorman.blog el artículo: “La Gran Comisión” que explica cada una de estas cinco señales que Jesús le dio a sus discípulos para identificar a los verdaderos apóstoles en el tiempo final). Según se detalla en el artículo señalado, “Echar fuera demonios” significa evangelizar y ayudar a la conversión de gente que ha sido confundida por el demonio, y al aceptar a Cristo en su corazón, echan fuera los demonios que allí moraban. Este mismo escrito o blog, que usted lee ahora es el cumplimiento de ese mandato divino: “Hablarán en nuevas lenguas”. Estamos hablando en un lenguaje nuevo que nunca se había hablado en la iglesia cristiana, y esto cumple con el cometido de la gran comisión evangélica. “Tomarán en sus manos serpientes”: tendrán que enfrentarse a demonios y tentaciones, y a severa oposición y resistencia. 

Realizar milagros y curaciones, de acuerdo a la comisión divina, es algo que las iglesias no han entendido. Las ha vuelto impotentes para sanar sus propios enfermos, y por ende ha depender de médicos y hospitales, quienes convierten al enfermo en adictos a drogas, y nunca se curan. 

El acto curativo de Jesús constó de siete pasos (Juan 9:3-8):

  1. Jesús les hace saber que la enfermedad o ceguera no es por la genética pecaminosa de los padres.
  2. Jesús conocía desde hacía tiempo el ciego de nacimiento que se sentaba a pedir en la escalera del templo. Estaba terminando su ministerio y era conveniente que las obras de Dios se manifestaran en el momento preciso.
  3. Jesús con ese acto iluminó el mundo y proyectó la nueva forma de curar a los enfermos en la nueva etapa profética.
  4. Escupió en tierra: Quiere decir, se expresó con propiedad y como la luz del mundo, proyectó la nueva manera de curar a los enfermos en esta nueva etapa (Éxodo 15:26).   
  5. Mezcla lo que sale de la boca de Dios con los 7 remedios naturales de la tierra: agua pura, hierbas medicinales, plantas que sirvan de alimento sano, luz solar, aire puro, paz mental y la fe del enfermo.
  6. Le dio instrucciones precisas del tratamiento: “Ve y lávate en Siloé”. 
  7. “Y fue entonces, y lavóse, y volvió viendo”.  

Hay unos requisitos ineludibles para que se puedan dar los milagros modernos de curación y tienen la virtud intrínseca de abrir los ojos de los ciegos a las verdades del Evangelio por los cambios que estos pueden ver en sus vidas y la conciencia espiritual que se produce.

Son tres elementos combinados: La palabra de Dios, los siete remedios de la naturaleza obrando, mas la fe del enfermo, los que producirán los milagros modernos mejores y mayores que los que Jesús y sus discípulos hicieron en la tierra en su tiempo (Juan 14:12 y Lucas 14:18). 

No existe mayor milagro que ver a un individuo que está enfermo o muerto en sus delitos y pecados que traerlo a la vida por medio de la conversión y de la transformación que se produce cuando ese ciego abre los ojos y ve la gloria de Dios en su vida. El milagro que se realiza con la aplicación de los 7 remedios de la naturaleza y la palabra del Maestro es cada día mayor porque estamos devolviéndole la vida a uno que estaba muerto y su vida dependía de drogas químicas, de un marcapasos, de un respirador, de un trasplante, de una transfusión, o de una cirugía mutilante. Vemos con frecuencia y celebramos la vida de enfermos que hace 20 ó 30 años recibieron la aplicación de esos 7 remedios porque estaban sufriendo de cáncer terminal, le habrían dado algunos meses de vida, y hoy veinte o treinta años después están vivos alabando a Dios con sus vidas que son testimonio de los grandes milagros que se pueden hacer en esta etapa, cuando aplicamos la palabra con virtud y conocimiento. 

Las iglesias no tienen la preparación especial requerida para ministrar un mundo que perece en el pecado, en la ceguera espiritual, en las manos de los médicos y hospitales, donde los endrogan, los enajenan y los entuban hasta morir, creyendo que van a curarse. Esta es la única verdad que podemos aceptar y creer con certeza de que se cumplirá a su tiempo, mediante una fe genuina y que con la aplicación de los elementos señalados harán la diferencia y realizarán el gran milagro de una vida transformada, de un enfermo terminal curado, y de un pecador arrepentido convertido a Cristo. Mayor milagro que ese, no lo hay, lo vemos constantemente en nuestro trabajo misionero.

¡Podemos Salvarnos!

¡Quizás Estemos a Tiempo!

 Por: Dr. Norman González Chacón

Este tema está basado en los siguientes pasajes bíblicos: Isaías 6:10, Éxodo 15:26, Mateo 13:13, Mateo 11:25, Juan 12:40, Marcos 4:12, Lucas 8, y Hechos 28:26-29. Durante mis 81 años de vida he visitado muchas iglesias y he escuchado sermones de todo tipo, de cuanto tema puedan ustedes imaginar.  He estudiado teología en dos seminarios teológicos diferentes, y he estudiado la Biblia durante toda mi vida y nunca, nunca he escuchado a alguien predicar sobre el tema que estaré considerando con ustedes, un tema que se repite en todo el texto bíblico, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento.  

Jesús fue claro y muy específico al hablar del tema que les compartiré a continuación.  Fue considerado por los cuatro evangelistas y el apostol Juan lo expresó en su mensaje a las 7 iglesias. Cuando un tema como éste, se repite en conceptos y en palabras, como ocurre a través de todo el texto bíblico, y nadie se atreve a considerarlo, hay que analizar las razones que existen para ello. 

Como les he expresado en temas anteriores, la iglesia cristiana de hoy ha sido negligente en enseñar ciertas verdades que resultan claves para establecer doctrinas que no les  son simpáticas a sus pastores y ministros. Esta puede ser la razón por la cual no se habla de este tema mientras se enfatiza repetidamente sobre otros asuntos y temas que no son tan importantes como para establecer un criterio vital que tiene que ver con la salud y la salvación. Es bueno señalar que estos dos términos surgen de una misma palabra o raíz gramatical, en los idiomas originales: arameo, hebreo y griego. Las palabras o conceptos Salud y salvación, van de la mano por todo el texto bíblico del Antiguo y Nuevo Testamento. Por lo tanto, hay que asociar directamente el término con su significado y leer cuidadosamente cada texto que alude a estos términos, debido a que los traductores, no tenían la más mínima idea de cuándo las escrituras se refieren a la salud física o a la salvación espiritual se refiere a ambas cosas, o en cuanto a traducir salud,  salvación o lo contrario. Donde se traduce salvación por salud, no es tan grave como cuando traducen salvación cuando se refiere a salud. Podemos entender que los traductores hayan usado el término salvación, ya que el mensaje de salud, como lo expresa la biblia ha sido menospreciado y dejado a un lado por la iglesia cristiana e ignorado también por los judíos. 

¿Cuál es ese mensaje de salvación o de salud, que ha sido ignorado por muchos? Desde el Génesis hasta el Apocalipsis existen importantes referencias que aluden al tema de la salud y que todos han ignorado a sabiendas.  Habiendo Dios terminado su obra creadora, y conociendo como nadie en el mundo conoce, cada célula y cada función del organismo humano, el Creador asignó tanto para salud y salvación, la alimentación específica a cada especie creada. Tanto los animales, así como los seres humanos creados a su imagen y semejanza, recibieron la recomendación en cuanto a su alimentación. 

De la misma manera como todo ingeniero que diseña una maquinaria, le incluye un libro de instrucciones donde especifica el tipo de combustible, de lubricantes y de otras direcciones que garantizan el buen funcionamiento de la máquina y por consiguiente, una más larga duración de sus funciones, así se aseguró el Creador de especificar el tipo de alimento más adecuado para cada especie creada. En Génesis 1:29, podemos leer el tipo de alimentación que le asigna el Creador a los seres humanos como requisito para los seres humanos para vivir eternamente saludables y de no sufrir ninguna enfermedad o condición que le redujera el término de vida. En el verso 30, también le asigna específicamente el alimento a todos los animales y a las bestias del campo.

Cuando los primeros habitantes de la tierra desobedecieron las recomendaciones divinas y pecaron, comenzaron a perder años de vida y productividad, lo que les redujo el término de vida a un promedio de mil años. Dependiendo de su lealtad al mandato divino, unos duraron más y otros menos, hasta que los hijos y las hijas de Caín comenzaron a matar animales para comer. De inmediato, ese cambio les redujo el término de vida a unos ciento veinte años. Dios mismo les puso en conocimiento y viendo que los designios de sus pensamientos era constantemente hacia el mal, les aconsejó que por lo menos, si comían animales no comieran su sangre (Génesis 6:3 y 9:4). Antes del diluvio, la tierra producía abundancia de frutos y vegetales para consumo humano y era fácil encontrar alimento por todas partes. Posterior al diluvio, la tierra quedó dura y estéril pues el terreno fértil o (top soil) fue a parar al fondo del mar. Por lo tanto, para comer había que sembrar y trabajar la tierra o matar animales. A los seres que habitaban la tierra en esa época, no les importó que su promedio de vida bajara de de mil a ciento veinte años, ya que muchos no desangraban correctamente a los animales para su consumo. Muy pronto en la historia se olvidaron de las recomendaciones divinas y por instintos adquiridos de los animales que consumieron, comenzaron a  comer la sangre con la carne como ocurre hoy día. Por esa razón, el promedio de vida ha seguido bajando de 120 a 70 años, con muchas enfermedades y limitaciones durante ese corto periodo de tiempo que todos ven como cosa normal, cuando de acuerdo al plan divino, no lo es.

Por esa razón, se ha ido complicando el cuadro de salud de toda la humanidad, como también de los animales que se atacan y se comen unos a otros, incluyendo al hombre: todos se enferman porque hay una ley violada, olvidada y despreciada que señala que: “todo lo que el hombre sembrare en la tierra, eso cosechará”. Esa es la ley de causa y efecto, y de efecto-causa. Es una ley natural que rige el universo, igual que las leyes que mantienen la órbita de los planetas, y hace que el sol mantenga su curso día a día. Cuando sembramos muerte, cosechamos muerte. Matar animales para comerlos, genera consecuencias que aceleran la muerte. La gente muere cada día como consecuencia de lo que comen. Esa misma consecuencia limita los años de vida útil. Es el precio que se paga por violar el sexto mandamiento de la ley de Dios que dice clara y explícitamente: “No matarás”, un mandamiento categórico que incluye, según Jesús lo explicó a sus discípulos, enojarse locamente contra su hermano, o matarlo como hizo Caín con Abel. Matar animales para el único fin de consumirlos, cuando hay abundancia en la tierra de frutas y vegetales, es un riesgo que corren quienes comen la carne de animales muertos. 

De estas leyes naturales nadie se escapa: “Siembra vientos y cosecharás tempestades”, “No matarás”, para que no mueras antes de tu tiempo señalado por tu propia genética. Son designios divinos para establecer el orden y el respeto en las sociedades civilizadas y de ese código se han copiado muchas de las leyes civiles que han sido dictadas para preservar el orden social y civil. Son igualmente punitivas para  quienes las violan. Por ejemplo: Hoy día matar a un perro o a un caballo, es tan malo ante la ley, como matar a una persona. ¿Cuál es la diferencia, vida por vida, entre un perro y un caballo y un cerdo o un buey? No obstante, los cerdos, pollos, vacas, bueyes, terneros y muchos otros animales que son sacrificados diariamente por millones en el mundo, nadie se inmuta ni los defiende. A nadie culpan por esos asesinatos.

Al contrario, salir en defensa de esos animales que la gente consume, es hacerse odioso y antipático, debido a que la gente que come carne, se ofende si alguno sale en defensa de ellos. Por esa razón, hay una organización que defiende ciertos animales solamente, mientras  a esos otros, nadie los defiende. A ningún legislador se le ocurriría jamás pensar en crear legislación prohibiendo esa matanza de gran escala comercial.

Al violarse estas dos leyes naturales que mencionamos anteriormente, quienes consumen esos animales sacrificados en el altar comercial de la gula y del placer, sufren las consecuencias directas de su insistencia en comer la carne de esos animales muertos y descuartizados para su mercadeo sistemático: todas las enfermedades conocidas y las nuevas que van apareciendo, son el resultado directo del consumo de animales en violación a las leyes naturales de vida y de salud universales. Esa materia de estudio, no se enseña en ninguna escuela del mundo, pues a quién le compete enseñarla es a la iglesia cristiana y no lo hace. Al contrario, se basa en la orden que Dios le da a Pedro para predicarle el mensaje a los gentiles y le muestra un lienzo con toda clase de animales que representan todas las razas y naciones y le dice: “Pedro, mata y come”. Esto, nada tiene que ver con comer animales, pues se refiere a gentes y pueblos, etnias o naciones y la iglesia lo usa incorrectamente para afianzar la costumbre humana de comer animales. 

Todo el que viola estas leyes recibe la retribución natural de su doble pecado contra la naturaleza; dos violaciones del mandamiento “No matarás”: Porque se hace cómplice del asesinato o sacrificio masivo de los animales y porque destruye su organismo al comer de esas carnes, acortando su propia vida útil. Ambas violaciones ocurren simultaneamente cuando se come carne. Según el texto bíblico, somos morada del Espíritu que nos da la vida y no tenemos derecho a rechazarla porque se considera para todos los fines como suicidio, y el mandamiento es claro y definido: No matarás. Esto es un asunto serio y sus implicaciones son graves y muy costosas para toda la humanidad que sufre enfermedades y muertes prematuras, a corto, mediano y largo plazo.

En 1913, una consagrada mujer llamada Ellen White, escribió en el libro; Spiritual Gifts, el siguiente mensaje: “Los que gratifiquen su apetito y entonces sufran por su intemperancia y tomen drogas para aliviarse, pueden estar seguros de que Dios no intervendrá para salvar la salud y la vida que se puso en peligro de forma tan temeraria.” Jesús le dijo a sus discípulos que no quería curar a gente que no entendieran su mensaje ni obedecieran los mandamientos y las leyes naturales de la salud, que comprenden: los 10 mandamientos de la ley Mosaica, los preceptos y los estatutos establecidos desde un principio, y que a través de Moisés, fueron dadas durante el camino del desierto. En el pentateuco hay muchas otras leyes y otros mandamientos que creó Dios desde un principio, cuando creó al ser humano. 

El asunto de la salud y de la alimentación van de la mano y Dios no va a salvar ningún alma que esté contaminada con sangre inocente ni con la carne de los animales asesinados para el placer de consumirlos. El doble pecado, contra el animal y contra quien lo consume, es causa del aparente abandono del cuidado protector de Dios a su pueblo, y por esa razón, los que no obedecen sus leyes no pueden pedirle a Dios que los cure a menos que se comprometan a no participar mas de ese crimen violento y constante. Aún así, en los cuatro Evangelios, se da cuenta de las palabras de Jesús para no sanar a ningún enfermo, que no entienda esto y sea parte de ese gran pecado contra la carne que se vuelve en un desprecio contra la ley de Dios y su Espíritu Santo ( Exodo 15:26, Isaias 6:10, Mateo 11:25, 13:13, Marcos 4:12, Lucas 8:10, Juan 12:40, Hechos 28:26-29) 

En Génesis 1:29, Dios le asignó la alimentación al ser humano, y en el verso 30 le asigna su alimentación a los animales. De inmediato que los creó, les dio su libro de instrucciones para que no se  enfermaran: En un solo texto estaban las reglas de vida que nos deben acompañar a través del tiempo y de las edades. En un solo texto está el secreto de una vida sana, sin enfermedades. Es maravilloso que en un solo texto encontremos ese secreto que nos garantiza la salud y larga vida sobre la tierra, mientras yo tengo que explicarlo con tantos escritos y palabras (Génesis 1:29-30).

En qué comer o qué no comer estaba el secreto de la vida eterna, y Adán y Eva lo sabían, pero no lo pudieron guardar como lo más precioso que Dios les regaló con su vida. Comer o no comer de un fruto, cuando había tanta variedad de ellos en el Edén, fue todo lo que Dios les exigió en el principio. Desde el día que comieron del fruto prohibido, comer ha sido un factor determinante en la salud y la vida de todos los habitantes del planeta. Todas las enfermedades responden a ese factor y si se hace el cambio a tiempo, se puede comprobar la respuesta curativa del organismo. Es una reacción curativa inmediata que comienza con un proceso curativo maravilloso, cualquiera que sea su nombre, naturaleza o clasificación, al hacer los ajustes necesarios, el enfermo comienza a sanar.  Todo esto, si se hacen los cambios a tiempo, antes de que el organismo pierda la capacidad de regenerar sus células, por la gravedad de sus condiciones y las drogas que se estén consumiendo.

Hay gente por todo el mundo, que hagan lo que hagan, están muertos en vida y que no tienen esperanza de curar. Esos cuyas vidas dependen de drogas químicas, de respiradores mecánicos, de marcapasos, de tuberías y de diálisis ya están muertos para fines de curación y muy posiblemente de salvación también. A esos muertos se les hizo tarde. Las drogas que están consumiendo no les permiten creer en la salvación que el Señor les ofrece, porque esa droga es su medio de vida y no pueden sostenerse sin ella para vivir en salud. La droga se convierte en su medio de salvación y de vida y no pueden entender su dependencia química artificial que es contraria al proceso curativo. Ninguna droga química garantiza curación alguna, y en eso, los fabricantes y traficantes son claros y no se les permite engañar a la gente.  Cada droga química trae sus indicaciones escritas y dicen claramente que sólo sirven para tratar los síntomas de tales o cuales condiciónes, para las cuales el médico las recomienda. Éste le explica al enfermo que debe tomarlas como se le ha indicado y que no puede fallar en hacerlo porque es la única manera de ese enfermo sobrevivir con su enfermedad. Cuando usted llegue al punto de depender de una droga, cualquiera que sea, o de la batería que energiza un marcapasos, de la máquina que le dializa la sangre, o de un trasplante de algún órgano, es porque ya usted sobrepasó la frontera de la vida y es dependiente de un sistema que lo puede mantener vivo por un tiempo, pero para fines de curarse o de salvarse, ya está muerto.

Esto puede sonar cruel, increíble y dudoso para muchos. Sobre todo para muchos cristianos evangélicos que creen en el error doctrinal de la salvación universal. Pero cuando estudiamos a fondo el mensaje de Cristo, podemos entender y abrir los ojos a verdades eternas y sorprendentes que no son lo que parecen ser. Se dice en el ambiente artificial de las iglesias cristianas, una mentira similar a la del Edén cuando la serpiente le dijo a Eva: “No morirás”. En esas iglesias, pretenden hacerle creer a la feligresía, que todos, todos los que están en la iglesia están salvos por fe. Este disparate teológico que fue predicado por los  supuestos reformadores que vienen de la iglesia cristiana y dan base al protestantismo: Lutero, Calvino, Knox, Hus, Wycliffe, y otros, contribuyeron al engaño. Son vistos por los líderes cristianos como héroes de la reforma que salvaron a la iglesia y cuyas teorías de salvación contienen graves errores que van sobre las palabras de Jesús a los discípulos: “Entonces, llegándose los discípulos le dijeron: ¿Por qué les hablas, por parábolas? Y él respondió y les dijo: Porque a vosotros es concedido saber los misterios del Reino de los cielos. Mas a ellos no es concedidoporque a cualquiera que tiene se le dará y tendrá más, pero el que no tiene aún lo que tiene, le será quitado” (Mateo 13:10-12). Estas palabras, que son palabras de Cristo mismo a sus discípulos, tiene mucha información que es trascendental y debemos estar concientes de que son parte del Evangelio Eterno y  de la salvación misma. Cuando escuchamos pastores que hablan de todo, menos de un tema tan importante como este, nos damos cuenta que la iglesia cristiana está totalmente perdida. Continuemos con el estudio: “Porque a cualquiera que tiene, se le dará y tendrá más; pero al que no tiene, aún lo que tiene, le será quitado. Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. De manera, que se cumple en ellos la profecía de Isaías qué dijo: “De oído oiréis; y no entenderéis; y viendo veréis y no percibireis. Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, y con los oídos oyen pesadamente, y han cerrado sus ojos; para que no vean con los ojos, y oigan con los oídos, y con el corazón entiendan, y se conviertan, y Yo los sane” (Mateo 13:10-17). 

En estos pasajes, citando a Isaías el Maestro describe un cuadro claramente moderno de las consecuencias de lo que estamos hablando en este tema: Los ojos, los oídos, el corazón de este pueblo está enfermo; un corazón engrosado (forrado de grasa). “De los oídos, oyen pesadamente”. Porque tienen los oídos tapados y oyen ruidos extraños. Y sus ojos, cierran para poder ver, porque no ven bien, tienen que fijarse mucho y usar lentes muy gruesos, “para que no vean de los ojos y oigan con los oídos, y entiendan, y se conviertan, y yo los sane”. O sea, que está claramente definido que Jesús no quiere sanar a esas personas que tienen el corazón lleno de grasa, y a veces, el cuerpo completo está engrosado con un gran sobrepeso y muchísimas otras enfermedades para las cuales tienen que tomar drogas, que no curan ninguna de las condiciones presentes y solo ocultan los síntomas de éstas.  En cambio, cada droga que se añade, ejerce un control químico desde el cerebro que no le permite al que las usa, ver las cosas espirituales desde la perspectiva divina. La droga, domina la voluntad humana y la somete a la ignominia eterna que vemos en todo adicto. No importa qué tipo de droga sea, ni el propósito para el que se use, todas tienen el mismo fin de someter al organismo a un proceso artificial que no progresa curativamente nunca. Al contrario, el efecto químico de todas crea otras condiciones y obliga al usuario a consumir más y otras nuevas.  

El mensaje para los que entiendan esto es para que salgan de inmediato de esas congregaciones engañadas que se perderán junto con sus pastores hipócritas (Jeremías 8:22, 9:12-16). Hay que tener en cuenta que el rey Asa enfermó, y en vez de consultar a Dios, consultó a los médicos, y vean lo que le ocurrió: Lo mismo que le ocurre hoy a todos los que consultan a los médicos y estos los refieren a los hospitales (2da.Crónicas 16:12, Marcos 5:26 y Lucas 8:43). En Apocalipsis dice que en los hospitales ha sido hallada la sangre de los profetas y de los Santos y de todos los que han sido muertos en la tierra por sus hechicerías (Pharmakeias) farmacológicas que los enajenaron, los envenenaron, y murieron allí (Apocalipsis 18:23-24).

Jesús, refiriéndose a su ministerio, dijo: “No he venido a abrogar la ley ni los profetas, no he venido a abrogar sino a cumplir” (Mateo 5:17-37). “Si me amáis guardad mis mandamientos (Juan 14:15). Nos dijo claramente: “Porque de cierto os digo que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde perecerá de la ley hasta que todo se haya cumplido” (Mateo 5:17-18, Deuteronomio 4:2, 5:22, 6:17, 7:9, 8:6, 12:32, Eclesiastés 3:14, Levítico 22:31, Salmo 11:9-10, Proverbios 31:2 y 1ra.de Juan 3:24). Todos estos aspectos bíblicos del Antiguo y del Nuevo Testamento enfatizan en la permanencia eterna de las leyes, de los mandamientos, y de los estatutos, que no han sido abolidos nunca, como han enseñado los reformadores de la iglesia cristiana que se convirtieron en deformadores del mensaje de Jesucristo. Han impuesto la enseñanza falsa del libre albedrío, de la elección condicionada, de la redención o salvación universal. La exploración general, son conceptos de la Reforma Protestante que no tienen base bíblica y se enseñan como dogmas de la Iglesia cristiana. Martín Lutero, uno de los padres de la reforma protestante, escribió las 95 tesis y las puso en la catedral de Wittenberg en 1517, con el único fin de lograr una reforma en la iglesia católica de su tiempo. Las 95 tesis son todas referentes a las indulgencias del Papa y no dan argumentos con los cuales la iglesia protestante evangélica pueda sostener su doctrina. Por lo tanto, la reforma protestante tomando como base las reclamaciones de Lutero a la iglesia católica, no son evidencias suficientes para establecer las doctrinas evangélicas que le dieron fuerza y poder a la reforma protestante. Otros supuestos reformadores: Juan Calvino, Wesley, y otros, que proclamaron el mensaje que le dio fuerza a la reforma, establecieron la diferencia entre las siete principales denominaciones de la reforma protestante. En resumen, lo que fue la propuesta para reformar la Iglesia católica se convirtió en la base de la reforma protestante en Alemania y de ahí se extendió al mundo sin una verdadera comprensión del mensaje de Cristo. En el año 2017 se cumplieron 500 años de la reforma protestante que en realidad es una deforma o distorsión criminal y falsa de las doctrinas básicas de la Biblia. 

Básicamente una reforma presbi-luterana que luego se sigue deformando debido a que cada denominación que surge sobre esa misma reforma hace su propia versión de lo que desean creer, para que sea Dios quien acepte sus postulados. Esta fue y ha sido la adulteración del mensaje original de Jesucristo que episcopales, presbiterianos, luteranos, bautistas, metodistas, adventistas y menonitas, componen el cuadro moderno de las siete iglesias que se desprenden de la reforma protestante. Cada una tiene unas doctrinas específicas que las identifican para ser diferente entre sí. En el Apocalipsis, las 7 iglesias de Asia son igualmente diferentes en las reclamaciones que el Ángel les hace. Las siete se han subdividido y tienen sus movimientos de reforma, debido a que, por sus defectos doctrinales, cuando muchos creyentes los descubren, y tratan de enmendar, emigran, dejan las congregaciones y forman movimientos de reforma. Cuando los dirigentes de esas grandes denominaciones se percatan y tratan de hacerlos cambiar, los rechazan, los expulsan, los excomulgan como disidentes, y no escuchan sus razonamientos porque ninguna reconoce sus errores doctrinales. Todas participan del carácter laodicense que no les permite ver la vergüenza de su desnudez y su ceguera espiritual. Por esa razón, el ángel de Apocalipsis les transmite el mensaje divino a los fieles que aún se encuentran en esas iglesias y les dice: “Salid de en medio de ellas pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados y no recibáis de sus plagas” (Apoc. 18:4 y Ezequiel caps. 22, y 24).

Todo el conglomerado de iglesias que se dicen ser cristianas está siendo denunciadas en el capítulo 4 del libro de Isaías en la parábola de las siete mujeres: “Y echarán mano de un hombre siete mujeres en aquel tiempo diciendo: Nosotras comeremos de nuestro pan y nos vestiremos de nuestra ropa; solamente sea llamado tu nombre sobre nosotras; Quita nuestro oprobio”. Veamos la interpretación sencilla de esta parábola: 

1. Las 7 mujeresson las siete iglesias mencionadas.

2. En aquel tiempo, es el tiempo actual, tiempo del fin, en que existen estas iglesias que se apellidan cristianas.

3. Comeremos de nuestro pan. El pan de la enseñanza son las doctrinas particulares que cada una de estas denominaciones ha creado a su antojo y conveniencia.

4. Nos vestiremos de nuestra ropaLa ropa es la justicia de Cristo que nos viste con su manto sagrado. Las iglesias rechazan las vestiduras sagradas y se visten a la moda de su propia cuenta, creando doctrinas a su modo y conveniencia 

5. Solamente sea llamado tu nombre sobre nosotras. Solo les interesa llamarse cristianas para aparentar que están casadas con Cristo, solo por apariencia.

6. Quita nuestro oprobio, siempre ha sido oprobio para las mujeres que viven con hombres sin estar casadas, poder casarse y usar su apellido legalmente.

7. Estas 7 mujeres son las siete iglesias de Apocalipsis que aparecen en los tres primeros capítulos de ese libro, que, a su vez, están representadas en la reforma por los siete movimientos denominacionales mencionados anteriormente.

En esta parábola de Isaías, al igual como señala Job 29:14, Isaías 61:10, Ezequiel 22, y Jeremías 44, así como muchos otros textos proféticos, lo que fue la casa de Israel, es lo que hoy son las iglesias cristianas en general. Han profanado el santuario de Dios en la tierra creando ritos y ceremonias doctrinas y enseñanzas inventadas por ellas y que no agradan a Dios porque son anatemas falsas que desvían la mente del creyente hacia un culto profano. Llenas de errores doctrinales, esas siete mujeres caprichosas y atrevidas, han deformado el mensaje divino, han abolido los mandamientos, han cambiado las leyes de vida y salud, y han pervertido el verdadero mensaje de salvación. Por esa razón, el Ángel les trae un mensaje de reprobación para que se arrepientan, cosa que no les interesa porque siguen justificándose a sí mismas con sus doctrinas falsas, y así le han hecho creer a sus feligreses. Éstos inocentemente, corren el riesgo de perderse con sus iglesias y pastores. Este conjunto de siete iglesias son parte de la confusión religiosa que ellas mismas han creado y que constituyen la Babilonia de este tiempo. Nuevamente exhortamos a los que entiendan, que tienen que salir de esas iglesias antes de que comiencen a caer las plagas finales sobre ellas.

La primera plaga moderna que representa el resultado de esta desobediencia es el cuarto sello de Apocalipsis 6, que anticipa la aparición de un caballo amarillo que significa muerte por enfermedades, que las iglesias no pueden frenar ni curar aún cuando las siete, tienen sus propios hospitales. En esos hospitales recluyen a los enfermos los tratan con todo tipo de drogas químicas, los intervienen quirúrgicamente y les extraen los tumores que se forman de la mala alimentación que las mismas iglesias fomentan. A veces les instalan órganos de gente que ha muerto, marcapasos eléctricos para estimular la función de un corazón cansado y moribundo. Los mutilan internamente sacándole órganos vitales como el apéndice, la vesícula, la glándula tiroides, los ovarios, la matriz, y otras vísceras necesarias como la próstata en los hombres, que los incapacita para vivir sanamente, y nunca les señalan el origen o la causa de sus enfermedades. En muchos casos, la mutilación llega al extremo de amputar extremidades que con tratamientos naturales pueden salvarse.

Estas prácticas que para Dios deben resultar bárbaras y sin sentido, al igual que lo son para los que conocemos la relación de las enfermedades con la alimentación y el uso de drogas, así como con el estilo de vida, son innecesarias cuando se adopta una alimentación sana, sencilla y libre de productos de origen animal. Cuando no se es cómplice de la muerte de animales ni de congéneres, se vive una vida sana sin enfermedades y se reciben las promesas del Padre celestial que nos alarga la vida útil y nos da la claridad mental hasta el último día de nuestra vida sobre la tierra. No necesitamos de drogas enajenantes para vivir, ni mucho menos para morir cuando nos llegue ese momento. No es lo mismo morir tranquilamente en el hogar que morir bajo instrumentos de respiración artificiales, de estímulos cardiacos, de drogas de todo tipo, y de un tubo a través de la tráquea, otro a través del abdomen, y agujas inyectando sueros a través de la piel. Todos esos métodos mecánicos que sostienen por días un cuerpo que ya no responde, en lo que el hospital extrae el último dólar del seguro médico del desgraciado que cae víctima de su descuido, de su alimentación, y de su ignorancia a las leyes divinas de la salud. Esto ocurre muchas veces cada día, en todos los hospitales del mundo y nadie se cuestiona, si esas prácticas son necesarias, si son moralmente correctas, si son aprobadas por el Creador, y si en verdad, alargan la vida a costa de todos esos gastos y sufrimientos.

Cuando el profeta Jeremías preguntó: ¿No hay bálsamo en Galaad? ¿No hay allí médico? ¿Por qué pues, no se ha restablecido la salud de la hija de mi pueblo? Pasóse la siega, acabóse el verano y nosotros no hemos sido salvos”. ¿Quién es varón sabio que entienda esto? ¿Y a quién habló la boca de Jehová para que pueda declararlo? ¿Por qué causa la tierra ha perecido, ha sido asolada como desierto, que no hay quién pase? Y dijo Jehová: Porque dejaron mi ley, la cual dí delante de ellos, y no obedecieron a mi voz, ni caminaron conforme a ella… (Véase todo el capítulo 9 de Jeremías y entiendan que se refiere al pueblo de Dios, las iglesias, de cada época en particular).

Las iglesias cristianas han abolido las leyes y mandamientos de Dios con subterfugios humanos achacándole a Cristo su abolición en la cruz, cuando allí, en ese calvario, se cumplió la ley escrita con sangre. Por eso, cosechan enfermedades, sufrimientos y muerte eterna.

El Sermón de Hoy: «Las Bodas del Cordero»

Solo para los «entendidos»

Por Dr. Norman González Chacón

Nota inicial: Este es un tema de gran importancia para las iglesias, sus miembros, los pastores y ministros que tienen la gran responsabilidad de enseñar la verdad del Evangelio tal como la presentó el gran Maestro Jesucristo a sus discípulos de todas las épocas. Para ilustrar sus palabras, usó figuras del lenguaje (parábolas) para que los enemigos que siempre le seguían no pudieran entender el mensaje, ni acusarlo de enseñanzas desconocidas para los judíos de su tiempo, pero que son piezas clave del mensaje que Jesús necesita comunicar a la nueva iglesia que vino a instituir. 

En Mateo capítulo 22: 2-14: “El reino de los cielos es semejante a un hombre rey que hizo bodas a su hijo; y envió sus siervos para que llamasen a los invitados a las bodas; mas no quisieron venir. Volvió a enviar otros siervos, diciendo: Decid a los llamados: He aquí mi comida he aparejado, mis toros y animales engordados son muertos, y todo está dispuesto; venid a las bodas. Mas ellos sin hacer caso, se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios;  y otros, tomando a sus siervos, los afrentaron y los mataron. Y el rey, oyendo esto, se enojó; y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos homicidas, y quemó su ciudad.  Entonces dijo a sus siervos: Las bodas a la verdad están preparadas, mas los que fueron convidados no eran dignos. Id, pues por las salidas de los caminos y llamad a las bodas a cuantos halléis. Y saliendo, los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron juntamente malos y buenos, y las bodas fueron llenas de convidados. Y entró el rey para ver los convidados, y vio allí un hombre no vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de boda? Más él enmudeció.  Entonces, el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.  Porque muchos son llamados y pocos escogidos”.

Esta parábola de Mateo 22, es parte de las dos parábolas de bodas que el Maestro contó a sus discípulos, y tiene importantes elementos que ilustran aspectos aclaratorios del Reino de los Cielos. Y aunque se dan separadas, constituyen un mensaje sólido y contundente que ilustra aspectos desconocidos del Evangelio, y de los eventos relacionados a Jesús que habrían de ocurrir muy pronto. Sin embargo, también se remontan a la historia de los acontecimientos finales del mundo que nos tocan vivir en este tiempo. Aquí podemos ver el pasado, el presente, y el futuro: La primera invitación del Rey a las bodas de su hijo, la segunda invitación, y la tercera.  Estos tres llamados a las bodas son históricamente, los tres llamados que el rey le hace a sus súbditos para que acudan a las bodas: El llamado de Moisés y de los profetas, el llamado de Jesús el Hijo, y el llamado del Espíritu Santo en Apocalipsis.

Antes de continuar con esta explicación, repasemos las menciones de bodas anteriores para crear el contexto histórico correcto de cada mensaje en su lugar. Comenzaremos con el primer milagro público de Jesús. Precisamente en una boda de un pariente de María, su madre, en la región de Caná de Galilea. Este acto no es parabólico, pero puede ser considerado como tal, por la experiencia didáctica que tiene, y que le da marco a las otras parábolas de bodas.

En esta boda Jesús hizo su primer milagro de convertir agua en vino. Usó el agua como la materia prima del mejor vino que ser humano alguno haya probado en su vida. El agua, que es vida para toda la tierra, se convierte en vino y desembriaga o desintoxica la ebriedad de nuestro organismo. De la misma forma, el agua se convierte en sangre para darnos vida. Son elementos importantes que tenemos que tener en cuenta siempre que hablemos de ambos. Primero, el vino que hace sobrio a los que lo toman. Ese vino, que representa al mensaje del Salvador y desembriaga a los ebrios de esta tierra abriéndoles los ojos a la verdad sublime. Tanto los asistentes a la boda como el maestresala que era responsable de la organización del acto, reconocieron la calidad del nuevo vino. En otra ocasión, Jesús dijo, “Yo soy la vid verdadera (Juan 15)”. Y esa aseveración del Maestro implica que hay una vid falsa que produce vino embriagante que no cumple con los requisitos del buen vino de Dios. Efectivamente, las vides que descienden del árbol del conocimiento de la ciencia del bien y del mal, son vides falsas y dañinas. Embriagan al cerebro y engañan al corazón. Las vides verdaderas que dan uvas dulces, son vides genuinas que fueron creadas por Dios en el principio. Son diferentes y se separan totalmente en sus efectos.

El agua es vida para toda la tierra: Las plantas, la hierba, el terreno, los animales, el alimento y todo sobre la tierra depende del precioso líquido. Nuestro cuerpo no puede sobrevivir sin agua. En nuestro organismo, el agua se convierte en sangre y constituye el elemento principal de la vida. Al Jesús  convertir el agua en vino, nos está enseñando una lección muy importante: “Cualquiera que bebiere de esta agua volverá a tener sed, más el que bebiere del agua que yo le daré, para siempre no tendrá sed: mas el agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le darés sera en él una fuente de agua que salte para vida eterna” (Juan 4:13-14). El buen vino que desembriagó o puso sobrios a los ebrios de la boda, salió de las manos del Salvador y del agua. “El que crea en mí, como dice la escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre. Si alguno tiene sed. Venga a mí y beba” (Juan 7:37-38). En todas las ocasiones en que se refirió al agua, Jesús se refirió a sí mismo como el agua que da vida a toda la creación. Al convertir el agua en vino, los convidados de esa boda, que ya estaban ebrios porque era la mitad de la semana, de los siete días que duraban las bodas en esa región, habían bebido tanto, que acabaron el vino antes de tiempo. Al beber del vino nuevo, quedaron sobrios y se dieron cuenta de la diferencia en la calidad del vino nuevo que Jesús proveyó del agua.

Este milagro con su enseñanza de la transformación milagrosa que hizo el Maestro de Galilea del agua en vino, le ofrece un marco perfecto a las parábolas de bodas que Jesús comparte con sus discípulos en los Evangelios (Lucas 14, Mateo 22, Mateo 25). Las tres parábolas de bodas son tres actos de un mismo drama que Jesús presenta a sus discípulos en el acostumbrado lenguaje parabólico. ¿Por qué les habla en parábolas? Para que los que entienden, entiendan este lenguaje, y para que los no entendidos, no puedan entender. No obstante, el buen vino abrirá los ojos de los embriagados y el Espíritu Santo genera el vaso del agua de vida en los corazones (Mateo 13: 11-17). 

La primera parábola de bodas, que aparece registrada en los evangelios se encuentra en Mateo 22, es la parábola del rey que hizo bodas a su hijo. En esta parábola, el rey preparó una gran fiesta de bodas a su hijo y mandó a sus siervos a llevar la invitación a toda la gente escogida de sus amistades y conocidos. Este rey que hace bodas a su hijo, representa a Dios, quien auspicia las bodas del Cordero de Apocalipsis 19:20. Las bodas están aparejadas (Mateo 22:4), mas a ellos no les interesó, pues estaban ocupados con sus negocios y sus haciendas. La insistencia de los siervos en cumplir con su obligación de llevarlos a las bodas, enojó a los invitados, los afrentaron y los mataron (Mateo 23:37). Esta acción contra los siervos del rey, éste la tomó como una ofensa mayor, y enojado, envió a sus soldados y destruyó a aquellos homicidas y puso fuego a su ciudad. De inmediato, mandó otros siervos a anunciar las bodas por las salidas de los caminos y a traer a cuantos quisieran venir. “Y los siervos fueron por los caminos y juntaron a todos los que hallaron, malos y buenos, y las bodas fueron llenas de convidados”.

Hasta aquí, la parábola describe la invitación que le hizo Dios a su pueblo para que fueran invitados especiales en las bodas de su hijo Jesús. El acto de desprecio que recibió el Señor al conocer que sus amigos anteponen sus intereses personales a la importante invitación, es chasqueante y decepcionante para Dios. Desde un principio, las bodas están aparejadas, y Dios no ha escatimado en los detalles de esa invitación. Pero el pueblo judío, que fue privilegiado con la más importante invitación de la historia, no prestó atención al pedido del Padre. Como nación, no aceptaron la invitación especial. El Padre que tenía que realizar las bodas de su hijo, envió sus siervos a invitar a los gentiles de toda nación, tribu, lengua y pueblo, para que llenaran las bodas con su presencia. Por eso Jesús, se lamentó sobre la gran ciudad de Jerusalén y exclamó: “Jerusalén, Jerusalén que matas a los profetas y apedreas a los que son enviados a tí. ¿Cuántas veces quise juntar tus hijos como la gallina junta sus pollos debajo de sus alas, y no quisiste? He aquí vuestra casa es dejada desierta.” (Mateo 23:37-39). 

En la segunda parte de la parábola,  el rey hace una revisión, a manera de juicio, de los convidados, antes que comience la ceremonia de bodas. En esa acción, encuentra a uno de los invitados que no estaba vestido adecuadamente para una boda como esa, y le pregunta: “Amigo, ¿cómo entraste aquí no teniendo vestido de bodas?  Más él cerró la boca. Entonces, el rey dijo a los que servían: “Atadlo de pies y manos, tomadle y echadle a las tinieblas de afuera. Porque muchos son llamados y pocos escogidos”. No se puede ser más claro y explícito en cuanto a este tema porque contiene todos los elementos de la historia del Evangelio. El mensaje de invitación y la existencia de esas bodas regias a las cuales somos invitados especiales, a las bodas del Cordero para Dios, son la culminación preciosa y sublime de una relación entre Dios y sus criaturas, entre lo humano y lo divino, que culminan con una unión familiar y permanente de la divinidad con la humanidad.  Este es el mayor privilegio que se le concede a la raza humana para estar de fiesta en la casa del Padre. La parábola es el medio humano que Dios utiliza para ilustrar, a través de un lenguaje accesible al hombre, la grandeza del plan divino para la raza humana a través del hijo. En Apocalipsis 19:9 leemos: “Y Él me dice… escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena del Cordero”.  En el verso 7 antecede; “gozémonos y alegrémonos, y démosle gloria, porque son venidas las bodas del Cordero y su esposa se ha aparejado”. El Profeta ve venir a uno de los siete ángeles, que tenían las siete copas llenas de las siete postreras plagas. “Y habló conmigo diciendo: Ven acá, yo te mostraré a la esposa, mujer del Cordero. Y fuí transportado a un alto monte desde donde  la santa y nueva Jerusalén, descender del cielo de Dios”. La sorpresa tan grande del profeta al recibir tan importante visión de la santa ciudad, que es el símbolo de la esposa, quedó arrobado con la belleza sin igual de la ciudad de oro, con su esplendor y tamaño. El capítulo 21 de Apocalipsis describe aspectos de la santa ciudad que se presenta dispuesta como una esposa ataviada para su marido, cónsono con el capítulo 19:7, donde anuncia las bodas del Cordero y presenta a la esposa aparejada (Apocalipsis 21:2). El apóstol, arrobado con el brillo del esplendor de la santa ciudad, símbolo de la esposa, perdió de vista la indicación del ángel referente a la esposa y se concentró en describir los doce fundamentos de la ciudad, sus puertas y sus medidas extraordinarias. Pero no se fijó ni buscó a la esposa que representa el original del símbolo, que estaba presente en la ciudad. Por lo tanto, el símbolo, que es la santa ciudad, al no mencionar a la esposa real original que da lugar al símbolo, se queda en la parte abstracta y no toma en cuenta la realidad del símbolo que es la mujer de la cual, la santa ciudad y la iglesia se representan mutuamente en la profecía. La posible distracción del Profeta, no lo dejó percibir la importancia de la presencia de la mujer en la casa del Padre, esperando pacientemente la llegada o venida del esposo a las bodas, que ha sido retrasada porque el factor iglesia que representa a la mujer, no se ha aparejado a tiempo (sobre esto estaremos abundando más adelante en un escrito futuro). 

Podemos ver en la parábola del hombre rico que hace bodas a su hijo, que se realiza una labor de juicio e inspección a los invitados antes de la ceremonia nupcial en la que el padre descubre un invitado sin el vestido de bodas apropiado para la ocasión. El grado de dificultad que presentan estas parábolas de bodas para ser entendidas adecuadamente es porque debido a que la mujer y la iglesia se representan mutuamente en el texto profético, muchos exégetas, al no tener la inspiración del Espíritu Santo, confunden el símbolo con la realidad. Eso le ocurrió al profeta cuando vió la santa ciudad descender, y perdió el privilegio de ver a la verdadera esposa, que es el original que produce el símbolo, que estaba en la casa del padre, dentro de la santa ciudad esperando el aviso para descender a las bodas. En el Apocalipsis, las bodas representan la unión de la divinidad con la humanidad. La mujer y la iglesia se representan mutuamente, y nosotros, los que nos hemos puesto el vestido de bodas, somos los invitados a la gran fiesta donde se unen para siempre la divinidad con la humanidad en un vínculo familiar eterno y glorioso. Se trata de una nueva creación (cap. 21:1-7). “Un cielo nuevo y una tierra nueva porque el primer cielo y la primera tierra se fueron y el mar ya no es” (verso 5). Y el que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí, yo hago nuevas todas las cosas”. Aquí se puede apreciar que de esta tierra no quedará nada para la nueva creación.  Comenzaremos de esa nada a ver la nueva creación de Dios: Un nuevo Adán, una nueva Eva y un nuevo Edén. Un nuevo Adán que es Jesús, una nueva, Eva, que es María Magdalena, la eterna novia que lleva siglos esperando por el novio y las bodas (Apocalipsis 22:6). En ese mismo y último capítulo, el Espíritu, la madre divina de Jesús y la esposa, realizan juntas en perfecta armonía la gran invitación a tomar del agua de la vida de balde. Sin costo alguno, el agua de la vida que nuevamente se transformará en el buen vino que nos desembriaga de los cuidados de esta vida. La boda de Jesús con María Magdalena son la culminación de los eventos finales de esta tierra y el nuevo comienzo de una maravillosa tierra nueva, mucho mejor que la primera, con nuevas cosas que el Señor recreará en victoria para los salvados que merezcan vivir en ese paraíso, donde correrán y jugarán niños que dejarán de ser niños a los cien años (Isaias 65:20).

En la parábola de bodas de las diez vírgenes de Mateo 25, están representados los diez movimientos religiosos cristianos o diez iglesias que fueron invitadas especiales a las bodas de Jesús que estaban comisionadas para acompañar al esposo en su llegada a la ceremonia nupcial. Una de las costumbres judías de su tiempo era que la novia salía al altar a esperar la entrada del novio. Cuando el séquito nupcial estaba cerca, la marcha se detenía y un amigo del novio se adelantaba para avisar a la novia y a sus acompañantes que el novio estaba cerca, para que todos los presentes, de pie, recibieran al novio con el séquito de las vírgenes y los acompañantes escogidos. Jesús presenta una situación común que ocurría con frecuencia en las bodas y ocurre aún en nuestros días en nuestras bodas. Por alguna razón, algo puede ocurrir que puede atrasar una boda, ya sea por la novia, o por el novio.

En el caso de las bodas que nos ocupan la atención, Jesús expone las razones, (verso 5). “Y tardándose el esposo, cabecearon todas, y se durmieron”. Esta frase indica que fue el esposo quien se tardó y se detuvo la marcha del séquito en un lugar cercano donde reposaron. Por la larga espera, las vírgenes se durmieron todas. Cuando analizamos la parábola, el verso 13 nos da la clave de lo que ocurrió en esta boda y sus implicaciones: ¿Qué puede haber retrasado la llegada del novio si ya estaban en camino a las bodas con el séquito nupcial? ¿Qué ocurrió allí? Jesús indica a sus discípulos de la tardanza del esposo en llegar, pero el esposo ya venía en camino. El verso 6 nos indica que a la medianoche se oyó el clamor. ¡He aquí el esposo viene! 

¡Salid a recibirle! Ese fuerte clamor despertó a las vírgenes, que de inmediato se arreglaron para reanudar la marcha hacia las bodas. Jesús no da la razón directa que justifica la tardanza del novio porque no es el propósito de la enseñanza que se culpe al novio por el percance. Pero de inmediato, al dar esta parábola, les narra la otra siguiente, y ofrece detalles al respecto. Vamos atrás un poco para mencionar al amigo del esposo que se adelantaba al lugar de bodas para anunciar que el séquito nupcial estaba listo para llegar a las bodas, y a la vez, regresaba y le confirmaba al esposo que allí estaba todo preparado. La novia en su lugar y todos los invitados esperando a la entrada triunfal del novio a las bodas. Jesús no quiere culpar a la novia, porque ese no es el propósito de la enseñanza, lo cierto es que en este caso y en el verdadero, es que la novia no estaba preparada, lista y esperando en su lugar. Eso era indicio de problemas y gran vergüenza, porque representaba una falta de la novia que se consideraba en aquellos tiempos, como una afrenta vergonzosa y de desprecio. Al igual que hoy día, si uno de los contrayentes deja al otro en el altar esperando,  es motivo de vergüenza y habladurías. Jesús no deseaba avergonzar a la novia, pero las vírgenes que se durmieron representan a las iglesias cristianas que se duermen y se quedan sin el aceite o unción del Espíritu Santo. Cuando despiertan de su sueño, encuentran la puerta de la ceremonia de bodas cerrada para ellas. 

Vean que aquí, en esta parábola, Jesús presenta un aspecto muy importante de las bodas del Cordero que no se enseña ni se predica correctamente y en propiedad, en las mismas iglesias cristianas para quienes son estas enseñanzas. En la parábola del mayordomo infiel que le sigue a la del padre que hizo bodas a su hijo, el Señor hace juicio sobre los talentos que son dados a cada cual para ejercer. Las 5 vírgenes que no hicieron provisión de aceite, se quedaron fuera y no pudieron entrar a las bodas. El aceite representa el conocimiento del estudio y la preparación que debe hacer cada persona de los talentos que el Espíritu Santo utilizará para su preparación personal de acuerdo a su provisión individual. Las bodas representan la unión permanente de Cristo con su Iglesia. La llegada del esposo representa la aceptación de la unión permanente de la creación con la divinidad; de lo humano, transformado en divino por gracia de Dios. La humanidad glorificada y la divinidad se convierten en una sola familia: La familia del cielo y la familia de la tierra son una misma. El segundo Adán y la segunda Eva, comenzarán a formar la nueva familia del Padre y de la Madre celestial junto a todos los salvados de la tierra de todas las épocas. Al fin, veremos el plan original de Dios realizarse en perfección. Los niños nacerán sin dolor, como había sido diseñado antes del pecado, crecerán sin enfermarse, estudiarán en la escuela del gran Maestro y de sus padres, jugarán con el tigre y el león, y dejarán de ser niños a los cien años (Isaías 65:20,25).

Estas promesas las hace el Señor a sus hijos fieles y les presenta una interesante vida en la tierra nueva: “No trabajarán en vano, ni parirán para maldición, porque son simiente de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos. (Isaías 65:23). El mismo Señor afirma que participará activa y personalmente en la nueva creación, y junto a su amada, le darán hijos y nietos al Padre. Esta nueva visión de la tierra nueva, no ha sido enseñada por la iglesia cristiana, y muchos no tienen una idea clara de las maravillas de esa tierra que veremos personalmente muy pronto si perseveramos. Dice el Señor: “Yo qué hago parir, ¿no pariré? Dijo Jehova: ¿Yo que hago engendrar? ¿Seré detenido?, dice el Dios tuyo” (Isaias 66:8-9). 

Nunca he escuchado a un Pastor enseñar esta preciosa lección de la tierra nueva a sus feligreses. Nunca he escuchado un sermón claro y definido sobre las maravillas que veremos en la tierra nueva cuando Dios haga todo nuevo y añada a su creación toda la tecnología que el hombre ha descubierto y ha desarrollado. Dios la perfeccionará con vida propia, como está en los cielos, y los pondrá en perfección al servicio de todos. Niños, adultos y ancianos que podrán utilizarla a su gusto y conveniencia, ya que en vez de la corriente eléctrica estar conectada a los equipos, estos tendrán vida propia y servirán constantemente. Cuando cometamos errores nos avisarán sin tener que recargarlos o reconectarlos. Es la misma energía viva, que tienen los ángeles, los arcángeles, los querubines del cielo que se mueven libremente por todo el universo, es la perfecta tecnología divina que Moisés y Elías comenzaron a disfrutar desde que fueron llamados por Dios para que entraran en la tierra nueva y se adelantaran a todos nosotros. Dios nos sentará sobre sus rodillas y nos contará las historias reales del Universo y nos enseñará todas las cosas (Isaías 66:12,22,-23). Estas promesas están escritas hace siglos. La iglesia no las ha enseñado a sus fieles que se pierden en el pecado por desconocer las maravillas que veremos y disfrutaremos muy pronto. “Porque he aquí que yo creo nuevos cielos y nueva tierra y de lo primero no habrá más memoria, ni más vendrá al pensamiento” (Isaias 65:17).Todo será tan diferente y glorioso que para nada nos acordaremos de los sinsabores y trabajos de esta vida en esta tierra. Las iglesias, le han hecho creer a la gente que cuando morimos vamos al cielo directamente. Según esa enseñanza, allí no hay nada que hacer sino estar con una pequeña arpa en la mano, sentado todo el tiempo en una nube. ¡Cosa más incierta, mentirosa y dañina! Por esa razón, los jóvenes cristianos no aspiran a salvarse. No les atrae la idea de estar como tontos, sentados en una nube sin hacer nada. 

La promesa divina es que no habrá noche, para que ocupemos todo el tiempo en realizar nuestros más caros y anhelados sueños. La arquitectura divina, la agricultura, la edificación de grandes proyectos; los realizaremos en en armonía con el gran Maestro, en base a las verdaderas ciencias divinas que nos enseñarán los secretos de la  tecnología y de todas las cosas que interesemos saber. “Y edificarán casas y morarán en ellas, plantarán viñas y comerán el fruto de ellas. No edificarán y otro morará, no plantarán, y otro comerá, porque según los días de los árboles, serán los días de mi pueblo y mis escogidos perpetuarán la obra de sus manos. (Isaías 65:21-24, 66:22-23; Apoc.21:22-27 y 22:1-7).

La visión general que las iglesias le han enseñado a la gente, del estado de los salvados en el Reino, es una fatalista y errónea, falsa y totalmente distorsionada de la realidad que la Biblia nos presenta y nos adelanta, para nuestra esperanza bendita. En cada funeral que se celebra en esta tierra, se dice que este fulano que murió, ya, inmediatamente, está morando con el Señor. Ese grave error, que surge de la teoría satánica de la inmortalidad del alma, es uno de los tres errores doctrinales que la iglesia cristiana ha propagado en el mundo, los ha enseñado como doctrina, y con esa idea tiene confundidos a todos(véase drnorman.blog: “Las Tres doctrinas de Error”).

El enemigo de Dios a través de los pastores, de las iglesias y de las escuelas de teología ha realizado este tipo de interpretaciones incorrectas y ha desviado la atención de todos a una fase no deseada y totalmente incorrecta de la vida que esperamos vivir en la tierra nueva. Se basan en la pregunta que le hicieron los Saduceos a Jesús sobre la resurrección. La contestación de éste es directamente sobre la resurrección y nada tiene que ver con las relaciones de familia en la tierra nueva (vease nota 1 al final). Tenemos que tener en cuenta que el Señor hizo esta tierra en perfección y nos la dio para que la disfrutáramos y la trabajáramos. Nuevamente tenemos que traer a la atención que Satanás cambió y dañó  todo con el pecado.  Nadie pudo ver el plan de Dios para la familia humana desarrollarse antes del pecado, tampoco a los niños nacer de sus madres sin dolor, etc., etc. Dios nos promete que todo será hecho nuevo en la tierra prometida de acuerdo al plan original, pero esta vez, sin Satanás interrumpiendo, y con todos los adelantos de la tecnología que los hombres después de seis mil años han desarrollado en la tierra: “Cosas que ojo no vio, ni han subido a la mente humana”. La tecnología celular digital que el científico humano ha desarrollado y que tanto interés crea en la juventud desde niños, es un invento humano imperfecto que Dios perfeccionará con vida propia para que todos podamos manejar para nuestro beneficio. Las computadoras que encontraremos en la tierra nueva son hechas por Dios, y no necesitan electricidad ni baterias. Se mantienen vivas y se actualizan de acuerdo a las necesidades individuales de cada usuario. Las casas que edifiquemos adquieren vida como los árboles y crecen según crece la familia. 

Pero las iglesias “cristianas” que no han entendido ni han crecido, le han hecho creer a los jóvenes y señoritas de la iglesia, que no se podrán enamorar ni casarse en la tierra nueva. Esa mala interpretación la usan los pastores para desalentar a la juventud y hacerles creer que en la tierra nueva no se casarán, cuando la primera boda en esa nueva dispensación, será la boda mas glamorosa y espectacular de la historia del universo, y nosotros los que nos salvemos, seremos los invitados especiales a esa gran ocasión. Por esa razón, los novios han esperado más de dos mil años para realizarlas.  Por esa larga espera, las diez vírgenes (iglesias) están dormidas.  En la parábola de Mateo 22, del Rey que hizo bodas a su hijo, se señala que en esas bodas, auspiciadas por el Padre celestial, todos los que nos vistamos de ropas blancas estaremos presentes y comeremos del gran banquete de bodas. Los pastores, sacerdotes y ministros de corbata ( Véase nota 2 ) que no han enseñado estas lecciones a sus fieles, serán desconocidos por el rey, y si alguno se atreve a entrar, será sacado de inmediato y echado en las tinieblas del infierno: “Apartaos de mí, obradores de maldad, no os conozco; al fuego eterno (Mateo 7:22- 23, y 8:12). 

La tierra nueva nos ofrecerá los retos más grandes y gloriosos: Estaremos entretenidos laborando en lo que más nos gusta a cada cual. Terminaremos un proyecto para comenzar otro, no nos cansaremos de hacer las cosas que nos retan y nos agradan. “Y será que de mes en mes y de sábado en sábado”, (Isaias 66:23), todos nos reuniremos en compañía de Jesús para adorar al Padre como se merece y al Hijo como es conocido. En esta ocasión, presentaremos los primeros frutos de cada cosecha al Señor, para bendecirlos, y los proyectos que hayamos desarrollado serán vistos y aprobados por él. Este descanso semanal nos permitirá compartir horas con el Maestro y escuchar las historias que él nos contará para que conozcamos los secretos del universo creado y de la tierra. Secretos que desconocemos del cuerpo humano y de toda la creación.  Será una universidad eterna donde aprenderemos con el Maestro de maestros y nunca desearemos graduarnos para seguir aprendiendo eternamente con Él (Isaias 65:18-25, 66:7-9,22-24).

Nota # 1:

(Mateo 22:23-30): La pregunta de los Saduceos en relación a la mujer que tuvo siete maridos: ¿de cuál de los siete será ella mujer en la resurrección? Jesús la contesta segura y tajantemente: “Erráis ignorando Las Escrituras y el poder de Dios. Porque en la resurrección, ni los hombres tomarán mujeres, ni las mujeres maridos; mas son como los ángeles de Dios en el cielo.” Es importante señalar que los Saduceos no creían en la resurrección, pero trataban de hacer caer a Jesús en alguna cosa que ellos pudieran usar en su contra. Por tres ocasiones anteriores trataron los Fariseos y los Saduceos en compinche, de hacerle preguntas que lo comprometieran. Pero el Maestro conocía sus intenciones y los llevó a un terreno desconocido para ellos, en el que no podían ni sabían hacerle caer. “Porque en la resurrección ni los hombres tonarán mujeres ni las mujeres maridos”. Es importante entender el órden de los acontecimientos finales para poder entender las palabras de Jesús a los Saduceos. La tierra nueva no será habitada por los salvados hasta mil años despues de las resurrecciones (Apoc. 20:7-10).  Es entonces que finalizadas las bodas del Cordero y terminado el tiempo de nuestra preparación en todo lo nuevo que aprenderemos con Jesús en esos mil años, Satanás será soltado y tratará de tomar la santa ciudad por asalto. Esa será su última fechoría por la cual será destruido junto a todos sus secuaces. Es entonces que el Señor nos conducirá a la tierra nueva y nos entregará una morada espectacular a cada familia de salvos y una casa adecuada a los solteros. Ahí es que comienza un nuevo Edén para todos los salvos de Dios. (Véase sección: “Las siete mujeres son siete iglesias” incluido en el artículo “Apocalipsis a la Luz de la Verdad Presente” en drnorman.blog)

Nota # 2:

Hemos explicado esto antes en uno de los escritos del blog. No se supone que los pastores usen corbatas para el diario y mucho menos para predicar.  La corbata es un símbolo sexual que no debe ser usada por pastores frente a la congregación pues representa una flecha que señala hacia sus organos sexuales. Este atuendo, llamado corbata, y usado comunmente, fue diseñado a fines del siglo XVII en Francia por los diseñadores de modas que crearon seductores trajes a las mujeres y luego quisieron hacer lo mismo con los varones. Como no pudieron lograr exponer las areas íntimas de éstos, como hicieron con las damas, se aseguraron de señalar con un una vistosa flecha desde el cuello, la genitalia masculina. Por esa razón, un pastor, anciano, diácono o jóven que se presenta ante la congregación, no debe tener ese atuendo señalador en su vestimenta mientras predica la Palabra. Además de ser un distractivo seductor, es un atractivo que sugiere una cosa que no es cónsona con lo que se supone que esté predicando.

«La Marca» y sus Implicaciones

Por: Dr. Norman González Chacón

Los hijos fieles de Dios tendrán que enfrentar pruebas muy difíciles en los últimos días de la historia de este mundo. Algunas no se podrán anticipar, ni posiblemente habrá mucho tiempo para prepararse a la vez que el enemigo de las almas usará toda su astucia para justificar sus engaños, engañar y si fuese posible vencer al pueblo de Dios con sus pruebas. 

La iglesia cristiana ha caído contundentemente en la trampa mortal de la vacunación. Se ha hecho cómplice del gobierno y ha exigido la prueba, las inyecciones, y el certificado de vacunación a sus miembros, sometiéndose a los mandatos del Estado, sin considerar el derecho que tiene cada ser humano a decidir por cuenta propia sobre algo tan importante como lo es la salud y la vida. Ciega y entregada a los caprichos del gobierno, ha actuado en contra de los más elementales principios de la justicia y de los derechos individuales. Su deber era defender a los que no se quisieran inyectar el veneno experimental, y proteger a los niños de algo que nadie puede garantizar ni asegurar que no será nocivo a la salud futura de ellos. Cayó víctima del engaño y sucumbió a los intereses del gobierno que usó y abusó del poder para llevar a cabo su obra siniestra. Si la vacuna hubiera sido la marca de la bestia de Apocalipsis 13, cosa que no sabemos ni podemos negar o asegurar, la iglesia cristiana se acobardó, se vendió, y traicionó a los fieles que no tuvieron la oportunidad de recibir su apoyo cuando más lo necesitaron. Otros, por la presión ejercida por la misma iglesia, cayeron víctimas de la opresión.

La presión mediática, del gobierno y de la iglesia hizo que muchos optaran por inyectarse el veneno mortal, para poder tener la marca (certificado de vacunación y Vacu-ID) en el brazo y en la conciencia y poder comprar, vender, viajar, ir a su trabajo, universidad y compartir familiar y socialmente. Si esta fuera la marca, muchos sellaron su destino para siempre y la iglesia cristiana fue cómplice de su sellamiento y de su perdición o desgracia, tal como lo asevera Apocalipsis 13, pues nunca en la historia del mundo se había impuesto algo semejante a la humanidad so pena de no poder comprar ni vender. Si este fue un ensayo satánico, una inmensa mayoría cayó en la trampa.

Si la inyección maldita fue o no la marca, tuvo todos los atributos y señales de esta, y la iglesia no protegió a sus miembros, ni les advirtió a tiempo. Al contrario, los indujo a tomarla en contra de la conciencia de muchos, a pesar de que estaban en duda ante la situación. Los miles que rechazaron el engaño pueden ser hoy día el remanente que no aceptó la marca diabólica del enemigo de las almas. Si esa fue la marca de la bestia, muchos cristianos se pueden haber sellado para siempre.  Eso lo sabe Dios solamente, y si fue un ensayo del demonio, le quedó exitosamente bien, porque logró imponer su marca en el 80% de la población del mundo. Por esa razón, el llamado de Dios es a salir de esas iglesias que no pasaron la prueba. “Salid de en medio de ellas pueblo mío, para que no seáis participantes de sus pecados ni recibáis sus plagas” (Apocalipsis 18:4).

Hay mucha gente sufriendo los efectos secundarios del flagelo experimental. Muchos han muerto y otros sufrirán de por vida las consecuencias. Vivirán el arrepentimiento fatal inútil, sin esperanza de curación o de salvación. Si esta fue la señal que Dios indica en Apocalipsis 13:16-17, la iglesia falló en advertirlo a sus feligreses y como quiera, es culpable del resultado. La justificación que el gobierno ofrece: “que por el bien de muchos, todos se tienen que someter, porque el bien común es más importante que los derechos de todos”, es un principio satánico que la iglesia no debió permitir y tenía que combatirlo con denuedo y valor frente al Estado. La dignidad del ser humano es inviolable y cada criatura tiene el derecho de defender su bioquímica individual.

Si los pastores cobardes no supieron defender las ovejas de los lobos rapaces, no pueden ser perdonados porque sus acciones tienen consecuencias presentes y futuras que afectarán a inocentes hasta la cuarta generación que cargarán el daño genético ocasionado. La gente sensata cuyos derechos fueron violados deben salir de esas iglesias porque los juicios de Dios caerán sobre ellas muy pronto: “Porque Dios traerá toda obra a juicio juntamente con toda cosa encubierta sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:14, Mateo 12:36-37, Apocalipsis 20 y Romanos 2), más sabrán que el juicio de Dios es en verdad contra los que hacen tales cosas.

Los juicios de Dios caerán y ya están comenzando a caer sobre esos pastores y esas iglesias que se convirtieron en centros de vacunación. Desde el gobierno, el Gobernador, el Secretario de Salud y todo el personal que colaboró en esta canallada, y la directora de VOCES, que aprovechó la oportunidad para amasar millones junto a todos los médicos que apoyaron la vacunación masiva y los medios de comunicación que se vendieron a la causa común, todos tendrán su recompensa porque Dios no hace acepción de personas y todo el que colaboró en éste crimen está marcado con la sangre de los inocentes que han muerto y con el sufrimiento de los que padecerán las consecuencias a corto, mediano y largo plazo. Daños que se irán acumulando en evidencia contra ellos y sus descendientes. Sobre los hijos y nietos, hasta la cuarta generación que sufrirán la alteración de su genoma, así también los juicios divinos alcanzarán a todos los que accedieron y colaboraron para marcar y doblegar a todos los que la recibieron por la fuerza. Cada cual recibirá la maldición de acuerdo con la responsabilidad que tuvo y tiene en esta obra maligna. Todos participarán del juicio que ya ha comenzado en sus faces iniciales. Los juicios de Dios caen sobre los impenitentes y no se hacen esperar. Los patronos que discriminaron con sus empleados, las instituciones, universidades y centros de estudio que no quisieron admitir a los objetores, todos recibirán su castigo muy pronto. Los juicios de Dios, no se dejan esperar. 

Esas toxinas que penetraron el cuerpo se alojarán en algún lugar diferente en cada persona, y tendrán efectos negativos en la salud de los que la tomaron y se evidenciarán cuando menos lo esperen. La ley de siembra y cosecha es universal y alcanza lo bueno y lo malo: “Todo lo que el hombre siembra eso cosecha” (Gálatas 6:7).  No se puede engañar a Dios ni esconderse de sus juicios. La sentencia está dada y los que se comprometieron en una causa genocida como esta, pagarán muy cara su osadía. Ya se están viendo los resultados y los médicos que se confabularon con el gobierno no quieren aceptar las incapacidades y muertes causadas por la inyección. 

La violencia que se sembró al obligar a muchos a recibir la inyección experimental tóxica traerá fuertes eventos de violencia, de enfermedades y de sufrimientos sobre los que la hicieron obligatoria. Los que las recibieron por voluntad propia también recibirán su retribución. Si alguno se salva de los resultados, es por una de dos razones: Porque recibieron un placebo durante el experimento y no sufrirán las consecuencias, o porque fueron inocentemente engañados por la propaganda mediática y gubernamental, y nunca sospecharon del peligro y del daño prospectivo. Esos últimos, Dios los tratará con misericordia y tendrá compasión de ellos en la medida de su inocencia y de su arrepentimiento. Dios traerá toda obra a juicio y cada cual recibirá de acuerdo con sus intenciones.

Pronto veremos los resultados de este experimento genético, a mediano y largo plazo. Muchos creen que el virus o la epidemia se exterminó por la acción de la inyección masiva, pero eso no es así, el comportamiento de todo virus es de igual manera general, y éste, con todas las modificaciones genéticas que tiene no es la excepción. Seguirá cobrando víctimas y nunca se exterminará porque la misma vacuna le crea la oportunidad de replicarse en diferentes variantes resistentes a las mismas. Los médicos que defendieron el proceso de vacunación pagarán en carne propia y de sus hijos y descendientes el daño qué han hecho a tantos miles que les creyeron la mentira.

La ley de causa y efecto qué es la misma del karma que se menciona en Gálatas 6.7, es una consecuencia universal de los actos humanos sobre la tierra. Es una ley inflexible que paga, de acuerdo con el precio que se le impone. La ambición de un gobierno inquisidor y dictatorial nos hundirá en un fracaso inmenso que todos reconocerán y recordarán para siempre con desdén y rechazo.

Los Tres Espíritus Inmundos

El triunvirato genocida del gobierno civil, la medicina farmacéutica, y la iglesia cristiana, se constituyen en la profecía de Apocalipsis 16:13-14, que une estos tres espíritus inmundos a manera de ranas. Salen de la boca del dragón, que manda y ordena sobre las potestades de la tierra que obedezcan. La política, la religión y la medicina farmacéutica se unen para imponer por decretos, medidas que parezcan beneficiar a la mayoría, para políticamente inducirlos e introducirlos en la mente de todos los que no se hayan preparado para ese gran engaño. Los decretos que se han de imponer violan los derechos universales y se realizan sobre pretextos del bien común.

A Manera de Ranas

Para entender el término a manera de ranas, tenemos que ir a Éxodo 8 donde se describen las dos primeras plagas de Egipto y estos animales se esparcieron por todo el territorio egipcio y se metieron en los hogares, en las camas, en los hornos, en las mesas de comer, y en las fuentes de agua.  Cuando esta plaga terminó y murieron todas las ranas, la pestilencia que inundó Egipto fue muy grande. Toda la tierra de Egipto sufrió el doble efecto de la plaga: La invasión de las ranas por todos lados y luego el efecto de la pestilencia por los montones de ranas muertas. “Y blasfemaron al Dios del cielo por sus dolores y por sus plagas, pero al igual que Faraón, no se arrepintieron” (Éxodo 8).

Estos tres espíritus inmundos a manera de ranas se posesionan de todo y van a los dirigentes de todo el mundo para ponerlos de acuerdo contra Dios y contra su pueblo. Salen de la boca del dragón, de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, y hacen decretos que unen al mundo en un propósito contra los fieles que permanecen esperando la venida del Señor. 

Cuando estos tres poderes políticos, religiosos y médicos se ponen de acuerdo, los decretos que de ese poder mixto son emitidos, son decretos de muerte y persecución contra Dios y sus santos que le esperan (Apoc.16:12-14). Noten que estos poderes se unen a consecuencia de una pandemia que comienza en la silla de la bestia que hace que su reino se vuelva tenebroso “y se mordían las lenguas de dolor”( cap.16:10). Esta acción del quinto ángel provoca una conmoción mundial (verso 18), como un gran terremoto que dividió la gran ciudad de Babilonia en tres partes, o sea que los tres poderes que se unieron para la gran batalla se separan por no ponerse de acuerdo y sufren individualmente el efecto de las plagas, que son la retribución natural de sus actuaciones. Estos acontecimientos toman su tiempo y en lo que se desarrollan, pueden pasar meses o años, dependiendo de la intensidad de los sucesos y el orden que tomen. 

En el capítulo 12:6 de Apocalipsis, el profeta ve a la mujer embriagada con la sangre de los Santos que murieron como mártires resistiendo los decretos de muerte de la gran bestia.  En el verso 17:9, el ángel define lo que esto significa en sabiduría: “las 7 cabezas son 7 montes sobre los cuales se asientan la mujer”. Son las mismas 7 iglesias que abren el mensaje apocalíptico que nuevamente son mencionadas por su participación con la bestia que se compone de 7 denominaciones o dirigentes médicos políticos y religiosos unidos contra el pueblo de Dios. Tan pronto pierden la primera batalla se traicionan unos a otros y la gran ciudad vaticana que tiene reino sobre los reyes de la tierra impondrá su criterio aprovechando la discordia entre políticos médicos y religiosos y tomará el mando de la persecución. Ellos se levantarán contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá (capítulo 17:14). La advertencia al pueblo de Dios se produce en el capítulo 18:4: “Salid de en medio de ella pueblo mío dice el Señor para que no seáis participantes de sus pecados y que no recibáis de sus plagas”.

El pueblo de Dios no puede permanecer en lugares accesibles. Es importante tener en cuenta que estos tres poderes representan las fuerzas más poderosas de la tierra unidas contra el pueblo pequeño de Dios, débil y desarmado, disperso en el mundo. La medicina moderna con los médicos hospitales y grandes farmacéuticas apoyando al poder religioso unido y respaldado con el poder civil de los gobiernos y reyes de la tierra, todos en contra del pueblo pequeño y disperso de Dios. Actualmente, parte de esto ha ocurrido porque las siete denominaciones que mencionamos a las cuales alude la profecía, son las siete iglesias de Apocalipsis que representan 7 denominaciones modernas las cuales, las siete, tienen hospitales bajo su nombre.

Los que no reciban la marca no podrán comprar ni vender ni entrar a lugares públicos. Serán culpados de las calamidades que estarán sufriendo los que recibieron la marca y eso los pondrá en contra de los santos de Dios que serán rechazados, y perseguidos y culpados por las plagas que estarán sufriendo los impíos que tienen la marca.

Como es de conocimiento general, los momentos difíciles de la vida parecen más largos de lo que en realidad son y muchos que no recibieron la marca de la bestia por miedo o por conveniencia, la recibirán en momentos cruciales de prueba y dificultad. Al traicionar su conciencia como ocurrió con Judas cuando entregó al Señor y se den cuenta que no pueden retractarse del daño realizado, dirán a los montes y a las peñas: “caed sobre nosotros y escondednos de la cara de aquel que está sentado sobre el trono y de la ira del Cordero: porque el gran día de su ira es venido” (Apoc. 6:16).

Para esos momentos tan cruciales para el pueblo de Dios, los pasajes del número 14 al 26 de los 50 pasajes de la visión de 1846, son una gran exhortación del ángel para que nos preparemos y fortalezcamos en el poder y en la confianza del Señor que cuidará de su pueblo como la gallina cuida sus polluelos (Filipenses 1 y 2, Efesios 6, Efesios 4, 1era. de Pedro, Juan 13, 2nda. de Corintios 13, 1era. de Corintios 3, Hechos 20 y Gálatas 1). 

Implicaciones de la Marca

Este asunto de la marca es más serio e importante de lo que se ve a simple vista. Se trata de la señal o marca que identifica a los que han de ser salvos del resto del mundo que se perderá. Es una decisión personal que cada ser humano tiene ante sí y que le sirve de pasaporte para el cielo o para el infierno. Estos tres espíritus malignos ya están obrando en acuerdo mutuo y su alcance es sorprendentemente poderoso: serán dirigidos políticamente por el presidente de la poderosa nación americana, religiosamente por el Papa de Roma y los obispos evangélicos y episcopales, así como médicamente por la Organización Mundial de la salud que a su vez tendrá el apoyo de los CDC y otras entidades financiadas por las grandes empresas farmacéuticas. Para lograrlo, se creará una junta mundial de magnates que llevan años trabajando para crear una nueva era basada en un socialismo comunista disfrazado que impondrá un nuevo sistema de economía basado en una moneda universal, una sola religión cuyo dios es el hombre mismo, una sola educación basada en el interés común que se crea y una sola dirección de gobierno que nombrará una junta mundial de asuntos, donde Estados Unidos, China y Rusia serán los principales miembros que compartirán el gobierno a nivel mundial y establecerán las leyes que regirán en ese nuevo orden mundial.

En esa nueva era, estos tres espíritus malignos inmundos a manera de ranas impondrán leyes comunes que separarán a la gente en tres clases sociales: 

  1. Los obreros que harán el trabajo servil. 
  2. Los jefes de grupo que supervisarán el trabajo. 
  3. Los dirigentes que exigirán el fruto de la labor de las masas de pueblo oprimidas por el trabajo, tal como ocurrió con los israelitas en Egipto. 

Debido a que estas masas obreras estarán condicionadas a trabajar por la comida para todos, se les dará un día de descanso alternado por semana y laborarán 6 días corridos que cambiarán el ritmo de la sociedad actual civil.  La idea de que el día de descanso sea alternado cada semana, diferente para unos y otros, es para evitar que la gente se reúna y tenga oportunidad de ponerse de acuerdo en contra del gobierno civil o de reunirse para adorar en las iglesias. Además, se usarán drogas que mantendrán las masas de personas trabajando y controladas por la dosis individual y colectiva que recibirán como parte de sus beneficios salariales. La gente recibirá una identidad digital que será leída por aparatos electrónicos. Estos detectarán su presencia donde quiera que se encuentren y recibirán un mensaje avisándole que se están fuera de su radio de acción para que vuelvan a las áreas donde se les permite moverse, esto muy parecido al grillete electrónico que se le instala a los reclusos para permitirles moverse fuera de la cárcel bajo vigilancia electrónica.

En ese nuevo orden mundial todos seremos esclavos del sistema de gobierno que se renovará autónomamente entre las grandes figuras que lo componen y se dividen el mando de acuerdo a los intereses económicos que ellos mismos crean. Con la fuerza trabajadora laborando en una sola dirección, a favor de sus negocios y de sus empresas, ¿quién dirigirá al mundo en ese nuevo orden? Las tres grandes potencias mencionadas anteriormente, intercambiarán el mando en acuerdo común y tomarán decisiones en conjunto para imponer decretos y leyes que obliguen al pueblo esclavo a aumentar la producción de acuerdo a la demanda mundial, según el tipo de esclavitud, como la que implantaron los faraones en Egipto, pero controlada electrónicamente a distancia. Con sanciones para los que no obedezcan las órdenes que recibirán, se le impondrán penas como la de no recibir el salario por tiempo determinado de acuerdo a la desobediencia incurrida. A los que se les niegue el permiso, NO podrán comprar, ni vender, ni conseguir alimento alguno, ni artículos personales, si no se les restaura el permiso electrónicamente y esto, después de cerciorarse, bajo supervisión, que el esclavo obrero esté nuevamente cumpliendo con su trabajo en su lugar asignado. Los planes de los grandes intereses en gobernar o dirigir esta nueva forma de vida y de gobierno son ambiciosos en gran manera y todas las propiedades y negocios serán únicamente del Estado, y nadie podrá declarar cosa alguna fuera de su vida que pueda decir que sea suyo, porque hasta los matrimonios y los hijos serán propiedad del gobierno. Se les ordenará entregar los niños a los pocos días de nacidos para que el gobierno los críe, los eduque y los utilice a su antojo y conveniencia. No tendrán nombres propios, sino un número por el cual responderán y serán identificados por un chip bajo la piel que será leído por un aparato electrónico.

Al imponer la marca, el sistema a instalarse irá borrando toda la memoria familiar de las personas que vivan en el tiempo de la transición a esa nueva forma de vida o nueva era, lo que les hará perder el sentimiento de familia, de adoración a Dios, y de congregarse para adorar. Esto logrará que los seres humanos desarrollen un nuevo sentimiento de obediencia que será más bien un consentimiento interno de obedecer al gobierno, lo que hará desaparecer por completo toda idea de resistencia o de oposición a los dictados de las nuevas órdenes que cambiarán las vidas de los que estén en el proceso de transición en esa etapa del tiempo. Si observamos a los que recibieron la inyección tóxica, veremos que se aferran a su desición, y se indignan contra los que no la recibieron.

De ahí en adelante, las nuevas generaciones no conocerán de Dios. Ni de la creación ni de ninguna de las libertades que históricamente han caracterizado al hombre desde el principio de la historia. Los niños serán entrenados militarmente para trabajar y responder a las necesidades del Estado y la procreación de nuevas generaciones será in vitro, de acuerdo a las necesidades de crecimiento de los gobiernos reinantes. Las mujeres le prestarán sus vientres al gobierno para replicar la población controlada desde la sede de los laboratorios genéticos.

Esta planificación social ya está en camino, y las naciones interesadas en participar de esta nueva forma de gobierno están entrenando sus mejores cerebros para delinear cada detalle de este sistema que correrá de forma electrónica, impersonal y directa, imponiendo las nuevas leyes y reglas de vida que lo caracterizarán y que dominarán sobre todos.

Por esas razones tan poderosas e importantes, ningún pastor o cristiano de esta generación debe consentir en que inyecten sustancias extrañas a sus hijos, o a sus ovejas o feligreses, ya que han comenzado el experimento para ir preparando a la generación actual para que acepte el cambio en marcha. Muchos están ya convencidos y no necesitan solo que les instalen el aparato electrónico en su brazo derecho. Están ansiosos por recibirlo. Estos, que ya comenzaron a recibir la inyección letal que los convertirá en esclavos voluntarios del sistema,  se convertirán en los propagandistas de la nueva era y estarán vigilando para acusar a los que se opongan. Los fieles cristianos que entiendan esto, serán perseguidos y privados de sus libertades y privilegios, de sus trabajos y de comprar y vender en el mercado. Serán despojados de todas sus pertenencias y de sus propiedades, comenzando con sus niños menores que ya pertenecen al Estado vigente por leyes actuales.

Las iglesias cristianas NO se han levantado contra todas estas nuevas leyes que descomponen la familia tradicional, y han permitido que los gobiernos se adueñen de sus hijos. Los gobiernos han comprado con dinero y con influencia las conciencias de las siete iglesias modernas que en el Apocalipsis se señalan con faltas graves que permiten que Jezabel se haga cargo de los niños de la Iglesia y los separen de la doctrina original del Creador (Apocalipsis 2:2-14).

Para los verdaderos creyentes en el Evangelio de Cristo, que no se han contaminado con los mensajes espurios de los falsos pastores de la Iglesia cristiana, la tribulación, la presión social y gubernamental durará un tiempo profético de 10 días que pueden ser 10 meses o 10 años. No sabemos con certeza cuánto va a durar la persecución que recibirán aquellos que no estén dispuestos a recibir la identificación química electrónica que les será inyectada a todos los moradores del planeta (Apoc. 2:10). La pandemia tiene ya dos años y la presión de los gobiernos sigue, por lo que podemos esperar que se prolongue unos ocho años más.

Este asunto es más complicado que lo que exponemos a simple lectura. Pues la tecnología en manos de los enemigos de Dios y de su pueblo, inventarán, además de los dispositivos que ya existen que los puedan localizar en cualquier lugar en donde se escondan. En el nuevo orden mundial o nueva era, la moneda será controlada. Los ahorros y propiedades en los bancos serán confiscados y los que no se sometan a la marca no tendrán recursos para sobrevivir en un mercado controlado. Sólo podrán subsistir en los campos y regiones remotas y sólo podrán comer de lo que encuentren en la tierra. En algunos lugares remotos el Dios del cielo derramará del maná escondido y alimentará a su pueblo, como lo hizo con el pueblo de Israel por los 40 años que éste deambuló por el desierto. Esa promesa está en pie y Dios cumple lo que promete (Apoc.2:17).

La promesa divina es que Dios no nos desamparará ni nos dejará a merced de los enemigos. Muchos que no podrán resistir serán puestos a descansar por un tiempo en lo que pasa esta gran tribulación. Los que fueron engañados y aceptaron la inyección maligna tendrán que luchar más fuerte para resistir las influencias dominantes de las señales electrónicas que tratarán de dominarlos y someterlos. Además, sufrirán muchas enfermedades por las cuales tendrán que buscar ayuda médica. Ahí los estarán fichando y los estarán esperando para ajustar cuentas con ellos. Esos tendrán una tribulación mayor y muchos no resistirán la fuerte presión social que a través de los medios estarán recibiendo constantemente. Necesitarán de mucha oración y ayuno para romper las ataduras electrónicas que han sido introducidas en su cuerpo.  Muchos no podrán vencer y caerán en la trampa maligna o sufrirán enfermedades inducidas por el veneno. Otros que se han preparado acudirán a los remedios naturales para no caer en las manos de los médicos.

Esa tribulación de 10 periodos de tiempo, los 10 días de Apocalipsis, serán el preámbulo de un rescate maravilloso que Dios hará a su pueblo, esparcido por el mundo, por los campos, por los bosques, por los lugares menos transitados por la gente, y en escondites recónditos donde se refugiarán los que no quieran recibir la marca ni participar de esa forma de vida.

El primer paso a dar en esa dirección es salir de inmediato y muy sigilosamente de esas iglesias que se sometieron a los gobiernos para inyectar las primeras dosis del veneno manipulador que entrará a su genoma y cortará del mismo los genes divinos que unen la naturaleza humana con el Creador. En su lugar, Introducirán genes de obediencia al sistema que han sido programados y muy efectivamente diseñados para controlar la voluntad humana, como “robots” conectados a su control.

Esto que parece ciencia ficción es una realidad que nos sorprenderá sin apenas darnos cuenta de lo que está ocurriendo.  Satanás sabe que le queda poco tiempo y necesita urgentemente convencer a la humanidad de que acepten la señal que los hace suyos para vencer y hacer desaparecer a los pocos que se opondrán al nuevo orden mundial que está desarrollándose en todo el mundo.

La guerra ya comenzó y hay lugares donde han logrado inyectar el poderoso veneno a un 90% de la población. Otros países están más retrasados, pero tienen más de un 48% de la población inyectada con más de una dosis. La presión social y mediática sigue fuertemente respaldada y la meta es vacunar a todos los niños desde que nacen para ir separándolos para el estado tener el control absoluto de ellos.

Esa única institución, la iglesia, que pudo habernos salvado de esta atrocidad espantosa, abominable y desoladora (Daniel 11:31), y 12:11), que sacrifica nuestros hijos en los altares paganos, hubiera sido la iglesia cristiana unida en propósito, para ir contra el Estado y no permitir ese genocidio masivo. Pero la Iglesia cristiana está ciega, sorda y muda, y no ha podido enfrentar al enemigo común que nos acecha. Por esa razón, Jesús lo mencionó en Mateo 24:15 como la señal del fin, antes de su regreso por su pueblo.

Ya vimos las iglesias convertidas en centros de inoculación y a los pastores segregando a los que se pusieron la marca de los que aún no la habían recibido. Estos pastores se mancharon con la sangre inocente de todos los que creyeron su maliciosa intención de colaborar con los gobiernos para embaucar, engañar y vacunar al pueblo de Dios y a sus niños. Ayudaron al lobo a seleccionar las mejores ovejas del rebaño.   

 Para más información sobre las profecías de Apocalipsis para este tiempo, vea el blog Apocalipsis Revelado, o la revista del mismo nombre: drnormans.blog

Las Parábolas de la Biblia (Parte I)

Por: Dr. Norman González Chacón

Las parábolas de la Biblia contienen mensajes de sabiduría ocultos para que sólo aquellos que buscan la verdad, y estén dispuestos a cavar profundo para hallarla, la encuentren, no importa las consecuencias. 

Parábola, del griego parabolé, es una ilustración compartida que expone una historia, verídica o no, o una situación común de las gentes o de los pueblos con el fin de ilustrar una lección o una enseñanza. Es una yuxtaposición literal de una cosa en lugar de la otra con un fin ilustrativo y educativo. En la Biblia hay muchas parábolas o narraciones que pueden contener mensajes escondidos, a manera de parábolas. De éstas se pueden desprender grandes enseñanzas. Jesús le habló a la gente en parábolas y sin parábolas no les hablaba (Mateo 13:34 y Marcos 4:34). La razón es muy importante: Las parábolas revelan verdades profundas que quedan a discreción del que las oye y las puede entender, mientras que ilustran verdades profundas y divinas ocultas. Se dice que las parábolas son una forma de enseñanza bastante común en el judaísmo. Historias como las de las bodas, la siembra del trigo, la del hombre rico, y de las diez vírgenes y otras, son fácilmente recordadas por todos. Con el tiempo, la gente va descubriendo si le interesa el significado de la enseñanza escondida en la parábola, de acuerdo a sus intereses particulares y de como los impactan. 

Lo cierto e interesante es que Jesús quería comunicar mensajes especiales a los escogidos sin que lo entendieran sus enemigos. Desde Génesis hasta Apocalipsis la Biblia está saturada de enseñanzas ocultas en parábolas: El sacrificio de Isaac, el nacimiento de los mellizos Jacob y Esaú, los sueños de José, y los sueños del Faraón y de Nabucodonosor, así como el santuario del desierto, son algunos de los relatos históricos que contienen importantes parábolas de las que se desprenden verdades ocultas, que como dijo Jesús: “les revelarán cosas que han estado escondidas desde la fundación del mundo” (Mateo 13:35 y Salmo 78:2). 

Esas verdades escondidas desde la fundación del mundo, constituyen un segundo mensaje que corre paralelo al mensaje literal de la biblia y de ninguna manera lo contradice, pero lo pinta de un nuevo y brillante color. Además, incluye interesantes elementos que aclaran muchos aspectos que se encuentran en el mensaje literal porque sólo le interesan a los entendidos discípulos de Jesús de todas las épocas y etapas históricas.

No existe en la literatura universal un libro con tantas alternativas interpretativas y figuras de lenguaje como la Biblia. Los grandes escritores de la tierra como: Shakespeare, Cervantes, y otros que se han esmerado en crear imágenes ilustrativas con el vocabulario común, no se acercan a la sabiduría que se muestra en el texto bíblico de las parábolas. Las enseñanzas y las verdades que en ellas se revelan, son formidables ilustraciones del mundo espiritual que se pueden entender en lenguaje humano. De hecho, es conveniente señalar que después de la experiencia lingüística de la torre de Babel, el lenguaje humano, no importa la nacionalidad ni la lengua, sufrió graves cambios que impiden una fiel comprensión del mensaje divino oculto en la Palabra para que los entendidos lo entiendan. Hay muchos pasajes que han sido motivo de discusión en la teología debido a los factores de traducción y redacción de los mismos. Por eso en teología se discute el Sitz im leben o contexto de muchos textos para considerar su debida traducción e interpretación.

La responsabilidad de todo creyente en el evangelio de Jesús y de todo estudiante de la Biblia y pastor es de estudiar profundo el texto de Mateo 13:52, para sacar de ese viejo tesoro, cosas nuevas para sus discípulos.

Si ya conocemos el mensaje literal de la Biblia, ahora se abre para todos los entendidos un nuevo y maravilloso campo de estudio científico basado en el mensaje oculto de las parábolas y símbolos que allí se encuentran: Una segunda biblia que contiene información exclusiva pero sencilla de entender para los discípulos sinceros del Maestro. Éste señaló: “Te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra que hayas escondido estas cosas de los sabios y de los entendidos y las hayas revelado a los niños” (Mateo 11:25). Los grandes teólogos no han podido entender este mensaje oculto pero los niños en el evangelio lo pueden entender si buscan la dirección del Espíritu Santo que los ilumine. Un ejemplo, lo podemos obtener de las tres parábolas de bodas que se encuentran en los evangelios: Las bodas de Caná, donde Jesús realizó su primer milagro público (Juan 2:), las 10 vírgenes  (Mateo 25), y la parábola del padre que hizo bodas a su hijo (Mateo 22). Estas tres parábolas que tienen que ver con bodas son tres escenas de un mismo acto a través de las cuales el Señor nos revela importantes verdades del Evangelio que no deben ser comprendidas por sus enemigos. 

Primeramente, ocurre la conversión del agua en vino que es el primer milagro que Jesús realiza en Caná de Galilea, en una boda familiar a la cual fue invitada su madre María y Jesús la acompañó. Las bodas judías en esa región duraban una semana y a la mitad de la semana ocurrió el incidente que da lugar a que Jesús tenga que intervenir: El vino provisto por la familia del novio, se terminó. Este contratiempo inesperado era considerado como una gran afrenta de previsión por parte de los celebrantes y María se percató de la situación y llamó a Jesus para que les resolviera. Es obvio que ella sabía del poder que Jesús tenía, aunque aún no había comenzado su ministerio oficialmente. Sus acciones en suplir las necesidades de su madre en el hogar desde niño, le aseguraban a María que Jesús podía resolver el problema del vino en esa boda. Aunque este relato es un hecho real y no una parábola, para fines educativos puede ser considerada como una parábola debido a que este acto inicia un ministerio milagroso de Jesús y abre el entendimiento a los convidados, que a mitad de la semana, habían consumido el vino y estaban embriagados en la gran fiesta. Tanto el maestresala que dirigía la boda, como todos los comensales se dieron cuenta del cambio que este vino nuevo hizo en todos ellos: quedaron sobrios tan pronto lo probaron y comprendieron que era un vino de superior calidad y de efectos desembriagantes diferentes a todo lo que habían probado antes. El buen vino abrió los sentidos de los ebrios en la fiesta y resolvió el percance con gran éxito y efectividad. Nadie salió borracho de esa boda cuando culminó.

Si le aplicamos el concepto de parábola a la historia real que allí se narra, podemos entender que las palabras de Jesús cuando señaló: “Yo soy la vid verdadera” (Juan 15:5 y 14:23), el buen vino se echa en odre nuevo cuando la palabra de vida es como el buen vino que tiene el poder de desembriagar a los ebrios de la vida y les permite gustar del buen vino que no emborracha. La vid verdadera es Cristo y su principal objetivo al venir a este mundo es desembriagar a los ebrios que con los cuidados de la vida, los negocios, las ocupaciones, y las distracciones, no pueden ver ni apreciar lo que significa el buen vino de la vid verdadera. 

Cuando Jesús habla de sí mismo y se señala como el buen Pastor y como la vid verdadera, es porque hay falsos pastores y vides espurias que contrarrestan el efecto del mensaje verdadero del Maestro. Otro episodio de la vida de Jesús que puede catalogarse propiamente como una parábola por el mensaje oculto que contiene, es su último milagro antes de resucitar a Lázaro. Se trata de la curación del ciego de nacimiento (Juan 9). Este hombre joven que por años acostumbraba a sentarse a pedir limosnas en las escaleras del templo, nunca había visto la luz del sol en su desgraciada vida. El Maestro había pasado muchas veces por frente a este ciego y conocía de él pero no se había interesado en sanarlo porque no había llegado su hora. Ese día aciago para el jóven ciego, los discípulos le preguntaron a su Maestro por él: ¿Quien pecó, éste o sus padres para que naciera ciego?. Jesús aprovechó la pregunta para darnos una lección de genética y provisión divina: “Ni este pecó ni sus padres: más para que las obras de Dios se manifiesten en él”.

Jesús tenía en mente sanarlo, pero el tiempo no había llegado. Era sábado, el día que más gente entraba y salía del templo.  “Entonces el maestro escupió en tierra, hizo lodo con su saliva y la puso en los ojos del ciego”. A continuación le dijo: “Ve y lávate en el estanque de Siloé.” El ciego obedeció “ciegamente” las instrucciones del Maestro y caminó de un extremo de la ciudad hasta el otro para llegar al estanque. “Y se lavó allí y volvió viendo”. He discutido este milagro en varios escritos por la importancia que tiene para las generaciones actuales y futuras. Jesús introduce allí una nueva forma de curar a los enfermos, tan efectiva que puede hacer ver a los ciegos de nacimiento: Para el proceso curativo, utilizó la saliva que sale de su boca. En el lenguaje simbólico de las parábolas, la saliva es sinónimo de la Palabra de Dios, la espada de dos filos, y su poder de convencimiento; La tierra o barro del suelo, representa el material del cual estamos hechos y del que nos alimentamos: hierbas, plantas, frutas, vegetales, y todo lo que de la tierra, Dios creó como alimento. La mezcla de estos dos elementos crea un tipo de medicina muy efectiva para toda enfermedad: Se trata de la Medicina Natural, que desde ese momento Jesús incorporaba al ministerio de sanidad de todos sus discípulos en todas las épocas futuras. Pero falta el tercer elemento: “Ve y lávate en el estanque de Siloé”. La misma fuente de agua que surtía el estanque, cruzaba la ciudad y pasaba por el frente del templo donde el ciego se sentaba a pedir a diario. ¿Por qué Jesús hizo caminar tan lejos al ciego si tenía la misma agua tan cerca?  La razón es muy importante: Es porque faltaba un elemento que no necesariamente era agua para lavarse; era la fe del ciego que se ponía a prueba para recobrar la salud visual. 

En la etapa nueva de la iglesia cristiana naciente, los milagros deben hacerse en conformidad a los elementos de la naturaleza y no como milagros sobrenaturales. Esto le permite a cada cristiano práctico llevar el ministerio sanador de Cristo a cada criatura y rincón del mundo. El ciego, caminó determinadamente todo el trayecto que Jesús le ordenó para llegar al estanque famoso por sus curaciones, y allí se lavó. Con ese bautismo local de agua a los ojos fue suficiente para recobrar la vista que nunca antes tuvo. Los milagros modernos deben estimular la fe del enfermo y deben armonizar su vida con los mandamientos de la salud y los preceptos de vida trazados en las escrituras desde Génesis 1:29.

El relato es una de las más largas experiencias que se narran en los evangelios y tiene una gran cantidad de detalles importantes que se pueden discutir en teología. Al recobrar la vista, el que era ciego, se tuvo que enfrentar a los sacerdotes y a los escribas de su tiempo. La indiscutible curación, fue puesta en duda por los enemigos de la verdad que no querían creer lo que a simple vista era tan evidente, que no había manera de refutarlo.

De este relato verídico de las historias del maestro Jesús en la tierra, se desprenden tantos mensajes que no es posible enumerarlos todos, pero una cosa es clara: Jesús dejó tácitamente establecido el mensaje de curación que en la última etapa de la historia abrirá los ojos de los ciegos de nacimiento y curará todo tipo de enfermedades. Y como hizo en las parábolas, sólo los entendidos entenderán este mensaje (Mateo 13:11-17).

Las parábolas de la Biblia contienen importantes mensajes de Dios para su pueblo en lenguaje secreto simbólico para que los enemigos de la verdad no lo puedan entender. Las tácticas militares de todo ejército de la tierra tiene que usar el lenguaje de símbolos y señas que cada soldado debe conocer para entender las órdenes de sus comandantes que dirigen la estrategia de guerra. La Biblia y el ejército de Dios no son la excepción a esas estrategias. Desde Génesis hasta Apocalipsis podemos ver las tácticas divinas para comunicar los mensajes entre el Comandante y sus soldados. Cada cual es responsable de conocer ese lenguaje para no equivocar las órdenes del capitán. Por eso les habló por parábolas (Mateo 13:13). “Por eso, todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas” (Mateo 13:52). Las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas. El mensaje de Cristo se renueva a sí mismo cuando se activa la luz del Espíritu Santo y nos ilumina el entendimiento. Es estonces cuando vemos clara la intención del Maestro de revelar los secretos escondidos desde la fundación del mundo en simples parábolas que parecen cuentos. Pero la iglesia cristiana laodicense no puede ver ni oír, ni hablar de estos misterios compartidos, debido a que está ciega, sorda y muda. Su participación en la revelación es nula y no puede dar fe de las profecías, ni de su cumplimiento, por su incapacidad.

Los 50 Pasajes

La Iglesia Que Se Quedó Muda

Por: Dr. Norman González Chacón

La iglesia cristiana recibió un importante mensaje en el año 1845, en el cual el Señor llamó a una niña de 17 años, y le dio una visión con el camino que el pueblo de Dios había de recorrer en su viaje a la Santa Ciudad, así como la rica recompensa que se dará a quienes aguarden a su Señor cuando regrese a su festín de bodas. 

El mensaje fue entregado en visión en una tarjeta con letras de oro. Este detalle, en nuestra era, que para toda transacción usted necesita tener una tarjeta, es algo común y que no sorprende a nadie, pero en el año 1846, era algo incomprensible. Solo a la luz de la actualidad en que vivimos, se puede entender que Dios no reveló este mensaje para ellos, sino para nosotros que vivimos este siglo. Como se puede comprobar, la iglesia no ha hecho caso alguno de estos mensajes que forman 50 pasajes importantes que son las guías que acompañarán al pueblo de Dios y que lo fortalecerán, dándole la luz de la verdad presente en cada etapa del tiempo y lo que ha de transcurrir hasta la venida del Señor.

Cuando no se conoce la historia, corremos el riesgo de repetir los mismos errores y fallas de generaciones anteriores. La iglesia cristiana no es la excepción y ha demostrado, al pasar del tiempo, una gran despreocupación por la preparación que el pueblo de Dios debe hacer para recibirle. Se cree dueña del proceso purificador, salvífico y cree que Dios está obligado a salvar a todos los que están registrados en los libros de la iglesia. No se ha percatado del mensaje que el ángel les envía a las 7 iglesias de Apocalipsis y en especial a las iglesias de Pérgamo y Laodicea (Apocalipsis cap. 2).

En el mensaje aludido, Dios trazó la ruta de lo que sería la trayectoria de las iglesias desde sus comienzos en el siglo primero de la era cristiana, y en su desarrollo desde el siglo 19 en adelante, hasta la aparición de Jesús en las nubes para rescatarlos. Un mensaje de versos escogidos que adelantan la marcha de la iglesia y de los aspirantes a salvación desde el año 1800 hasta la venida visible del Salvador. Ese fue el comienzo de las siete grandes organizaciones evangélicas actuales.

Podemos ver que los 50 pasajes son un resumen de los éxitos y fracasos de las iglesias y de sus miembros durante los últimos siglos de la tierra. De lo que tiene que pasar, y de cómo perseverar para ser salvos. Los textos escogidos por el Señor tienen un valor incalculable para la Iglesia de hoy porque le permite una preparación constante y gradual hasta alcanzar los niveles de perfección en Cristo, que la prepararán para ser parte de la grande compañía que se sitúa ante el trono de Dios. Podemos decir que estos 50 pasajes son la Biblia del último tiempo, abreviada y concisa.

La iglesia cristiana aludida, se quedó muda y no ha reaccionado al primer mensaje. Para eso, el primer pasaje dice: “Y ahora, quedarás muda y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga. (Lucas 1:20). Queda muda porque no se atreve a dar el mensaje que tiene que dar, y su falta de voz, le afecta también la vista, porque tampoco ve ni tiene la fe para buscar el colirio divino y lavarse los ojos. Por lo tanto, se convierte en una inválida. “Por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo”. Con iglesia y sin ella, el Señor llevará a cabo su obra redentora a su tiempo. La iglesia muda sin habla es un elemento inútil que no le sirve a Dios, y por lo tanto es descartada y puesta a un lado de la obra redentora. Tenemos que recordar el mensaje de la comisión evangélica: 

1. Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura  

2. Bautizarlos en el nombre de Jesús. 

3. Echarán fuera demonios 

4. Hablarán nuevas lenguas. 

5. Quitarán serpientes.

6. Si comieren o bebieren cosa mortífera, no los dañará. 

7. Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán.

Es obvio que la iglesia muda no ha cumplido con ninguno de estos siete requisitos que le encargó el Maestro antes de ascender:  Los demonios entran y salen de la iglesia y de la feligresía en la forma de toda clase de pecados, soberbias, locuras y falsas enseñanzas. Siglos después, los sermones, las enseñanzas, las predicaciones, las frases y muletillas de los pastores son las mismas que usaron los pioneros hace 200 años. Nada nuevo, ningún lenguaje nuevo sobre el evangelio, ni sobre las profecías se oye en las iglesias, y si se habla, son las mismas del libro de Daniel y de Apocalipsis que aplican a varios siglos atrás. Las serpientes que atacaron al pueblo de Israel cuando murmuró en el desierto, siguen en las iglesias cristianas, inyectando el poderoso veneno de la duda y de la incredulidad, rechazando la alimentación física y espiritual adecuada a este siglo, sin que nadie haga algo para evitarlo. No hay un Moisés que resuelva y los libere de ese ataque venenoso. Por no observar las reglas de vida y alimentación que están claramente definidas en la Biblia, están comiendo y bebiendo cosas mortíferas que los enferman y sufren las consecuencias, muriendo de las mismas enfermedades que sufre el mundo y que los arroja en los hospitales que las mismas iglesias poseen. Con ello, sustituyen el don de sanidad que el Señor les impartió para que sanaran todo enfermo de toda enfermedad. “Cosas más grandes que las que yo hago, ustedes podrán hacer”. Ciertamente, la Iglesia y los discípulos han hecho grandes edificios de iglesias y grandes y costosos hospitales. Pero el don de curación lo perdieron hace tiempo y los enfermos no se curan de la manera en que el Maestro les enseñó: “Sobre los enfermos, pondrán sus manos y sanarán”. Esa orden divina se ha quedado oculta en el tintero de la Iglesia y nadie se atreve a practicar las curaciones absolutas que Jesús ejemplificó y para las cuales invistió a los discípulos y comisionó a la iglesia primitiva con la potestad del Padre y del Espíritu Santo para que realizaran prodigios, sanidades, señales, y milagros más grandes aún que los que él hizo estando con ellos (Hechos 4:29 al 31 y Juan 14:12 al 17). Esa responsabilidad la Iglesia la delegó a los médicos y a los hospitales, muchos de los cuales sus oficiales enfermeros y personal médico, no cree en los milagros, muchos no creen en la palabra, y todos creen y practican la hechicería o pharmakeia de las drogas que le hacen creer a la gente que están curando porque les alivia los síntomas. Señala el ángel de Apocalipsis 18, que allí en esos hospitales, mueren los impíos igual como mueren los hijos de Dios. No hay diferencia (Apocalipsis 18:24).

El siguiente pasaje lee: “Y ahora Señor, mira sus amenazas y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló. Y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios (Hechos 4:29-31). Al inicio, los discípulos salieron a predicar con denuedo la palabra, pero las amenazas y los tropiezos que tuvieron que afrontar, fuero desanimándolos en su misión y las iglesias que se organizaban no tenían el entusiasmo y el empeño de predicar la palabra, y mucho menos de sanar a los enfermos. El pasaje, insta a los cristianos a luchar con denuedo a predicar, sanar y hacer señales y prodigios en el nombre de Jesús.

El próximo pasaje insta a los discípulos a tener el cuidado de no perder el tiempo y el esfuerzo predicando a quienes no aceptan la Palabra: “ No deis lo santo a los perros ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen”. Este pasaje de Mateo 7: 6-12-15, indica claramente que por más entusiasmo y ánimo que tengamos en predicar la palabra, no la compartamos con quienes no la desean, porque no la merecen. “Para que no se vuelvan contra vosotros y os despedacen”. Jesús señaló este concepto claramente en Mateo 13:13 al 15. Porque hay gente que no entiende el mensaje ni lo acepta, y si lo hace hipócritamente por el interés de curarse, con esos no se debe perder el tiempo enseñándolos ni curándolos, porque el Señor conoce su hipocresía y no quiere sanarlos (Mateo 13:15). Pero los llamados y escogidos hijos suyos que guardan sus mandamientos, sus preceptos y sus estatutos, y caminan en su amor, esos pueden pedir y se les dará todo lo que pidan, siempre y cuando se pida en el orden y de acuerdo con la voluntad divina. En el pasaje número 6 de Mateo 7:12-15, les advierte sobre los falsos profetas que vienen vestidos de ovejas, pero que son lobos rapaces. 

El próximo pasaje vuelve a advertir sobre “los falsos cristos y falsos profetas que harán grandes señales y prodigios a tal grado, que engañarán, si fuese posible, aun a los escogidos” (Mateo 24:24).

Los siguientes pasajes entre los 50 revelados: 7,8,9,10,11 y 12, advierten sobre filosofías y huecas sutilezas que entrarán a la iglesia y que corromperán la buena práctica del evangelio. Esto, lamentablemente, se ve ocurriendo y por esa razón la iglesia ha ido perdiendo la fuerza original que el Espíritu Santo le otorgó en el aposento alto, de donde surgió triunfante y poderosa para desarrollar su poder inicialmente. El próximo pasaje es preciso y señala un aspecto muy importante de la obra y de la vida cristiana, y de la salud física y espiritual que es el descanso divino: “Nadie, debe caer en semejante ejemplo dedesobediencia”. El descanso es un elemento clave en la vida del creyente que la iglesia cristiana ha descartado, relegado y pisoteado. El descanso semanal o sábado es parte de los 10 Mandamientos y nadie en la tierra ni en el cielo tiene permiso divino para cambiarlo o abrogarlo. “Por lo tanto, queda un reposo (muy significativo) para el pueblo de Dios”, que es señal entre Dios y su pueblo escogido. Nadie que aspire a salvarse “debe caer en semejante ejemplo de desobediencia” (Heb. 4:10 al 12).

El pasaje número 20, de Juan 13:34 y 35, nos recuerda el nuevo mandamiento que Jesús le añade a su ley: “Que os améis unos a otros como yo os he amado”. “En eso conocerán todos que sois mis discípulos”. Luego de esa aclaración, el Espíritu advierte: “que entre vosotros mismos se levantarán lobos rapaces que no perdonarán el rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para atraer tras sí a los discípulos” (Hechos 28:20).

Estas 50 advertencias sacadas de los Evangelios en esa fecha del siglo XIX (19), son la evidencia de apostasía de la Iglesia en todos los aspectos en que ésta se ha apartado de los principios originales, guiadas por hombres ambiciosos que buscan sus propios intereses y terminan comiéndose las ovejas. En la visión, el ángel cita las palabras del apóstol: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo para seguir un Evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el Evangelio de Cristo (pasaje 24), (Gálatas 1:6-9).

El pasaje 25 alude a los que matan el cuerpo y después nada más pueden hacer. Aquí se refiere a otro tipo de engaño que apareció en la Iglesia en sus comienzos: La unión de las iglesias con los médicos desde el siglo 18 en adelante y que se convirtió en una característica de las 7 iglesias o denominaciones que se crearon en Norteamérica, son el ejemplo de la unión de la iglesia con el falso poder médico hospitalario. Al perder el don de curar a los enfermos por su apostasía, la iglesia cristiana adopta la medicina farmacológica (con su extensa pharmacopeia) para llenar el requisito divino que Jesús le impuso de sanar a los enfermos (Marcos 16:17 al 18), y que constituye el pasaje número 32, y que entraña la gran comisión evangélica que se le encomienda a la iglesia apostólica desde sus comienzos. Al unirse o auspiciar a los médicos y a los hospitales, las iglesias rechazan el poder que Jesús le impartió a los discípulos, alteró el propósito divino, y cambió las leyes a su capricho y conveniencia. Los pasajes 40 y 41 le abren una puerta a la iglesia de Filadelfia para que se arrepienta y le ofrece la llave de David que abre y ninguno puede cerrar. Esta es la única iglesia que, aunque pequeña en número, ha guardado la palabra y será guardada de las pruebas que han de venir sobre el mundo. Por lo tanto, esa es la iglesia remanente que guarda la palabra y no ha negado el nombre de Jesús. De ahí en adelante, los pasajes describen las características de los fieles que se encuentran en esa iglesia (Apocalipsis 14:4-5). Este es el texto clave de Apocalipsis que entra en las características de los fieles que se encuentran en la iglesia de Filadelfia. En la etapa en que se produce la separación de los infieles que habían permanecido en las iglesias y que fueron entregados a la sinagoga de Satanás por mentirosos y falsos. “Estos fieles son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos son primicias para Dios y para el Cordero”.

Para llegar a este punto culminante de la historia, hay que restaurar los siete (7) pasos que señalan la gran comisión evangélica de Marcos 16:16 al 17 que enumeramos anteriormente. Inmediatamente que esto ocurre, muchos, que han estado ciegos de nacimiento, abrirán sus ojos y verán, y se convertirán al mensaje. Habiendo recobrado la salud, sus ojos se abren y ven las maravillas del Evangelio. En esa etapa de la historia es que entramos en el Apocalipsis y descubrimos el mensaje que cura a los enfermos y abre los ojos de los ciegos de nacimiento en este tiempo. Aquellos que desde que nacieron no pudieron ver la luz del Evangelio a pesar de que, como el ciego, se sentaban en el templo todos los días a pedir y pedir sin esperanza. Hoy entran al templo, se sientan en su banca, escuchan una predicación que utiliza mayormente frases aprendidas, muletillas, textos que infunden miedo o temor a perderse, amenazas de consecuencias infernales que preocupan al pecador y lo hacen reaccionar por miedo a quemarse en el infierno, en vez de por amor a salvarse y vivir con Jesús en la tierra nueva. 

Esa es la diferencia en propósito del sermón semanal. Es la evidencia del desgaste físico emocional de los pastores, que tienen una libreta con sermones y los presentan rutinariamente a sus congregaciones sin otra intención que la de mantenerlos en la membresía y pagando sus diezmos y ofrendas para sostener al pastor y su familia, y que ésta pueda moverse en un buen automóvil y vestir con trajes nuevos y vistosos. Conozco pastores que coleccionan trajes, camisas y corbatas, y tienen decenas de ellas en todos los estilos y colores. Es bueno aprovechar esta alusión a los pastores con corbata, porque se trata de una prenda de vestir que ningún Pastor debe utilizar debido a que esta prenda fue creada por modistos franceses para exaltar el sexo, competir con el escote de las modas femeninas, y llamar la atención hacia los órganos sexuales masculinos. La corbata representa una flecha que señala hacia dónde se encuentran estos órganos, y su utilización en el púlpito es una ofensa moral que no tiene justificación alguna en la Iglesia cristiana. Es inmoral y sugestiva porque copia una moda del mundo sin conocer su significado y propósito. Es que la iglesia ha caído tan bajo, que se le hace casi imposible levantarse. Los pasajes número 12, 13, hasta el 22 llevan un mensaje muy específico sobre el comportamiento de la iglesia y el cristiano que se prepara en ella: véase Filipenses 1:6,27-29; 2:13-15; Efesios 4:32, 1era. de Pedro, 1:22, Juan 13:34 y35; 2da de Corintios 13:5; 1ra de Corintios 3:10 al 13; Hechos 20:28 al 30 y Gálatas 1:6-9.

El pasaje número 26 se refiere a todo lo que se dice y se hace oculto que será traído a la luz pública y eso juzgará a todos los que traman maldad contra el pueblo de Dios. No debemos temer de decir lo que tengamos que hablar y señalar el mal donde se encuentre. Ni debemos temer a los médicos que matan el cuerpo y después nada más pueden hacer. De quien debemos cuidarnos es de las asechanzas y tentaciones del demonio, “que, tras quitarnos la vida, puede hacernos perder la salvación y echarnos en el infierno”. El Señor que nos conoce nos cuidará al igual que cuida de todo lo demás (Lucas 12:3-7) “Y mandará a sus ángeles que nos cuiden y nos protejan si andamos en su ley” (Salmo 91 y Lucas 4:10-11).

El pasaje 29 nos asegura que la tribulación o tiempo de angustia será momentánea y pasajera y producirá una experiencia gloriosa y nos permitirá ver, no solo lo que a simple vista vemos, sino las cosas eternas que no se ven (2da de Corintios 4:17-18). Luego nos asegura el pasaje 31, que viviremos, si nos mantenemos firmes en el Señor (1era. de Tesalonicenses 3:8).

De inmediato, menciona el texto de Marcos 16:17 y 18, donde antes de ascender, el Señor le da la gran comisión evangélica a los discípulos con las 7 órdenes de trabajo que cada discípulo y cada iglesia tienen encomendados.

Inmediatamente, se menciona el pasaje Juan 9:33, donde se narra el último milagro de Jesús antes de resucitar a Lázaro: La curación del ciego de nacimiento. Como hemos señalado en otros escritos, esta curación tiene elementos diferentes de todas las demás, porque introduce un método nuevo de curación en el que se combinan tres elementos específicos: la palabra que sale de la boca de Jesús (la saliva), los elementos naturales de la tierra (el barro), y la fe y perseverancia del afectado, que debe seguir las instrucciones al pie de la letra. A este importante pasaje número 34 le sigue otro que nos reafirma el interés que tiene el Creador de cooperar en esta causa de curar enfermos y nos asegura que todo lo que pidamos al Padre en el nombre de Jesús, él lo hará, si estamos en la ley y guardamos sus mandamientos (Juan 14:13-15, pasaje número 35).

El pasaje número 36, reitera el interés del Maestro en darnos todo lo que pidamos en su nombre, si somos buenos discípulos (Juan 15:7-8). Esta promesa es altamente tentadora pues reitera el interés del Señor en premiarnos para que trabajemos con él. No obstante, no conozco a nadie que la esté aprovechando.

El pasaje 39 es de Romanos 8:38-39. Nos asegura que, si somos fieles, si nos mantenemos firmes, nada nos hará separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús.

Como se trata de la Biblia abreviada del tiempo final, los pasajes 40 y 41 nos garantizan la llave de David, que abre la puerta que nadie pueda abrir ni cerrar, y la promesa del Señor que seremos guardados en la hora de la tentación que ha de venir sobre el mundo entero. La promesa se extiende a la iglesia de Filadelfia, que es la única que no es reprobada (Apocalipsis 3:7-15). Aquí se detallan importantes temas del tiempo final que se encuentran en el Apocalipsis y de aquí en adelante estamos en la fase final del gran conflicto como vencedores y herederos de las promesas de Dios. Solamente cita un texto de Filipenses, dónde nos asegura que para este momento nuestra ciudadanía no está en ningún país de la tierra: “Más nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” (Filip.3:20). Pasaje 43, Santiago 5:7-8; pasaje 44, Filipenses 3:21; pasaje 45, Hebreos 4:9; pasaje 46, Fil.3:21. Todos los demás textos son de Apocalipsis 14 en adelante, donde ya nos vislumbramos en tiempos presentes en la Santa ciudad con el Señor para siempre: pasaje número 50. 

El Señor le dio estos 50 pasajes a una mujer joven de 17 años en una visión particular para disipar dudas en cuanto a malas interpretaciones que se estaban haciendo en las iglesias cristianas recién nacidas en el siglo 18 y que desviarían la palabra del propósito principal para acomodarla al crecimiento económico denominacional que ocurría en todas las iglesias organizadas bajo las pautas del reformador Martín Lutero. Éstas, estaban basadas en los tres errores doctrinales que “una mujer”, dígase iglesia introdujo en el evangelio puro y fermentó la masa del evangelio (Mateo 13:33). La eliminación y abrogación de los mandamientos y la salvación por fe y gracia, que son dos de los grandes errores doctrinales que caracterizan a la iglesia apóstata del último tiempo.

La iglesia que entra en el reposo divino, que señala Hebreos 4:9-12, es la iglesia de Filadelfia que es la única que en el Apocalipsis es hallada sin falta y guardando la palabra de la paciencia divina, que se refiere a los preceptos, mandamientos y estatutos de las leyes de Dios. Esa es la puerta y ahí está la llave, la corona, y el nombre nuevo de Jesús. Ahí están los que guardan los mandamientos de la palabra y los valientes que no han negado su nombre. De esa Iglesia que ha existido en todas las épocas, salen los 144,000 que no se han contaminado con los mensajes espurios de las iglesias reprobadas.

Del pasaje, 43 al 50, comienzan los eventos finales que nos ubican aguardando con paciencia la venida del Señor, la lluvia temprana y la tardía para cosechar el precioso fruto de la venida del Señor (Santiago 5:7-8), el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder, con el cual puede sujetar a sí mismo todas las cosas (Fili.3:21).

Para ese momento histórico, ya se puede ver en el cielo una señal: “Una nube blanca, y sobre la nube, uno sentado semejante al Hijo del hombre que tenía en la cabeza una corona de oro y en la mano una hoz aguda”. La aparición del Salvador que tanto anhelamos sus discípulos es también un acto de juicio para los impenitentes, que no entraron en el pacto. Lo que para los que lo esperan es señal de alegría, esperanza y regocijo, es señal de muerte eterna para los impíos. La venida del Señor sorprenderá a los que no lo esperan y será motivo de fiesta y alegría para los que le esperan en salud. Estos 50 pasajes nos encaminan de forma sintetizada y directa por el tiempo que transcurre entre el llamado a la iglesia y la respuesta del Señor. Es una abreviación concisa de todo el mensaje de la Biblia condensado en 50 pasajes. El número 50 en la Biblia, es símbolo de cumplimiento y de confirmación. Es un símbolo del Pentecostés, que completa el tiempo de misericordia del llamado apostólico. Es la fiesta que sigue a la pascua y que recuerda el momento en que Dios entregó los 10 Mandamientos a Moisés. Es la segunda fiesta del calendario judío, la fiesta de la cosecha y se extiende desde la pascua por 50 días. Fue esa conmemoración la que reunió a Jesús con los discípulos en Jerusalén, donde se manifestó la presencia del Espíritu Santo en el aposento alto y dio lugar al comienzo de la formación de la iglesia, que fue fundada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. Siendo la principal piedra del ángulo, Jesucristo mismo (Efesios 2:20).

En el santuario del desierto la medida del ancho del atrio era de 50 codos y las cortinas tenían 50 lazadas, y cada cortina tenía 50 corchetes de oro. Estas medidas y las lazadas nos indican la distancia y el tiempo, así como la separación de los eventos que amarran el tiempo de Dios y sostienen la anchura y largura de su infinita misericordia y paciencia. Véase estudio del santuario en Drnormans.Blog. Los símbolos del santuario son un mensaje elocuente del tiempo que se da a la tierra y a la Iglesia para hacer la obra de propagar el Evangelio y preparar el camino para la venida del Señor.

La iglesia que recibió este importante mensaje no le ha prestado atención ni al símbolo ni a la realidad del mismo y no se ha percatado de la realidad que vive la humanidad en momentos de serias dificultades, de pandemias, de terremotos por todo el mundo, guerras y amenazas de  guerras, enfermedades de todo tipo y de angustia extrema para los fieles hijos de Dios.

______________________________________________________________

Los Cincuenta Pasajes Primeros Escritos: páginas 24-36; Ellen G. White

Y ahora quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo. Lucas 1:20. PE 24.1

Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. Juan 16:15. PE 24.2

Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Hechos 2:4. PE 24.3

Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. Hechos 4:29-31. PE 24.4

No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen. Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan? Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas. Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Mateo 7:6-12, 15. PE 24.5

Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos. Mateo 24:24. PE 25.1

Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias. Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Colosenses 2:6-8. PE 25.2

No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. Porque aún un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará. Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma. Hebreos 10:35-39. PE 25.3

Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Hebreos 4:10-12. PE 25.4

Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. . . . Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, y en nada intimidados por los que se oponen, que para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para vosotros de salvación; y esto de Dios. Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él. Filipenses 1:6, 27-29. PE 25.5

Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad. Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo. Filipenses 2:13-15. PE 26.1

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos. Efesios 6:10-18. PE 26.2

Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Efesios 4:32. PE 26.3

Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro. 1 Pedro 1:22. PE 26.4

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros. Juan 13:34, 35. PE 27.1

Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? 2 Corintios 13:5. PE 27.2

Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 1 Corintios 3:10-13. PE 27.3

Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Hechos 20:28-30. PE 27.4

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Gálatas 1:6-9.PE 27.5

Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamará en las azoteas. Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed. ¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios. Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que muchos pajarillos. Lucas 12:3-7. PE 27.6

Porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden; y, en las manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra. Lucas 4:10, 11. PE 28.1

Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo. Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos. 2 Corintios 4:6-9. PE 28.2

Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas. 2 Corintios 4:17, 18. PE 28.3

Que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo. 1 Pedro 1:5-7. PE 28.4

Porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor. 1 Tesalonicenses 3:8. PE 28.5

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. Marcos 16:17, 18. PE 29.1

Sus padres respondieron y les dijeron: Sabemos que éste es nuestro hijo, y que nació ciego; pero cómo ve ahora, no lo sabemos; o quién le haya abierto los ojos, nosotros tampoco lo sabemos; edad tiene, preguntadle a él; él hablará por sí mismo. Esto dijeron sus padres, porque tenían miedo de los judíos, por cuanto los judíos ya habían acordado que si alguno confesase que Jesús era el Mesías, fuera expulsado de la sinagoga. Por eso dijeron sus padres: Edad tiene, preguntadle a él. Entonces volvieron a llamar al hombre que había sido ciego, y le dijeron: Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es pecador. Entonces él respondió y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo. Le volvieron a decir: ¿Qué te hizo? ¿Cómo te abrió los ojos? El les respondió: Ya os lo he dicho, y no habéis querido oir; ¿por qué lo queréis oir otra vez? ¿Queréis también vosotros haceros sus discípulos? Juan 9:20-27. PE 29.2

Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardad mis mandamientos. Juan 14:13-15. PE 29.3

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos. Juan 15:7, 8. PE 29.4

Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dió voces, diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él! Marcos 1:23-25. PE 29.5

Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 8:38, 39. PE 29.6

Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: Esto dice el Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y ninguno cierra, y cierra y ninguno abre: Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. He aquí, yo entrego de la sinagoga de Satanás a los que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten. He aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Apocalipsis 3:7-13. PE 30.1

Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por doquiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fué hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios. Apocalipsis 14:4, 5. PE 30.2

Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo. Filipenses 3:20. PE 30.3

Por lo tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía. Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca. Santiago 5:7, 8. PE 30.4

El cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas. Filipenses 3:21. PE 31.1

Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda. Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura. Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fué segada. Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda. Apocalipsis 14:14-17. PE 31.2

Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Hebreos 4:9. PE 31.3

Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Apocalipsis 21:2. PE 31.4

Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente. Apocalipsis 14:1. PE 31.5

Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero. En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones. Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos. Apocalipsis 22:1-5. PE 31.6

La Gran Comisión – Parte I

Por: Dr. Norman González Chacón

Desde Génesis, Dios le habla a su pueblo en parábolas, en sueños y en imágenes simbólicas que al igual como ocurrió con el Faraón de Egipto, no se entienden hasta que Dios designa a un entendido que las revela. En el escrito “Las Dos Biblias”, comenzamos a explicar este fenómeno divino que Dios utiliza como recurso para esconder la estrategia sagrada de su pueblo a los inconversos enemigos y también de los que tratan de acomodar el texto sagrado a sus intereses personales. Estos mensajes especiales de Dios para su pueblo, corren por toda la Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis creando un mensaje secreto que solo lo pueden entender los entendidos que Dios escoge para profetizar y guiar a su pueblo de tal manera que los enemigos no puedan intervenir y confundir, ni adulterar el propósito divino del mensaje para ellos.

Jesús comisiona a sus discípulos.

Cada mensaje secreto lleva un propósito específico y en algunos casos, el mismo mensaje se da con símbolos y figuras diferentes a fin de distraer al enemigo y que se le haga más difícil descifrarlo. De esa manera, corren dos mensajes paralelos por todo el texto bíblico que para el lector común: el mensaje literal que está escrito y el mensaje revelado a los entendidos. Éste mensaje literal que narra eventos históricos, exhorta, informa, redarguye, insta y educa en religión y en historia sagrada. Los grandes teólogos del mundo lo describen como literatura religiosa, histórica y profética que narra los eventos importantes del pueblo de Dios a través de los libros inspirados. Lo que nos interesa aquí y que queremos destacar es la importancia que tiene para el pueblo de Dios que espera por su rescate, conocer el mensaje secreto, escondido en símbolos, de tal manera, que la preparación de ese pueblo para el encuentro con su Señor sea a base de un conocimiento de la historia que el pueblo de Israel adelantó.

En el santuario del desierto que Dios le ordenó a Moisés que construyera para que sirviera de casa para Dios manifestarse a su pueblo, está toda la simbología de la historia del mundo en cada uno de los objetos, medidas, muebles, tablas, y cortinas que se realizaron para su construcción. También encontramos símbolos de tiempo y espacio en el diseño de la estructura. En las tres divisiones del santuario está profetizada la historia de la tierra hasta la venida del Señor o presencia divina “Santa Shekinah” en lo que conocemos como las tres grandes dispensaciones.

Otro medio de comunicación con sus profetas escogidos es el personal, a través del cual el Señor se manifiesta como cuando se comunicó Dios con Moisés en la zarza ardiendo y en apariciones personales en donde el Creador se comunicaba directamente con su mensajero mediante una aparición donde le muestra la naturaleza del mensaje. En todos los casos, el mensajero puede o no entender el asunto que se le presenta o sencillamente, puede recibir la definición en el mismo o en otro momento, así como quedar esperando su interpretación en un futuro cuando le llegue el tiempo o sea el cumplimiento. Lo importante es que los dos mensajes que aparecen en la Biblia, el literal y el simbólico corren paralelos y se complementan. En ningún momento se distancian, pero el mensaje oculto en símbolos tiene un contenido especial para los discípulos verdaderos. Este no lo pueden acceder los que leen y estudian la Biblia literalmente como quien lee cualquier otro libro. Es así, como la simbología de las parábolas devela misterios que han estado escondidos desde la fundación del mundo (Mateo 13:35). Muchas verdades que no se conocen a través del texto literal.

No todos pueden alcanzar el significado de cada verdad oculta. El Espíritu da conforme al espíritu del receptor y ni una jota ni una tilde de más de lo que esa tal persona debe o puede recibir. Eso es lo maravilloso de ese mensaje, y por eso, en la parábola de la semilla de Mateo 13:8-24, unos tienen la capacidad de producir o recibir a un 30%, otros a un 60%, y otros al 100, por ciento. Dependiendo de la capacidad individual es como el Espíritu Santo se manifiesta y llena el vaso de cada cual y le da la oportunidad de entenderlo y asimilarlo de acuerdo con su propio entendimiento mental y preparación espiritual. Ni más ni menos, ni menos ni más.

Para encontrar ese tesoro hay que cavar profundo (Mateo 13:52), y sacar del estudio cosas nuevas y cosas viejas que ya son conocidas en el texto literal. La gran comisión evangélica señala las diferentes capacidades que se manifestaran en los que se comprometen al discipulado: “En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas” (Marcos 16:15-17). En este estudio hablaremos las dos lenguas; la literal y común en que se puede leer y se acostumbra a leer la Biblia, y la otra, la que se encuentra en lenguaje de símbolos, parábolas y alegorías. Ese es el último mensaje para los Santos de los últimos días y en el que se basará el último mensaje al mundo. En ese mensaje se mezclan las cosas viejas con las nuevas para darle un nuevo carácter al Evangelio Eterno. Por eso, la comisión evangélica señala que hablarán nuevas lenguas.

No podemos olvidar ni por un momento que es Jesús quién inspira a los profetas y le da vida al mensaje. Es Jesús quien le habla a los discípulos de todas las épocas y condiciones. Por esa razón el mensaje es duro y contundente. Jesús no quiere sanar ni sentirse obligado a salvar a nadie que no cumpla con la ley, ni que, aunque entienda el mensaje, sea merecedor del milagro (Mateo 13:15-18).

La gran comisión indica las características que identificarán a los discípulos que crean y entiendan el mensaje. Son cinco (5) señales con las que el Espíritu inviste a los verdaderos discípulos:

  1. “En mi nombre echarán fuera demonios”.
  2. “Hablarán nuevas lenguas”.
  3. “Quitarán serpientes”.
  4. “Si bebieren cosa mortífera no les hará daño”. 
  5. “Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán”.

Cuando analizamos estas cinco señales que deben seguir a los creyentes nos damos cuenta de que la iglesia cristiana que se ha apropiado del nombre de Cristo no lo representa ni cumple con los requisitos de la gran comisión que se le ha encomendado. Al contrario, parece ser que ha perdido el rumbo y que no responde a la gran responsabilidad que esa comisión representa. ¿Cómo se manifiestan esas cinco cualidades en los verdaderos discípulos de Jesús, o en la iglesia?

“Echarán fuera demonios”

La primera y muy importante señal es la de echar fuera los demonios. Satanás se ha inventado multitud de distracciones modernas que desvían la mente del que busca y del que, aunque no ande buscando, pueda encontrar el camino si no se distrae con todo lo que desvía la mente del estudio. La seriedad del asunto va más allá del mero formalismo de unas costumbres implantadas en las iglesias que son aprovechadas por los demonios para entretener y distraer la atención del estudio profundo y formal. Eso no le permite al interesado en aprender que tenga una concentración adecuada que le permita reflexionar en su condición para crecer espiritualmente. El culto debe ser una escuela donde no haya distracciones de ninguna índole, y el ambiente abundantemente espiritual a fin de que sea abandonado por todos los demonios que se lleguen a interrumpir, desviar la atención, o crear discusiones vanas que no contribuyan al estudio profundo y serio de la Palabra. Cuando escuchamos la frase: “Echar fuera demonios”, creemos que solo se trata de demonizar a desquiciados que han sido torturados por el demonio o por diferentes demonios. Es la experiencia que enfrentaron los discípulos cuando no pudieron sacar los demonios del joven que fue traído al Maestro y que éste sanó de los demonios que lo torturaban. Para eso Jesús se preparó, y los discípulos a pesar de que habían sido comisionados para ese trabajo, no lo pudieron hacer. El maestro les dijo la razón: “Porque ese género no sale sino con oración y ayuno” (Mateo 17:14-21). Estos siete textos que ilustran esta experiencia del Maestro con sus discípulos es clara, y expone la condición de descuido de los discípulos de ese tiempo que no oraban y ayunaban lo suficiente como para recibir el poder contra los demonios. Estos, van todo el tiempo a la iglesia y hacen todo tipo de manifestaciones para entretener a la gente, desviarlos de una comprensión clara del tiempo que se vive, inducirlos a miedo de perderse, a la vez que los incapacita para salvarse. La salvación, como lo señaló el Maestro, es por amor, y el amor debe echar fuera el temor. El miedo es una de las armas principales del enemigo para llevar gente a la iglesia y que se pierdan. Los sermones de miedo son armas excelentes de los demonios para que la gente vaya a las iglesias y se pierdan. Allí aprenden y practican las tres doctrinas de error que son parte de las enseñanzas cristianas (ver artículo del blog “Las Tres Doctrinas de Error”), y el predicador crea un clima de confianza que hace pensar al feligrés, que, con solo creer y sentarse a escuchar la palabra, está salvo. Esto se convierte en un reto a la Iglesia para que saque los demonios que se amparan en los sermones de miedo que se predican cada semana. El otro extremo de la predicación es el que lleva a la gente a sentirse libres y salvos sin cumplir con los preceptos, mandamientos y estatutos, que son los que modifican el carácter y nos redarguyen del pecado y de la concupiscencia que es rampante en la mente de los que asisten a las iglesias después de ver escenas de pecado y violencia en la televisión o en el cine. 

Echar fuera demonios en la vida de cada criatura que anhela salvarse, es despejar la mente de todo lo que la pueda entretener con las cosas de este mundo para concentrarnos en las maravillosas promesas del Creador a todos los que venzan. No es nuestro trabajo hoy día, sacar demonios de desquiciados o afectados por enfermedades mentales que las hayan adquirido por malos hábitos de vida, por problemas familiares, y por culpas internas de sus actos. A esos enfermos podemos sanarlos si ellos desean sanarse y cambiar su estilo de vida y de alimentación. Para eso, tenemos que ayunar y orar para obtener el discernimiento y el poder sobre los demonios a los que nos enfrentemos y evitar que se nos resistan o que nos ataquen. La curación de los enfermos en esta etapa de la historia debe ser a través del medio dispuesto: la Medicina Natural.

“Hablarán nuevas lenguas”

La importante misión de este estudio es para que descubramos las nuevas lenguas en que se debe hablar y predicar el Evangelio en este tiempo. Los discípulos y los pastores tienen que renovar sus sermones tradicionales y evitar, en todo lo posible, los llamados poéticos o de miedo que se hacen para tratar de manipular los sentimientos desde los púlpitos y que solo consiguen que la gente se levante de sus asientos y acudan a orar al frente a que oren por ellos. Este acto que se repite en muchas iglesias y que es practicado por muchos pastores para demostrar su poder de levantar a la gente, es la peor demostración de conversión y solo convence al predicador de que asustó a la gente lo suficiente para levantarlos de sus asientos. Muy pocas conversiones genuinas se producen en esos llamados que ocurren a raíz de un sermón que induce al miedo a quemarse en el infierno, y la gente incauta acude al frente creyendo que así se pueden salvar. Otros acostumbran a levantarse cada vez que hay un llamado pues son los primeros en llegar para respaldar el llamado del Pastor y así estimular las visitas y a los nuevos candidatos a levantarse y comprometerse para bautizarlos.

En esta época final, el compromiso de la gente debe ser confirmado por ellos mismos dentro o fuera de una iglesia mediante un estudio comprensivo y un entendimiento claro de los conceptos salvíficos que hacen un cambio en la vida de cada alma y la ponen en actitud de guardar cada mandamiento, cada precepto, y cada estatuto, así como de un desarrollo gradual y firme de la confianza en la Palabra y de amor al Señor. Escuchar el mensaje tradicional a la luz de la verdad presente en lenguas nuevas, crea una convicción que cambia la vida del creyente sincero, sin este darse cuenta ni esforzarse por hacerlo. 

Quitarán serpientes”

Esta es una señal muy particular para este tiempo final. Tan peligrosas como la serpiente que enfrentó Eva en el Edén, nos enfrentamos cada día a serpientes altamente venenosas que nos tentarán a comer de todo lo prohibido, de hacer todo lo que sabemos que no debemos hacer, de ver cosas que no debemos ver, ni oír, y de ir a lugares donde nos arriesgamos a ser víctimas de un enemigo que vigila nuestros pasos y nos acecha para hacernos caer. Cuando vamos a lugares donde ponemos en riesgo nuestra conversión, ponemos en riesgo nuestra vida y nuestra salvación eterna. 

Cuando el pueblo de Israel se deprimió en el desierto y murmuró contra Dios por las pruebas que enfrentó y la escasez de alimentos variados, que no fueran el pan del cielo que recibían diariamente, aparecieron serpientes ardientes (Números cap. 21), que mordieron a muchos que murmuraron y murieron como consecuencia de las picadas de esos reptiles. Hoy día, hablando en las lenguas nuevas de este tiempo, tenemos un pueblo que ha rechazado la Medicina Divina, el pan del cielo, y está siendo mordido por las serpientes mortíferas de las drogas médicas que enroscadas en un palo representan el rechazo del Israel moderno a la alimentación sencilla y natural que Dios nos provee en el desierto de la incertidumbre y de este tiempo en el que los alimentos han sido fertilizados químicamente, manipulados genéticamente, y convertidos en químicos tan dañinos como la cocaína, la heroína, la marihuana, y otras drogas legales como los diferentes tipos de insulina para la diabetes, la presión arterial, los dolores musculares, y otros males causados por la alimentación falsa y la intemperancia. Para neutralizar ese veneno mortal, tenemos que como Moisés levantó la serpiente, mirar hacia arriba dónde está levantada la cruz de Cristo y poner nuestros ojos en el “Autor y consumador de nuestra fe; Jesucristo el Señor, para que todo aquel que en él crea, no se pierda, más tenga vida eterna” (Juan 3:14-15).

Las serpientes modernas que envenenan al pueblo de Israel vienen ahora en cápsulas, en inyecciones, en frascos, y en pastillas que la gente utiliza para no cuidar su salud mediante alimentos sanos sencillos y simples como lo era el maná que Dios le dio a Israel en el desierto. La publicidad de los grandes imperios farmacéuticos nos graba esa impresión en la mente mediante repetición constante en los anuncios a través de los medios de comunicación. Mientras el pueblo de Israel comió maná, no se enfermó. Fue precisamente, cuando el pueblo de Israel murmuró contra el maná celestial, que aparecieron las serpientes ardientes y mataron a muchos de ellos. Hablando en nuevas lenguas son drogas que no curan ninguna enfermedad y que pueden ser sustituidas por alimentación sana y plantas medicinales. El Israel moderno ha hecho lo contrario.  Ha sustituido el alimento sano que cura toda enfermedad y dolencia por drogas tóxicas y mortales que disipan los síntomas sin curar la enfermedad. Estas son las serpientes modernas. 

“Si bebieran cosa mortífera no les hará daño”

Por las razones expuestas, al quitar esas serpientes de nuestro medio de vida, si bebiéramos o comiéramos o entráramos en contacto con cosas mortíferas que desconozcamos, o no tengamos conciencia del daño que puedan hacer, ello no nos dañará ni nos afectará, ni debilitará nuestra salud, porque al desconocer su naturaleza dañina, el Señor nos librará hasta que nuestros ojos sean abiertos como ahora, y podamos ver a la serpiente ardiente disfrazada de la comida, de la bebida, o de las drogas que nos pueden hacer perder la salvación eterna. 

Cuando una persona está enajenada por las drogas, no puede percibir su verdadera condición espiritual ni física, no puede ser instrumento útil del Señor, ni participar de la naturaleza divina. Activar esas serpientes en nuestro organismo, responde al tipo de alimentación que estemos consumiendo. Cuando consumimos alimentos no indicados para nosotros, se forman parásitos en nuestro interior que como serpientes dominan nuestro sabor, nuestro gusto, y nuestro paladar, y piden, “a la carta” lo que ellos quieren comer a la hora que sea, y cuando ellos desean. Por esa razón, todo lo que consumamos o bebamos debe ser escogido cuidadosamente y combinado de la manera correcta para que nuestro organismo pueda eliminar esos parásitos y disponer de las toxinas que la fertilización y los cultivos químicos hayan depositado en órganos y sistemas. 

Esas serpientes no pueden afectarnos si nuestra mente está sana. Todo lo que no nos lleve a funcionar adecuadamente, si la Iglesia o el Pastor no están en ley, no funcionarán los milagros ni se curarán los enfermos. La comisión evangélica conlleva una responsabilidad suprema sobre nuestro cuerpo y nuestra mente.  Debemos estar limpios, sanos y despiertos para captar en todo momento la voluntad divina y hacer cómo es correcto digno y perfecto. Eso es lo que nos preparará para llevar a cabo el próximo paso.

“Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán”

Esta es la culminación perfecta del discipulado y de la gran comisión que el Señor le da a la persona de cada cristiano y a la Iglesia: la curación de los enfermos. Si la Iglesia ha fallado en alguno de los primeros cuatro órdenes de la gran comisión evangélica, no tendrá el poder de curar a los enfermos. “Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán”, es la parte más importante del Evangelio de Cristo que dedicó mucho más tiempo a sanar enfermos que a predicar la palabra: Echar fuera demonios, hablar nuevas lenguas de sabiduría, sacar de nuestro medio las serpientes, y cuidarse de no tomar ni comer nada que haga daño, es el resumen que prepara al cristiano para llevar a cabo la obra. Esta gran comisión, que es la más importante encomienda que el Señor le dio a sus discípulos de todos los tiempos, pues es la más importante y significativa prueba de poder que la iglesia representa ante el enemigo, ante el mundo y las autoridades de la tierra. Ante ese gran poder, ningún demonio se atreve a hacer resistencia.

Si la iglesia cristiana se hubiera preparado para ese Ministerio de sanar a los enfermos, los hospitales serían solo salas de emergencia para atender accidentes. La gente moriría de viejos sin las enfermedades que complican la vida de todos y los someten a las drogas tóxicas que causan otros males mas dañinos a la salud y nuevas apariciones de enfermedades mortales. Las iglesias serían prosperadas y llenas de gente saludable con el poder de sanar enfermos, echar fuera demonios, y quitar serpientes, hablar nuevas lenguas de bendición y sabiduría divina inspiradas por el Espíritu Santo para la edificación del cuerpo de Cristo. Para eso, la iglesia debe reconocer que ha perdido el poder debido a que ha menospreciado los mandamientos, los preceptos y los estatutos. (Exodo 15:26, Mateo 5:19, Santiago 2:10, Levítico 51:7, Mateo 15:3, Malaquías 2: 8-9, Apocalipsis 2:14-20, Mateo 28:20, Daniel 12:3).

Al anular las leyes divinas y practicar las tres doctrinas de error, la Iglesia cristiana pierde el poder para obrar de la manera en que Cristo entrenó a sus discípulos y los comisionó para curar a los enfermos: “De cierto, de cierto, os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún obras mayores (meizona erga). Este texto que los teólogos no quieren analizar por su inminente responsabilidad en minimizar el impacto de estas palabras del Maestro, los lleva a crear diferentes conjeturas respecto al mismo. Pero el Maestro habló claro y los discípulos hicieron tan grandes obras de curación, que hasta con su sombra se curaban los enfermos. No existe hospital alguno, ni médico terrenal que pueda hacer estas cosas, pues hasta el día de hoy esas grandes curaciones se pueden ver solo a través de la Medicina Natural Divina y la observancia a las leyes de la salud. Vea la explicación en el artículo: “La Verdadera Medicina” en éste blog.

El Fin de la Historia Revelado

Por Dr. Norman Gonzalez Chacón

El libro de Apocalipsis ha estado por siglos en el valle de la especulación. Ha estado a expensas de lo que cada intérprete ha querido realizar de la última profecía que Dios revela a las siete (7) iglesias que componen la fase final de la historia. Ese misterio de iniquidad que obra desde el principio, y que ha confundido las lenguas de los que tratan de construir a su gusto y conveniencia, edifican en vano tratando de llegar al cielo con su propia escalera.

El mensaje que Dios envía a través de ángeles comisionados para ese propósito viene en clave secreta, que solo los entendidos pueden entender (Daniel 12:3-13, y Mateo 13:11).  Al acercarse el tiempo del fin, y cumplirse las profecías para esta etapa, una inmensa mayoría de la cristiandad se encuentra desprovista de la información necesaria y totalmente ajena a los acontecimientos que marcan el fin del mundo. Por negligencia de pastores y sacerdotes que dirigen la iglesia en general, corren el peligro de caer en los engaños que Satanás ha preparado para entretenerlos, comiendo del árbol de la ciencia del bien y del mal, creyendo que se trata del árbol de la vida de salvación (Mateo 15:8-9). Anticipándose a esos peligros, Jesucristo dejó la clave para interpretar el mensaje de las parábolas a sus discípulos con la misma clave secreta que usó para dictar el mensaje de Apocalipsis a su siervo el profeta Juan, y asimismo para dictar el mensaje de las visiones de la etapa final de la historia de este mundo en el capítulo 13 de Mateo

EL NÚMERO 7 COMO IDENTIDAD

En siete (7) parábolas con siete (7) palabras clave, realizó un extraordinario esfuerzo para que solo lo pudieran descifrar y entender los entendidos e iluminados por el Espíritu Santo en los últimos días. Para ese fin, usó el número que lo identifica como Creador de todo lo que existe: el siete, (7) que significa la plenitud y totalidad del proceso creador de todo lo que existe en la Tierra, así como en el Universo, en siete (7) días literales. Esa es también la clave que los identifica como la trinidad: Padre, Hijo, y Espíritu Santo (777).Contrario a su archienemigo, que no tiene la capacidad de completar ningún proceso creativo, el ángel del mensaje apocalíptico lo identifica con el número (666); que es un número de hombre imperfecto, que no culmina su incumbencia ni su proyecto de engaño y falsedad.  En este estudio, estaré revelando para los “entendidos” la clave secreta que le dejó el Maestro de Galilea a sus discípulos de todas las épocas, para que pudiéramos descifrar el significado de las profecías del Apocalipsis.

La inteligencia y astucia de Satanás sobre las demás criaturas, lo ha mantenido por siglos liderando la rebelión contra el Creador, y sus principales líderes han llevado a cabo sus planes con gran acierto y en total acuerdo. Su obra maestra es la división que ha creado de los conceptos bíblicos básicos que ha prostituido y ha hecho una gran división ideológica en la Iglesia cristiana. Ha logrado mezclar exitosamente el error con la verdad, y mediante textos bíblicos traducidos o interpretados irracionalmente, adulterando verdades fundamentales del Evangelio que han cambiado al mundo, así como el propósito de la Iglesia de Dios en la tierra.

El libro de Apocalipsis ha estado por siglos en el valle de las especulaciones, y cada intérprete ha querido realizar una versión propia de la última profecía que Dios le revela a las siete (7) iglesias que componen la fase final de la historia del mundo. El misterio de iniquidad que obra desde el principio, ha confundido las lenguas de los que tratan de edificar una torre tan alta, como para llegar al cielo. El mensaje que Dios envía a través de ángeles comisionados para ese propósito viene en una clave secreta que solo los entendidos pueden entender (Daniel 12:3-13, y Mateo 13)  Al acercarse el tiempo del fin, y cumplirse las profecías para este tiempo, una inmensa mayoría de la cristiandad se encuentra desprovista de la información necesaria y totalmente ajena a los acontecimientos que marcan el fin del mundo y por negligencia de los pastores y sacerdotes que dirigen la iglesia en general, corren el peligro de caer en los engaños que Satanás ha preparado para entretenerlos comiendo del árbol de la ciencia del mal, creyendo que se trata del árbol de la vida de salvación. Anticipándose a esos peligros, Jesucristo les dejó la clave para interpretar las profecías del apocalipsis a sus discípulos y lo hizo de la misma manera y en la misma clave secreta que usó para dictar el mensaje a su siervo Juan, el profeta que recibió las visiones de la etapa final del mundo

¿Cómo ha ocurrido algo así? ¿Cómo está el tesoro preciado del Señor, su Iglesia, su pueblo escogido, el Israel moderno, el rebaño por el cual el Pastor dio su vida?, ¿Qué la ha hecho llegar a esos extremos de confusión? Lo que el ángel le aconseja es que se arrepienta y acuda a la puerta donde se encuentra el Señor.  Arrepentirse es volver atrás, cambiar el rumbo a dónde se dirige, pero la Iglesia dice que es rica, que no tiene necesidad de ninguna cosa y no conoce que es cuitada, miserable y pobre, y ciega y desnuda (Apocalipsis 3:17). Por esa razón, no ve la necesidad de arrepentirse por lo que el llamado de Jesucristo se dirige a las personas en particular que militan en las iglesias, a salir de esa Babilonia espiritual. 

El SIETE (7)

La plenitud de la revelación se resume en el número 7. Es el número de Dios que resume toda la creación en 7 días y la historia de la redención en 7 mil años. El mensaje a las 7 iglesias lo transmite el que tiene las 7 estrellas en su diestra, y anda entre los 7 candeleros de oro. Al dirigirse a las 7 iglesias de Asia, se dirige a la plenitud o totalidad de todas las iglesias que se establezcan en la última fase de la historia que comprende los 6,000 años que se le han dado a Satanás para obrar y los mil años que estaremos con el Señor. Son 7mil años para que la Iglesia cristiana contrarreste la obra de Satanás. Aunque a la Iglesia se le concede el poder de reprender y neutralizar la obra del maligno,  la palabra de Dios, que es la espada de 2 filos, se mantiene en las manos y en la boca del Señor y el mensaje final es entregado a las iglesias en lenguaje profético, secreto para resguardarlo de los enemigos que desde el principio arreglaron, tradujeron y realizaron cambios a priori y a conveniencia de ellos y en detrimento del mensaje que le fue entregado a Moisés y a los profetas, y que ellos modificaron a su antojo.

El estilo de hablarles en parábolas es el mismo acto de abrir el libro y desatar sus sellos. Antes de morir, abrió los sellos y al resucitar, les abrió el entendimiento para que pudieran entender y escribir de acuerdo con la revelación que el Maestro les hace en parábolas o en los símbolos que los profetas introducen como parte del mensaje secreto para los entendidos (Daniel 12:10 y Mateo 13:10 al 17), (Isaías 6:9 al 10). Cada una de las palabras símbolo y de los diferentes símiles y metáforas que el Señor utiliza en las diferentes figuras del lenguaje secreto, son tipos y sombras que se revelan.  

Es así como las 7 parábolas de Mateo 13, dadas a los discípulos por Jesús. El León de la tribu de Judá, contienen la clave para descifrar todos los mensajes proféticos que están en lenguaje secreto. “El León de la tribu de Judá, es el único que ha vencido para desatar los sellos” que por más de 4,000 años estuvieron cerrados para el entendimiento humano. Él es el único que puede abrir el libro. El libro fue tomado por Jesucristo de la mano derecha del Padre que estaba sentado en el trono; hubo conmoción en el cielo, los cuatro seres y los 24 ancianos se postraron delante del Cordero y entonaron un nuevo cántico en el cual se unieron una gran multitud de ángeles, millones de millones (Apocalipsis 5:1-11). El Cordero abrió los sellos y uno de los cuatro seres habló y dijo: “Ven y ve, y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado encima de él tenía un arco y le fue dada una corona y salió victorioso para que también venciese”. Este primer sello revela a Cristo. El color blanco es símbolo de la pureza de su Ministerio. El arco significa su disposición a hacerle la guerra al enemigo. La corona de espinas sobre su cabeza se convierte en una corona de rey de gloria y poder que sale victorioso sobre la muerte para que también pueda vencer sobre el pecado y sobre el enemigo.

Tengo la certeza de que quien abre los sellos es el protagonista y actor principal del libro, y quien único puede desatar sus sellos, Jesucristo. Lo hace con su vida impecable, con el poder que le confiere el Padre y con su propia decisión de vencer y salvar a la raza humana. Lo hizo con su vida y lo ratificó con su ejemplo y con su palabra. Desató y reveló el misterio escondido por 4,000 años, que como el tesoro de la parábola de Mateo 13, estuvo guardado para ser revelado únicamente a los discípulos. Unos entendieron al 30%, otros al 60% y otros al 100% (Mateo 13:8). Esos son los promedios a los cuales responde la capacidad del ser humano, que ayuna, que escucha y ora, para poder entenderla, y aceptarla de acuerdo con su capacidad espiritual, intelectual y física. Estos son los tres aspectos en que la semilla halla buena tierra y puede fructificar (Mateo 13:8).

De acuerdo con el método que establece Jesús en las parábolas, vamos a ir introduciendo algunas de las palabras o frases que nos ayudarán a entender el texto apocalíptico con su significado profético actual:

  • Montes = denominaciones u organizaciones religiosas sobre la tierra (cap. 8:8).
  • Islas = grupos religiosos aislados o independientes (cap. 6:14).
  • Mujer – luna = Iglesia, congregación (cap. 12:1,4,6,13,17).
  • Bestia = poder político, religioso, médico hospitalario (cap. 13).
  • Trompetas = mensajes de tiempo y lugar específico (cap. 8-10).
  • Estrellas = ángeles o mensajeros (cap. 1:20).
  • Candeleros = iglesias (cap. 1:20).
  • Nicolaítas = las diferentes castas de clérigos que establecían clases y jerarquías. Se   dedicaban al tráfico de cosas santas y a la compra de dignidades eclesiásticas, como fueron más adelante las indulgencias. En tiempos modernos, se refiere a doctrinas y creencias orientales de la nueva era que han entrado al cristianismo.
  • Antipas = un Santo mártir quemado en el año 92. Ejemplo de los que han de morir en el tiempo final de enfermedades curables que la ciencia moderna no puede curar.
  • Balaam = profeta pagano de moda, en Jordania (verso 22).
  • Balak = Rey de los moabitas, enemigo de Israel. Muchos de los dirigentes religiosos de este tiempo.
  • Siete Iglesias = las 7 organizaciones religiosas:  Episcopales, Católicos, Presbiterianos, Metodistas, Luteranos, Menonitas y Adventistas. Todos tienen algo en común: sostienen hospitales. Los demás son islas o movimientos aislados.
  • La Palabra – espada aguda de 2 filos = el lenguaje secreto de la Biblia. En el que hay un mensaje literal y un mensaje misterioso oculto. La Iglesia que descubrió el lenguaje secreto de la Biblia: los dos filos de la espada.
  • La silla o el trono de Satanás = lugar desde donde Satanás reina desde las mismas iglesias que lo acusan de enemigo.
  • El maná escondido = alimento que ha estado escondido o enterrado por años, será de nuevo el alimento de los israelitas modernos en el tiempo de la angustia si fuera necesario, porque todo el alimento estará modificado o alterado genéticamente.
  • La piedrecita blanca = un cuarzo blanco irrompible con las siglas de nuestro ADN musical.
  • Jezabel = profetisa pagana que se introdujo en el cristianismo de los primeros siglos, y que enseña doctrinas falsas como la de comer comida ofrecida a diferentes ídolos. Los que fornican con ella caen enfermos en cama, sufren gran tribulación si no se arrepienten. Nuestro trabajo es ayudar en ese Ministerio de la Salud porque si no, morirán los hijos de la iglesia de las mismas enfermedades que el resto del mundo. Hoy día, Jezabel es la caracterización de la nutrición moderna que enseña a los miembros de las iglesias a comer cosas sacrificadas al gran ídolo de la gula.
  • Trigo y cebada = representan el mensaje verdadero adulterado con cizaña. No valen casi nada porque fueron adulterados y desarrollaron el gluten tóxico.
  • Una puerta abierta = una oportunidad que se presenta con un mensaje nuevo o de un cambio beneficioso.
  • Jaspe = piedra preciosa que era parte de las 12 piedras del pectoral del sumo sacerdote. Éxodo 28:20 y 39:13 describe la luz que reflejan los muros de la nueva Jerusalén. Apocalipsis 21:18 al 20.
  • Sardio = piedra preciosa coralina. Formada de óxido de silicio microcristalino, que va desde amarillo intenso hasta naranja y rojo casi negro. Estas piedras preciosas representan “verdades preciosas” y personalidades especiales que el Señor guarda para que sean tesoros para su pueblo.
  • Carbunclo = Rubí o Piedra carbonífera que se pule y brilla. Caracteres que se pueden pulir para que brillen en el Evangelio.
  • Relámpagos, truenos y voces = Alboroto, conmoción o anuncios escandalosos. 
  • 7 lámparas = Los 7 espíritus de Dios (cap. 4:5), ángeles comisionados para llevar mensajes específicos. 
  • Cuatro animales llenos de ojos = Son seres inteligentes, en realidad, no son animales. representan otros mundos que no accedieron a la rebelión. Tienen la capacidad de ver el pasado, el presente y el futuro. Su cuerpo es circular y tienen ojos por dentro y por fuera. La apariencia a animales es una relación que el profeta hace de su expresión facial, y como no tiene nada comparable que los asemeje, los clasifica como animales. Lo que el Apóstol Juan ve en la visión, no le es fácil de explicar y su apreciación basada en la época y en su experiencia, no le permite hacer una descripción adecuada de estos seres que representan los cuatro puntos cardinales de la creación en el universo. Son criaturas de Dios que se merecen el lugar privilegiado ante el trono porque resistieron las insistentes tentaciones de Satanás para unirse a su rebelión y permanecieron fieles en sus diferentes mundos. No son animales irracionales, aunque por su apariencia física, su cara se les pareció a ciertos animales.  Es comprensible porque es comparable a león, becerro, hombre y a un águila volando. ¿Cómo es la cara de un águila volando? El águila vuela mirando hacia abajo todo el tiempo. Estos seres tienen raciocinio y el don de hablar y alabar al Señor. Están ante el trono porque se ganaron ese privilegio al venir de mundos que vencieron a Satanás y permanecieron fieles. Tienen ojos por delante y por detrás, porque tienen la capacidad de ver el pasado, el presente y el futuro, El libro sellado con 7 sellos y escrito por dentro y por fuera es compatible con la espada de 2 filos que también es el mensaje escrito en símbolos para los entendidos. Además, son seres circulares con capacidades específicas. Por esa razón, están representando sus mundos porque representan la variedad de la vasta creación. Tienen 6 pares de alas alrededor, y de dentro están llenos de ojos. Aquí solo se describe su personalidad original tal cual fueron creados y como los puede describir el profeta. Están frente al trono, esperando por la transformación gloriosa que el Señor hará en ellos cuando equipare a todo el universo con seres perfectos, hechos a su imagen y semejanza. Todos seremos transformados y ellos no son la excepción (1ra. de Corintios 15:51 al 53). Para ampliar el conocimiento de este tema, deben leer los artículos sobre ovnis en drnorman.blog.
  • 7 cuernos y 7 ojos = Apocalipsis 4: 5: Son los 7 espíritus de Dios enviados por toda la Tierra (cap. 5:6). 
  • Perfume = Las oraciones de los Santos (cap. 5:8).
  • Libro sellado con 7 sellos = mensajes escritos en clave. Por 4,000 años la historia bíblica dependió de los relatos proféticos de los personajes bíblicos que acaudillaron al pueblo de Israel. Pero no fue hasta fines del siglo primero de nuestra era cristiana que se da el Apocalipsis con el mensaje a las iglesias. Mensaje que Jesucristo le adelantó a los discípulos en las 7 parábolas de Mateo 13. Un mensaje secreto que solo los entendidos pueden entender. Es así como las 7 parábolas de Mateo 13, dadas a los discípulos por Jesús (El León de la tribu de Judá), contienen la clave para descifrar todos los mensajes proféticos que están en lenguaje secreto. El León de la tribu de Judá, es el único que ha vencido para desatar los sellos que por más de 4,000 años estuvieron cerrados para el entendimiento humano. Es él el único que puede abrir el libro. Cap. 5: El libro fue tomado por Jesucristo de la mano derecha del Padre que estaba sentado en el trono; Para fines de mayor comprensión, es importante señalar que: La mano derecha del Padre, así como la del hijo, es la mano sanadora que nos cura toda enfermedad y dolencia. Hubo conmoción en el cielo, los cuatro seres y los 24 ancianos se postraron delante del Cordero y entonaron un nuevo cántico en el cual se unieron una gran multitud de ángeles; millones de millones (verso 11). El Cordero abrió los sellos y uno de los cuatro seres habló y dijo: Ven y ve, y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado encima de él tenía un arco y le fue dada una corona y salió victorioso para que también venciese. Este primer sello revela a Cristo. El color blanco es símbolo de la pureza de su Ministerio. El arco significa su disposición a hacerle la guerra al enemigo; La corona de espinas sobre su cabeza se convierte en una corona de rey de gloria y poder que sale victorioso sobre la muerte para que también pueda vencer sobre el pecado y sobre el enemigo.
  • La mano derecha: = Es la mano sanadora que, al extenderse sobre los enfermos y ciegos, los sana de sus enfermedades o de su ceguera.

“Y cuando aquellos animales (seres), daban gloria, y honra y alabanza, al que estaba sentado en el trono, al que vive para siempre jamás, los 24 ancianos se postraban frente al trono y adoraban” (Apocalipsis 4:6-9). Estas criaturas inteligentes tienen un propósito y una misión especial ante el trono; alaban de día y de noche por las bendiciones de estar frente al trono de Dios y del Cordero. El libro de Apocalipsis culmina con la revelación profética a las iglesias que surgirán en el tiempo moderno como consecuencia de la destrucción del templo judío de Jerusalén y de la predicación que fue extendida abiertamente a los gentiles.  (Capítulo 11:2). Ahí es que surge el concepto que conocemos hoy como iglesias locales ubicadas en las ciudades o comunidades.

Los errores de interpretación y traducción que fueron incluidos, en su mayoría, los realizaron los monjes que tuvieron en su poder las primeras traducciones, las cuales aprovecharon para cambiar y transformar el plan de redención, el papel de la mujer, y de la iglesia desde el mismo principio. En cierta medida, esto desluce y desequilibra el rol de la iglesia en sus comienzos como representante humana de la Iglesia futura de Dios. Desde el Génesis, el pueblo de Dios llamado: iglesia o congregación de los santos, rebaño de Dios, el remanente fiel, mi pueblo, los Judíos, pueblo de Israel, la manada pequeña, el pueblo de la promesa, se han identificado como los “hijos de Dios”, mientras que la descendencia de Caín y de los Nefilims, hijos del maligno, se denominan como los “hijos de los hombres”. Por esa razón, las dos genéticas, no se debían de cruzar. Dios le dio instrucciones precisas a su descendencia y a la descendencia de Adán por Set, que no se juntaran en ninguna relación con los hijos ni con las hijas de los hombres para no mezclar la sangre de unos con la de los otros. La Biblia registra claramente que Adán y Eva no tuvieron hijos por 150 años que estuvieron separados después del pecado debido a que la infidelidad de Eva. Esto causó tanto daño a la tierra y a sus moradores manteniéndolos separados todo ese tiempo (véase “El Origen del Mal” en Drnormans.Blog). Durante los 150 años, transformados a raíz de comer del árbol de la ciencia se procrearon rápidamente y establecieron pueblos y ciudades; familias enteras que poblaron el valle de Nod, al Oriente del Edén, en tierra de Mesopotamia. Por esa razón es que las genealogías bíblicas que primero aparecen en la Biblia son las de Caín y su descendencia, (Génesis 4 del 16 al 24.) 

En el capítulo 5, el cual narra las generaciones de Adán por Set, se señala que Dios estuvo esperando por su primer nieto del linaje de Adán por más de 150 años. Para lograrlo, Dios tuvo que intervenir con Adán y Eva para restablecer la relacion entre ambos, se reconciliaran y procrearan hijos e hijas. Ésta fue interrumpida por el sentido de culpa entre ellos por el pecado, y la duda en Adán por la infidelidad de Eva, al procrear del maligno un hijo tan malo como Caín, quien mató a su hermano Abel y lo escondió para no dar cuenta de su homicidio. No obstante, la descendencia de Set no se casa con sus hermanos como explican muchos de los teólogos en sus comentarios, sino que cruzaron líneas familiares y se juntaron con la descendencia de Caín, que engendraron mujeres muy bellas, ángeles caídos transformados que, por inducción de Satanás, decidieron abandonar sus habitaciones, que no guardaron su dignidad y se transformaron (Judas 6-11). 

Estos ángeles caídos, que Satanás indujo a comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, se humanaron y comenzaron a poblar la tierra con un adelanto de más de 150 años sobre los hijos de Dios. Cuando Set tuvo su primer hijo, ya la descendencia de Caín y de los ángeles caídos transformados, era numerosa y se había esparcido por la tierra de Nod estableciendo ciudades, construyendo implementos de labranza, instrumentos musicales y herramientas de trabajo. (Génesis 4) Eran diestros porque tenían la experiencia de miles de años en sus respectivos mundos de donde salieron para unirse a la rebelión de Satanás. 

Nota: Es bueno señalar que el transformismo de género que tanto se ha hablado modernamente y qué ocurrió en las ciudades de Sodoma y de Gomorra, comenzó en el Edén, inducido por Satanás en la vida de ángeles caídos, que se transformaron en hombres y mujeres con la capacidad de reproducirse como Adán y Eva. Para evitar que la raza maligna se siguiera reproduciendo eternamente, Dios quitó el árbol de la ciencia del alcance de todos. Lo mismo hizo con él árbol de la vida para evitar que se perpetuará el mal.

LA BIBLIA SE ACLARA POR SI MISMA

La Biblia debe ser su propio intérprete y debe dar las pruebas necesarias para comprender el mensaje del “misterio escondido” desde la fundación del mundo. (Mateo 13:) Cada texto debe ser estudiado y revisado en su contexto. Puede ser corroborado utilizando el texto bíblico mayormente incluido en los libros proféticos, en los Evangelios y en el mismo libro de Apocalipsis. Por ejemplo: En la parábola de la levadura que es una de las más mal interpretadas por la teología cristiana que la explica erróneamente. Dicen los comentaristas: “Que, así como la levadura infatúa y hace crecer la masa, el Evangelio de Cristo, crecerá y se extenderá”. Esto es un grave error de teología que no puede interpretarse de esa manera, porque el Evangelio, en primer lugar, no puede infatuarse ni puede sostenerse con aire para que crezca. La infatuación, es una tendencia falsa y temporal que no puede aplicarse a algo tan real, sólido y contundente como lo es el Evangelio de Cristo. Más adelante, en el libro de Marcos, (capítulo 8;15), donde el mismo Señor les advierte a los discípulos sobre la levadura de los fariseos y de Herodes, porque son doctrinas y palabras de hipocresía, y se aclara el verdadero significado profético de la levadura, se cae la interpretación de los teólogos, porque la misma Biblia no la sostiene. Al ver que el símbolo no concuerda con la realidad del mismo texto bíblico, no podemos usar la levadura como símbolo del Evangelio verdadero porque el contexto lo niega.  Por lo tanto, la escritura debe ser su propio intérprete, como nos lo enseñó el Maestro en el Apocalipsis (véase Apocalipsis 1:20), donde el ángel le indica al profeta y a todos nosotros, el verdadero significado de la visión y del misterio oculto en el símbolo. (Apocalipsis 5:6). 

En algunas de las visiones, el ángel incluye la definición: Por ejemplo: como dice Apocalipsis 6:6: “los 7 cuernos y los 7 ojos, son los 7 Espíritus de Dios enviados por toda la tierra”. Estas declaraciones confirman la clave secreta y el ángel la revela para facilitar el entendimiento y la comprensión del símbolo, porque no tiene la correspondencia de la definición en otros textos; por eso se los revela al ángel en el mismo diálogo profético. De la misma manera, usando la Biblia como su propia intérprete, encontramos en las palabras de Cristo en los Evangelios las definiciones claras y precisas de la forma en que debemos entender las parábolas del Señor y aplicarlas al texto de apocalipsis y de todas las profecías en clave secreta. (Mateo 13:16,17). El mismo Jesús, viendo que los discípulos afirmaban que entendían lo que él les hablaba, se dio cuenta que no habían comprendido la verdadera intención de las parábolas. Por eso les da el secreto del misterio escondido, en 7 palabras clave que se encuentran en Mateo 13, del 36 al 43: 

  1. El que siembra la buena semilla = es el hijo del hombre (Jesús mismo).
  2. El campo = es el mundo.
  3. La buena semilla = son los hijos del reino.
  4. La cizaña = son los hijos del malo.
  5. El enemigo que la sembró = es el diablo. 
  6. La siega = es el fin del mundo.
  7. Los segadores = son los ángeles.

Aquí está la revelación total y absoluta del plan de redención en 7 simples definiciones. Ese es el mismo estilo con el cual en 6 días literales hizo toda la creación y separó tiempo para el descanso, lo instituyó como parte de las instrucciones básicas que él imparte al hombre, al que también le indica cuál será su alimentación. Ambas, alimentación y descanso constituyen parte del código de salud que se fue formando en la mente de los primeros seres que Dios creó y que luego tuvo que recordarles como mandato o mandamiento eterno. 

LOS SIETE SELLOS

El Cordero abrió los sellos y uno de los cuatro seres habló y dijo: “Ven y ve, y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado encima de él tenía un arco y le fue dada una corona y salió victorioso para que también venciese”. Este primer sello revela a Cristo. El color blanco es símbolo de la pureza de su Ministerio. El arco significa su disposición a hacerle la guerra al enemigo. La corona de espinas sobre su cabeza se convierte en una corona de rey de gloria y poder que sale victorioso sobre la muerte para que también pueda vencer sobre el pecado y sobre el enemigo. Jesucristo quien dirige el servicio de esa fase en que se abren y se exponen los 7 sellos, desde el Santuario Celestial.

En el segundo sello que abre y muestra un caballo Bermejo que se constituye en símbolo de calamidades, guerras, enfermedades, muerte y una etapa que significa una gran capacidad para hablar y convencer al mundo de lo que se le antoje. Con palabras que infunden miedo o temor, Satanás domina al mundo y lo somete a su voluntad.

El tercer sello descubre un caballo negro y su jinete porta una balanza en la mano que pesa los frutos de la tierra y deja sin dañar el vino y al aceite. Por lo que se puede entender que todo lo demás fue pesado en balanza y hallado falto. (Daniel 5:27). Los frutos de la tierra han sido alterados, hibridados, injertados y manipulados genéticamente. La negra y tenebrosa figura de este jinete es semejante al enemigo que, amparándose en las tinieblas de la noche, sembró la cizaña entre el trigo y se fue.

El cuarto sello muestra un caballo amarillo que significa enfermedades de todo tipo y muerte sobre todos los que dependan de frutos de la tierra, que han sido alterados en su naturaleza. Esa situación que altera la naturaleza de los alimentos hace que los que las consumen sufran enfermedades y mueran de ellas. Este ángel tiene poder para echar en el infierno a una cuarta parte de la tierra que las bestias tengan bajo su autoridad y poder de convencer. Estas bestias son poderes políticos, religiosos y científicos que han tomado el control de las mentes y conciencias de la gente, “para matar con espada”, que significa: convencer con la palabra. (véase en drnorman.blog “El Sello De Dios”).

El quinto sello muestra a los mártires cuyas almas están bajo el altar o bajo el poder del trono, resguardadas por el testimonio de haber permanecido fieles ante la persecución y el rechazo. Por su fidelidad, a esos les fueron dadas sendas ropas blancas y un tiempo más de reposo en lo que se completan los otros mártires (véase nota 2 al final).

Cuando se abre el sexto sello, se produce un gran terremoto. Una conmoción mundial en la que se involucran todos los reinos políticos, religiosos y médicos de la tierra. Al extremo, que se oscurece el día, se oculta el sol de la verdad, las iglesias se tiñen de rojo sangre cuando acceden y claudican, y los ángeles del cielo caen para intervenir en la debacle general que crea el caos en toda actividad humana. Eso hace que los dirigentes religiosos y los políticos que han engañado al mundo renuncien, sean movidos de sus puestos, aislados de la gente, así como los dirigentes que rechazaron la verdad del Evangelio y de la profecía. Toda actividad humana y religiosa, política y educativa, queda suspendida porque los derechos les son quitados, se esconden y desaparecen de escena ante el gran día de la ira donde el Cordero se levanta contra ellos.

El proceso de abrir los sellos se detiene en esta etapa, y se introduce una interrupción en el tiempo profético debido a que la conmoción del sexto sello es un tiempo que los ángeles que detienen los cuatro vientos de la tierra (qué son los cuatro ángulos de la tierra), para que no soplase viento (ningún tipo de doctrina), sobre la tierra (congregaciones), ni sobre el mar (muchedumbres), ni sobre ningún árbol, (hombres aptos para salvación), hasta que se termine el sellamiento de los siervos de Dios en sus frentes. “En cada época hay un nuevo desarrollo de la verdad” (Palabras de Vida del Gran Maestro pág. 98). Se trata de la verdad presente para cada tiempo.

Entre el sexto y séptimo mensaje a las iglesias de Apocalipsis, ocurre una interrupción y un mensaje intermedio que se puede ver; irrumpe en la escena y muestra una transición entre la sexta y la séptima etapa profética. Entre el sexto y el séptimo sello se produce una interrupción que también la vemos entre la sexta y la séptima trompeta y entre el sexto y séptimo ángel, así como entre la sexta y séptima copa. Estas interrupciones responden a un silencio en la continuidad del tiempo, que es muy importante y significativo: Se trata de la llegada del descanso que ocurre cada 6 eventos y llega el séptimo, aumentando en dificultad y produciendo una etapa distinta y más crítica de los acontecimientos, porque ha sido el día de reposo, el más grande y significativo engaño de Babilonia. Por eso repite, tanto la historia como los eventos que se van produciendo, y que señalan al mundo la gran mentira que fue la base de la gran controversia: El cuarto mandamiento de la ley, que señala a Dios como Creador del Universo.

En el caso de las iglesias, es la Iglesia de Filadelfia la que recibe un mensaje especial (Apocalipsis 3:12), la que ha guardado la palabra de la paciencia divina y a la que se le promete que será guardada en la hora de la tentación que ha de venir en todo el mundo para probar a todos los que moran en la tierra. A esa sexta Iglesia es a la única que no se le reconocen defectos ni fallas como a las demás. Tiene la puerta de la oportunidad abierta la cual ninguno puede cerrar. Ha guardado la palabra, qué son los mandamientos, y no ha negado el nombre de Jesús. Además, se le dará el privilegio de conocer el nuevo nombre de Jesús en su época (Apocalipsis 3:12 y Apocalipsis 19:12). El nuevo nombre de Jesús va a tono con el nuevo nombre que se nos revelará a cada uno de nosotros los señalados, y que se desprende de nuestro genoma, con el cual fuimos conocidos y registrados en el registro celestial el día que nos formamos en el vientre de nuestra madre. Se nos dará escrito en una piedra de cuarzo blanco que significa la fuerza eterna y la pureza alcanzada. Para obtener ese regalo precioso de las manos del Maestro, tenemos que hacer una preparación especial. Es un nombre compatible con nuestros genes específicos que nos dan una identidad única a cada ser humano y que no hay dos iguales en todo el universo. Al pronunciarlo suena musicalmente melodioso. No debemos quedarnos en ninguna de las iglesias y debemos afianzarnos en la Iglesia de Filadelfia, desde la puerta donde Jesús nos llama. 

Como parte de la humanidad, El Hijo del hombre tiene su clasificación humana y glorificada. Está registrado, al igual que todos nosotros, en las computadoras celestiales dónde está escrito cada nombre de quienes participan de la naturaleza divina-humana nuestra, así como nosotros participamos de la naturaleza divina suya. Por esa razón, a él se le entregará la misma piedra que a todos nosotros con su nombre nuevo. Nombre que, según el profeta, nadie conoce, sino el que lo recibe, aunque Jesús conoce el suyo, y Apocalipsis lo menciona más adelante, Su nombre es el sello que ha sido puesto en toda la naturaleza creada por Él (Apocalipsis 22:16).

Entre el sexto y séptimo sello, se produce el sellamiento, o lo que es la graduación de todos los que pasaron de grado para asistir a la universidad del cielo. Ahí están los 144,000 señalados que constituyen 12,000 de cada una de las tribus de Israel y una inmensa muchedumbre que nadie puede contar de todos los salvos de toda la historia y de los gentiles que aceptaron a Cristo como su Salvador. Se hace silencio por casi media hora: La llegada del sábado profético interrumpe la acción selladora de los justos. De inmediato, entra el anuncio del séptimo sello, que a su vez, anuncia el proceso de juicio mediante las siete trompetas que presentan los eventos que dan lugar a que los juicios de Dios caigan sobre los impenitentes.

LAS SIETE TROMPETAS

El primer ángel toca la trompeta y se produce una frialdad espiritual extrema que cae como granizo sobre los incrédulos miembros de las congregaciones religiosas que tratan de avivar el fuego que una vez los sostuvo espiritualmente y que ahora los quema con la sangre del juicio divino. Son los que desde sus respectivas denominaciones rechazaron los mandamientos, los preceptos y los estatutos de las leyes divinas y se dan cuenta de su gran error, pero ya es tarde para enmendarlo. Se sellaron para siempre: En este juicio, una tercera parte de los árboles fue quemada y se quemó toda la hierba verde, o sea que aquí, quedan sellados muchos que conocieron la verdad de Dios y no se movieron a un arrepentimiento, junto con la hierba verde que son las familias, y los jóvenes que participan del juicio.

Cuando el segundo ángel toca la trompeta, un grande movimiento religioso, se precipita entre la gente y una tercera parte de la muchedumbre la apoya y se hunde con el, tomando el juicio de sangre. En este acto de juicio una tercera parte de las iglesias o denominaciones religiosas existentes participan del juicio y muchas naves o iglesias perecen espiritualmente para siempre.

Mas adelante discutiremos la identidad de las bestias en la etapa final y se confirmará que estas muertes ocurren por enfermedades causadas por sus estilos de vida.

Cuando el cuarto ángel, entra en escena y toca la trompeta, o da su mensaje, una tercera parte de los señalados para salvación caen junto a una tercera parte de las iglesias. Se quedaron sin luz, en tinieblas, perdidos para siempre y sin esperanza.

El quinto ángel tocó la trompeta y Satanás fue liberado de su prisión de mil años y cayó del cielo a la tierra. Le fue dada la llave del pozo del abismo y cuando abrió el pozo, salió una doctrina que rápidamente se propagó como el humo de un gran horno y se oscureció el mensaje divino con ese evento que produjo una gran cantidad de langostas. Las langostas son pastores, ministros y sacerdotes que actúan como escorpiones. Tienen la intención de introducir un mensaje falso que es como veneno en la tierra. Las langostas devastan las cosechas de fieles y los escorpiones son pastores que sujetan la presa con su boca; con la palabrería que utilizan llenan congregaciones, con su labia los entretienen, y con la cola, le inyectan el veneno mortal. Les fue ordenado que no hiciesen daño a la hierba de la tierra, que son los cristianos sinceros que queden y los hijos de la Iglesia, ni a ninguno apto para salvarse, sino solamente a los hombres que no tienen la señal de Dios en sus frentes. Está claro, estos tienen potestad o poder de atormentarlos por 150 días que son 5 meses y sus tormentos era grande, como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. Esos 150 días son 150 años que ha estado el ministerio protestante, apóstata predicando un mensaje distorsionado. Estos tienen poder para atormentarlos por ese período de tiempo. “Su tormento era grande, como tormento de escorpión cuando hiere al hombre (verso 6) Y aquellos días buscarán los hombres la muerte y no la hallarán. Y desearán morir y la muerte huirá de ellos” Los que conocieron el Evangelio, sufren más al rechazarlo porque ven a fondo la oportunidad que perdieron de salvarse y pertenecer al remanente que se salva. En su indignación, se revelan, se aferran al error, y se unen al rechazo.

En el capítulo 6, el Profeta ve en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera. Es lo que hemos explicado anteriormente, que este libro tiene dos mensajes paralelos que se complementan para que los entendidos entiendan y para los otros, que no lo entiendan. Se trata del mensaje literal de la Biblia y del mensaje escondido en símbolos que Jesús les mencionó a los discípulos en Mateo 13:34 y 35.,citando las palabras del profeta en Salmos 78:2, que indica: “Abriré en parábolas mi boca y les revelaré cosas que han estado escondidas desde la fundación del mundo”.

El Apocalipsis le fue dado al Apóstol Juan en el primer siglo de la era cristiana, apenas unos 80 a 90 años de la ascensión de nuestro Señor Jesucristo. El mensaje se hizo inminente ante el rumbo que estaba tomando la iglesia naciente de la experiencia apostólica que le costó la vida al Maestro. Debemos tener en cuenta que el concepto Iglesia, como la conocemos hoy, no existió antes de Cristo y que fue, según el libro de los Hechos 11:51, el primer grupo de judíos que se unieron a los apóstoles y comenzaron a congregarse para estudiar las Escrituras y entender mejor la obra ministerial de Jesucristo: “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo, Jesucristo mismo” (Efesios 2:20).

Para fines del siglo primero, ya existían las 7 iglesias de Asia a las cuales el Señor les dirige el mensaje profético más importante para afirmarlas y corregirlas en sus aciertos y en sus errores. Estas 7 iglesias representan a todas las denominaciones existentes y por el mensaje se dirige a cada una en particular, y es reconocida o amonestada, de acuerdo con sus buenas o malas obras.  Como estrategia importante, el mensaje debía ser protegido de los enemigos que tratarían de corromperlo y desviarlo de la verdad, como ya estaba ocurriendo. Anticipando esa situación, el Maestro, conociendo la naturaleza humana y las tretas del enemigo, anticipó su intervención y protegió el mensaje hablándoles en parábolas para evitar que los enemigos intervinieran en las enseñanzas básicas que sostendrían el mensaje de Cristo a su pueblo. Pero la iglesia cristiana, no entendió el mensaje en clave que le envió el Maestro y que se encuentra en las parábolas, y por esa razón, no ha podido descifrar y entender el mensaje secreto del Apocalipsis. 

Todos los intérpretes de Apocalipsis y los teólogos de la iglesia cristiana especulan individualmente. Algunas profecías las han podido descifrar en parte, pero el mensaje total no ha sido entendido. Precisamente porque la clave está en las parábolas. Los teólogos de la iglesia cristiana han tratado de entender y explicar el mensaje apocalíptico y han escrito cientos de libros tratando de aplicar fechas y conceptos, situaciones y hechos históricos al mensaje apocalíptico, pero se han quedado cortos, porque la clave del entendimiento, “solo los entendidos lo entenderán” (Mateo 13). Tal parece que hemos retrasado la venida del Señor por no entender lo que debemos entender: En la Biblia corren dos mensajes paralelos porque está escrita en forma tal, y prevenir, como ha ocurrido, que sus traductores trataron de cambiar y alterar el texto para que diga, no lo que Dios quiere decir, sino lo que a los hombres les conviene. Por esa razón, el texto literal de la Biblia contiene errores de traducción y de introducción de conceptos que no son parte del mensaje verdadero que corre paralelo al texto literal en símbolos, pero que no necesariamente lo niega. Al contrario, lo aclara y lo pone en su justa perspectiva literal. Dándose cuenta los teólogos de la Iglesia cristiana de esta situación, se han ido al otro extremo, tratando de entender los términos hebreos y griegos de la lengua, para aplicarlos directamente a los mensajes. Esto ha funcionado en algunos casos porque una buena traducción siempre es aclaratoria, pero ese no es el caso de lo que estamos hablando. Se trata de un mensaje oculto en símbolos que el ángel que lo trae le llama: “los misterios de Dios”, y que solamente son revelados a los entendidos. 

Los entendidos no necesariamente son los teólogos que se esmeran en estudiar la teología del lenguaje, del sit in lebem, y de los idiomas bíblicos. No se trata de eso. El mensaje del libro escrito por dentro y por fuera de Apocalipsis cap. 5, es el mismo de Apocalipsis 1:16, que es la espada de 2 filos, que a su vez, es el mensaje oculto que solo los entendidos entenderán; el misterio de los siglos de Mateo 13: 11,17 y 35, y que Daniel tuvo que descifrar (Daniel 12:3 y 49:10).  Por esa razón, el texto original de la Biblia que contiene esos errores de traducción que los teólogos se empeñan en aclarar utilizando las expresiones de los idiomas originales, en realidad no tienen tanta importancia, debido a que Dios resguardó el mensaje vital, en un lenguaje simbólico para que solo los entendidos lo puedan entender. Un mensaje especial que corre paralelo al texto literal en símbolos, pero que no necesariamente niega el mensaje literal, al contrario, lo aclara y lo pone en su justa perspectiva. Por esa razón, es que algunos han podido descifrar parte de ese mensaje por intuición del Espíritu Santo.

Como señaló el Señor en sus sermones proféticos, solo los entendidos tendrán acceso al mensaje verdadero que corre paralelo al mensaje literal. Este texto simbólico espiritual es el complemento que le añade el Maestro al mensaje literal de la Biblia y se encuentra oculto en símbolos que solo los entendidos pueden entender. Al no ser descubierto por sus enemigos que leen literalmente y no tienen la fe de Jesús para entender los símbolos, no encuentran el verdadero mensaje de Apocalipsis, porque no les está permitido: “Para que no vean de los ojos, Y oigan de los oídos, Y del corazón entiendan, Y se conviertan, y yo los sane”(Mateo 13:15). No han descubierto el mensaje oculto en las parábolas, y el espíritu les envía operación de error para que crean en la mentira que ellos mismos han inventado sobre las escrituras (2 de Tesalonicenses 2:11). Dios no quiere salvar ni sanar ese tipo de gente que no puede entender el mensaje. Lo dice claro en ese texto de Mateo 13:15 y protege su palabra de los enemigos, enviando espíritu de error para que crean en la mentira que ellos inventan y quieren creer. Estos teólogos del mundo son un grave peligro porque desvían la mente de las almas de la verdad al error. Por eso, son clasificados como langostas y escorpiones en el texto apocalíptico.

Jesús fue claro con sus discípulos. Personalmente les adelantó la clave para entender las parábolas y el Apocalipsis, que más adelante les enviaría a través de su amado discípulo Juan. En las parábolas de Mateo 13, está la llave de David, que abre tanto las parábolas como el mensaje de Apocalipsis, resguardado en símbolos cuya interpretación comienza con las 7 parábolas de Mateo 13 que, a su vez, tienen 7 palabras clave que sirven de traducción al mensaje verdadero oculto en las parábolas. 

Noten que repito y hago un énfasis particular en este asunto porque constituye la parte importante y trascendental del mismo. Si no entendemos esto, el apocalipsis y las profecías, seguirán siendo un enigma indescifrable.

Estas palabras clave sirven también para interpretar muchos de los pasajes del Génesis y de otros elementos simbólicos como lo es el Santuario del desierto y algunas historias bíblicas como la historia de Jacob y Esaú desde el vientre de su madre, y otras, como el sistema de sacrificios de sangre, la rebelión de Satanás en el cielo, donde primero sembró la mala semilla, y muchas otras que estudiaremos. En el capítulo 13, verso 35, Jesús cita las palabras de David en Salmos 78:2 que lee: “Abriré en parábolas mi boca y revelaré cosas escondidas desde la fundación del mundo”. ¿Qué cosas estaban escondidas desde la fundación del mundo, que ni los discípulos ni ninguno de los teólogos de la Iglesia han descubierto? Lo primero es que tenemos que entender que en Cristo está la plenitud de la revelación, y bajo su número que lo identifica: El 7: son los 7 dígitos del genoma los que componen el nuevo nombre que conoceremos de Jesús. Que al igual que el que será entregado a cada redimido y que nadie conoce, pero se conocerá un día. Es algo similar al nombre que el ángel le entregó a María a raíz de su anunciado embarazo, (Mateo 12:3), Emanuel, que   correctamente traducido, debe tener 7 letras y es así cómo se configuran los nuevos nombres de los salvados que les serán entregados en una pequeña piedra de cuarzo blanco. Como el pentagrama musical, el nombre saca del genoma las 7 notas musicales, que musicalizan cada nombre y por maravilla divina, no existen ni existirán dos iguales en el reino de Dios.

Ese número 7, que identifica la Trinidad por 3 = 777, que es el número de Dios y por consiguiente, el número de los 3 miembros de la deidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. A diferencia de la plenitud de la creación y del universo, el número que se asigna a Satanás, a la bestia y a sus ángeles, es el 666, debido a que no completa el proceso divino y es incompleto, falso, maligno, y engañador. Se queda corto en la creación debido a que el día culminante que cierra la creación es el séptimo día en el que Dios gozó y descansó en la creación, lo separó especialmente para señal entre él y su pueblo y le dio una bendición especial.  Es el día de fiesta que conmemora la obra creadora de Dios. Es el día en que Dios, el ser humano, la naturaleza y la creación universal, se unen para alabar, orar y cantar por la gran obra creadora y el triunfo de Jesús sobre la muerte y sobre el maligno.

Tanto la bestia como la imagen de la bestia son entidades paganas que representan la Babilonia moderna el último esfuerzo de Satanás de ganarle la partida a Dios y dominar el mundo bajo un gobierno totalitario que le sea útil para sus planes. Mediante la globalización, reúne a todos los reinos y gobiernos de la tierra bajo un solo estandarte para él manejarlos a su antojo y conveniencia. Cuando esto ocurra, “velad y orad porque vuestra redención está cerca” (Lucas 21:28). En los capítulos 24 y 25 de Mateo, Jesús ensaya el método y adelanta información que se repite en el Apocalipsis que estaremos cubriendo en el tema: Jesús, Autor de las Profecías.

LAS SIETE MUJERES SON 7 IGLESIAS (Isaías 4)

Siglos antes que se escribiera el Apocalipsis, el profeta Isaías fue inspirado a profetizar contra Jerusalén, y en lenguaje profético adelantó que para el tiempo del fin, “echarán mano de un hombre, siete (7) mujeres diciendo: “Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente sea llamado tu nombre sobre nosotras, quita nuestro oprobio”. Era muy mal visto en tiempos del profeta, que mujeres solteras participaran de eventos públicos. Se consideraba oprobio la soltería a edad avanzada. Dios es el mismo ayer y hoy y siempre, y es constante y estable con los símbolos y figuras que ha escogido desde siempre, para ilustrar la condición de Sion, Israel, y finalmente, de su Iglesia amada por la que estuvo dispuesto a dar en sacrificio a su hijo. 

Esta profecía ilustra de manera contundente y precisa que, en los últimos tiempos, las siete (7) iglesias o denominaciones que se hacen llamar cristianas, echarán mano de Cristo solo para tener su nombre. Ellas se harán cargo de sus propios gastos, de su alimentación, y de su ropa para vestirse y calzarse. Lo único que les interesa es el nombre. El nombre del hombre que les quite el oprobio público y que la gente piense que están debidamente respaldadas por ese varón. De esa manera, esas iglesias se amparan en el nombre de Cristo para predicar un mensaje diferente cada una de ellas. Un mensaje espurio que sale de una iglesia sin marido, y sin Cristo.

La misma inspiración divina que fue sobre el profeta Isaías, es la misma que le proveyó las visiones al profeta Juan, y usó, igualmente el número siete (7) para identificar y enumerar las mujeres que representan las siete iglesias del último tiempo. Las siete, (7), se vistieron por su propia cuenta, comieron de su propio pan, que significa de su propia comida espiritual o doctrina individual, tal como lo expresa el Apocalipsis, muchos años antes de que ese libro se escribiera. Esas 7 iglesias estaban presentes en la visión anticipada de la profecía, donde se anticipa el lenguaje profético, el destino que tomaría la Iglesia o esposa. La novia o la mujer que quiere aprovecharse solo del nombre del Señor para vivir, de acuerdo con su propia voluntad, hacer y enseñar lo que le parece y quiere hacer. Aún así, quiere ser respetada como la esposa del Señor. 

Como señalamos, la Biblia debe ser su propia intérprete y el contexto debe apoyar el texto. No hay ninguna otra interpretación más exacta y precisa que ésta para describir lo que estamos viendo de la Iglesia cristiana que lleva el nombre de Cristo, pero que se ha vestido a su gusto y conveniencia, ha comido el pan que ella misma ha confeccionado a su antojo, rechazando los ingredientes que Cristo le provee para hacerlo. Todo, a su gusto y conveniencia. En eso vemos la profecía cumplirse al pie de la letra. Como Laodicea, esta iglesia está desnuda y no ve la vergüenza y el oprobio que eso significa. Está ciega porque no puede ver su propia condición y no busca el colirio divino que puede devolverle la visión espiritual (Apoc. 3: ). Las siete sufren de los mismos males, aparte de que algunas tienen buenas cualidades que son bien vistas por el Señor, pero no tienen la intención de aprovechar el llamado a cambiar sus malas costumbres, hábitos y defectos que Dios les señala a través del profeta, porque quieren ser como son y no como él quiere que sean. Entre las siete, el Señor debe escoger la menos mala; él le cambiará el nombre y la llamará Amada mía, Pueblo mío, Mi tesoro, Pueblo Santo.

Se trata de 7 mujeres buscando un hombre que les dé su apellido para decir que están casadas. Las 7 iglesias de la profecía apocalíptica están representando a las diferentes tendencias erróneas que ha tomado el pueblo de Dios de los últimos días y se aleja cada vez mas del ideal marcado por el ángel en la iglesia de Filadelfia que es la que ha guardado la palabra, no ha negado el nombre y conserva la llave de David que abre la puerta de la Nueva Jerusalén. (Apocalipsis 3:7-12). Esa es la iglesia que conocerá el nuevo nombre de Cristo porque se ha ganado el privilegio de conocerlo. De esa manera, la separa de las que tomaron su nombre en vano y no dependen espiritualmente de él. Al conocerse el nuevo nombre de Jesús, dejan de llamarse cristianas porque quedan rezagadas, rechazadas, y en oprobio. Eso está pasando desde que invalidaron la ley de Dios y adoptaron las tres doctrinas de error que Satanás inventó para engañar al mundo. (tres espíritus inmundos a manera de ranas). Al cambiar las leyes divinas, las iglesias cristianas han ido tomando la marca o señal de la bestia y alejándose del camino del Señor. El llamado a los entendidos es que salgan de inmediato de esas congregaciones, para que no reciban las plagas que caerán sobre el mundo, y que incluirá a esas iglesias y a sus dirigentes por no obedecer la palabra de su paciencia, ni guardar sus mandamientos, preceptos y estatutos. (Apocalipsis 18:4)

Las tres doctrinas de error se han propagado en el mundo y una inmensa mayoría de éste dice ser cristiano cuando desconoce al esposo de la iglesia y sus requisitos de salvación. Cuando alguien muere, en vez de decir que duerme el sueño eterno hasta el día de la resurrección, lo suben directo al cielo y lo premian “morando con el Señor” de inmediato. Éste y muchos otros errores doctrinales que hemos mencionado, son parte de las enseñanzas falsas de las iglesias que en el Apocalipsis se unen en un consorcio con el poder político y científico para formar la imágen de la Bestia. “Cuando vieres estas cosas, sabed que vuestra redención esta cerca” (Lucas 21:28-31, Mateo 24:33). 

Nota: A raíz de la imposición compulsoria de una vacuna experimental que puede lesionar el genoma humano donde se encuentra nuestra identificación divina, estas iglesias o denominaciones, no tomando en cuenta los derechos individuales de cada criatura, se aliaron con los gobiernos civiles, los medios de comunicación y el consorcio científico-médico-farmacológico, para imponer la inoculación obligatoria, so pena de no poder “comprar ni vender”, ni asistir a eventos de ninguna índole, si no tienen la identificación que marca su aceptación a la administración de la marca que se impone obligatoriamente. Esta violación crasa de derechos individuales, que es universal, es una adulteración de nuestro cuerpo que según el Evangelio es “Templo sagrado del Espíritu Santo”. Por estas y otras imposiciones de los gobiernos y sus consorcios, sabemos que cuando se descubra la gran verdad de lo que esto significa, tanto los gobiernos como las iglesias y sus aliados medico-hospitalarios, caerán con Babilonia en el descrédito público que junto a los medios de comunicación que le han hecho el juego, caerán en la vergüenza pública y en el oprobio que deseaban evitar tomando el nombre de “cristianos” para realizar sus negocios y vender sus mercaderías. Se acerca rápidamente el día en que sus mentiras y engaños han de ser revelados a la luz de que se descubra “la vergüenza de su desnudez”. Continuaré ampliando.

Retomando el número que es la clave que utiliza el Maestro en su plática parabólica, tenemos que verificar su autenticidad que comienza en la creación del Génesis, capítulo dos, y luego en las parábolas de Mateo 13, donde se divide el mensaje en 7 parábolas, y las mismas tienen una interpretación magistral y única del mismo Maestro que enseña a los discípulos la clave para interpretarlos y así aprender los grandes misterios del reino de los cielos. Con esas 7 palabras clave, que son introducidas en el mismo capítulo, Jesús, en su visita a la tierra, introduce la representación que descubre el misterio escondido desde la fundación del mundo: Repetimos para mantener la línea de pensamiento Mateo 13-37-39:

  1. El que siembra la buena semilla = es el hijo del hombre (Jesús mismo).
  2. El campo = es el mundo.
  3. La buena semilla = son los hijos del reino.
  4. La cizaña = son los hijos del malo.
  5. El enemigo que la sembró = es el diablo. 
  6. La siega = es el fin del mundo.
  7. Los segadores = son los ángeles.

Noten como Jesús, el Maestro de maestros, sustituye el sujeto de la parábola por el verdadero significado de lo que quiere ilustrar, sin que los enemigos lo descubran. Esta es una estrategia que los grandes estrategas militares de la tierra han usado por siglos para comunicar las órdenes secretas a sus ejércitos en diferentes tipos de lenguajes, señas y símbolos.

Desde el Génesis, existe este tipo de lenguaje oculto en figuras, símbolos, ilustraciones, alegorías, tipos, sombras y parábolas. Es así como el primer cordero que muere para vestir a la primera pareja es tipo y símbolo de Cristo que algún día moriría para vestir a la humanidad que crea en él, de inmortalidad eterna. No comprendemos cómo muchos predicadores que han podido descubrir el mensaje en los símbolos del antiguo testamento y en algunas de las piezas del santuario del desierto, no han visto la revelación del apocalipsis en la parábola de Jesús. Pero la promesa está en pie: Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que enseñan a justicia a la multitud, como las estrellas, a perpetua eternidad (Daniel 12:3), los entendidos entenderán (Mateo 13).

Si entendemos el mecanismo que creó el maestro para redactar su palabra y ocultarla, de manera que quede resguardada de sus enemigos, somos discípulos que, en alguno de los porcientos, entenderemos la dinámica del mensaje: Al 30% al 60% o al 100% que es lo ideal para poder compartirlo efectivamente, según Mateo 13:8. En las parábolas del Señor a sus discípulos, les ha concedido saber los misterios del reino de los cielos, mas a ellos no le es concedido. Porque a cualquiera que tiene, se le dará y tendrá más, pero al que no tiene, aún lo que tiene, le será quitado (Mateo 13:12). Ese es el destino de la Iglesia que conoció a Cristo, lleva su nombre, pero no sigue sus pisadas.

Primeramente, Jesús les narra la parábola del sembrador y les revela un misterio que ocurre inicialmente, mil (1,000) años antes de la creación de la tierra, pero que, se repite en la tierra recién creada, específicamente en el árbol del conocimiento de la ciencia del bien y del mal, en la mente de Eva, en su vientre, y en el seno de la familia humana. Esa mala semilla del enemigo ha sido sembrada en la palabra y en la mente de todas las criaturas de la tierra y, por consiguiente, en su sangre y en sus genes. Tanto el verso 8 como su explicación en el verso 23 hacen referencia a los porcientos en que los entendidos, salidos de la buena tierra, entiendan las parábolas.

Este capítulo 13 de Mateo, es una fiel transcripción del mensaje más abarcador que el Maestro descubrió para todos los que; “oyendo la palabra del Reino y no entendiéndola, viene el malo y arrebata lo que fue sembrado en su corazón” (Mateo 13:19). La siembra de la cizaña entre el trigo bueno ha sido una técnica exitosa para el enemigo confundir y hacer perder a muchos. Si usted no puede entender este mensaje en su abarcadora profundidad y aplicación, debe orar y ayunar con denuedo hasta lograrlo, o estará perdido porque desconocerá los secretos del reino que están ocultos solamente para los entendidos. Está claramente definido en la parábola que el Señor no quiere verse comprometido a sanar enfermos que no entiendan el mensaje de salvación (Mateo 13:11 – 15). La intención del Maestro es dejarlos en tinieblas, que no vean ni oigan para evitar sanar gente que no se van a convertir. Verso 15:  Cuando analizamos este pasaje tan importante del Ministerio del Maestro, descubrimos que la séptima parábola (7) de Mateo 13:47 al 49 es una lección no aprendida ni practicada por la Iglesia contemporánea. Una de las tres doctrinas de error es la de la “salvación universal a todo el que cree” sin otra responsabilidad, como la de obedecer la ley de Dios. El Señor no va a sanar ni a salvar a aquellos que no ajusten sus vidas a la ley.

Cuando permitimos que la Biblia sea su propio intérprete, cooperamos con el propósito para el cual el Espíritu Santo dirige el estudio y el entendimiento en nuestra mente. Cuando la estudiamos con prejuicio, siguiendo patrones no establecidos por el Señor, nos alejamos del propósito original y el mensaje se pierde entre las espinas, entre los abrojos y en los pedregales.

Identifiquemos las 7 parábolas de Mateo. 13:

  1. Parábola del sembrador (Mateo 13:3).
  2. Parábola del trigo y la cizaña (Mateo 13:24). 
  3. Parábola del grano de mostaza (Mateo 13:20-31).
  4. Parábola de la levadura (verso 33).  
  5. Parábola del tesoro escondido (verso 44).
  6. Parábola del hombre tratante de perlas (verso 45). 
  7. Parábola del pescador que echa la red y recoge toda clase de peces (verso 47).

Es importante señalar que las 7 parábolas constituyen un solo mensaje integrado y constituido por evidencias diferentes y ejemplos que todos pueden entender si son aptos y si tienen la bendición del Espíritu Santo. Así ocurre con el Apocalipsis y eso confirma la autoría divina de ambos textos, además de darnos la clave interpretativa en las parábolas de Mateo 13. El propio libro apocalíptico incluye textos, que el Señor adelantó su interpretación para facilitar su descubrimiento. Veamos algunos de ellos: Capitulos 1:20, 4:5, 5:6, 7:3, 8:4, 9:4, 10:7, 17:7,9, 11:15-18. Son estos textos, junto a las parábolas de Mateo 13, la clave para entrar y descubrir el «misterio escondido» de la Biblia.

“Escribe las cosas que has visto y las que son, y las que han de ser después de éstas” (cap. 1:19). Aquí el testigo, Jesucristo mismo indica que el apóstol debe escribir todo lo que ha visto, las cosas que son y las que han de ser después de éstas. Debemos prepararnos para un estudio en que los conceptos de la profecía se han de repetir en yuxtaposición para poder explicarlos. Esto complica un poco el cuadro explicativo del profeta, que se ve obligado a ser preciso en su apreciación y escritura. De inmediato, el Señor se percata del grado de dificultad, que presenta para la mente humana y da la clave para entender lo básico de la visión (verso 20). “El misterio de las 7 estrellas que has visto en mi diestra y los 7 candeleros de oro, Las 7 estrellas son los ángeles de las 7 iglesias y los 7 candeleros que has visto son las 7 iglesias”. Por lo tanto, comenzamos nuestro glosario profético con esas dos definiciones apocalípticas que el ángel revela para facilitarnos su interpretación: 

Veamos algunos de ellos: Capítulo 11:9.

1. Estrellas = ángeles. (cap. 1:20).

2. Candeleros = iglesias. (cap.1:20).

3. Lámparas de fuego = igual a espíritus de Dios.

4. 7 cuernos = igual a espíritus de Dios enviados a la tierra. 

5. 7 ojos = igual a espíritus de Dios con visión panorámica futurista: (cap. 5:6).

6. Árboles verdes = hombres siervos de Dios, criaturas fieles. Aptos para salvación. 

7. Humo del incienso = oraciones de los santos. 

la interpretación del propio libro de Apocalipsis. Estos 7 puntos son la ayuda que Dios nos da en el mismo libro para que descubramos la clave interpretativa del misterio escondido. Cuando el Señor ve que el grado de dificultad se hace alto, incluye sus definiciones en el mismo texto para facilitar su comprensión. Es así como se explica el misterio del libro del capítulo 5 y el libro devorado del capítulo 10, dentro del mensaje de los 7 ángeles que se interrumpe después del sexto ángel para dar paso al poderoso ángel que desciende del cielo, con el librito en la mano (cap. 10), que provoca que los 7 truenos hablen sus voces, pero que son detenidos en otra interrupción para dar paso a que sea consumado el misterio de Dios en el libro. 

Los truenos: Las cosas que los truenos han hablado no las escribas, porque son mensajes secretos de Dios para su pueblo y aún no se había revelado el misterio de Dios que abre un nuevo proceso de predicación (capítulo 10:11), a los gentiles que tienen su lugar ante el trono. Una caña de medir solo comprende las medidas del altar, lugar Santo y a los que adoran en el (11:1-12). Aquí se introducen los dos testigos que profetizaran por el tiempo señalado que cumple los tres y medio años, 42 meses, 1,260 días o años, que tardará el mensaje en alcanzar a los que no han recibido el mensaje del libro escrito por dentro y por fuera. Un mensaje que suena dulce y atractivo, pero, que al ponerlo en vigor, le amarga el vientre a quien lo trague, pues es un mensaje que causa división, rechazo, dudas y una gran conmoción religiosa. Aquí aparecen los dos testigos que han estado escondidos y bien resguardados para el día y la hora de aparecer en público en medio de la gran controversia en la qué se va a ver involucrada la ley de Dios. Estos dos testigos son las dos tablas de la ley, escritas con el dedo de Dios, que están en el arca del testimonio, aguardando para testificar en su momento. Tan pronto esto ocurra, La bestia que sube del abismo, hará guerra contra ellos y los vencerá por un tiempo. Sus cuerpos serán echados en la confusión de la Babilonia religiosa con nombre de cristianos que los matará y los exhibirá como trofeos de guerra y no permitirán que esas tablas de la ley sean enterradas de nuevo. Las tratarán como piezas de museo que solo valen para ser exhibidas. Pero nuevamente el Espíritu de Dios las levantará y subirán al cielo en señal de resurrección y reavivamiento, lo que turba totalmente a sus enemigos. El templo de Dios se abre en el cielo. Y al Arca nuevamente es vista en el templo (11:19). Esto causa el gran terremoto, la conmoción que todos pueden ver y sentir, pero que no logra convencer a los impíos que caen de nuevo en una frialdad espiritual profunda de rechazo (grande granizo).

Un día del Señor, un sábado específicamente, ocurre este evento en el momento en que se descubre la clave secreta para entender e interpretar esta profecía partiendo de las parábolas, y que se le revela a su siervo, en el final del siglo 20 y principios del siglo 21. Por esa razón, el verso 11 del capítulo 10, le indica al profeta que tiene que profetizar de nuevo a muchos pueblos, gentes, lenguas y reyes, debido a que la dinámica del mensaje cambia y se introducen nuevos elementos que amargan el vientre del profeta. Esto son necesarios para que se entiendan mejor los mensajes que habían estado ocultos en el libro sellado y que son, precisamente, para esa etapa de la historia en que Satanás, a raíz de la trompeta o mensaje del quinto ángel, reaparece del exilio impuesto cuando fue atado. Al reaparecer le es dada la llave del abismo con la cual se abre una nueva etapa del cristianismo, en el que surgen una serie de doctrinas falsas identificadas en el capítulo 9:2, al abrirse el pozo del abismo. El denso humo que emite, oscurece el sol y el aire (capítulo 19:3). De ese humo o doctrinas falsas surgen las langostas, que se extendieron sobre toda la tierra. Mayormente la tierra se refiere al continente americano que abrió su boca y absorbió el río por la persecución que sufrió la iglesia en Europa y que la hizo emigrar a Norteamérica, donde prosperó en paz hasta este punto donde proliferan miles de predicadores del error inducidos por Satanás que regresa de prisión y activa su ejército de ministros y pastores que se vuelven langostas que como escorpiones (cap. 9:10), llenan iglesias con su labia de salvación universal. Con el éxito que tienen al predicar doctrinas falsas, engañan y convencen a millones de personas. “Porque con la boca retienen la presa, mientras con la cola le inyectan el veneno mortal de Satanás” (versos 9 y 10). Su espacio de tiempo para obrar es de 150 años (5 meses), fecha en que termina la confusión mayor representada en la imagen de la bestia de Apocalipsis 13. En el capítulo 12 se identifican los dos grupos que se enfrentan ideológicamente en esa etapa.  En el verso 14, que le sigue, los vuelve a ratificar (Apocalipsis 12:17 y 14:12), para que no quede sombra de duda al respecto. El primero, señala, e identifica al remanente y lo describe por sus lealtades. El segundo nos confirma en el contexto de la persecución que van a recibir por parte de las bestias que se forman como consecuencia de los grupos cristianos que se unen en contra del pueblo pequeño que guarda los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. El testimonio de Jesucristo es el Espíritu con el cual se entiende la profecía, iluminada por el Espíritu Santo que los alumbra en las tinieblas de esa hora (capitulo 18:17), “porque en una hora, han sido desoladas” y descartadas todas esas doctrinas de error que se han predicado por siglos en la iglesia cristiana y que Jesucristo las anticipó, en las parábolas de Mateo 13; del trigo y de la cizaña y de la levadura, que es una doctrina que una mujer(una Iglesia), escondió entre sus doctrinas hasta que toda la masa del evangelio quedó adulterada, fermentada, leudada e infatuada. Son esas 3 doctrinas de error, (errores farisaicos) que se introducen en el evangelio temprano, las que dan entrada como veneno a los escorpiones y a las langostas que han sostenido los evangelios falsos por 2,300 años y que son ahora denunciadas dentro del libro del misterio escondido, abierto a la vista de todos. 

Esos dos testigos quedan como muertos, dando testimonio de su existencia y de su martirio en medio de la plaza de la Jerusalén, que son como Sodoma y Egipto, donde nuestro señor fue crucificado. La relación de una cosa con la otra es debido a que los mensajes de las 7 iglesias, de las 7 estrellas, de los 7 sellos, de los 7 truenos, de los 7 ángeles, de las 7 lámparas, así como de las 7 trompetas, que a su vez son 7 mensajes de aviso, se sobreponen en la mayoría de los casos, en yuxtaposición y coinciden en algunos de los eventos claves mientras se introducen nuevos elementos que amplían y complementan el mensaje original anterior. Los tres errores que leudan la masa son: 

1. La inmortalidad del alma (Génesis 3:4)

2. La salvación universal por la fe.

3. La abolición de las leyes, mandamientos y estatutos en la cruz.

Tal parece que la abundante información simbólica que le provee el ángel al profeta fue repetida para ratificar el evento en la mente del receptor, que ya contaba cerca de los 100 años de edad cuando fue escogido para redactar el apocalipsis de la historia del mundo, anticipado en las profecías por los profetas, ratificado por Cristo en los evangelios (Mateo 24), y repetido por los evangelistas, y pregonado en las parábolas de Mateo 13 en sucesión. Toda esa información, recogida por el profeta en Patmos, crea una abrumadora carga de imágenes, personajes y eventos que deben ser puestos en su lugar para poder alinear todo lo que coincide y separarlo de lo que se repite. Por la misma razón, repetimos algunos conceptos y abundamos en ellos para que se puedan analizar en su justa perspectiva.

No ha sido tarea fácil sobreponer los eventos que se repiten y separarlos de los que son únicos, debido a su naturaleza simbólica y significado específico que utiliza a veces un símbolo y otras veces otro, para identificar una misma cosa. Por ejemplo, los árboles verdes y los árboles secos representan a los hombres que conservan su oportunidad de salvación, a diferencia de los que ya están sellados para el fuego eterno. La mayoría de los exégetas de Apocalipsis piensan que esta plaga realmente caerá literalmente sobre los árboles y bosques. Tomando en consideración el daño que ya la raza humana a infringido en la naturaleza, no creo que el Señor vaya a generar un daño adicional antes de la destrucción final. Son detalles que a veces escapan al lector común pero que impactan por su mensaje intrínseco dentro de la simbología divina. Otra curiosidad es que el ángel que le lleva el mensaje al apóstol Juan, a veces habla como si fuera Jesús y otras como un mensajero.

En todos los casos, entre el sexto y el séptimo mensaje, se produce la interrupción, y en casi todos los casos se trata de un mensaje que intercepta para inducir o introducir un lapso o alargamiento del tiempo en curso.  Vemos estas interrupciones sabáticas en el mensaje a las 7 iglesias que se interrumpe en la Iglesia de Filadelfia en el verso 10 con el mensaje de su pronta venida y su nombre nuevo, para dar paso a la iglesia de Laodicea que irrumpe como la Iglesia que tiene una gran cantidad de señalamientos negativos, y a la que se le hace una cantidad de reclamaciones y de amenazas graves, para regresar a Filadelfia donde se encuentra el Señor, que desde la puerta llama a los invitados a la gran cena. La interrupción deja al Señor en la puerta esperando, mientras que la llave se conserva en la Iglesia de Filadelfia. Esta interrupción divide a la Iglesia de Filadelfia en dos partes histórico-proféticas, y resulta interesante ver, que, aunque Laodicea irrumpe séptima en el orden de las iglesias, la que ha guardado la palabra, no ha negado el nombre del Señor, ni la palabra de su paciencia, tiene asegurada la corona y será la primera en conocer la salvación y el nombre nuevo del Señor Jesús, es la iglesia de Filadelfia. Por lo que se entiende que Laodicea irrumpe creyendo que tiene el derecho a salvación, pues está ciega y no ha procurado el colirio natural que le puede abrir los ojos y ver la vergüenza de su desnudez. Por la reclamación tan fuerte que el ángel le hace, parece ser que la iglesia de Laodicea es ciega de nacimiento y por su condición, interrumpe el fluir de Filadelfia hacia la puerta desde donde el Señor la reclama. 

La otra interrupción ocurre entre el sexto y séptimo sello, con la acción imponente del sellamiento y separación de los 144,000 señalados de las doce tribus de Israel y la gran multitud incontable que se ubica frente al trono, compuesta por todos los gentiles que aceptaron el mensaje de Cristo. Para ellos hay un lugar frente al trono que nadie lo puede cuestionar. En este acontecimiento, se han equivocado todas las denominaciones que predican la salvación universal por fe.

Luego viene el mensaje de las 7 trompetas, que también se interrumpe entre la sexta y la séptima trompeta con el mensaje del ángel con el librito. El próximo evento importante es el de las bestias. También sufre una interrupción después de la sexta bestia, Allí entra el coro que canta el cántico del Cordero. Después del cántico se reanuda la visión de las bestias. Es el sábado de la redención cuando el pueblo de Dios cantará el cántico de Moisés y del Cordero. Después del cántico se reanuda la visión de las bestias, que en este caso representan reinos, y culmina con el cántico triunfal del Cordero. Esos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va (Apoc.14:12), Estos son los que no fueron contaminados con los mensajes y doctrinas falsas de las iglesias, se dice que son vírgenes porque no se han mezclado ni contaminado con los tres grandes errores doctrinales de la iglesia cristiana protestante o evangélica.

Esta etapa es previa y repite elementos que se vuelven a mencionar desde perspectivas y épocas diferentes. Véase que los eventos que corresponden al tiempo de la persecución de la Iglesia naciente en Europa, aparecen en el capítulo 12 del Apocalipsis, y las bestias en el capítulo 13, mientras que el misterio de Dios se revela en los capítulos 5: 1-26 y 10:7-11, donde termina recomendándole al profeta que tiene que volver a profetizar porque el mensaje del libro, dado en el capítulo 5 originalmente, se revela posterior al mensaje de las iglesias, pero es anterior al mensaje de los sellos y de las trompetas.

Al retroceder en la profecía y en el tiempo, se produce la media hora de silencio, porque no hay mensaje activo que se escuche, y los eventos se detienen en el sábado del tiempo y en la profecía. Para tener una comprensión clara y correcta del Apocalipsis, tenemos que poner los eventos en su perspectiva de tiempo y eso no es tarea fácil porque muchos eventos se repiten con figuras y símbolos diferentes, y en unos y otros capítulos se añaden eventos nuevos y situaciones diferentes que son difíciles de ubicar en el sitz im Lebem de la historia.

Por lo tanto, nuestro trabajo que consta de proveer el significado del mensaje oculto a los entendidos se limita a establecer el método divino de revelación que le permita al estudiante de las profecías entender su doble significado. Lo que el profeta llama “el misterio de Dios consumado como Él lo anunció a sus siervos los profetas” (Apocalipsis 10:7). No fue hasta la década de los 80 cuando se cumplió esta profecía que hace necesario que otra vez profetices a muchos pueblos y gentes, y lenguas y reyes.(capítulo 10:11). En el capítulo 11, se produce el acto de medir el templo de Dios, el altar y a los que adoran en él. Este es un acto de juicio revisor que lleva la intención de establecer las diferencias entre los diferentes tipos de salvos que están ante el trono de Dios y el altar donde adoran. Aquí están todos, prácticamente juntos, pero se hace la salvedad de que los gentiles estarán allí hollando o pisoteando la ciudad santa por 42 meses, que son unos 1,260 años. Están ante los dos testigos que los prepararán para igualarlos al resto de los salvados o redimidos frente a las dos tablas de la ley y los dos testamentos bíblicos. Esos son los dos olivos y los dos candeleros que están como testigos, delante del Dios de la Tierra. Tanto el Nuevo Testamento, como el antiguo, tienen el poder de abrir o cerrar el cielo; De llevar a cabo juicios y de ordenar plagas a priori. En el verso 7 se establece la guerra que la bestia que sube del abismo les hará y los vencerá y los matará. Este acto indica que tanto la ley de Dios y los mandamientos serán anulados por la bestia. Esto ya ha ocurrido y por eso el mundo religioso ha descartado la ley de Dios y enseñado que Cristo abolió la ley en la cruz, junto a los otros dos grandes errores doctrinales que se mencionan en la parábola. Se trata del primer error doctrinal: La inmortalidad del alma que lo introduce Satanás en el Edén, y la creencia de que la salvación es para todo el que solo cree por fe, que fue idea de Lutero.  Esto ya ha ocurrido y por eso el mundo religioso ha sido juzgado y hallado falto. Ha invalidado la ley de Dios y ha enseñado que Cristo abolió la ley en la cruz, cosa más absurda, ya que él mismo señaló: “No he venido a abolir la ley y los profetas, sino a cumplir” (Mateo 5:17-19), (Apocalipsis 11: del 1 al 13, y 14:12). 

El Antiguo y el Nuevo Testamento y los Apóstoles, como es el caso de Juan, fueron escogidos como parte de la palabra escrita, que vive y permanece para siempre. El texto profético señala que luego de tres días y medio las tablas de la ley, el Antiguo y el Nuevo Testamento que aparecen “muertos” en las plazas de las grandes ciudades: Babilonia, Jerusalén, de la Tierra, Sodoma y Egipto, ciudades que representan al mundo supuestamente cristiano, protestantes y católicos cristianos, no los podrán enterrar ni los podrán eliminar del medio. Estos dos profetas que han atormentado a todos los que moran en la tierra, con sus leyes divinas, se alzarán de nuevo sobre las iglesias y resucitarán de su sueño y serán levantados al cielo. Todos los verán ascender en medio de una gran conmoción mediática o terremoto noticioso que estremecerá al mundo.  Con esta acción, se despierta la predicación del Evangelio sobre las leyes divinas, los 10 Mandamientos originales y la vindicación tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Esta acción no ha ocurrido porque no ha habido una iglesia con el espíritu de vida que Dios envía para levantar enfermos y resucitar muertos. El don de curación se ha perdido, y las iglesias han delegado ese don a los hospitales y sus drogas. 

Así como David se enfrentó al gigante, un solo “hombre o grupo pequeño”, se tendrá que enfrentar a este gigante que se ha proclamado dueño y señor de las escrituras. Las han anulado, las han menospreciado, y su efecto, es como si no existiera para el mundo religioso, que se ha liberado de las ataduras de la ley y ha proclamado liberación de todo mandamiento escrito. Lo creen firmemente porque sus Pastores, así se lo han hecho creer, que con solo decir:  creo en el sacrificio de Cristo en la cruz ya están salvos ellos y todos los de su casa. Por esa razón, este pasaje de la profecía apocalíptica tiene implicaciones de tiempo y acción muy importantes y trascendentales. Señalan una situación que debe ser corregida antes que los eventos sigan avanzando. Por esa razón, más que una iglesia, debe haber un remanente, un pequeño grupo o un profeta moderno que proclame la palabra de la verdad presente para este tiempo para que se sanen los enfermos según lo establecido por Jesucristo en el Evangelio. Dos señales que deben ir juntas: La proclamación del evangelio y la curación de los enfermos.

En esta hora profética, la reivindicación de las leyes, mandamientos y estatutos divinos crea una conmoción tan grande que una décima parte de la cristiandad cae y muere espiritualmente. Siete mil (7,000) pastores y dirigentes religiosos quedan fuera de la oportunidad (cap. 11:13). Esta acción da lugar a la entrada del séptimo ángel que al tocar la trompeta, se abre el templo de Dios en el cielo (verso 19). Al ocurrir ese evento en el cielo, ocurre un evento similar en la tierra: El Arca del Testimonio, que por siglos ha estado escondido, aparece, y se da la gran noticia, lo que produce relámpagos, voces, truenos y terremotos, así como grandes granizos. La cobertura noticiosa de este evento le causa a muchos, rayos de luz que traen iluminación, voces y truenos que son comentarios a favor y en contra, y gran frialdad espiritual en otros que, como granizo, golpea sobre todos los que no se alegran por este evento que trae juicio de Dios sobre la tierra. Este evento aún no ha sucedido. Las tablas de la ley y el Arca del Testimonio aún no han aparecido.

El capítulo 12 se remonta al tiempo del nacimiento de Cristo y de su Iglesia. Esta ilustración, como señalamos en otras, tiene doble aplicación, una señal aparece en el cielo, una mujer vestida del sol y la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de 12 estrellas. Se trata de una mujer cuyas vestiduras iluminan el día a tal grado, que tiene la luna bajo sus pies para alumbrar la noche. La mujer representa en primer plano a María, la madre de Jesús, y en segundo lugar a la iglesia naciente. Asimismo, la vestimenta brillante del Sol ilumina y da luz a la Luna, que está bajo los pies de la mujer que, a su vez, tiene una corona de 12 estrellas que significa las doce tribus de Israel, representadas a su vez por los 12 apóstoles. Tanto la mujer como la Luna representan a la nueva versión de iglesia que se forma como consecuencia del ministerio de Cristo que en esa ilustración aún no ha nacido y se encuentra en el vientre de ella, por nacer. Según esta profecía, el parto fue doloroso y tormentoso debido a que el gran dragón bermejo del capítulo 6, está parado frente a la mujer por parir, a fin de devorar al hijo que ha de nacer.

Este capítulo es altamente ilustrativo y conocemos la historia, por lo que se nos hace más fácil entender su significado. Quiero señalar que, si las visiones hubieran estado en orden cronológico, este debía ser el primer capítulo de Apocalipsis, mucho antes del mensaje a las iglesias. Así confirmamos nuevamente que los escribas que transcribieron el Apocalipsis, al no entender el mensaje, colocaron los escritos fuera del orden en que los eventos ocurren, y eso crea un alto grado de dificultad para entenderlos y analizarlos en su orden de tiempo. Esa misma dificultad tenemos todos los que estudiamos el libro del Apocalipsis, cuyos mensajes no están en el orden en que irán aconteciendo y algunos se repiten con figuras y símbolos diferentes: ” Y  fue vista otra señal en el cielo (verso 3). Un grande dragón bermejo, que tenía 7 cabezas y 10 cuernos y en su cabeza 7 diademas, y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo y las echó en tierra”. Aquí podemos aplicar todos los símbolos mencionados porque conocemos la historia y vemos cómo se cumplió esta profecía y los presenta en símbolos. Aquí nos percatamos de la cantidad de ángeles que arrastró Satanás del cielo y que han sido suficientes para tener al mundo en sus manos y a la iglesia bajo su control y voluntad. Desde un principio, su objetivo era ese niño por nacer, el cual regiría todas las gentes con vara de hierro: “Pero el niño nacido fue arrebatado para Dios y a su trono” (versos 4,5). La mujer huyó al desierto dónde tiene lugar aparejado por Dios, para que allí la mantengan por 1,260 días (verso 6). Estos 120 días o años de Apocalipsis 12:6, son los mismos que se mencionan en Daniel 7:25 y en Apocalipsis 13:5 que corresponden a media semana, que en la profecía son términos importantes porque no culminan y se quedan a mitad, inconclusos. Por eso en Daniel 7:25, lo menciona como tiempo, tiempos y un medio de un tiempo, porque es un periodo que se corta de una semana profética, muy importante a la que a la mitad de la semana ocurre un evento clave que la interrumpe. Es el caso de la mitad de la semana en que se le quita la vida al Mesías, y que, en el caso de Apocalipsis, caen los capítulos 10 y 11, en una misma semana. Tan pronto ocurre la revelación del libro, es necesario que se profetice de nuevo porque el mensaje toma una relevancia mayor y de más precisión. Veamos otro aspecto importante (verso 13): “Y cuando vio el dragón que él había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había parido al hijo varón”. La gran persecución religiosa que se desató contra Cristo y su iglesia duró siglos en los que fueron martirizados muchos de los fieles, y la iglesia que había crecido, se vio en precario y diezmada por la intensa persecución. Cuando más intensa se volvió la persecución, la tierra, abrió la boca y absorbió el río que el dragón había echado de su boca (Apocalipsis 12:16). La persecución se detuvo cuando la Iglesia cruzó los mares y se refugió en América, tierra de libertad, que en ese momento les abrió la puerta a los peregrinos que en 1492-98 vinieron huyendo de la intensa persecución que sufrían en Europa.

Pero de nuevo, el dragón fue airado contra la iglesia y se fue a hacerle la guerra a los otros de la misma simiente recién llegada, los cuales tienen el distintivo único y especial de guardar los mandamientos de Dios y tener el testimonio de Jesús (Apocalipsis 14:12).

En Europa y Asia, todos los cristianos fueron perseguidos, pero en América solo los que guardan los mandamientos y tienen el testimonio de Jesús fueron objeto de la guerra intelectual que los enemigos de la ley de Dios, le hicieron a los diez mandamientos de la ley (Apocalipsis 12:17). La guerra ha resultado exitosa para el dragón que casi ha exterminado a los que guardan la ley y los ha reducido en número comparativamente con el resto de los cristianos que han proclamado la liberación de la ley y del cuarto mandamiento en específico. Pero la profecía de Apocalipsis 19:12, es clara al respecto, y la gran controversia final debe tener como objetivo la restauración de la observancia de los Diez Mandamientos y de los preceptos originales, y de los estatutos establecidos, para engrandecer la ley de Dios y vindicar su nombre. A la misma vez, eliminar las tres grandes doctrinas de error que una mujer (una Iglesia) introdujo en el Evangelio, como la levadura de los escribas y fariseos de su tiempo, que la han convertido en la Babilonia moderna (Apocalipsis 18:21 al 24). (Véase el drnorman.blog: Las Tres Doctrinas de Error)

Podemos decir que está meridianamente claro que los que adoran a la bestia y a su imagen no tienen reposo ni de día ni de noche, ni cualquiera que tomaré la señal de su nombre. El reposo es característico de los que guardan los Mandamientos de Dios y tienen la Fe de Jesús (cap.14:11-12). En este capítulo 14, se finaliza el mensaje de los 7 ángeles y se termina el sellamiento de los que se han de salvar, y de inmediato, comienzan a derramarse las 7 copas con las 7 plagas postreras de los 7 ángeles comisionados para ese propósito (capítulos 15 al 17). Debemos leer y estudiar, analizando claramente las diez plagas de Egipto para comparar cómo ocurren y por qué. Para esa etapa, los redimidos vivos ya ven la nube blanca de Apocalipsis 14:17 “y sobre la nube, Uno sentado, semejante al Hijo del Hombre, que tenía en su cabeza una corona de oro y en su mano una hoz aguda”. Esta es la acción final de juicio que hace que del lagar salga sangre hasta los frenos de los caballos por mil y seiscientos estadios (Apoc.14:20). El lagar de la ira de Dios fue pisoteado y hollado fuera de la gran ciudad, y se hizo un lago de sangre. Lo que quiere decir es que fuera de la ciudad, hubo un juicio que incluyó a otros que no eran ciudadanos o miembros de esa denominación, que, por su posición, se identificaron con su causa y participaron del juicio: Las plagas en copas (cap. 15:16).

LAS SIETE COPAS

Los mismos 7 ángeles que dieron el mensaje de separación y juicio, ahora deben derramar las 7 copas de la ira de Dios sobre la tierra (cap.14:19 al 20). Mientras se derraman las plagas sobre la tierra, los que alcanzaron la victoria sobre la bestia y su imagen están sobre el mar de vidrio mezclado con fuego, lo que es indicativo de que se encuentran en un proceso de purificación, preparación y cantando el cántico de Moisés y del Cordero, reconociendo que los juicios de Dios son justos y verdaderos. Ese clamor abre las puertas del cielo y salen los 7 ángeles con las 7 postreras plagas (cap. 16). 

El primer ángel derramó su copa sobre la tierra. Esta plaga es sobre la iglesia cristiana que toma la señal de la bestia. Puede tratarse de una enfermedad que, como el cáncer, afecta a todos los que no obedecieron las leyes de la salud y sufren las plagas destinadas a la bestia. 

El segundo ángel, derramó su copa sobre el mar de gente que adoran su imagen y que se han sellado para muerte. Aquí se enjuician a todos los que sobrevivieron a la primera plaga de las enfermedades malignas y quedan vivos pero embalsamados para muerte eterna bajo drogas y medicamentos químicos.

El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y sobre las fuentes de las aguas y participaron del juicio. Esta plaga cae sobre los ministros, pastores y sobre las fuentes de información como colegios, escuelas de teología, iglesias y concilios, que el ángel de las aguas ha juzgado porque ellos son culpables de la sangre de los santos y de los profetas, y el castigo es recíproco a su responsabilidad sobre ellos (verso 6), “Porque ellos derramaron la sangre de los Santos”. 

El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, que por siglos alumbró y calentó la tierra para que no se congelará del frío. Ahora, la luz de la verdad, de cara al sol los ilumina a tal grado que se queman con el fuego Santo de la verdad.  En vez de cambiar su actitud, blasfeman contra Dios que les envía las plagas y no se arrepienten para glorificarlo.

El quinto ángel derramó su copa sobre la silla de la bestia y su reino se hizo tenebroso, y se mordían las lenguas de dolor y blasfemaron al Dios del cielo por sus dolores y por sus plagas y no se arrepintieron de sus obras (cap. 16: 10-11).

El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates y el agua de él se secó para que fuera preparado el camino de los Reyes de Oriente. (verso 13). “Y vi salir de la boca del dragón y de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas”. (14). Porque son espíritus de doctrinas de demonios que hacen señales para ir a los Reyes de la Tierra y de todo el mundo para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios todopoderoso. (15). He aquí, yo vengo presto como ladrón. Bienaventurado, el que vela y guarda sus vestiduras para que no ande desnudo como la iglesia de Laodicea y sienta la vergüenza de su desnudez.  (16) Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón; Definición física y espiritual que indica el lugar donde acontecerá la batalla entre las fuerzas del bien y del mal. Hacen señales para ir a los Reyes de la Tierra en todo el mundo para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios todopoderoso. “Vengo como ladrón”. Batalla intelectual por los medios, Armagedón, batalla en el monte de Mejido, donde se librará la batalla final.

El monte de Mejido es un lugar simbólico y no es el lugar literal como muchos intérpretes del apocalipsis aseveran: Se trata de un medio de comunicación masivo que permitirá que todos puedan presenciar esa gran batalla espiritual. En medio de esa gran batalla, entra en acción el séptimo ángel. 

El séptimo ángel derramó su copa por el aire y salió una gran voz del templo del cielo diciendo, “Hecho es”(verso 17) “Y entonces fueron hechos relámpagos y voces y truenos y hubo un gran temblor de tierra. Terremoto tan grande cual nunca fue jamás, desde que los hombres han estado sobre la tierra (verso 18). Esta conmoción es causada por la gran controversia que crea la instalación de un nuevo orden mundial que desafía los sistemas políticos actuales y que crea una gran división entre los políticos tradicionales, lo que queda de la iglesia y los oportunistas financieros que ven sus intereses en gran peligro. De esa lucha entre políticos y negociantes se aprovecha, la iglesia para huir de las ciudades y sobrevivir por un tiempo.  “Y la ciudad, Babilonia, fue partida en tres partes y las ciudades de las naciones cayeron y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios para darle el cáliz de las copas del vino del furor, de su ira; y toda isla huyó y los montes se fueron y no fueron hallados (verso 19). La confusión de la unión de las iglesias con el sistema médico farmacológico y político, crea un caos que todos repudian y abandonan por su deshonra. De nuevo, cada uno de los grupos que componen la Babilonia, se separa de los otros atribuyéndoles la causa del fracaso e intentan recobrar el prestigio que una vez tuvieron y que por sus mentiras, ya nadie compra sus mercaderías.

En el capítulo 17, que debe ser de los primeros que se deben analizar porque allí hay definiciones importantes que no se pueden ignorar. “Yo te diré el misterio: Aquí hay mente que tiene sabiduría: las 7 cabezas son 7 montes donde se asienta la mujer (Reyes que sostienen el mensaje erróneo)(verso 7-9). Las aguas que has visto. Donde la ramera se sienta (verso 15) son pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas, y los diez cuernos que viste en la bestia, son dirigentes políticos religiosos que aborrecerán a la ramera y la quemarán con fuego”.

Por lo tanto, debemos de añadir estas palabras de este texto al glosario que antes comenzamos:

  • 7 montes. = pueden ser doctrinas dominantes, reinos o reyes.
  • La mujer = es igual a la grande ciudad que tiene reino con los reyes de la tierra. Babilonia es igual a la confusión de doctrinas y creencias religiosas. Todo lo que comprende religiosidad y que no pertenece a la verdad del pueblo remanente de Dios. Porque en una hora han sido desoladas.
  • Naves = es igual a iglesias.
  • El capítulo 18 anuncia la caída estrepitosa de Babilonia, que en una hora ha sido desolada con sus riquezas. Todas sus mercaderías, doctrinas y enseñanzas mentirosas ya nadie las compra. En un día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre (18:17).

Nota.: La Biblia tiene que ser su propia intérprete. Un texto debe ser confirmado con otro texto, de tal manera que un concepto apoye y confirme cada frase, cada idea y cada aseveración con otra. El método instituido por Jesús en Mateo 13 es infalible y no existe otro libro igual en la historia del mundo, cada vez que lo abro, me convenzo más y más de la sabiduría infinita del Creador.

LOS SELLOS

El primer sello, ya fue discutido anteriormente. El Cordero abrió los sellos y uno de los cuatro seres habló y dijo: “Ven y ve, y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado encima de él tenía un arco y le fue dada una corona y salió victorioso para que también venciese”. Este primer sello como hemos mencionado anteriormente revela a Cristo.

El segundo sello que se abre muestra un caballo Bermejo que representa calamidades, guerras, enfermedades y muerte con una espada que significa una gran capacidad para hablar y convencer al mundo de lo que se le antoje. La verbología del sistema, convence por miedo y por fuerza para que todos se muevan con un fin específico que conviene a los poderosos.

El tercer sello describe un caballo negro y quien lo monta porta una balanza en la mano que pesa los frutos de la tierra, pero deja sin tocar el vino y el aceite. Quiere decir que todos los frutos, excepto dos, fueron pesados en la balanza y hallados faltos. (Daniel 5:27), Los frutos de la tierra han sido el alterados en su naturaleza. hibridados, mezclados, alterados en su esencia y manipulados genéticamente de su creación original. 

El cuarto sello: Este agravio contra la naturaleza de los alimentos causa la entrada del cuarto sello donde aparece un caballo amarillo qué significa enfermedades de todo tipo y muerte a todos los que dependan de ese alimento, así como perdición eterna para los que mueran de esas enfermedades. Esta plaga, posee el poder de echar en el infierno a una cuarta parte de la tierra que las bestias tengan bajo su autoridad y poder de convencer. Esta vez son poderes políticos religiosos y médicos, que han estado tomando el control de las mentes, de las conciencias de la gente, para matar con espada, (significa convencer con el poder de la palabra), y también crear enfermedades a causa del alimento que consumen y los tratamientos que reciben.

El quinto sello: Muestra los mártires cuyas almas están bajo el altar, lo que significa bajo el poder del trono, resguardados por el testimonio de haber permanecido fieles ante la persecución y el rechazo por su fidelidad. A esos les fueron dadas sendas ropas blancas, y un tiempo adicional de reposo en lo que se completan los otros mártires como ellos. 

El sexto sello (Apocalipsis 6:12): Cuando se abre el sexto sello se produce un gran terremoto. Otra conmoción mundial en la que se involucran todos los reinos políticos religiosos de la tierra, junto al extremo que se oscurece el día, se oculta el sol de la verdad, la Iglesia se tiñe de rojo, que es la sangre del juicio, y los ángeles del cielo entran para intervenir en la debacle general que crea un enorme caos en toda actividad humana. Esto hace que los dirigentes religiosos, los políticos y los médicos del sistema, que han engañado al mundo, abandonen sus puestos y sean aislados de la gente huyendo de ser ajusticiados por su engaño. Toda la actividad humana, sea política, médica, religiosa, o educativa, queda suspendida porque sus directores se esconden y desaparecen de la escena, ante el gran día de la ira del Cordero que se levanta contra ellos, y ellos así lo entienden y tratan de escapar.

El proceso de abrir los sellos se detiene en esa etapa y se introduce una interrupción en el tiempo profético debido a que la conmoción del sexto sello toma un período de tiempo que los ángeles encargados de detener los cuatro vientos o ángulos de la tierra aprovechan para que no se produzca ningún tipo de enseñanza o doctrina que pueda confundir a los pocos que aún quedan aptos para salvarse (árboles verdes de la tierra), ni sobre el mar (mucha gente o muchedumbres). Ni sobre ningún hombre, hasta que se produzca el sellamiento de los siervos de Dios en sus frentes.

Después del sexto sello, la acción se detiene y aparecen los cuatro ángeles que sostienen los cuatro vientos de la tierra, señalando a los 144,000 de las 12 tribus de Israel.   

Séptimo sello: Silencio en el cielo por media hora (capítulo 8:1).   

Nota recordatoria: 7 estrellas en su diestra y de su boca sale una espada de 2 filos. El misterio de las 7 estrellas son Los ángeles de las 7 iglesias y los 7 candeleros son las 7 iglesias. Todo lo que tiene que ver con Dios en la tierra se resume a 7. El apocalipsis consta de 7 mensajes, 7 iglesias, 7 espíritus de Dios. 7 sellos. 7  cuernos y 7 ojos, 7 espíritus de Dios. 7 trompetas. 7 truenos, 7 Ángeles. 7 lámparas. 7 estrellas y 7 cabezas.

RETORNA AL PASADO: APOCALIPSIS 12

El capítulo 12 muestra una gran señal en el cielo: una Iglesia vestida o alumbrada por el sol de Justicia con la luna debajo de sus pies y una corona de reina con doce estrellas en su cabeza. Este capítulo 12, como señalamos, está fuera de lugar y se remonta a la historia de la naciente iglesia cristiana fundamentada en Jesucristo y coronada con los 12 apóstoles o 12 tribus de Israel. Todo el capítulo aparenta estar fuera de lugar y esto no es conjetura nuestra. Si fuéramos a ordenar los capítulos del Apocalipsis por orden cronológico, éste debía ser el primer capítulo, pero al aparecer en este orden, nos confirma que los escribas y monjes que tuvieron los escritos originales en sus manos, no pudieron ponerlos en el orden cronológico que llevaban. 

Luego de la historia de la iglesia cristiana en tierra de Norteamérica, que abre su boca y absorbe el río de peregrinos que emigran de Europa, aparece la bestia del capítulo 13 que le hace la guerra a la iglesia y que se une al poder de la primera, para hacer el camino difícil a la creciente Iglesia que se identifica por defender los mandamientos de Dios y tener la fe de Jesucristo (Apocalipsis 14:12). En el capítulo 17, salen los 7 ángeles del templo y del altar con los mensajes que dividen al mundo en dos grandes bandos, los que le dan honra y gloria a Dios guardando sus mandamientos, y los que adoran a la bestia y a su imagen, y toman la señal en su frente o en su mano.   

Es importante señalar que siempre que se menciona “la mano derecha”, se refiere a la reforma de salud o alimentación sana que debe caracterizar al pueblo de Dios o a la alimentación malsana que caracteriza al mundo y que lo tiene atado a los médicos, a las drogas y a los hospitales. Los mensajes de estos 7 ángeles son separadores de unos y otros adoradores: Los que adoran a Dios y los que adoran a la bestia y a su imagen. Tan pronto estos ángeles emiten su mensaje, se produce otro evento celestial de importancia (capítulo 15).

LAS 7 POSTRERAS PLAGAS

Otros 7 ángeles entran en escena con las últimas 7 plagas postreras. Son los juicios finales de Dios sobre los habitantes del mundo que recibirán el resultado de la ira de Dios sobre ellos. Creemos que aquí se repiten las mismas plagas de antes, con revestimientos proféticos correspondientes a una época mas avanzada. Son nuevos de acuerdo con la situación actual. Mientras se derraman estas plagas, los que alcanzaron la victoria sobre la bestia y su imagen, estaban sobre el mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios y cantando el cántico de Moisés y del Cordero:

Primera plaga: Una plaga mala y dañosa sobre la tierra y sobre los hombres que tomaron la señal de la bestia y los que adoran su imagen. Esta puede ser la plaga del cáncer que cae sobre todos los que despreciaron la medicina divina, la alimentación a base de plantas, confiaron en el sistema médico y farmacológico moderno de la Babilonia espiritual y arruinan sus vidas y la oportunidad de salvarse por un plato de lentejas.

Segunda plaga: El segundo ángel derramó su copa sobre el mar y se convierte en sangre como de muerto y toda alma viviente fue muerta en el mar. Aquí se trata de muchedumbres que son juzgadas para perdición. Y toman la sangre del juicio divino en sus vidas.

Tercera plaga: El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y las fuentes de las aguas y se convierten en sangre. Esta plaga ya la discutimos anteriormente: Es otro juicio diferente a los ríos y a las fuentes de error que todos los reinos de la tierra aceptaron para preparar el camino a los Reyes de Oriente. De los mismos países que vinieron, los sabios de Oriente a reconocer al mesías que había nacido ahora salen tres espíritus inmundos, que como las ranas de Egipto inundan el mundo y hacen señales prodigiosas para congregar al mundo para la batalla contra Dios y su pueblo redimido. 

Se trata de tres doctrinas originales, sacadas de las religiones de oriente que se introducen sutilmente en el cristianismo y que son tomadas en cuenta porque se propagan en la última fase de la última etapa de la historia. Se congregarán en el lugar, que se llama Armagedón, que es el Valle de Mejido o de la decisión, donde se libra una batalla intelectual de los hombres con el espíritu del demonio y contra los argumentos de la palabra de los Santos de Dios. Después de esta gran guerra se interrumpe la acción de las plagas para dar paso a la introducción del misterio de la Gran Babilonia, que irrumpe en escena con una gran conmoción, un terremoto y un granizo pesado. El terremoto es una conmoción espiritual apóstata, el granizo es la frialdad espiritual extrema que a esa situación le sigue como consecuencia. Aquí se le hace la última exhortación a Laodicea para que guarde sus vestiduras, se vuelva, y no ande desnuda y que no se vea la vergüenza de su desnudez. Armagedón es el valle de la decisión, que, para muchos, es el impacto mundial que produce y en esta etapa, que ya se vislumbra la pronta venida del Señor. La sentencia: Hecho es, se oye desde el cielo como un poderoso trueno. Eso es lo que la mayoría de la gente oirán, Pero los entendidos entenderán claramente la voz de Dios diciendo: “Hecho Es” 

Nuevamente tengo que hablar sobre el capítulo 17 que nos muestra la condenación de la grande ramera que está sentada sobre grandes muchedumbres. La descripción de esta gran entidad religiosa es formidable y el ángel la describe. con 7 cabezas y 10 cuernos. Lo que significa que tiene 7 reinos, dirigentes o divisiones en 10 regiones donde reina y que son igual a ella. Véase la descripción de este misterio en el mismo capítulo 17, versos 7 al 18, donde se nos ofrece la definición de cada termino profético usado en este capítulo. Es interesante reconocer que el ángel que le está dictando la información al apóstol, tiene que hacer las aclaraciones para evitar malentendidos. Este ángel, viendo el grado de dificultad para entender este misterio y la importancia que el mismo reviste para el pueblo de Dios de los últimos días, ofrece las definiciones necesarias para que se entienda (cap. 17:15-18).

Este gran movimiento religioso que se enriqueció de miembros, que han mercadeado con ella es el cristianismo apóstata que se ha enriquecido. (18:3), con el poder de sus deleites y de la cual deben salir los fieles que menciona el capítulo 14:12 y que no participan de la embriaguez de esa Babilonia espiritual que es hecha habitación de demonios y guarida de toda ave sucia y de todo espíritu inmundo (capítulo 18:2). Cualquier maleante, cualquier criminal, cualquier mercader o ladrón, puede decir que pertenece a esa organización y se le acepta públicamente. 

CAPITULO 18

El capítulo 18 muestra a un poderoso ángel descender del cielo con gran potencia, al extremo, que toda la tierra fue alumbrada con su gloria. Este ángel anuncia con fortaleza y altavoz la gran caída de Babilonia, “que es hecha habitación de demonios, guarida de todo espíritu inmundo y albergue de toda ave sucia einmunda”. En ese momento, se oye una voz del cielo que le pide al pueblo de Dios, que aún está dentro de ella, que salga de inmediato para que no reciba sus plagas, que las azotarán fuerte muy pronto.

En un día, según el capítulo 18, vendrán sus plagas: Muerte, llanto, hambre y se quemará con el fuego del juicio divino. Y los ministros, pastores, sacerdotes y mercaderes que se beneficiaron de ella, se lamentarán, “porque ya nadie compra sus mercaderías”. Lo que significa es que ya nadie cree sus mentiras. En una hora, han sido desoladas tantas riquezas (18:17). Y todos los que la patrocinaron se alejaron de ella. El final de ese capítulo 18, desenmascara la verdadera identidad de ese movimiento que es auspiciado por las 7 iglesias mencionadas en el capítulo 17, que forman la gran ramera que ha engañado y enfermado a todo el mundo con sus hechicerías (verso 23 del capítulo 18), usa la palabra hechicería del griego pharmakeia . 

Nota: La palabra pharmakeia  es muy parecida. Tiene una gama de significados. Puede referirse a la magia, pero muy a menudo se refiere a la práctica de la medicina o lo que podría llamarse artes curativas (ver Liddell y Scott, un léxico griego-inglés). No se refiere a estas dos cosas al mismo tiempo. Depende del contexto. En el Nuevo Testamento la palabra  pharmekeia  aparece tres veces (Gálatas 5:19-21; Apocalipsis 9:21; 18:23). Cada vez, se traduce como «hechicería» o «magia» y es algo de lo que se habla en términos negativos. Los traductores han elegido esta definición debido al contexto. Esto no significa que todas las definiciones posibles de la palabra  pharmakeia  sean condenadas.

Esta palabra describe el sistema de drogas y medicamentos con efectos secundarios que el protestantismo apóstata, transformado en iglesia cristiana ha auspiciado en sustitución del don divino de sanidad que se perdió cuando la Iglesia cristiana adoptó hospitales y rechazó el poder de sanidad que Cristo le impartió a los discípulos.

“En ella fue hallada la sangre de los Santos hombres de Dios y de todos los que han muerto en la tierra” (verso 24 del capítulo 18). En esta institución que acabamos de revelar, fue hallada la sangre de todos los que han muerto en la tierra. La única institución a dónde van a morir todos, es a los hospitales.

El capítulo 20 describe retroactivamente la acción de cuando un poderoso ángel arrestó a Satanás y la arrojó al abismo atándolo circunstancialmente con una gran cadena por 1,000 años que, a raíz de la resurrección de Cristo, fue llevado al desierto como era determinado por la ley del santuario cuando se amarraba el macho cabrío Azazel y se llevaba lejos al desierto. Y después de los 1,000 años, fue liberado nuevamente para ser juzgado por sus actos. La acción de este capítulo debe estar en un principio del capítulo (1) Pero como señalamos, no están todos los capítulos en el orden cronológico en que deben ocurrir. Para ordenar los eventos tenemos que yuxtaponer algunos y repetir otros en el lugar que les corresponde.

Estamos en la acción de estos dos ángeles. Se dan inmediatamente de la proclamación de la caída estrepitosa del consorcio babilónico que comprende todas las iglesias, (7 cabezas y 10 cuernos), que son los movimientos religiosos que han fornicado con Babilonia y que recibirán la retribución de las plagas por igual. Tal parece que para ese tiempo aún quedarán almas sinceras que puedan componer el pueblo de Dios, y la orden del segundo ángel es para que salgan de inmediato, o de lo contrario, recibirán las plagas que han de caer sobre Babilonia y que se producirán en un día (verso 8), o en una hora (verso 10), porque ya nadie compra sus mercaderías. Quiere decir que ya nadie cree sus mentiras. Cuando señala que en un día o en una hora caen las plagas, es porque éstas ocurren una tras otra como en Egipto. Este capítulo es descriptivo en gran manera, y conecta con parte del capítulo 17 que comienza a dar las definiciones propias de lo que significa cada ilustración profética de los símbolos que el apóstol recibe de su Señor. El verso 15 nos presenta a los mercaderes del Evangelio apartándose de Babilonia por el temor al tormento que ésta sufre y la abandonan, cuando ven que se pierden todas esas riquezas y que ya no pueden aprovecharse de su antiguo esplendor y de sus tesoros, que ya nadie quiere comprar: Las grandes catedrales, y las naves de las iglesias, y los marineros que son los que las manejan con sus pastores y demás ayudantes, se echan polvo sobre sus cabezas y lloran lamentándose de la pérdida de esa gran empresa comercial que en una hora ha sido desolada (verso 19).

Del verso 21 en adelante, otro ángel fuerte y poderoso, toma una gran piedra como de molino y la echa en la mar con tanto ímpetu cómo fue derribada Babilonia. Aquí ocurre la caída de otro de los socios de Babilonia que tomaron asiento con la bestia y se sentaron con ella. La describe con detalles que son únicos en su clase y que no se habían repetido antes; además, se introduce un elemento nuevo: se trata de la voz de tañedores de arpas, de músicos, de tañedores de flautas, de trompetas, de artífices de todo oficio, y de sonido de muela, así como la luz de antorchas, ni voz de esposo ni esposa será escuchada en ella, porque sus mercaderes, que eran los magnates de la tierra, han errado con sus hechicerías. En ella fue hallada la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han muerto en la tierra. Esta última frase nos da la clave que nos ayuda a entender de lo que tratan estos versos del capítulo 18: 22 al 24, cuando introduce a los músicos que tañen instrumentos y voces de esposo y esposa y artífices de todo tipo.  ¿Cómo podemos explicar que toda la gente del mundo haya errado en esas hechicerías? “Y en ellas se ha hallado la sangre de todos los profetas y Santosy de toda la gente que han muerto en la tierra”. Al oír esta expresión, se puede pensar que se trata de las funerarias. Pero hay una palabra clave que lo define hacia otro ángulo en lo que es la mayor relevancia y significado, porque es el elemento que une a todos los movimientos religiosos con un fin común que desafía la gran comisión evangélica que Jesucristo le encomendó a los discípulos en más de una ocasión, y que la Iglesia cristiana no aceptó ni quiso practicar desde sus comienzos.

Se trata de la curación de los enfermos; Y cuando analizamos el texto griego que define el tipo de hechicerías que practican estos músicos que tocan y bailan en esa orquesta, nos encontramos con la palabra original del griego: pharmakeia o farmakeia, que al leerla, nos sorprende, pero aclara el enigma de las hechicerías que usan fármacos tóxicos con efectos secundarios y que con todos esos efectos, no tienen la capacidad de curar ninguna enfermedad. Los músicos que pertenecen a esta orquesta son especialistas de todo tipo y enfermedades que nada curan en realidad, que al final, no sea para servir de lecho de muerte a los profetas, a los santos y a todos los que mueren en la tierra.

Esta sorprendente descripción de la medicina moderna y las grandes empresas farmacéuticas que la dirigen es la hechicería moderna de un sistema común a las siete (7) grandes denominaciones cristianas cuyos hospitales han sustituido la Comisión Evangélica original que Jesucristo encomendó a sus discípulos y a la Iglesia. Lo justifican, diciéndole a sus seguidores que el Señor le ha dado la sabiduría a la ciencia moderna para curar las enfermedades que Jesús con sus discípulos curaba impartiendo sanidad con su mano. Por eso le dice a la Iglesia: “no se oirá en tí voz de tañedores, de arpa, ni de muela”. Porque la hechicería o farmacopea que practican no cura realmente a los enfermos, y tarde o temprano, todos mueren como consecuencia. El silencio de los hospitales es tan ruidoso en la profecía, que no deja oír la voz de la muela que procesa el trigo que representa a los redimidos del pueblo de Dios y al proceso de enseñanza de la palabra en la Iglesia. La falta de sonidos y acción curativa real denota la precaria y desolada condición de la Iglesia cristiana en general que no se oye más en el ámbito donde se manifestaba. 

Al percatarse, de que los hospitales son los centros de muerte donde la gente que han errado en auspiciarlos halla la sangre de los profetas y de los santos de esa etapa histórica, “y de todos los que han sido muertos en la tierra”, que pasaron por el hospital de cada denominación, con la esperanza de curarse. Algunos se dan cuenta del hechizo que Satanás puso en esas instituciones, que parecieron por varios siglos que la presencia de Dios estaba en ellas, cuando era el maligno quien las manejaba. Muchos de los “músicos” o profesionales de la salud que allí laboran, son gente buena, inocentes, que estudiaron medicina pensando en hacer el bien al prójimo y curar a los enfermos y piensan honestamente que están haciendo un trabajo encomiable. Pero no se han dado cuenta que las drogas no curan y que, por el contrario, quién se somete a ellas, queda dependiente o adicto para toda la vida, y según pasa el tiempo, usándolas van apareciendo los efectos secundarios y terciarios de las mismas. Al grado, Que quedan atrapados para siempre en ese tipo de adicción, que, mal aplicada, le llaman medicinas pero que son fármacos adictivos. 

Lo interesante de todo esto, es observar cómo la gente depende de drogas que no curan ni pretenden curar ninguna enfermedad o condición, sino que son máscaras que encubren la enfermedad. Muchas que deben usarse por vida y que causan otras enfermedades y que quienes las usan, nunca curarán de la enfermedad original ni de los efectos secundarios y terciarios de las mismas.

De manera, que los hospitales que las iglesias llamadas cristianas auspician y poseen, han sido los medios que el enemigo ha utilizado para supuestamente sanar los enfermos de este tiempo y llevar a cabo la curación de sus males, tal como enseñó el Maestro y preparó a sus discípulos para continuar su obra. Esos profesionales, con tantos estudios y especializaciones que tienen que hacer, no curan ninguna de las enfermedades que sufre la gente, ni tan siquiera les pueden enseñar a no enfermarse. Al contrario, lo ponen en el uso de drogas y los convierten en adictos para toda la vida. Por esa transformación mágica que convence al enfermo y lo convierte en usuarios de drogas tóxicas adictivas, es que el ángel del Apocalipsis le llama hechicería del griego Pharmakeia.

Es uno de los engaños modernos más grandes que el maligno ha podido inventar porque las drogas enajenan la mente del usuario y le hacen creer que todo está bien cuando es todo lo contrario, la droga lo va a ir incapacitando física y mentalmente para cubrir la triste realidad de su destino, que tarde o temprano, lo llevará a ocupar una cama de uno de esos hospitales donde lo enajenarán químicamente para que muera creyendo que se va a curar y que se va a salvar. Bajo los efectos de drogas y estupefacientes químicos no se pueden tomar decisiones importantes de salvación eterna debido a que la mente está manipulada por la droga, y quién único tiene acceso a ella, es el autor y creador, Satanás. De manera, que siendo la Iglesia cristiana quien posee la mayoría de los hospitales del mundo, Satanás tiene en sus manos a todos los cristianos aptos para salvación (árboles verdes de Apocalipsis), bajo un control absoluto de drogas tóxicas que le acortarán la vida, le nublarán el entendimiento, y le cortarán la comunicación directa con su Creador en los momentos más críticos e importantes de sus vidas. 

Por esa razón, en el texto de Apocalipsis 18:24 leemos, que, en esta confusa Babilonia de este tiempo profético, “fue hallada la sangre de los profetas y de los Santos y de todos los que han sido muertos en la tierra”. La expresión “han sido muertos”, no se refiere a que murieron de muerte natural, sino que han sido muertos o asesinados por el sistema de hechicería química, farmacológica, moderna. Haciéndoles creer que se curarán, los van matando, porque en sus hechicerías: “Todas las gentes han errado”.  (Verso 23). Aunque la gran mayoría de los médicos creen sinceramente que están haciendo el máximo para salvar un paciente, porque eso le enseñaron en la escuela de medicina, con los años y la experiencia, se van dando cuenta que han errado, y que la realidad es diferente y que no existe medicina que cure alguna enfermedad. Por otro lado, la ignorancia general de la verdad clínica hace creer a todos, que el esplendor que aparenta la medicina moderna convencional es una genuina demostración de su eficacia, cuando es todo lo contrario: Un blanco disfraz de su podredumbre real que no es capaz de curar las enfermedades como lo hizo Cristo en su tiempo. 

Quién cae en el uso de drogas de cualquier tipo; Ya sean farmacológicas o drogas ilegales, tiene pocas probabilidades de salir de ellas y evitar perder su salud y su alma. No hay diferencia en el nombre de la droga: Puede ser alcohol, tabaco, marihuana, cocaína, anfetaminas, cortisona, opio, insulina, o cualquiera otra. A la larga, todas enajenadamente controlan el organismo desde el cerebro creándole una entrada al enemigo de las almas para que, desde ese centro nervioso inteligente, manipule la voluntad humana y la doblegue: “Todas las gentes han errado en esto” (verso 23). Esa frase de la profecía es contundente y muy aclaratoria porque la medicina moderna ha logrado convencer a toda la humanidad de que salva vidas y es eficaz, cuando es todo lo contrario.  

Nota: El capítulo 20 es parte de los capítulos 12 y 13, donde la visión vuelve al mismo tema con símbolos parecidos. Véase que los mil años de prisión de Satanás, son parte de la profecía de Apocalipsis 9. 

Del capítulo 17 al 20 se presenta la gran caída de Babilonia que debe ir acompañada de todos los que han fornicado con ella. Muchos protestantes evangélicos entienden que se trata del catolicismo que ha dominado al mundo religioso desde Roma, pero aquí se menciona claramente en el capítulo 17:3 que se trata de una mujer (iglesia) llena de nombres de blasfemia con 7 cabezas y 10 cuernos. Tiene en su frente un nombre escrito: Misterio, Babilonia la grande, la madre de las fornicaciones y de las abominaciones de la tierra. (verso 5), y del verso 7 en adelante define el misterio de la Babilonia y de la bestia que la carga: Estas Iglesias o movimientos religiosos son las 7 grandes denominaciones en que se divide el protestantismo que, junto al catolicismo, componen el cristianismo moderno; “fue y no es. Y ha de subir del abismo y ha de ir a perdición. Aquí hay mente que tiene sabiduría: las 7 cabezas son 7 montes sobre los cuales se asienta la mujer. Y los 10 cuernos que has visto son 10 reyes” que, para su tiempo, no habían recibido reino, pero que eventualmente formarán un consorcio con la bestia por un corto periodo de tiempo. Podemos señalar que la visión en cuanto a la Babilonia dirigida desde el Vaticano es una visión arcaica que se remonta a los primeros siglos de la historia de la Iglesia cristiana cuando fue perseguida por el poder Romano, pero de ahí en adelante, tenemos que analizar. que la Babilonia de la confusión, en tiempo actual, es un consorcio de iglesias llamadas cristianas. Por esa razón es que la profecía dice que tiene 7 cabezas Y 10 cuernos que, para ese tiempo, no habían recibido reino, pero que eventualmente formarán un consorcio con la bestia por un corto periodo de tiempo. Una hora profética que no debemos especular cuánto tiempo significa porque se refiere a un período de tiempo relativamente corto que les permitirá aliarse para pelear contra el Cordero, cosa que en conjunto han estado realizando por más de dos milenios que han estado de acuerdo en las tres doctrinas de error que antes hemos identificado y que los une en doctrina contra la ley de Dios. En el texto 16, declara que los 10 dirigentes políticos o reyes que dirigen estas denominaciones religiosas aborrecerán a la bestia y la traicionarán después de despojarla. Al fin, pelearán contra el Cordero creyendo que se trata del enemigo, “y el Cordero los vencerá”.

La amonestación de estos primeros dos ángeles será dada inmediatamente con el anuncio de la caída estrepitosa del consorcio babilónico que comprende todas las iglesias con sus instituciones clínicas hospitalarias: Las 7 cabezas y 10 cuernos, y los movimientos religiosos que han fornicado con Babilonia y que recibirán la retribución de las plagas por igual. Ahí están todos los que negaron la ley de Dios porque “supuestamente” fue abolida en la cruz; los que enseñaron sobre la inmortalidad del alma, y predicaron sobre la salvación universal a todo el que cree, (sin necesidad de guardar las leyes divinas), Ahí están los que le enseñaron al mundo a confiar su salud a los médicos y a los hospitales sin considerar que en Apocalipsis 14:12 identifica claramente quienes son el pueblo de Dios de ese tiempo final: “Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús” . Tal parece que, para este tiempo, aún quedan almas sinceras vivas que puedan componer el pueblo de Dios y se les da la orden del segundo ángel para que salgan de inmediato de esas iglesias, o de lo contrario, recibirán las plagas que han de caer sobre Babilonia. Plagas que se producirán en un día (verso 8), o en una hora, (verso 10), “porque ya nadie compra sus mercaderías”. Quiere decir que ya nadie cree en sus mentiras. Este capítulo es descriptivo en gran manera y parte del capítulo 17, que comienza a dar las definiciones de lo que significa cada ilustración profética de los símbolos que el apóstol recibe de su Señor. En el verso 15 nos presenta a los mercaderes del evangelio, apartándose de Babilonia por el temor al tormento que, éstas organizaciones sufrirán y las abandonan cuando ven que se pierden todas esas riquezas y que ya no pueden aprovecharse de su antiguo esplendor ni de sus tesoros que nadie quiere comprar: Las grandes iglesias y catedrales y las grandes   naves donde se reúnen. “Y los marineros”, que son las congregaciones con sus pastores y demás ayudantes, éstos se echan polvo sobre sus cabezas y lloran lamentándose de la pérdida de esa gran empresa comercial que en “una hora” ha sido desolada. (verso 19). En esta etapa de la historia, las siete cabezas y diez cuernos representan a ese grupo de dirigentes religiosos que junto a los políticos y a los sistemas de salud y a las empresas farmacéuticas, componen esa Babilonia.

El doloroso silencio de los hospitales no deja oír la voz de la muela que procesa el trigo que representa a los redimidos del pueblo de Dios y al proceso de enseñanza de la palabra en las iglesias. La falta del sonido de muela y acción de gracias denota la precaria y desolada condición de la Iglesia cristiana en general, que a pesar del alboroto que muchas hacen con música estruendosa, no se oyen las exclamaciones de gozo y alabanza que identifica la curación de todos los enfermos que frecuentan esas iglesias. Son los hospitales, los centros de muerte donde la gente que han errado en su fe y estilo de vida y de alimentación, acuden en busca de alivio. Por eso, el ángel reclama la sangre de los profetas y santos de esa etapa histórica y de todos los que han sido muertos en la tierra. Todos, en su mayoría, pasaron por el hospital de cada denominación. Algunos se dan cuenta del hechizo que Satanás puso en esas instituciones que parecieron, por varios siglos, que la presencia de Dios estaba en ellas, cuando era el maligno quien las manejaba. Muchos de los que trabajan allí son gente buena que estudiaron medicina pensando en hacer el bien al prójimo y curar a los enfermos. Pero no se dieron cuenta que las drogas no curan y que, por el contrario, el que se somete a ellas queda dependiente para toda la vida. Según pasa el tiempo usándolas, van apareciendo los efectos secundarios y terciarios de las mismas, de tal manera, que quedan atrapados para siempre en ese tipo de adicción que mal aplicadamente le llaman medicinas, pero que son fármacos adictivos. A eso es que en Apocalipsis se le llama y que se traduce como hechicería en lenguaje bíblico. 

Es interesante observar cómo la gente ha aprendido a depender de drogas tóxicas que no curan ni pretenden curar ninguna enfermedad o condición; Que no son otra cosa que máscaras que encubren la enfermedad. Muchas deben usarse por vida y causan otras enfermedades, y quién las usa, nunca curará de la enfermedad original para la cual recibió tal medicamento, ni son capaces de entender sobre los efectos secundarios y terciarios de las mismas que le causan otras enfermedades.

De manera, que los hospitales que las iglesias llamadas cristianas auspician y poseen, han sido el medio que el enemigo ha usado para supuestamente, sanar los enfermos de este tiempo, y llevar a cabo la supuesta curación de los mismos, resulta que son un fiasco, un engaño que pretende sustituir el poder curativo de Jesucristo, y que no curan ninguna de las enfermedades que sufre la gente, ni tan siquiera les pueden enseñar a no enfermarse. Al contrario, los ponen en el uso de drogas tóxicas y los convierten en adictos para toda la vida. 

Por eso, la transformación mágica que convence al enfermo y lo convierte en usuario de drogas adictivas, es que en el Apocalipsis se le llama hechicería o pharmakeia. Es uno de los engaños más grandes que el maligno ha podido inventar para engañar al mundo, porque las drogas enajenan la mente del usuario y le hacen creer que todo está bien, cuando es todo lo contrario; la droga lo va incapacitando física y mentalmente para descubrir la triste realidad de su destino, que tarde o temprano, lo llevará a ocupar una cama de un hospital donde los enajenarán químicamente para que muera, creyendo que se va a curar y que se va a salvar. Bajo los efectos de drogas y estupefacientes químicos, no se pueden tomar decisiones importantes de salvación eterna, debido a que la mente está manipulada por la droga y quién único tiene acceso a ella es su autor. 

De manera, que siendo la Iglesia cristiana quien auspicia y posee la mayoría de los hospitales del mundo, tenemos que entender que Satanás tiene en sus manos a todos los cristianos aptos para la salvación que son los “árboles verdes” de Apocalipsis. Los mantiene bajo un control absoluto de drogas que le acortan la vida, le nublan el entendimiento y le cortan la comunicación directa con su Creador, justo en los momentos más críticos e importantes de su vida.

Por eso, el texto de Apocalipsis 18:24 lee en esa confusa Babilonia de este tiempo profético que: “En ella fue hallada la sangre de los profetas y de los Santos y de todos los que han sido muertos en la tierra”. La expresión “han sido muertos”, no se refiere a que murieron de muerte natural, sino que han sido muertos o asesinados por el sistema de hechicería, química, farmacológica, moderna. Haciéndoles creer que se curan, los van matando, “porque en sus hechicerías todas las gentes han errado” (verso 23).

Quien cae en el uso de drogas químicas, de cualquier tipo que sean; farmacológicas o ilegales, tiene poca probabilidad de salir de ellas, para evitar perder su salud y su alma. No hay diferencia en el nombre de la droga, puede ser alcohol, tabaco, marihuana, cocaína, anfetaminas, cortisona, opiáceos, insulina o cualquier otra. A la larga, todas enajenan la mente, controlan el organismo desde el cerebro, creándole una entrada al enemigo de las almas para que, desde ese centro nervioso, manipule la voluntad humana y la doblegue. Dice la escritura que: “Todas las gentes han errado en esto” (verso 23).

Los hospitales no son directamente culpables de esta situación que el ángel describe: Tampoco la mayoría de los profesionales de la salud. No es hasta que se estudian los principios naturales de vida a la luz de las leyes de la salud y de Apocalipsis, que se abren los ojos de los ciegos y empiezan a ver la realidad de las diferencias entre el método de Cristo y la ineficacia de la medicina moderna, con sus diferentes tratamientos diagnósticos, cirugías y farmacología. Cuando analizamos todo ese aparato científico y lo comparamos contra el sencillo y eficaz método de Cristo, vemos la razón por la cual la gente se deslumbra con tanta tecnología, al extremo, que no pueden ver que el poder curativo del Maestro es la alternativa verdadera que en realidad sana y salva. Que todo ese montaje tecnológico no sirve para curar ni una gripe. Que en vez de tratar la enfermedad tratan el síntoma, que en vez de curar al enfermo, lo enajenan de la realidad y lo matan creyendo que lo están salvando. Al desconocer los principios básicos de la salud, inventan métodos y tratamientos que parecen ayudar al enfermo; Aplican técnicas, equipos y medicación, que para ellos tiene una gran lógica curativa, pero que, en el fondo, engaña al cuerpo, al sistema inmunológico y a todo el organismo. El personal médico hace lo imposible para salvar al enfermo, pero las drogas y casi todo lo que recibe por vena, lo va deteriorando físicamente. No es engañando al sistema inmunológico con un pseudo-virus de una vacuna o saturándolo de químicos tóxicos como se protege el cuerpo humano de un elemento patógeno. Esa es la manera en que el sistema médico moderno trata el cuerpo humano en contra de las más elementales leyes de la inmunología, de la salud y de la vida.

Por esa razón, el texto bíblico le llama hechicería y es la manera del mago hacerle creer al que observa algo, que en realidad ocurre. Algunos le llaman ilusionismo. Otros, pueden decir magia negra, pero es algo que aparenta una cosa, pero es otra en la realidad. Ese es exactamente el carácter de la medicina moderna que en vez de curar las enfermedades las transforma de una sintomatología a otra. Pero le hace creer al enfermo que la primera condición tratada con la droga se curó y que las otras son nuevas y hay que tratarlas también. De esa manera, los enfermos se convierten en la materia prima de una industria multimillonaria que crece y domina el mundo y nadie se atreve a retarla por miedo a ese poderoso imperio.

Por esas razones expuestas, el miedo sustituye a la razón y oculta el amor que una vez hizo que alguien estudiara medicina para, supuestamente curar a los enfermos. Por eso, para lograr que la gente se vacune, le inyectan primero el miedo y luego el veneno.

Cuando analizamos el texto de Apocalipsis 18, nos percatamos de que ese reino de terror, que en una etapa de la historia, deslumbró y convenció a todas las gentes (Verso 23). con sus hechicerías, con tanto ímpetu que nunca más será hallada, al igual que junto a las iglesias y denominaciones que las auspiciaron desde que surgieron. La confianza que los cristianos pusieron en ese sistema está comenzando a caer y lo hará estrepitosamente porque sus propios médicos, y ministros y pastores sinceros la señalarán como la madre de las confusiones. En una hora (verso 17), han sido desoladas tantas riquezas porque nadie compra ya sus mercaderías, (o mentiras, Apocalipsis 18:11). Ni sus drogas farmacéuticas, ni sus tratamientos químicos, ni sus vacunas mentirosas. Todo ese andamiaje se cae en una hora profética y sus mercaderes, que se han enriquecido con ella ya nadie las compra (Apocalipsis 18). Las siete denominaciones que ostentan los hospitales que sustituyen el poder curativo de Dios, son: Presbiterianos, Metodistas, Católicos, Menonitas, Adventistas, Episcopales y Luteranos. Otros tres poderes que complementan y representan los diez cuernos, se unen a estas, completando el cuadro profético que ilustra la condición del mundo en esta etapa.

Satanás conoce la Biblia y entiende el plan de Dios, por lo que aprovecha la confusión de los cristianos que la leen sin entenderla, para crear falsas aplicaciones de la profecía y preparar así sus nuevas estrategias:  Se trata de una nueva y prometedora medicina que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha probado y que es una nueva versión de la tradicional medicina natural, en la que médicos convencionales combinan plantas medicinales con drogas tóxicas. Le llaman Medicina Tradicional, de Alternativa, Biológica, Metabólica y de muchas otras maneras para identificarla de acuerdo a quién la practica y su intención. Desde el año 2003 la están proponiendo y la tienen en agenda para el año 2023 en que comience a decaer la medicina moderna, tenerla como sustituta y presentarla al mundo como la gran alternativa. ¿Otro nuevo engaño? No se trata de la genuina y verdadera Medicina Natural porque no son las plantas medicinales solamente las que utiliza como recursos curativos. Las fórmulas farmacéuticas que estarán recomendando para las diferentes condiciones de salud estarán modificadas genéticamente y mezcladas con drogas tóxicas, lo que bajo ningún concepto se pueden aceptar que se clasifiquen como medicinas naturales. 

La verdadera alternativa para esta etapa se trata de un cambio radical en la alimentación de la gente. De nuevo, el maestro de la confusión va a omitir, cambiar, alterar, y manipular la información y los medios para hacerle creer a la gente que, porque se utilizan las plantas medicinales, son la mejor alternativa curativa. Para ese fin, ya la Organización Mundial de la Salud, (OMS), ha identificado 50 plantas medicinales que han sido escogidas en todo el mundo para llevar a cabo el nuevo y moderno engaño. Son plantas genéticamente modificadas para lograr el efecto de entrar al sistema orgánico como lo hacen las drogas y llevar a cabo el mismo engaño. Esta organización es parte del consorcio médico farmacéutico que dirige la acción contra la salud desde la silla de Satanás (Apocalipsis 21:3). Toda esta acción ocurre en “una hora” profética, por lo que se estima que no tomará siglos en que ocurran todos estos cambios, sino que, en un periodo de tiempo relativamente corto, varios eventos estarán desarrollándose a la vez, y todo ocurrirá rápidamente. Algunos de estos, simultáneamente, como ha ocurrido con los procesos de vacunación en los que los medios de comunicación de todo el planeta le han realizado las campañas publicitarias de forma masiva a los grandes consorcios farmacéuticos y a los gobiernos que reciben los beneficios. 

El gran error de las iglesias que se dicen cristianas ha sido en unirse al sistema médico moderno y adoptar hospitales y drogas químicas, así como no enseñar a sus miembros y al mundo a alimentarse sanamente para no enfermarse. Eso ha hecho que la gente tenga que depender del uso de drogas tóxicas con grandes efectos secundarios. Ya sabemos que Satanás se ha adelantado y ha manipulado de muchas maneras los alimentos: Frutas, vegetales y ensaladas, los granos y las hortalizas, para que cuando muchos despierten a la realidad y busquen comida sana, encuentren que todos los vegetales están alterados en su química original y la misma ciencia que los diseñó los estará descartando como alimento sano. No olvidemos que Jesús adelantó este asunto a sus discípulos cuando les narró la parábola del hombre que sembró buena semilla en su campo y vino el enemigo de noche, y sembró la cizaña. Esta es una de las siete (7) parábolas de Mateo 13 que son parte de la clave para entender el Apocalipsis.

La alimentación sana es parte de la enseñanza bíblica. Existen unas 333 leyes de salud que han sido ignoradas por la Iglesia cristiana que ha seguido las mismas costumbres de los hijos de Caín, matando y comiendo animales. Esta práctica de ingerir sangre es contraria al texto bíblico original y es la causa de casi todas las enfermedades existentes para las cuales la medicina recomienda sus drogas tóxicas. Cuando se consume la carne de los animales que matan para ese fin, se está violando el importante mandamiento de NO MATAR dos veces: Primero, porque se mata al animal, y segundo porque se mata la persona a sí misma y se condena a sufrir las enfermedades que produce comer carne muerta.

La iglesia cristiana que debió haber resguardado la salud de sus miembros, se hizo aliada del enemigo, auspició los hospitales como negocio, y rechazó la ley de Dios que nos promete salud y salvación. Cambió la ley de vida por la práctica de muerte y deterioro de las drogas tóxicas para con ellas, supuestamente, tratar de controlar las condiciones o enfermedades que se han creado como consecuencia de la alimentación inadecuada. Es algo totalmente ilógico e irrazonable que no tiene conexión ni razón para justificar la relación de una cosa con la otra. Pero eso es lo que se le ha enseñado a la gente a utilizar cuando se enferman, por los médicos y nutricionistas cristianos, a sabiendas de qué: 

  1. La enfermedad tratada con drogas no tiene cura.
  2. La medicina moderna desconoce la causa de la mayoría de las enfermedades.
  3. Que la droga no pretende curarla, en eso están claros los médicos.
  4. Que tienen efectos secundarios y terciarios. 
  5. Que el médico desconoce la causa de las enfermedades, y aún así, se atreve a tratarlas con drogas tóxicas, sin considerar los daños que la droga pueda causarle al enfermo.

Si se desconoce la causa, es ilógico y razonable, y muy arriesgado tratarla sin saber las consecuencias, como usted, desarmar un equipo electrónica para repararlo sin saber cómo hacerlo. Cuando su auto se daña, lo llevaría a reparar a un veterinario o a un hospital. Y si usted se enferma, ¿Iría al taller de mecánica para que lo compongan?

Para el siglo XVIII comenzaron a proliferar los hospitales, y de inmediato, Dios le indicó a los profetas de su tiempo que hicieran sanatorios y no hospitales. Existe una gran diferencia entre una cosa y la otra, a pesar de que se insiste en llamar sanatorios a muchos hospitales. El padre de la confusión sigue confundiendo los términos para mantener a la gente enajenada de la realidad.

Muchos profesionales de la salud saben la causa de las enfermedades, pero no lo pueden revelar al paciente porque su preparación en las escuelas de medicina les advierte de que pueden perder su licencia médica o perder al paciente si les revelan la causa y se curan. Aunque reconocen que la alimentación es la causa, por la mala ética que han aprendido, no se atreven a enseñarlo a sus pacientes y mucho menos revelar la causa. De tanto practicar el error, ellos mismos se enferman y mueren de las mismas enfermedades que sufren sus pacientes.  

¿Cómo comprobarlo?  Los laboratorios clínicos que la medicina moderna le hace al paciente, lo que revelan es el estado del cuerpo en relación a lo que come regularmente, y sobre todo, refleja lo que ha consumido en los últimos meses. Basándose en esa premisa, se ha creado la prueba de azúcar glucosilada para determinar el promedio de glucosa en sangre durante los últimos dos o tres meses. A través de esa prueba, el médico sabe cómo el paciente diabético ha llevado su régimen alimentario durante ese período de tiempo. Si ese mismo concepto se aplica a todos los laboratorios como se hace en la medicina natural, los médicos sabrían la causa de todas las enfermedades y podrían tratarlas correctamente en su origen y causa. Por lo tanto, se verían obligados a tratar la enfermedad en su causa y la medicina sería la alimentación. Lo dijo Hipócrates, el padre de la medicina moderna: “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”.

Si la iglesia cristiana hubiera aceptado y enseñado las leyes de la salud que están claramente definidas en la Biblia, y que se conocen hace casi 6,000 años, “ninguna enfermedad de las que sufre la gente en el mundo hubiera afectado a los miembros. de las iglesias cristianas (Éxodo 15:26), y los enfermos vendrían a las iglesias a curarse en vez de ir a los hospitales y a los médicos que los convierten en adictos a drogas para toda la vida, y mueren de esas enfermedades.

No se puede negar que el negocio de las drogas, tanto legales como ilegales, es una de las grandes tentaciones económicas que todo negociante tiene ante su consideración. Toda sustancia adictiva que entra al cuerpo humano crea de inmediato una dependencia fuerte que hace desaparecer los síntomas de toda condición patológica existente y le hace sentir al usuario una sensación temporera de bienestar físico y mental que es deseable y apreciada por quién se enferma y sufre. Especialmente por aquellos que sufren dolor, ansiedad, malestar o incapacidad de algún órgano o sistema, y al consumir la droga, se siente aliviado por algún tiempo. Al comienzo del uso de alguna de estas sustancias adictivas, la persona siente un alivio inicial, que con el tiempo y el uso de la misma, los efectos del alivio duran menos y pasan más rápidamente, lo que lo obliga a consumir más cantidad y más frecuentemente. La misma droga produce efectos de gran deterioro en el cuerpo, que la persona, luchando por sentirse mejor, no advierte hasta que cae en crisis, y para ese tiempo, ya es tarde para salir de la droga o del medicamento, debido a que los efectos secundarios se hacen evidentes.  

 Estos efectos, se agudizan a medida que pasa el tiempo usando el medicamento recetado o la droga auto-recomendada. Al fin y al cabo, no hay diferencia entre una droga para la presión arterial, para el dolor muscular, para la diabetes, o para cualquiera otra condición, porque todas producen efectos secundarios que casi siempre son peores que la condición original. En esta trampa mortal y dolorosa, caen todos los cristianos que no han aprendido en sus iglesias, a vivir de acuerdo con las leyes de la salud que se encuentran en el libro de texto: la Biblia. 

Muchos pastores desconocen que existen estas leyes cuya redacción mayor se encuentra en el pentateuco, y la mayoría están redactadas con vigencia perpetua. Tampoco saben que los antediluvianos que duraban cerca de 1,000 años, redujeron su promedio de vida a 120 años o menos, cuando comenzaron a matar animales para consumo humano. Ese fue el comienzo del deterioro del cuerpo humano y el inicio de las enfermedades sistémicas que acortan la vida proporcionalmente. El comienzo de la restauración del ser humano comienza cuando se percata que la muerte de animales para consumo humano es la primera causa de enfermedades y del debilitamiento del sistema inmunológico, que no fue diseñado para ese fin, y Dios no quiso corregirlo cuando le permitió comer carne a los primeros pobladores de la tierra que se obstinaron en matar y comer la carne de animales, para que no durarán tanto, y por lo tanto, no pecarán y destruyeran la creación como lo han estado haciendo. Jesús también lo afirmó cuando nos comunicó el mensaje de las 7 parábolas de Mateo 13:11-15: “y del corazón entiendan, y se conviertan, y yo los sane”.

Volviendo al Apocalipsis, qué es la contraparte del Génesis, donde comenzaron los problemas de la humanidad.  En Génesis 6, del 1 al 6, vemos cómo el ángel expresa la diferencia entre el mundo y los hijos de Dios, que son diferentes. En el apocalipsis, se definen porque tienen la paciencia de los Santos y guardan los mandamientos de Dios (Apoc.14:12). Estas características que identifican y separan al pueblo remanente de Dios del resto de la cristiandad, son la esencia misma de la obediencia, que los pastores, ministros y dirigentes de las iglesias cristianas han rechazado, y así lo han enseñado erróneamente a sus feligreses haciéndoles creer que Cristo en la cruz crucificó todas las leyes mandamientos y preceptos, incluyendo los de la salud. Por esa razón, el cristiano que se de cuenta de este engaño, debe salir de inmediato de esa Babilonia para formar el pueblo de Dios que espera con la paciencia de los Santos, guardando todos los mandamientos y leyes de salubridad que fueron dadas para su salud y bienestar. 

Aún en el régimen original de Daniel que le proporcionó largos años de vida y productividad al profeta, hay que tener cuidado hoy, porque casi todo lo que se cultiva está de alguna manera intervenido, hibridado, Injertado y manipulado genéticamente. 

Efectivamente, adoptar un régimen vegetariano si no se tiene en cuenta la procedencia de los vegetales y frutas, granos o legumbres, es tan peligroso como todo lo demás que tiene la trampa satánica que sembró la mala semilla en el campo del Señor. De la misma manera que Jesús lo explicó en la parábola de Mateo 13, ha logrado sembrar su mala semilla en todos los alimentos. Para alimentarnos correctamente, tenemos que buscar y descubrir aquellas frutas y vegetales que aún, a pesar del daño que el maligno ha realizado, conservan el sello de Dios en su naturaleza. Este asunto lo explicamos gráficamente en drnorman.blog bajo el título: El sello de Dios. El sello de Dios está en toda la creación, en nuestro genoma, en toda célula de nuestro cuerpo, en los alimentos puros, en el descanso, en el tiempo, en la ley de Dios, y en cada cosa creada que no ha sido alterada por el enemigo y que no ha recibido la mala semilla de la cizaña.

En el capítulo 17 de Apocalipsis, versos, del 3 al 8, vemos cómo el desarrollo de la confusión babilónica se convierte en otro misterio que debe ser descifrado, estudiado a la luz de la actualidad o verdad presente de este tiempo, y aplicado adecuadamente a las circunstancias mencionadas. Esto, debido a que el enemigo transforma de siglo en siglo su muy depurada estrategia de engaño. Por esa razón, cada teólogo o Pastor ha creado su versión personal del Apocalipsis, y muchas denominaciones tienen su interpretación particular de su punto de vista al respecto.

Cuando vemos versiones oficiales denominacionales que por más de un siglo tienen la misma aplicación apocalíptica de hechos que ocurrieron en los siglos 14 al 18 y que los repiten año por año, nos preocupa que esas denominaciones no se den cuenta de las nuevas estrategias satánicas y se mantengan aliadas a la medicina moderna o Pharmakeia, cayendo así en el engaño moderno del maligno que, como ocurrió en el siglo 14, fue el catolicismo liderado desde el Vaticano quien persiguió y martirizó a la iglesia que surgió de la reforma protestante hasta que ésta llega a Norteamérica y logra que la constitución americana proteja los derechos de la gente a reunirse bajo las diferentes creencias, y que se respeten los derechos individuales de conciencia. Cuando estos derechos se ven afectados y no se respeten, es hora de salir de esa Babilonia moderna.  Ya estamos viendo decretos bajo los principios de salud que violan los derechos fundamentales bajo los cuales se fundó la nación americana y se imponen leyes que obligan a todos. Como señala apocalipsis 13:14 al 17 a recibir una marca en su mano derecha o en su frente y que ninguno pueda comprar o vender, sino el que tenga la señal.

Aquí hay sabiduría (verso 16), el número de la bestia es 666 y su nombre, según apocalipsis 12:9, es diablo y Satanás el cual engaña a todo el mundo y al cual se le dieron seis milenios para hacer su obra, antes del descanso del pueblo de Dios. Por todo el tiempo, ha obrado para abolir el reposo de cada 6 días y ha engañado a todos los creyentes y no creyentes haciéndoles creer que el día de reposo ha sido cambiado o abolido con los otros mandamientos, preceptos y estatutos. En Apocalipsis 14:11, se identifica a los que toman su señal como los “que no tienen reposo ni de día ni de noche”, mientras que, en contraste, el verso 12 presenta al pueblo de Dios que guarda los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús. 

Como señalamos antes:  Es necesario repetir cómo se identifica el engaño moderno que desde las farmacéuticas hasta las iglesias cristianas se conspira contra los que guardan los mandamientos de la ley de Dios, y se les impone una marca que quien no la tenga, no puede viajar, ni comprar, ni vender, ni trabajar en la mayoría de los lugares de trabajo. El 666 es una identificación que determina algo que está incompleto, que no tiene conclusión, que no culmina ni se finaliza, porque Dios no le permite al diablo llevar a fin su obra de engaño. La verdad presente indica que el descanso de la tierra ocurre al final de los seis milenios y el séptimo es el descanso divino que Dios ha prometido a su pueblo que ha descansado el séptimo día y ha guardado y enseñado a guardar los mandamientos, los preceptos, y los estatutos originales (Éxodo 15:26): Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos; ninguna enfermedad de las que le envié a los egipcios te enviaré a ti, porque yo soy Jehová, tu sanador.

Esta promesa al pueblo de Israel está vigente y se extiende a los que guardan los mandamientos y todos los estatutos que Dios les señaló para resguardar la salud que a la Iglesia le falta hoy. Todos los que dicen ser cristianos, se enferman de las mismas enfermedades que el resto del mundo que Satanás ha conquistado (Éxodo 23:25) y Yo quitaré toda enfermedad de en medio de tí. El pueblo de Dios en la tierra no debe sufrir las mismas enfermedades del resto del mundo, porque tiene la señal en la mano derecha que es la mano que el señor impone sobre los enfermos y los sana. El capítulo 23 de Éxodo establece los beneficios que Dios tiene para los que siguen sus mandamientos en toda época de la historia. A raíz de haber proclamado su ley en el Monte Sinaí, Éxodo 20, del 3 al 15. añadió otras leyes para preservar el orden social: Leyes civiles, derechos, preceptos, y recomendaciones de salud general.

Dios no falla en cumplir sus promesas, porque son parte de la ley natural de causa y efecto. “Todo lo que el hombre sembrare, eso cosechará” (Gálatas 6:7, Éxodo 23:25). Así es la ley natural que produce resultados de acuerdo con lo que hacemos y de cómo actuamos. Las enfermedades todas, son consecuencia de nuestro estilo de vida y alimentación, y de eso depende la salud de nuestra mente y de nuestro cuerpo. No es necesario que Dios ande cuidando nuestra salud porque al dar sus leyes, preceptos y estatutos, nos está dando la forma natural y correcta de no enfermar. Por lo tanto, si sufrimos alguna enfermedad, lo primero que tenemos que hacer para curar es reconocer cuáles leyes o preceptos violamos, y qué semilla sembramos en nuestro organismo que estamos cosechando la tal enfermedad, como quiera que se denomine. Si no avanzamos a corregir el daño, tanto la enfermedad como las drogas que usemos como medicina, pueden dañar órganos y sistemas, y eventualmente causarnos la muerte prematuramente. Si cumplimos, Él cumple: “Y yo cumpliré el número de tus días, dice Jehová” (Éxodo 23:26). Todos tenemos la promesa de llegar al término que Dios nos señaló de 120 años. Todo depende de nuestra voluntad en hacer la suya. La promesa está en pie, y él no falla en cumplir lo que promete. ¿Cumpliremos nosotros? Recordemos que el Apocalipsis es el mensaje final de Dios a las iglesias y por consiguiente, a su pueblo de este tiempo.

Nota 1: Terminando este analisis de Apocalipsis, surge un repunte del coronavirus pandémico que ha tenido al mundo en ascuas por mas de un año. Su presencia en todos los países del mundo nos da una idea clara de como las conmociones que azotan a la humanidad se hacen eventos mundiales en término de horas o días. Esto confirma la seriedad del trabajo recopilado pues define los eventos catastroficos del Apocalipsis como terremotos o conmociones mundiales que no necesariamente indican la ocurrencia de un terremoto físico mundial que afecte todo el planeta de una vez. Aunque no se descarta, que junto con la conmoción ocurra un terrremoto grande, el terremoto no es la causa sino el efecto de la misma.

Nota 2: Los mártires de las persecuciones históricas que esperan por su recompensa y por los otros que han de morir igual que ellos, son los que enfermaron y murieron de las plagas finales sin conocer lo que estaba ocurriendo, porque la iglesia, en vez de advertir del peligro, se hizo socia de Satanás y  auspició las instituciones hospitalarias a donde van a morir otros mártires como ellos. Por esa razón, el libro que nadie podía abrir es dado de la “mano derecha” del Padre. La mano derecha es la mano sanadora que representa el cambio en el estilo de vida y de alimentación de los santos de los últimos días. Los fieles que se mantengan puros y que no se contaminen con la comida del rey de este mundo, tienen la promesa que Dios los alimentará con el maná escondido que espera por ellos. (véase Daniel 1:8-12) y (Marcos 16: 18) 

Nota 3: En estos escritos reveladores se cumple la Comisión Evangélica dada  por Jesucristo a los discipulos en Marcos 16:15-18, antes de ascender a los cielos.

Apocalipsis a la Luz de la Verdad Presente

Por Dr. Norman Gonzalez Chacón

default

El libro de Apocalipsis ha estado por siglos en el valle de la especulación. Ha estado a expensas de lo que cada intérprete ha querido realizar de la última profecía que Dios revela a las siete (7) iglesias que componen la fase final de la historia. Ese misterio de iniquidad que obra desde el principio, y que ha confundido las lenguas de los que tratan de construir a su gusto y conveniencia, edifican en vano tratando de llegar al cielo con su propia escalera.

El mensaje que Dios envía a través de ángeles comisionados para ese propósito viene en clave secreta, que solo los entendidos pueden entender (Daniel 12:3-13, y Mateo 13:11).  Al acercarse el tiempo del fin, y cumplirse las profecías para esta etapa, una inmensa mayoría de la cristiandad se encuentra desprovista de la información necesaria y totalmente ajena a los acontecimientos que marcan el fin del mundo. Por negligencia de pastores y sacerdotes que dirigen la iglesia en general, corren el peligro de caer en los engaños que Satanás ha preparado para entretenerlos, comiendo del árbol de la ciencia del bien y del mal, creyendo que se trata del árbol de la vida de salvación (Mateo 15:8-9). Anticipándose a esos peligros, Jesucristo dejó la clave para interpretar el mensaje de las parábolas a sus discípulos con la misma clave secreta que usó para dictar el mensaje de Apocalipsis a su siervo el profeta Juan, y asimismo para dictar el mensaje de las visiones de la etapa final de la historia de este mundo en el capítulo 13 de Mateo

EL NÚMERO 7 COMO IDENTIDAD

En siete (7) parábolas con siete (7) palabras clave, realizó un extraordinario esfuerzo para que solo lo pudieran descifrar y entender los entendidos e iluminados por el Espíritu Santo en los últimos días. Para ese fin, usó el número que lo identifica como Creador de todo lo que existe: el siete, (7) que significa la plenitud y totalidad del proceso creador de todo lo que existe en la Tierra, así como en el Universo, en siete (7) días literales. Esa es también la clave que los identifica como la trinidad: Padre, Hijo, y Espíritu Santo (777).Contrario a su archienemigo, que no tiene la capacidad de completar ningún proceso creativo, el ángel del mensaje apocalíptico lo identifica con el número (666); que es un número de hombre imperfecto, que no culmina su incumbencia ni su proyecto de engaño y falsedad.  En este estudio, estaré revelando para los “entendidos” la clave secreta que le dejó el Maestro de Galilea a sus discípulos de todas las épocas, para que pudiéramos descifrar el significado de las profecías del Apocalipsis.

La inteligencia y astucia de Satanás sobre las demás criaturas, lo ha mantenido por siglos liderando la rebelión contra el Creador, y sus principales líderes han llevado a cabo sus planes con gran acierto y en total acuerdo. Su obra maestra es la división que ha creado de los conceptos bíblicos básicos que ha prostituido y ha hecho una gran división ideológica en la Iglesia cristiana. Ha logrado mezclar exitosamente el error con la verdad, y mediante textos bíblicos traducidos o interpretados irracionalmente, adulterando verdades fundamentales del Evangelio que han cambiado al mundo, así como el propósito de la Iglesia de Dios en la tierra.

El libro de Apocalipsis ha estado por siglos en el valle de las especulaciones, y cada intérprete ha querido realizar una versión propia de la última profecía que Dios le revela a las siete (7) iglesias que componen la fase final de la historia del mundo. El misterio de iniquidad que obra desde el principio, ha confundido las lenguas de los que tratan de edificar una torre tan alta, como para llegar al cielo. El mensaje que Dios envía a través de ángeles comisionados para ese propósito viene en una clave secreta que solo los entendidos pueden entender (Daniel 12:3-13, y Mateo 13)  Al acercarse el tiempo del fin, y cumplirse las profecías para este tiempo, una inmensa mayoría de la cristiandad se encuentra desprovista de la información necesaria y totalmente ajena a los acontecimientos que marcan el fin del mundo y por negligencia de los pastores y sacerdotes que dirigen la iglesia en general, corren el peligro de caer en los engaños que Satanás ha preparado para entretenerlos comiendo del árbol de la ciencia del mal, creyendo que se trata del árbol de la vida de salvación. Anticipándose a esos peligros, Jesucristo les dejó la clave para interpretar las profecías del apocalipsis a sus discípulos y lo hizo de la misma manera y en la misma clave secreta que usó para dictar el mensaje a su siervo Juan, el profeta que recibió las visiones de la etapa final del mundo

¿Cómo ha ocurrido algo así? ¿Cómo está el tesoro preciado del Señor, su Iglesia, su pueblo escogido, el Israel moderno, el rebaño por el cual el Pastor dio su vida?, ¿Qué la ha hecho llegar a esos extremos de confusión? Lo que el ángel le aconseja es que se arrepienta y acuda a la puerta donde se encuentra el Señor.  Arrepentirse es volver atrás, cambiar el rumbo a dónde se dirige, pero la Iglesia dice que es rica, que no tiene necesidad de ninguna cosa y no conoce que es cuitada, miserable y pobre, y ciega y desnuda (Apocalipsis 3:17). Por esa razón, no ve la necesidad de arrepentirse por lo que el llamado de Jesucristo se dirige a las personas en particular que militan en las iglesias, a salir de esa Babilonia espiritual. 

LAS SIETE MUJERES SON 7 IGLESIAS (Isaías 4)

Siglos antes que se escribiera el Apocalipsis, el profeta Isaías fue inspirado a profetizar contra Jerusalén, y en lenguaje profético adelantó que para el tiempo del fin, “echarán mano de un hombre, siete (7) mujeres diciendo: “Nosotras comeremos de nuestro pan, y nos vestiremos de nuestras ropas; solamente sea llamado tu nombre sobre nosotras, quita nuestro oprobio”. Era muy mal visto en tiempos del profeta, que mujeres solteras participaran de eventos públicos. Se consideraba oprobio la soltería a edad avanzada. Dios es el mismo ayer y hoy y siempre, y es constante y estable con los símbolos y figuras que ha escogido desde siempre, para ilustrar la condición de Sion, Israel, y finalmente, de su Iglesia amada por la que estuvo dispuesto a dar en sacrificio a su hijo. 

Esta profecía ilustra de manera contundente y precisa que, en los últimos tiempos, las siete (7) iglesias o denominaciones que se hacen llamar cristianas, echarán mano de Cristo solo para tener su nombre. Ellas se harán cargo de sus propios gastos, de su alimentación, y de su ropa para vestirse y calzarse. Lo único que les interesa es el nombre. El nombre del hombre que les quite el oprobio público y que la gente piense que están debidamente respaldadas por ese varón. De esa manera, esas iglesias se amparan en el nombre de Cristo para predicar un mensaje diferente cada una de ellas. Un mensaje espurio que sale de una iglesia sin marido, y sin Cristo.

La misma inspiración divina que fue sobre el profeta Isaías, es la misma que le proveyó las visiones al profeta Juan, y usó, igualmente el número siete (7) para identificar y enumerar las mujeres que representan las siete iglesias del último tiempo. Las siete, (7), se vistieron por su propia cuenta, comieron de su propio pan, que significa de su propia comida espiritual o doctrina individual, tal como lo expresa el Apocalipsis, muchos años antes de que ese libro se escribiera. Esas 7 iglesias estaban presentes en la visión anticipada de la profecía, donde se anticipa el lenguaje profético, el destino que tomaría la Iglesia o esposa. La novia o la mujer que quiere aprovecharse solo del nombre del Señor para vivir, de acuerdo con su propia voluntad, hacer y enseñar lo que le parece y quiere hacer. Aún así, quiere ser respetada como la esposa del Señor. 

Como señalamos, la Biblia debe ser su propia intérprete y el contexto debe apoyar el texto. No hay ninguna otra interpretación más exacta y precisa que ésta para describir lo que estamos viendo de la Iglesia cristiana que lleva el nombre de Cristo, pero que se ha vestido a su gusto y conveniencia, ha comido el pan que ella misma ha confeccionado a su antojo, rechazando los ingredientes que Cristo le provee para hacerlo. Todo, a su gusto y conveniencia. En eso vemos la profecía cumplirse al pie de la letra. Como Laodicea, esta iglesia está desnuda y no ve la vergüenza y el oprobio que eso significa. Está ciega porque no puede ver su propia condición y no busca el colirio divino que puede devolverle la visión espiritual (Apoc. 3: ). Las siete sufren de los mismos males, aparte de que algunas tienen buenas cualidades que son bien vistas por el Señor, pero no tienen la intención de aprovechar el llamado a cambiar sus malas costumbres, hábitos y defectos que Dios les señala a través del profeta, porque quieren ser como son y no como él quiere que sean. Entre las siete, el Señor debe escoger la menos mala; él le cambiará el nombre y la llamará Amada mía, Pueblo mío, Mi tesoro, Pueblo Santo.

Se trata de 7 mujeres buscando un hombre que les dé su apellido para decir que están casadas. Las 7 iglesias de la profecía apocalíptica están representando a las diferentes tendencias erróneas que ha tomado el pueblo de Dios de los últimos días y se aleja cada vez mas del ideal marcado por el ángel en la iglesia de Filadelfia que es la que ha guardado la palabra, no ha negado el nombre y conserva la llave de David que abre la puerta de la Nueva Jerusalén. (Apocalipsis 3:7-12). Esa es la iglesia que conocerá el nuevo nombre de Cristo porque se ha ganado el privilegio de conocerlo. De esa manera, la separa de las que tomaron su nombre en vano y no dependen espiritualmente de él. Al conocerse el nuevo nombre de Jesús, dejan de llamarse cristianas porque quedan rezagadas, rechazadas, y en oprobio. Eso está pasando desde que invalidaron la ley de Dios y adoptaron las tres doctrinas de error que Satanás inventó para engañar al mundo. (tres espíritus inmundos a manera de ranas). Al cambiar las leyes divinas, las iglesias cristianas han ido tomando la marca o señal de la bestia y alejándose del camino del Señor. El llamado a los entendidos es que salgan de inmediato de esas congregaciones, para que no reciban las plagas que caerán sobre el mundo, y que incluirá a esas iglesias y a sus dirigentes por no obedecer la palabra de su paciencia, ni guardar sus mandamientos, preceptos y estatutos. (Apocalipsis 18:4)

Las tres doctrinas de error se han propagado en el mundo y una inmensa mayoría de éste dice ser cristiano cuando desconoce al esposo de la iglesia y sus requisitos de salvación. Cuando alguien muere, en vez de decir que duerme el sueño eterno hasta el día de la resurrección, lo suben directo al cielo y lo premian “morando con el Señor” de inmediato. Éste y muchos otros errores doctrinales que hemos mencionado, son parte de las enseñanzas falsas de las iglesias que en el Apocalipsis se unen en un consorcio con el poder político y científico para formar la imágen de la Bestia. “Cuando vieres estas cosas, sabed que vuestra redención esta cerca” (Lucas 21:28-31, Mateo 24:33). 

Nota: A raíz de la imposición compulsoria de una vacuna experimental que puede lesionar el genoma humano donde se encuentra nuestra identificación divina, estas iglesias o denominaciones, no tomando en cuenta los derechos individuales de cada criatura, se aliaron con los gobiernos civiles, los medios de comunicación y el consorcio científico-médico-farmacológico, para imponer la inoculación obligatoria, so pena de no poder “comprar ni vender”, ni asistir a eventos de ninguna índole, si no tienen la identificación que marca su aceptación a la administración de la marca que se impone obligatoriamente. Esta violación crasa de derechos individuales, que es universal, es una adulteración de nuestro cuerpo que según el Evangelio es “Templo sagrado del Espíritu Santo”. Por estas y otras imposiciones de los gobiernos y sus consorcios, sabemos que cuando se descubra la gran verdad de lo que esto significa, tanto los gobiernos como las iglesias y sus aliados medico-hospitalarios, caerán con Babilonia en el descrédito público que junto a los medios de comunicación que le han hecho el juego, caerán en la vergüenza pública y en el oprobio que deseaban evitar tomando el nombre de “cristianos” para realizar sus negocios y vender sus mercaderías. Se acerca rápidamente el día en que sus mentiras y engaños han de ser revelados a la luz de que se descubra “la vergüenza de su desnudez”. Continuaré ampliando.

El SIETE (7)

La plenitud de la revelación se resume en el número 7. Es el número de Dios que resume toda la creación en 7 días y la historia de la redención en 7 mil años. El mensaje a las 7 iglesias lo transmite el que tiene las 7 estrellas en su diestra, y anda entre los 7 candeleros de oro. Al dirigirse a las 7 iglesias de Asia, se dirige a la plenitud o totalidad de todas las iglesias que se establezcan en la última fase de la historia que comprende los 6,000 años que se le han dado a Satanás para obrar y los mil años que estaremos con el Señor. Son 7mil años para que la Iglesia cristiana contrarreste la obra de Satanás. Aunque a la Iglesia se le concede el poder de reprender y neutralizar la obra del maligno,  la palabra de Dios, que es la espada de 2 filos, se mantiene en las manos y en la boca del Señor y el mensaje final es entregado a las iglesias en lenguaje profético, secreto para resguardarlo de los enemigos que desde el principio arreglaron, tradujeron y realizaron cambios a priori y a conveniencia de ellos y en detrimento del mensaje que le fue entregado a Moisés y a los profetas, y que ellos modificaron a su antojo.

El estilo de hablarles en parábolas es el mismo acto de abrir el libro y desatar sus sellos. Antes de morir, abrió los sellos y al resucitar, les abrió el entendimiento para que pudieran entender y escribir de acuerdo con la revelación que el Maestro les hace en parábolas o en los símbolos que los profetas introducen como parte del mensaje secreto para los entendidos (Daniel 12:10 y Mateo 13:10 al 17), (Isaías 6:9 al 10). Cada una de las palabras símbolo y de los diferentes símiles y metáforas que el Señor utiliza en las diferentes figuras del lenguaje secreto, son tipos y sombras que se revelan.  

Es así como las 7 parábolas de Mateo 13, dadas a los discípulos por Jesús. El León de la tribu de Judá, contienen la clave para descifrar todos los mensajes proféticos que están en lenguaje secreto. “El León de la tribu de Judá, es el único que ha vencido para desatar los sellos” que por más de 4,000 años estuvieron cerrados para el entendimiento humano. Él es el único que puede abrir el libro. El libro fue tomado por Jesucristo de la mano derecha del Padre que estaba sentado en el trono; hubo conmoción en el cielo, los cuatro seres y los 24 ancianos se postraron delante del Cordero y entonaron un nuevo cántico en el cual se unieron una gran multitud de ángeles, millones de millones (Apocalipsis 5:1-11). El Cordero abrió los sellos y uno de los cuatro seres habló y dijo: “Ven y ve, y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado encima de él tenía un arco y le fue dada una corona y salió victorioso para que también venciese”. Este primer sello revela a Cristo. El color blanco es símbolo de la pureza de su Ministerio. El arco significa su disposición a hacerle la guerra al enemigo. La corona de espinas sobre su cabeza se convierte en una corona de rey de gloria y poder que sale victorioso sobre la muerte para que también pueda vencer sobre el pecado y sobre el enemigo.

Tengo la certeza de que quien abre los sellos es el protagonista y actor principal del libro, y quien único puede desatar sus sellos, Jesucristo. Lo hace con su vida impecable, con el poder que le confiere el Padre y con su propia decisión de vencer y salvar a la raza humana. Lo hizo con su vida y lo ratificó con su ejemplo y con su palabra. Desató y reveló el misterio escondido por 4,000 años, que como el tesoro de la parábola de Mateo 13, estuvo guardado para ser revelado únicamente a los discípulos. Unos entendieron al 30%, otros al 60% y otros al 100% (Mateo 13:8). Esos son los promedios a los cuales responde la capacidad del ser humano, que ayuna, que escucha y ora, para poder entenderla, y aceptarla de acuerdo con su capacidad espiritual, intelectual y física. Estos son los tres aspectos en que la semilla halla buena tierra y puede fructificar (Mateo 13:8).

De acuerdo con el método que establece Jesús en las parábolas, vamos a ir introduciendo algunas de las palabras o frases que nos ayudarán a entender el texto apocalíptico con su significado profético actual:

  • Montes = denominaciones u organizaciones religiosas sobre la tierra (cap. 8:8).
  • Islas = grupos religiosos aislados o independientes (cap. 6:14).
  • Mujer – luna = Iglesia, congregación (cap. 12:1,4,6,13,17).
  • Bestia = poder político, religioso, médico hospitalario (cap. 13).
  • Trompetas = mensajes de tiempo y lugar específico (cap. 8-10).
  • Estrellas = ángeles o mensajeros (cap. 1:20).
  • Candeleros = iglesias (cap. 1:20).
  • Nicolaítas = las diferentes castas de clérigos que establecían clases y jerarquías. Se   dedicaban al tráfico de cosas santas y a la compra de dignidades eclesiásticas, como fueron más adelante las indulgencias. En tiempos modernos, se refiere a doctrinas y creencias orientales de la nueva era que han entrado al cristianismo.
  • Antipas = un Santo mártir quemado en el año 92. Ejemplo de los que han de morir en el tiempo final de enfermedades curables que la ciencia moderna no puede curar.
  • Balaam = profeta pagano de moda, en Jordania (verso 22).
  • Balak = Rey de los moabitas, enemigo de Israel. Muchos de los dirigentes religiosos de este tiempo.
  • Siete Iglesias = las 7 organizaciones religiosas:  Episcopales, Católicos, Presbiterianos, Metodistas, Luteranos, Menonitas y Adventistas. Todos tienen algo en común: sostienen hospitales. Los demás son islas o movimientos aislados.
  • La Palabra – espada aguda de 2 filos = el lenguaje secreto de la Biblia. En el que hay un mensaje literal y un mensaje misterioso oculto. La Iglesia que descubrió el lenguaje secreto de la Biblia: los dos filos de la espada.
  • La silla o el trono de Satanás = lugar desde donde Satanás reina desde las mismas iglesias que lo acusan de enemigo.
  • El maná escondido = alimento que ha estado escondido o enterrado por años, será de nuevo el alimento de los israelitas modernos en el tiempo de la angustia si fuera necesario, porque todo el alimento estará modificado o alterado genéticamente.
  • La piedrecita blanca = un cuarzo blanco irrompible con las siglas de nuestro ADN musical.
  • Jezabel = profetisa pagana que se introdujo en el cristianismo de los primeros siglos, y que enseña doctrinas falsas como la de comer comida ofrecida a diferentes ídolos. Los que fornican con ella caen enfermos en cama, sufren gran tribulación si no se arrepienten. Nuestro trabajo es ayudar en ese Ministerio de la Salud porque si no, morirán los hijos de la iglesia de las mismas enfermedades que el resto del mundo. Hoy día, Jezabel es la caracterización de la nutrición moderna que enseña a los miembros de las iglesias a comer cosas sacrificadas al gran ídolo de la gula.
  • Trigo y cebada = representan el mensaje verdadero adulterado con cizaña. No valen casi nada porque fueron adulterados y desarrollaron el gluten tóxico.
  • Una puerta abierta = una oportunidad que se presenta con un mensaje nuevo o de un cambio beneficioso.
  • Jaspe = piedra preciosa que era parte de las 12 piedras del pectoral del sumo sacerdote. Éxodo 28:20 y 39:13 describe la luz que reflejan los muros de la nueva Jerusalén. Apocalipsis 21:18 al 20.
  • Sardio = piedra preciosa coralina. Formada de óxido de silicio microcristalino, que va desde amarillo intenso hasta naranja y rojo casi negro. Estas piedras preciosas representan “verdades preciosas” y personalidades especiales que el Señor guarda para que sean tesoros para su pueblo.
  • Carbunclo = Rubí o Piedra carbonífera que se pule y brilla. Caracteres que se pueden pulir para que brillen en el Evangelio.
  • Relámpagos, truenos y voces = Alboroto, conmoción o anuncios escandalosos. 
  • 7 lámparas = Los 7 espíritus de Dios (cap. 4:5), ángeles comisionados para llevar mensajes específicos. 
  • Cuatro animales llenos de ojos = Son seres inteligentes, en realidad, no son animales. representan otros mundos que no accedieron a la rebelión. Tienen la capacidad de ver el pasado, el presente y el futuro. Su cuerpo es circular y tienen ojos por dentro y por fuera. La apariencia a animales es una relación que el profeta hace de su expresión facial, y como no tiene nada comparable que los asemeje, los clasifica como animales. Lo que el Apóstol Juan ve en la visión, no le es fácil de explicar y su apreciación basada en la época y en su experiencia, no le permite hacer una descripción adecuada de estos seres que representan los cuatro puntos cardinales de la creación en el universo. Son criaturas de Dios que se merecen el lugar privilegiado ante el trono porque resistieron las insistentes tentaciones de Satanás para unirse a su rebelión y permanecieron fieles en sus diferentes mundos. No son animales irracionales, aunque por su apariencia física, su cara se les pareció a ciertos animales.  Es comprensible porque es comparable a león, becerro, hombre y a un águila volando. ¿Cómo es la cara de un águila volando? El águila vuela mirando hacia abajo todo el tiempo. Estos seres tienen raciocinio y el don de hablar y alabar al Señor. Están ante el trono porque se ganaron ese privilegio al venir de mundos que vencieron a Satanás y permanecieron fieles. Tienen ojos por delante y por detrás, porque tienen la capacidad de ver el pasado, el presente y el futuro, El libro sellado con 7 sellos y escrito por dentro y por fuera es compatible con la espada de 2 filos que también es el mensaje escrito en símbolos para los entendidos. Además, son seres circulares con capacidades específicas. Por esa razón, están representando sus mundos porque representan la variedad de la vasta creación. Tienen 6 pares de alas alrededor, y de dentro están llenos de ojos. Aquí solo se describe su personalidad original tal cual fueron creados y como los puede describir el profeta. Están frente al trono, esperando por la transformación gloriosa que el Señor hará en ellos cuando equipare a todo el universo con seres perfectos, hechos a su imagen y semejanza. Todos seremos transformados y ellos no son la excepción (1ra. de Corintios 15:51 al 53). Para ampliar el conocimiento de este tema, deben leer los artículos sobre ovnis en drnorman.blog.
  • 7 cuernos y 7 ojos = Apocalipsis 4: 5: Son los 7 espíritus de Dios enviados por toda la Tierra (cap. 5:6). 
  • Perfume = Las oraciones de los Santos (cap. 5:8).
  • Libro sellado con 7 sellos = mensajes escritos en clave. Por 4,000 años la historia bíblica dependió de los relatos proféticos de los personajes bíblicos que acaudillaron al pueblo de Israel. Pero no fue hasta fines del siglo primero de nuestra era cristiana que se da el Apocalipsis con el mensaje a las iglesias. Mensaje que Jesucristo le adelantó a los discípulos en las 7 parábolas de Mateo 13. Un mensaje secreto que solo los entendidos pueden entender. Es así como las 7 parábolas de Mateo 13, dadas a los discípulos por Jesús (El León de la tribu de Judá), contienen la clave para descifrar todos los mensajes proféticos que están en lenguaje secreto. El León de la tribu de Judá, es el único que ha vencido para desatar los sellos que por más de 4,000 años estuvieron cerrados para el entendimiento humano. Es él el único que puede abrir el libro. Cap. 5: El libro fue tomado por Jesucristo de la mano derecha del Padre que estaba sentado en el trono; Para fines de mayor comprensión, es importante señalar que: La mano derecha del Padre, así como la del hijo, es la mano sanadora que nos cura toda enfermedad y dolencia. Hubo conmoción en el cielo, los cuatro seres y los 24 ancianos se postraron delante del Cordero y entonaron un nuevo cántico en el cual se unieron una gran multitud de ángeles; millones de millones (verso 11). El Cordero abrió los sellos y uno de los cuatro seres habló y dijo: Ven y ve, y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado encima de él tenía un arco y le fue dada una corona y salió victorioso para que también venciese. Este primer sello revela a Cristo. El color blanco es símbolo de la pureza de su Ministerio. El arco significa su disposición a hacerle la guerra al enemigo; La corona de espinas sobre su cabeza se convierte en una corona de rey de gloria y poder que sale victorioso sobre la muerte para que también pueda vencer sobre el pecado y sobre el enemigo.
  • La mano derecha: = Es la mano sanadora que, al extenderse sobre los enfermos y ciegos, los sana de sus enfermedades o de su ceguera.

“Y cuando aquellos animales (seres), daban gloria, y honra y alabanza, al que estaba sentado en el trono, al que vive para siempre jamás, los 24 ancianos se postraban frente al trono y adoraban” (Apocalipsis 4:6-9). Estas criaturas inteligentes tienen un propósito y una misión especial ante el trono; alaban de día y de noche por las bendiciones de estar frente al trono de Dios y del Cordero. El libro de Apocalipsis culmina con la revelación profética a las iglesias que surgirán en el tiempo moderno como consecuencia de la destrucción del templo judío de Jerusalén y de la predicación que fue extendida abiertamente a los gentiles.  (Capítulo 11:2). Ahí es que surge el concepto que conocemos hoy como iglesias locales ubicadas en las ciudades o comunidades.

Los errores de interpretación y traducción que fueron incluidos, en su mayoría, los realizaron los monjes que tuvieron en su poder las primeras traducciones, las cuales aprovecharon para cambiar y transformar el plan de redención, el papel de la mujer, y de la iglesia desde el mismo principio. En cierta medida, esto desluce y desequilibra el rol de la iglesia en sus comienzos como representante humana de la Iglesia futura de Dios. Desde el Génesis, el pueblo de Dios llamado: iglesia o congregación de los santos, rebaño de Dios, el remanente fiel, mi pueblo, los Judíos, pueblo de Israel, la manada pequeña, el pueblo de la promesa, se han identificado como los “hijos de Dios”, mientras que la descendencia de Caín y de los Nefilims, hijos del maligno, se denominan como los “hijos de los hombres”. Por esa razón, las dos genéticas, no se debían de cruzar. Dios le dio instrucciones precisas a su descendencia y a la descendencia de Adán por Set, que no se juntaran en ninguna relación con los hijos ni con las hijas de los hombres para no mezclar la sangre de unos con la de los otros. La Biblia registra claramente que Adán y Eva no tuvieron hijos por 150 años que estuvieron separados después del pecado debido a que la infidelidad de Eva. Esto causó tanto daño a la tierra y a sus moradores manteniéndolos separados todo ese tiempo (véase “El Origen del Mal” en Drnormans.Blog). Durante los 150 años, transformados a raíz de comer del árbol de la ciencia se procrearon rápidamente y establecieron pueblos y ciudades; familias enteras que poblaron el valle de Nod, al Oriente del Edén, en tierra de Mesopotamia. Por esa razón es que las genealogías bíblicas que primero aparecen en la Biblia son las de Caín y su descendencia, (Génesis 4 del 16 al 24.) 

En el capítulo 5, el cual narra las generaciones de Adán por Set, se señala que Dios estuvo esperando por su primer nieto del linaje de Adán por más de 150 años. Para lograrlo, Dios tuvo que intervenir con Adán y Eva para restablecer la relacion entre ambos, se reconciliaran y procrearan hijos e hijas. Ésta fue interrumpida por el sentido de culpa entre ellos por el pecado, y la duda en Adán por la infidelidad de Eva, al procrear del maligno un hijo tan malo como Caín, quien mató a su hermano Abel y lo escondió para no dar cuenta de su homicidio. No obstante, la descendencia de Set no se casa con sus hermanos como explican muchos de los teólogos en sus comentarios, sino que cruzaron líneas familiares y se juntaron con la descendencia de Caín, que engendraron mujeres muy bellas, ángeles caídos transformados que, por inducción de Satanás, decidieron abandonar sus habitaciones, que no guardaron su dignidad y se transformaron (Judas 6-11). 

Estos ángeles caídos, que Satanás indujo a comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, se humanaron y comenzaron a poblar la tierra con un adelanto de más de 150 años sobre los hijos de Dios. Cuando Set tuvo su primer hijo, ya la descendencia de Caín y de los ángeles caídos transformados, era numerosa y se había esparcido por la tierra de Nod estableciendo ciudades, construyendo implementos de labranza, instrumentos musicales y herramientas de trabajo. (Génesis 4) Eran diestros porque tenían la experiencia de miles de años en sus respectivos mundos de donde salieron para unirse a la rebelión de Satanás. 

Nota: Es bueno señalar que el transformismo de género que tanto se ha hablado modernamente y qué ocurrió en las ciudades de Sodoma y de Gomorra, comenzó en el Edén, inducido por Satanás en la vida de ángeles caídos, que se transformaron en hombres y mujeres con la capacidad de reproducirse como Adán y Eva. Para evitar que la raza maligna se siguiera reproduciendo eternamente, Dios quitó el árbol de la ciencia del alcance de todos. Lo mismo hizo con él árbol de la vida para evitar que se perpetuará el mal.

LA BIBLIA SE ACLARA POR SI MISMA

La Biblia debe ser su propio intérprete y debe dar las pruebas necesarias para comprender el mensaje del “misterio escondido” desde la fundación del mundo. (Mateo 13:) Cada texto debe ser estudiado y revisado en su contexto. Puede ser corroborado utilizando el texto bíblico mayormente incluido en los libros proféticos, en los Evangelios y en el mismo libro de Apocalipsis. Por ejemplo: En la parábola de la levadura que es una de las más mal interpretadas por la teología cristiana que la explica erróneamente. Dicen los comentaristas: “Que, así como la levadura infatúa y hace crecer la masa, el Evangelio de Cristo, crecerá y se extenderá”. Esto es un grave error de teología que no puede interpretarse de esa manera, porque el Evangelio, en primer lugar, no puede infatuarse ni puede sostenerse con aire para que crezca. La infatuación, es una tendencia falsa y temporal que no puede aplicarse a algo tan real, sólido y contundente como lo es el Evangelio de Cristo. Más adelante, en el libro de Marcos, (capítulo 8;15), donde el mismo Señor les advierte a los discípulos sobre la levadura de los fariseos y de Herodes, porque son doctrinas y palabras de hipocresía, y se aclara el verdadero significado profético de la levadura, se cae la interpretación de los teólogos, porque la misma Biblia no la sostiene. Al ver que el símbolo no concuerda con la realidad del mismo texto bíblico, no podemos usar la levadura como símbolo del Evangelio verdadero porque el contexto lo niega.  Por lo tanto, la escritura debe ser su propio intérprete, como nos lo enseñó el Maestro en el Apocalipsis (véase Apocalipsis 1:20), donde el ángel le indica al profeta y a todos nosotros, el verdadero significado de la visión y del misterio oculto en el símbolo. (Apocalipsis 5:6). 

En algunas de las visiones, el ángel incluye la definición: Por ejemplo: como dice Apocalipsis 6:6: “los 7 cuernos y los 7 ojos, son los 7 Espíritus de Dios enviados por toda la tierra”. Estas declaraciones confirman la clave secreta y el ángel la revela para facilitar el entendimiento y la comprensión del símbolo, porque no tiene la correspondencia de la definición en otros textos; por eso se los revela al ángel en el mismo diálogo profético. De la misma manera, usando la Biblia como su propia intérprete, encontramos en las palabras de Cristo en los Evangelios las definiciones claras y precisas de la forma en que debemos entender las parábolas del Señor y aplicarlas al texto de apocalipsis y de todas las profecías en clave secreta. (Mateo 13:16,17). El mismo Jesús, viendo que los discípulos afirmaban que entendían lo que él les hablaba, se dio cuenta que no habían comprendido la verdadera intención de las parábolas. Por eso les da el secreto del misterio escondido, en 7 palabras clave que se encuentran en Mateo 13, del 36 al 43: 

  1. El que siembra la buena semilla = es el hijo del hombre (Jesús mismo).
  2. El campo = es el mundo.
  3. La buena semilla = son los hijos del reino.
  4. La cizaña = son los hijos del malo.
  5. El enemigo que la sembró = es el diablo. 
  6. La siega = es el fin del mundo.
  7. Los segadores = son los ángeles.

Aquí está la revelación total y absoluta del plan de redención en 7 simples definiciones. Ese es el mismo estilo con el cual en 6 días literales hizo toda la creación y separó tiempo para el descanso, lo instituyó como parte de las instrucciones básicas que él imparte al hombre, al que también le indica cuál será su alimentación. Ambas, alimentación y descanso constituyen parte del código de salud que se fue formando en la mente de los primeros seres que Dios creó y que luego tuvo que recordarles como mandato o mandamiento eterno. 

LOS SIETE SELLOS

El Cordero abrió los sellos y uno de los cuatro seres habló y dijo: “Ven y ve, y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado encima de él tenía un arco y le fue dada una corona y salió victorioso para que también venciese”. Este primer sello revela a Cristo. El color blanco es símbolo de la pureza de su Ministerio. El arco significa su disposición a hacerle la guerra al enemigo. La corona de espinas sobre su cabeza se convierte en una corona de rey de gloria y poder que sale victorioso sobre la muerte para que también pueda vencer sobre el pecado y sobre el enemigo. Jesucristo quien dirige el servicio de esa fase en que se abren y se exponen los 7 sellos, desde el Santuario Celestial.

En el segundo sello que abre y muestra un caballo Bermejo que se constituye en símbolo de calamidades, guerras, enfermedades, muerte y una etapa que significa una gran capacidad para hablar y convencer al mundo de lo que se le antoje. Con palabras que infunden miedo o temor, Satanás domina al mundo y lo somete a su voluntad.

El tercer sello descubre un caballo negro y su jinete porta una balanza en la mano que pesa los frutos de la tierra y deja sin dañar el vino y al aceite. Por lo que se puede entender que todo lo demás fue pesado en balanza y hallado falto. (Daniel 5:27). Los frutos de la tierra han sido alterados, hibridados, injertados y manipulados genéticamente. La negra y tenebrosa figura de este jinete es semejante al enemigo que, amparándose en las tinieblas de la noche, sembró la cizaña entre el trigo y se fue.

El cuarto sello muestra un caballo amarillo que significa enfermedades de todo tipo y muerte sobre todos los que dependan de frutos de la tierra, que han sido alterados en su naturaleza. Esa situación que altera la naturaleza de los alimentos hace que los que las consumen sufran enfermedades y mueran de ellas. Este ángel tiene poder para echar en el infierno a una cuarta parte de la tierra que las bestias tengan bajo su autoridad y poder de convencer. Estas bestias son poderes políticos, religiosos y científicos que han tomado el control de las mentes y conciencias de la gente, “para matar con espada”, que significa: convencer con la palabra. (véase en drnorman.blog “El Sello De Dios”).

El quinto sello muestra a los mártires cuyas almas están bajo el altar o bajo el poder del trono, resguardadas por el testimonio de haber permanecido fieles ante la persecución y el rechazo. Por su fidelidad, a esos les fueron dadas sendas ropas blancas y un tiempo más de reposo en lo que se completan los otros mártires (véase nota 2 al final).

Cuando se abre el sexto sello, se produce un gran terremoto. Una conmoción mundial en la que se involucran todos los reinos políticos, religiosos y médicos de la tierra. Al extremo, que se oscurece el día, se oculta el sol de la verdad, las iglesias se tiñen de rojo sangre cuando acceden y claudican, y los ángeles del cielo caen para intervenir en la debacle general que crea el caos en toda actividad humana. Eso hace que los dirigentes religiosos y los políticos que han engañado al mundo renuncien, sean movidos de sus puestos, aislados de la gente, así como los dirigentes que rechazaron la verdad del Evangelio y de la profecía. Toda actividad humana y religiosa, política y educativa, queda suspendida porque los derechos les son quitados, se esconden y desaparecen de escena ante el gran día de la ira donde el Cordero se levanta contra ellos.

El proceso de abrir los sellos se detiene en esta etapa, y se introduce una interrupción en el tiempo profético debido a que la conmoción del sexto sello es un tiempo que los ángeles que detienen los cuatro vientos de la tierra (qué son los cuatro ángulos de la tierra), para que no soplase viento (ningún tipo de doctrina), sobre la tierra (congregaciones), ni sobre el mar (muchedumbres), ni sobre ningún árbol, (hombres aptos para salvación), hasta que se termine el sellamiento de los siervos de Dios en sus frentes. “En cada época hay un nuevo desarrollo de la verdad” (Palabras de Vida del Gran Maestro pág. 98). Se trata de la verdad presente para cada tiempo.

Entre el sexto y séptimo mensaje a las iglesias de Apocalipsis, ocurre una interrupción y un mensaje intermedio que se puede ver; irrumpe en la escena y muestra una transición entre la sexta y la séptima etapa profética. Entre el sexto y el séptimo sello se produce una interrupción que también la vemos entre la sexta y la séptima trompeta y entre el sexto y séptimo ángel, así como entre la sexta y séptima copa. Estas interrupciones responden a un silencio en la continuidad del tiempo, que es muy importante y significativo: Se trata de la llegada del descanso que ocurre cada 6 eventos y llega el séptimo, aumentando en dificultad y produciendo una etapa distinta y más crítica de los acontecimientos, porque ha sido el día de reposo, el más grande y significativo engaño de Babilonia. Por eso repite, tanto la historia como los eventos que se van produciendo, y que señalan al mundo la gran mentira que fue la base de la gran controversia: El cuarto mandamiento de la ley, que señala a Dios como Creador del Universo.

En el caso de las iglesias, es la Iglesia de Filadelfia la que recibe un mensaje especial (Apocalipsis 3:12), la que ha guardado la palabra de la paciencia divina y a la que se le promete que será guardada en la hora de la tentación que ha de venir en todo el mundo para probar a todos los que moran en la tierra. A esa sexta Iglesia es a la única que no se le reconocen defectos ni fallas como a las demás. Tiene la puerta de la oportunidad abierta la cual ninguno puede cerrar. Ha guardado la palabra, qué son los mandamientos, y no ha negado el nombre de Jesús. Además, se le dará el privilegio de conocer el nuevo nombre de Jesús en su época (Apocalipsis 3:12 y Apocalipsis 19:12). El nuevo nombre de Jesús va a tono con el nuevo nombre que se nos revelará a cada uno de nosotros los señalados, y que se desprende de nuestro genoma, con el cual fuimos conocidos y registrados en el registro celestial el día que nos formamos en el vientre de nuestra madre. Se nos dará escrito en una piedra de cuarzo blanco que significa la fuerza eterna y la pureza alcanzada. Para obtener ese regalo precioso de las manos del Maestro, tenemos que hacer una preparación especial. Es un nombre compatible con nuestros genes específicos que nos dan una identidad única a cada ser humano y que no hay dos iguales en todo el universo. Al pronunciarlo suena musicalmente melodioso. No debemos quedarnos en ninguna de las iglesias y debemos afianzarnos en la Iglesia de Filadelfia, desde la puerta donde Jesús nos llama. 

Como parte de la humanidad, El Hijo del hombre tiene su clasificación humana y glorificada. Está registrado, al igual que todos nosotros, en las computadoras celestiales dónde está escrito cada nombre de quienes participan de la naturaleza divina-humana nuestra, así como nosotros participamos de la naturaleza divina suya. Por esa razón, a él se le entregará la misma piedra que a todos nosotros con su nombre nuevo. Nombre que, según el profeta, nadie conoce, sino el que lo recibe, aunque Jesús conoce el suyo, y Apocalipsis lo menciona más adelante, Su nombre es el sello que ha sido puesto en toda la naturaleza creada por Él (Apocalipsis 22:16).

Entre el sexto y séptimo sello, se produce el sellamiento, o lo que es la graduación de todos los que pasaron de grado para asistir a la universidad del cielo. Ahí están los 144,000 señalados que constituyen 12,000 de cada una de las tribus de Israel y una inmensa muchedumbre que nadie puede contar de todos los salvos de toda la historia y de los gentiles que aceptaron a Cristo como su Salvador. Se hace silencio por casi media hora: La llegada del sábado profético interrumpe la acción selladora de los justos. De inmediato, entra el anuncio del séptimo sello, que a su vez, anuncia el proceso de juicio mediante las siete trompetas que presentan los eventos que dan lugar a que los juicios de Dios caigan sobre los impenitentes.

LAS SIETE TROMPETAS

El primer ángel toca la trompeta y se produce una frialdad espiritual extrema que cae como granizo sobre los incrédulos miembros de las congregaciones religiosas que tratan de avivar el fuego que una vez los sostuvo espiritualmente y que ahora los quema con la sangre del juicio divino. Son los que desde sus respectivas denominaciones rechazaron los mandamientos, los preceptos y los estatutos de las leyes divinas y se dan cuenta de su gran error, pero ya es tarde para enmendarlo. Se sellaron para siempre: En este juicio, una tercera parte de los árboles fue quemada y se quemó toda la hierba verde, o sea que aquí, quedan sellados muchos que conocieron la verdad de Dios y no se movieron a un arrepentimiento, junto con la hierba verde que son las familias, y los jóvenes que participan del juicio.

Cuando el segundo ángel toca la trompeta, un grande movimiento religioso, se precipita entre la gente y una tercera parte de la muchedumbre la apoya y se hunde con el, tomando el juicio de sangre. En este acto de juicio una tercera parte de las iglesias o denominaciones religiosas existentes participan del juicio y muchas naves o iglesias perecen espiritualmente para siempre.

Mas adelante discutiremos la identidad de las bestias en la etapa final y se confirmará que estas muertes ocurren por enfermedades causadas por sus estilos de vida.

Cuando el cuarto ángel, entra en escena y toca la trompeta, o da su mensaje, una tercera parte de los señalados para salvación caen junto a una tercera parte de las Iglesias se quedaron sin luz, en tinieblas, perdidos para siempre, sin esperanza.

El quinto ángel tocó la trompeta y Satanás fue liberado de su prisión de mil años y cayó del cielo a la tierra. Le fue dada la llave del pozo del abismo y cuando abrió el pozo, salió una doctrina que rápidamente se propagó como el humo de un gran horno y se oscureció el mensaje divino con ese evento que produjo una gran cantidad de langostas. Las langostas son pastores, ministros y sacerdotes que actúan como escorpiones. Tienen la intención de introducir un mensaje falso que es como veneno en la tierra. Las langostas devastan las cosechas de fieles y los escorpiones son pastores que sujetan la presa con su boca; con la palabrería que utilizan llenan congregaciones, con su labia los entretienen, y con la cola, le inyectan el veneno mortal. Les fue ordenado que no hiciesen daño a la hierba de la tierra, que son los cristianos sinceros que queden y los hijos de la Iglesia, ni a ninguno apto para salvarse, sino solamente a los hombres que no tienen la señal de Dios en sus frentes. Está claro, estos tienen potestad o poder de atormentarlos por 150 días que son 5 meses y sus tormentos era grandes, como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. Esos 150 días son 150 años que ha estado el ministerio protestante, apóstata predicando un mensaje distorsionado. Éstos tienen poder para atormentarlos por ese período de tiempo. “Su tormento era grande, como tormento de escorpión cuando hiere al hombre. (V.6) Y aquellos días buscarán los hombres la muerte y no la hallarán. Y desearán morir y la muerte huirá de ellos” Los que conocieron el Evangelio, sufren más que los que lo rechazaron porque ven a fondo la oportunidad que perdieron de salvarse y pertenecer al remanente que se salva. En su indignación, se revelan, se aferran al error, y se unen al rechazo.

En el capítulo 6, el Profeta ve en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera. Es lo que hemos explicado anteriormente, que este libro tiene dos mensajes paralelos que se complementan para que los entendidos entiendan y para los otros, que no lo entiendan. Se trata del mensaje literal de la Biblia y del mensaje escondido en símbolos que Jesús les mencionó a los discípulos en Mateo 13:34 y 35. citando las palabras del profeta en salmo 78:2, que indica: “Abriré en parábolas mi boca y les revelaré cosas que han estado escondidas desde la fundación del mundo”.

El Apocalipsis le fue dado al apóstol Juan en el primer siglo de la era cristiana, apenas unos 80 a 90 años de la ascensión de nuestro Señor Jesucristo. El mensaje se hizo inminente ante el rumbo que estaba tomando la Iglesia naciente de la experiencia apostólica que le costó la vida al Maestro. Debemos tener en cuenta que el concepto Iglesia, como la conocemos hoy, no existió antes de Cristo y que fue, según el libro de los hechos, 11:51, el primer grupo de judíos que se unieron a los apóstoles y comenzaron a congregarse para estudiar las Escrituras y entender mejor la obra ministerial de Jesucristo: “edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo, Jesucristo mismo” (Efesios 2:20).

Para fines del siglo primero, ya existían las 7 iglesias de Asia a las cuales el Señor les dirige el mensaje profético más importante para afirmarlas y corregirlas en sus aciertos y en sus errores. Estas 7 iglesias representan a todas las denominaciones existentes y por el mensaje se dirige a cada una en particular, y es reconocida o amonestada, de acuerdo con sus buenas o malas obras.  Como estrategia importante, el mensaje debía ser protegido de los enemigos que tratarían de corromperlo y desviarlo de la verdad, como ya estaba ocurriendo. Anticipando esa situación, el Maestro, conociendo la naturaleza humana y las tretas del enemigo, anticipó su intervención y protegió el mensaje hablándoles en parábolas para evitar que los enemigos intervinieran en las enseñanzas básicas que sostendrían el mensaje de Cristo a su pueblo. Pero la Iglesia cristiana, no entendió el mensaje en clave que le envió el Maestro y que se encuentra en las parábolas, y por esa razón, no ha podido descifrar y entender el mensaje secreto del Apocalipsis. 

Todos los intérpretes de Apocalipsis y los teólogos de la iglesia cristiana especulan individualmente. Algunas profecías las han podido descifrar en parte, pero el mensaje total no ha sido entendido. Precisamente porque la clave está en las parábolas. Los teólogos de la Iglesia cristiana han tratado de entender y explicar el mensaje apocalíptico y han escrito cientos de libros tratando de aplicar fechas y conceptos, situaciones y hechos históricos al mensaje apocalíptico, pero se han quedado cortos, porque la clave del entendimiento, “solo los entendidos lo entenderán” (Mateo 13). Tal parece que hemos retrasado la venida del Señor por no entender lo que debemos entender: En la Biblia corren dos mensajes paralelos porque está escrita en forma tal, prevenir, como ha ocurrido, que sus traductores hayan tratado de cambiar y alterar el texto para que diga, no lo que Dios quiere decir, sino lo que a los hombres les conviene. Por esa razón, el texto literal de la Biblia contiene errores de traducción y de introducción de conceptos que no son parte del mensaje verdadero que corre paralelo al texto literal en símbolos, pero que no necesariamente lo niega. Al contrario, lo aclara y lo pone en su justa perspectiva literal. Dándose cuenta los teólogos de la Iglesia cristiana de esta situación, se han ido al otro extremo, tratando de entender los términos hebreos y griegos de la lengua, para aplicarlos directamente a los mensajes. Esto ha funcionado en algunos casos porque una buena traducción siempre es aclaratoria, pero ese no es el caso de lo que estamos hablando. Se trata de un mensaje oculto en símbolos que el ángel que lo trae le llama: “los misterios de Dios”, y que solamente son revelados a los entendidos. 

Los entendidos no necesariamente son los teólogos que se esmeran en estudiar la teología del lenguaje, del sit in lebem, y de los idiomas bíblicos. No se trata de eso. El mensaje del libro escrito por dentro y por fuera de Apocalipsis cap. 5, es el mismo de Apocalipsis 1:16, que es la espada de 2 filos, que a su vez, es el mensaje oculto que solo los entendidos entenderán; el misterio de los siglos de Mateo 13: 11,17 y 35. Y que Daniel tuvo que descifrar (Daniel 12:3 y 49:10).  Por esa razón, el texto original de la Biblia que contiene esos errores de traducción que los teólogos se empeñan en aclarar utilizando las expresiones de los idiomas originales, en realidad no tienen tanta importancia, debido a que Dios resguardó el mensaje vital, en un lenguaje simbólico para que solo los entendidos lo puedan entender. Un mensaje especial que corre paralelo al texto literal en símbolos, pero que no necesariamente niega el mensaje literal, al contrario, lo aclara y lo pone en su justa perspectiva. Por esa razón, es que algunos han podido descifrar parte de ese mensaje por intuición del Espíritu Santo.

Como señaló el Señor en sus sermones proféticos, solo los entendidos tendrán acceso al mensaje verdadero que corre paralelo al mensaje literal. Este texto simbólico espiritual es el complemento que le añade el Maestro al mensaje literal de la Biblia y se encuentra oculto en símbolos que solo los entendidos pueden entender. Al no ser descubierto por sus enemigos que leen literalmente y no tienen la fe de Jesús para entender los símbolos, no encuentran el verdadero mensaje de Apocalipsis, porque no les está permitido: “Para que no vean de los ojos, Y oigan de los oídos, Y del corazón entiendan, Y se conviertan, y yo los sane”(Mateo 13:15). No han descubierto el mensaje oculto en las parábolas, y el espíritu les envía operación de error para que crean en la mentira que ellos mismos han inventado sobre las escrituras (2 de Tesalonicenses 2:11). Dios no quiere salvar ni sanar ese tipo de gente que no puede entender el mensaje. Lo dice claro en ese texto de Mateo 13:15 y protege su palabra de los enemigos, enviando espíritu de error para que crean en la mentira que ellos inventan y quieren creer. Estos teólogos del mundo son un grave peligro porque desvían la mente de las almas de la verdad al error. Por eso, son clasificados como langostas y escorpiones en el texto apocalíptico.

Jesús fue claro con sus discípulos. Personalmente les adelantó la clave para entender las parábolas y el Apocalipsis, que más adelante les enviaría a través de su amado discípulo Juan. En las parábolas de Mateo 13, está la llave de David, que abre tanto las parábolas como el mensaje de Apocalipsis, resguardado en símbolos cuya interpretación comienza con las 7 parábolas de Mateo 13 que, a su vez, tienen 7 palabras clave que sirven de traducción al mensaje verdadero oculto en las parábolas. 

Noten que repito y hago un énfasis particular en este asunto porque constituye la parte importante y trascendental del mismo. Si no entendemos esto, el apocalipsis y las profecías, seguirán siendo un enigma indescifrable.

Estas palabras clave sirven también para interpretar muchos de los pasajes del Génesis y de otros elementos simbólicos como lo es el Santuario del desierto y algunas historias bíblicas como la historia de Jacob y Esaú desde el vientre de su madre, y otras, como el sistema de sacrificios de sangre, la rebelión de Satanás en el cielo, donde primero sembró la mala semilla, y muchas otras que estudiaremos. En el capítulo 13, verso 35, Jesús cita las palabras de David en el salmo 78:2 que lee: “Abriré en parábolas mi boca y revelaré cosas escondidas desde la fundación del mundo”. ¿Qué cosas estaban escondidas desde la fundación del mundo, que ni los discípulos ni ninguno de los teólogos de la Iglesia han descubierto? Lo primero es que tenemos que entender que en Cristo está la plenitud de la revelación, y bajo su número que lo identifica: El 7: son los 7 dígitos del genoma los que componen el nuevo nombre que conoceremos de Jesús. Que al igual que el que será entregado a cada redimido y que nadie conoce, pero se conocerá un día. Es algo similar al nombre que el ángel le entregó a María a raíz de su anunciado embarazo, (Mateo 12:3), Emanuel, que   correctamente traducido, debe tener 7 letras y es así cómo se configuran los nuevos nombres de los salvados que les serán entregados en una pequeña piedra de cuarzo blanco. Como el pentagrama musical, el nombre saca del genoma las 7 notas musicales, que musicalizan cada nombre y por maravilla divina, no existen ni existirán dos iguales en el reino de Dios.

Ese número 7, que identifica la Trinidad por 3 = 777, que es el número de Dios y por consiguiente, el número de los 3 miembros de la deidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo. A diferencia de la plenitud de la creación y del universo, el número que se asigna a Satanás, a la bestia y a sus ángeles, es el 666, debido a que no completa el proceso divino y es incompleto, falso, maligno, y engañador. Se queda corto en la creación debido a que el día culminante que cierra la creación es el séptimo día en el que Dios gozó y descansó en la creación, lo separó especialmente para señal entre él y su pueblo y le dio una bendición especial.  Es el día de fiesta que conmemora la obra creadora de Dios. Es el día en que Dios, el ser humano, la naturaleza y la creación universal, se unen para alabar, orar y cantar por la gran obra creadora y el triunfo de Jesús sobre la muerte y sobre el maligno.

Tanto la bestia como la imagen de la bestia son entidades paganas que representan la Babilonia moderna. El último esfuerzo de Satanás de ganarle la partida a Dios y dominar el mundo bajo un gobierno totalitario que le sea útil para sus planes. Mediante la globalización, reúne a todos los reinos y gobiernos de la tierra bajo un solo estandarte para él manejarlos a su antojo y conveniencia. Cuando esto ocurra, “velad y orad porque vuestra redención está cerca” (Lucas 21:28). En los capítulos 24 y 25 de Mateo, Jesús ensaya el método y adelanta información que se repite en el Apocalipsis que estaremos cubriendo en el tema: Jesús, Autor de las Profecías.

Retomando el número que es la clave que utiliza el Maestro en su plática parabólica, tenemos que verificar su autenticidad que comienza en la creación del Génesis, capítulo dos, y luego en las parábolas de Mateo 13, donde se divide el mensaje en 7 parábolas, y las mismas tienen una interpretación magistral y única del mismo Maestro que enseña a los discípulos la clave para interpretarlos y así aprender los grandes misterios del reino de los cielos. Con esas 7 palabras clave, que son introducidas en el mismo capítulo, Jesús, en su visita a la tierra, introduce la representación que descubre el misterio escondido desde la fundación del mundo: Repetimos para mantener la línea de pensamiento Mateo 13-37-39:

  1. El que siembra la buena semilla = es el hijo del hombre (Jesús mismo).
  2. El campo = es el mundo.
  3. La buena semilla = son los hijos del reino.
  4. La cizaña = son los hijos del malo.
  5. El enemigo que la sembró = es el diablo. 
  6. La siega = es el fin del mundo.
  7. Los segadores = son los ángeles.

Noten como Jesús, el Maestro de maestros, sustituye el sujeto de la parábola por el verdadero significado de lo que quiere ilustrar, sin que los enemigos lo descubran. Esta es una estrategia que los grandes estrategas militares de la tierra han usado por siglos para comunicar las órdenes secretas a sus ejércitos en diferentes tipos de lenguajes, señas y símbolos.

Desde el Génesis, existe este tipo de lenguaje oculto en figuras, símbolos, ilustraciones, alegorías, tipos, sombras y parábolas. Es así como el primer cordero que muere para vestir a la primera pareja es tipo y símbolo de Cristo que algún día moriría para vestir a la humanidad que crea en él, de inmortalidad eterna. No comprendemos cómo muchos predicadores que han podido descubrir el mensaje en los símbolos del antiguo testamento y en algunas de las piezas del santuario del desierto, no han visto la revelación del apocalipsis en la parábola de Jesús. Pero la promesa está en pie: Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento, y los que enseñan a justicia a la multitud, como las estrellas, a perpetua eternidad (Daniel 12:3), los entendidos entenderán (Mateo 13).

Si entendemos el mecanismo que creó el maestro para redactar su palabra y ocultarla, de manera que quede resguardada de sus enemigos, somos discípulos que, en alguno de los porcientos, entenderemos la dinámica del mensaje: Al 30% al 60% o al 100% que es lo ideal para poder compartirlo efectivamente, según Mateo 13:8. En las parábolas del Señor a sus discípulos, les ha concedido saber los misterios del reino de los cielos, mas a ellos no le es concedido. Porque a cualquiera que tiene, se le dará y tendrá más, pero al que no tiene, aún lo que tiene, le será quitado (Mateo 13:12). Ese es el destino de la Iglesia que conoció a Cristo, lleva su nombre, pero no sigue sus pisadas.

Primeramente, Jesús les narra la parábola del sembrador y les revela un misterio que ocurre inicialmente, mil (1,000) años antes de la creación de la tierra, pero que, se repite en la tierra recién creada, específicamente en el árbol del conocimiento de la ciencia del bien y del mal, en la mente de Eva, en su vientre, y en el seno de la familia humana. Esa mala semilla del enemigo ha sido sembrada en la palabra y en la mente de todas las criaturas de la tierra y, por consiguiente, en su sangre y en sus genes. Tanto el verso 8 como su explicación en el verso 23 hacen referencia a los porcientos en que los entendidos, salidos de la buena tierra, entiendan las parábolas.

Este capítulo 13 de Mateo, es una fiel transcripción del mensaje más abarcador que el Maestro descubrió para todos los que; “oyendo la palabra del Reino y no entendiéndola, viene el malo y arrebata lo que fue sembrado en su corazón” (Mateo 13:19). La siembra de la cizaña entre el trigo bueno ha sido una técnica exitosa para el enemigo confundir y hacer perder a muchos. Si usted no puede entender este mensaje en su abarcadora profundidad y aplicación, debe orar y ayunar con denuedo hasta lograrlo, o estará perdido porque desconocerá los secretos del reino que están ocultos solamente para los entendidos. Está claramente definido en la parábola que el Señor no quiere verse comprometido a sanar enfermos que no entiendan el mensaje de salvación (Mateo 13:11 – 15). La intención del Maestro es dejarlos en tinieblas, que no vean ni oigan para evitar sanar gente que no se van a convertir. Verso 15:  Cuando analizamos este pasaje tan importante del Ministerio del Maestro, descubrimos que la séptima parábola (7) de Mateo 13:47 al 49 es una lección no aprendida ni practicada por la Iglesia contemporánea. Una de las tres doctrinas de error es la de la “salvación universal a todo el que cree” sin otra responsabilidad, como la de obedecer la ley de Dios. El Señor no va a sanar ni a salvar a aquellos que no ajusten sus vidas a la ley.

Cuando permitimos que la Biblia sea su propio intérprete, cooperamos con el propósito para el cual el Espíritu Santo dirige el estudio y el entendimiento en nuestra mente. Cuando la estudiamos con prejuicio, siguiendo patrones no establecidos por el Señor, nos alejamos del propósito original y el mensaje se pierde entre las espinas, entre los abrojos y en los pedregales.

Identifiquemos las 7 parábolas de Mateo. 13:

  1. Parábola del sembrador (Mateo 13:3).
  2. Parábola del trigo y la cizaña (Mateo 13:24). 
  3. Parábola del grano de mostaza (Mateo 13:20-31).
  4. Parábola de la levadura (verso 33).  
  5. Parábola del tesoro escondido (verso 44).
  6. Parábola del hombre tratante de perlas (verso 45). 
  7. Parábola del pescador que echa la red y recoge toda clase de peces (verso 47).

Es importante señalar que las 7 parábolas constituyen un solo mensaje integrado y constituido por evidencias diferentes y ejemplos que todos pueden entender si son aptos y si tienen la bendición del Espíritu Santo. Así ocurre con el Apocalipsis y eso confirma la autoría divina de ambos textos, además de darnos la clave interpretativa en las parábolas de Mateo 13. El propio libro apocalíptico incluye textos, que el Señor adelantó su interpretación para facilitar su descubrimiento. Veamos algunos de ellos: Capitulos 1:20, 4:5, 5:6, 7:3, 8:4, 9:4, 10:7, 17:7,9, 11:15-18. Son estos textos, junto a las parábolas de Mateo 13, la clave para entrar y descubrir el «misterio escondido» de la Biblia.

“Escribe las cosas que has visto y las que son, y las que han de ser después de éstas” (cap. 1:19). Aquí el testigo, Jesucristo mismo indica que el apóstol debe escribir todo lo que ha visto, las cosas que son y las que han de ser después de éstas. Debemos prepararnos para un estudio en que los conceptos de la profecía se han de repetir en yuxtaposición para poder explicarlos. Esto complica un poco el cuadro explicativo del profeta, que se ve obligado a ser preciso en su apreciación y escritura. De inmediato, el Señor se percata del grado de dificultad, que presenta para la mente humana y da la clave para entender lo básico de la visión (verso 20). “El misterio de las 7 estrellas que has visto en mi diestra y los 7 candeleros de oro, Las 7 estrellas son los ángeles de las 7 iglesias y los 7 candeleros que has visto son las 7 iglesias”. Por lo tanto, comenzamos nuestro glosario profético con esas dos definiciones apocalípticas que el ángel revela para facilitarnos su interpretación: 

Veamos algunos de ellos: Capítulo 11:9.

1. Estrellas = ángeles. (cap. 1:20).

2. Candeleros = iglesias. (cap.1:20).

3. Lámparas de fuego = igual a espíritus de Dios.

4. 7 cuernos = igual a espíritus de Dios enviados a la tierra. 

5. 7 ojos = igual a espíritus de Dios con visión panorámica futurista: (cap. 5:6).

6. Árboles verdes = hombres siervos de Dios, criaturas fieles. Aptos para salvación. 

7. Humo del incienso = oraciones de los santos. 

la interpretación del propio libro de Apocalipsis. Estos 7 puntos son la ayuda que Dios nos da en el mismo libro para que descubramos la clave interpretativa del misterio escondido. Cuando el Señor ve que el grado de dificultad se hace alto, incluye sus definiciones en el mismo texto para facilitar su comprensión. Es así como se explica el misterio del libro del capítulo 5 y el libro devorado del capítulo 10, dentro del mensaje de los 7 ángeles que se interrumpe después del sexto ángel para dar paso al poderoso ángel que desciende del cielo, con el librito en la mano (cap. 10), que provoca que los 7 truenos hablen sus voces, pero que son detenidos en otra interrupción para dar paso a que sea consumado el misterio de Dios en el libro. 

Los truenos: Las cosas que los truenos han hablado no las escribas, porque son mensajes secretos de Dios para su pueblo y aún no se había revelado el misterio de Dios que abre un nuevo proceso de predicación (capítulo 10:11), a los gentiles que tienen su lugar ante el trono. Una caña de medir solo comprende las medidas del altar, lugar Santo y a los que adoran en el (11:1-12). Aquí se introducen los dos testigos que profetizaran por el tiempo señalado que cumple los tres y medio años, 42 meses, 1,260 días o años, que tardará el mensaje en alcanzar a los que no han recibido el mensaje del libro escrito por dentro y por fuera. Un mensaje que suena dulce y atractivo, pero, que al ponerlo en vigor, le amarga el vientre a quien lo trague, pues es un mensaje que causa división, rechazo, dudas y una gran conmoción religiosa. Aquí aparecen los dos testigos que han estado escondidos y bien resguardados para el día y la hora de aparecer en público en medio de la gran controversia en la qué se va a ver involucrada la ley de Dios. Estos dos testigos son las dos tablas de la ley, escritas con el dedo de Dios, que están en el arca del testimonio, aguardando para testificar en su momento. Tan pronto esto ocurra, La bestia que sube del abismo, hará guerra contra ellos y los vencerá por un tiempo. Sus cuerpos serán echados en la confusión de la Babilonia religiosa con nombre de cristianos que los matará y los exhibirá como trofeos de guerra y no permitirán que esas tablas de la ley sean enterradas de nuevo. Las tratarán como piezas de museo que solo valen para ser exhibidas. Pero nuevamente el Espíritu de Dios las levantará y subirán al cielo en señal de resurrección y reavivamiento, lo que turba totalmente a sus enemigos. El templo de Dios se abre en el cielo. Y al Arca nuevamente es vista en el templo (11:19). Esto causa el gran terremoto, la conmoción que todos pueden ver y sentir, pero que no logra convencer a los impíos que caen de nuevo en una frialdad espiritual profunda de rechazo (grande granizo).

Un día del Señor, un sábado específicamente, ocurre este evento en el momento en que se descubre la clave secreta para entender e interpretar esta profecía partiendo de las parábolas, y que se le revela a su siervo, en el final del siglo 20 y principios del siglo 21. Por esa razón, el verso 11 del capítulo 10, le indica al profeta que tiene que profetizar de nuevo a muchos pueblos, gentes, lenguas y reyes, debido a que la dinámica del mensaje cambia y se introducen nuevos elementos que amargan el vientre del profeta. Esto son necesarios para que se entiendan mejor los mensajes que habían estado ocultos en el libro sellado y que son, precisamente, para esa etapa de la historia en que Satanás, a raíz de la trompeta o mensaje del quinto ángel, reaparece del exilio impuesto cuando fue atado. Al reaparecer le es dada la llave del abismo con la cual se abre una nueva etapa del cristianismo, en el que surgen una serie de doctrinas falsas identificadas en el capítulo 9:2, al abrirse el pozo del abismo. El denso humo que emite, oscurece el sol y el aire (capítulo 19:3). De ese humo o doctrinas falsas surgen las langostas, que se extendieron sobre toda la tierra. Mayormente la tierra se refiere al continente americano que abrió su boca y absorbió el río por la persecución que sufrió la iglesia en Europa y que la hizo emigrar a Norteamérica, donde prosperó en paz hasta este punto donde proliferan miles de predicadores del error inducidos por Satanás que regresa de prisión y activa su ejército de ministros y pastores que se vuelven langostas que como escorpiones (cap. 9:10), llenan iglesias con su labia de salvación universal. Con el éxito que tienen al predicar doctrinas falsas, engañan y convencen a millones de personas. “Porque con la boca retienen la presa, mientras con la cola le inyectan el veneno mortal de Satanás” (versos 9 y 10). Su espacio de tiempo para obrar es de 150 años (5 meses), fecha en que termina la confusión mayor representada en la imagen de la bestia de Apocalipsis 13. En el capítulo 12 se identifican los dos grupos que se enfrentan ideológicamente en esa etapa.  En el verso 14, que le sigue, los vuelve a ratificar (Apocalipsis 12:17 y 14:12), para que no quede sombra de duda al respecto. El primero, señala, e identifica al remanente y lo describe por sus lealtades. El segundo nos confirma en el contexto de la persecución que van a recibir por parte de las bestias que se forman como consecuencia de los grupos cristianos que se unen en contra del pueblo pequeño que guarda los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. El testimonio de Jesucristo es el Espíritu con el cual se entiende la profecía, iluminada por el Espíritu Santo que los alumbra en las tinieblas de esa hora (capitulo 18:17), “porque en una hora, han sido desoladas” y descartadas todas esas doctrinas de error que se han predicado por siglos en la iglesia cristiana y que Jesucristo las anticipó, en las parábolas de Mateo 13; del trigo y de la cizaña y de la levadura, que es una doctrina que una mujer(una Iglesia), escondió entre sus doctrinas hasta que toda la masa del evangelio quedó adulterada, fermentada, leudada e infatuada. Son esas 3 doctrinas de error, (errores farisaicos) que se introducen en el evangelio temprano, las que dan entrada como veneno a los escorpiones y a las langostas que han sostenido los evangelios falsos por 2,300 años y que son ahora denunciadas dentro del libro del misterio escondido, abierto a la vista de todos. 

Esos dos testigos quedan como muertos, dando testimonio de su existencia y de su martirio en medio de la plaza de la Jerusalén, que son como Sodoma y Egipto, donde nuestro señor fue crucificado. La relación de una cosa con la otra es debido a que los mensajes de las 7 iglesias, de las 7 estrellas, de los 7 sellos, de los 7 truenos, de los 7 ángeles, de las 7 lámparas, así como de las 7 trompetas, que a su vez son 7 mensajes de aviso, se sobreponen en la mayoría de los casos, en yuxtaposición y coinciden en algunos de los eventos claves mientras se introducen nuevos elementos que amplían y complementan el mensaje original anterior. Los tres errores que leudan la masa son: 

1. La inmortalidad del alma (Génesis 3:4)

2. La salvación universal por la fe.

3. La abolición de las leyes, mandamientos y estatutos en la cruz.

Tal parece que la abundante información simbólica que le provee el ángel al profeta fue repetida para ratificar el evento en la mente del receptor, que ya contaba cerca de los 100 años de edad cuando fue escogido para redactar el apocalipsis de la historia del mundo, anticipado en las profecías por los profetas, ratificado por Cristo en los evangelios (Mateo 24), y repetido por los evangelistas, y pregonado en las parábolas de Mateo 13 en sucesión. Toda esa información, recogida por el profeta en Patmos, crea una abrumadora carga de imágenes, personajes y eventos que deben ser puestos en su lugar para poder alinear todo lo que coincide y separarlo de lo que se repite. Por la misma razón, repetimos algunos conceptos y abundamos en ellos para que se puedan analizar en su justa perspectiva.

No ha sido tarea fácil sobreponer los eventos que se repiten y separarlos de los que son únicos, debido a su naturaleza simbólica y significado específico que utiliza a veces un símbolo y otras veces otro, para identificar una misma cosa. Por ejemplo, los árboles verdes y los árboles secos representan a los hombres que conservan su oportunidad de salvación, a diferencia de los que ya están sellados para el fuego eterno. La mayoría de los exégetas de Apocalipsis piensan que esta plaga realmente caerá literalmente sobre los árboles y bosques. Tomando en consideración el daño que ya la raza humana a infringido en la naturaleza, no creo que el Señor vaya a generar un daño adicional antes de la destrucción final. Son detalles que a veces escapan al lector común pero que impactan por su mensaje intrínseco dentro de la simbología divina. Otra curiosidad es que el ángel que le lleva el mensaje al apóstol Juan, a veces habla como si fuera Jesús y otras como un mensajero.

En todos los casos, entre el sexto y el séptimo mensaje, se produce la interrupción, y en casi todos los casos se trata de un mensaje que intercepta para inducir o introducir un lapso o alargamiento del tiempo en curso.  Vemos estas interrupciones sabáticas en el mensaje a las 7 iglesias que se interrumpe en la Iglesia de Filadelfia en el verso 10 con el mensaje de su pronta venida y su nombre nuevo, para dar paso a la iglesia de Laodicea que irrumpe como la Iglesia que tiene una gran cantidad de señalamientos negativos, y a la que se le hace una cantidad de reclamaciones y de amenazas graves, para regresar a Filadelfia donde se encuentra el Señor, que desde la puerta llama a los invitados a la gran cena. La interrupción deja al Señor en la puerta esperando, mientras que la llave se conserva en la Iglesia de Filadelfia. Esta interrupción divide a la Iglesia de Filadelfia en dos partes histórico-proféticas, y resulta interesante ver, que, aunque Laodicea irrumpe séptima en el orden de las iglesias, la que ha guardado la palabra, no ha negado el nombre del Señor, ni la palabra de su paciencia, tiene asegurada la corona y será la primera en conocer la salvación y el nombre nuevo del Señor Jesús, es la iglesia de Filadelfia. Por lo que se entiende que Laodicea irrumpe creyendo que tiene el derecho a salvación, pues está ciega y no ha procurado el colirio natural que le puede abrir los ojos y ver la vergüenza de su desnudez. Por la reclamación tan fuerte que el ángel le hace, parece ser que la iglesia de Laodicea es ciega de nacimiento y por su condición, interrumpe el fluir de Filadelfia hacia la puerta desde donde el Señor la reclama. 

La otra interrupción ocurre entre el sexto y séptimo sello, con la acción imponente del sellamiento y separación de los 144,000 señalados de las doce tribus de Israel y la gran multitud incontable que se ubica frente al trono, compuesta por todos los gentiles que aceptaron el mensaje de Cristo. Para ellos hay un lugar frente al trono que nadie lo puede cuestionar. En este acontecimiento, se han equivocado todas las denominaciones que predican la salvación universal por fe.

Luego viene el mensaje de las 7 trompetas, que también se interrumpe entre la sexta y la séptima trompeta con el mensaje del ángel con el librito. El próximo evento importante es el de las bestias. También sufre una interrupción después de la sexta bestia, Allí entra el coro que canta el cántico del Cordero. Después del cántico se reanuda la visión de las bestias. Es el sábado de la redención cuando el pueblo de Dios cantará el cántico de Moisés y del Cordero. Después del cántico se reanuda la visión de las bestias, que en este caso representan reinos, y culmina con el cántico triunfal del Cordero. Esos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va (Apoc.14:12), Estos son los que no fueron contaminados con los mensajes y doctrinas falsas de las iglesias, se dice que son vírgenes porque no se han mezclado ni contaminado con los tres grandes errores doctrinales de la iglesia cristiana protestante o evangélica.

Esta etapa es previa y repite elementos que se vuelven a mencionar desde perspectivas y épocas diferentes. Véase que los eventos que corresponden al tiempo de la persecución de la Iglesia naciente en Europa, aparecen en el capítulo 12 del Apocalipsis, y las bestias en el capítulo 13, mientras que el misterio de Dios se revela en los capítulos 5: 1-26 y 10:7-11, donde termina recomendándole al profeta que tiene que volver a profetizar porque el mensaje del libro, dado en el capítulo 5 originalmente, se revela posterior al mensaje de las iglesias, pero es anterior al mensaje de los sellos y de las trompetas.

Al retroceder en la profecía y en el tiempo, se produce la media hora de silencio, porque no hay mensaje activo que se escuche, y los eventos se detienen en el sábado del tiempo y en la profecía. Para tener una comprensión clara y correcta del Apocalipsis, tenemos que poner los eventos en su perspectiva de tiempo y eso no es tarea fácil porque muchos eventos se repiten con figuras y símbolos diferentes, y en unos y otros capítulos se añaden eventos nuevos y situaciones diferentes que son difíciles de ubicar en el sitz im Lebem de la historia.

Por lo tanto, nuestro trabajo que consta de proveer el significado del mensaje oculto a los entendidos se limita a establecer el método divino de revelación que le permita al estudiante de las profecías entender su doble significado. Lo que el profeta llama “el misterio de Dios consumado como Él lo anunció a sus siervos los profetas” (Apocalipsis 10:7). No fue hasta la década de los 80 cuando se cumplió esta profecía que hace necesario que otra vez profetices a muchos pueblos y gentes, y lenguas y reyes.(capítulo 10:11). En el capítulo 11, se produce el acto de medir el templo de Dios, el altar y a los que adoran en él. Este es un acto de juicio revisor que lleva la intención de establecer las diferencias entre los diferentes tipos de salvos que están ante el trono de Dios y el altar donde adoran. Aquí están todos, prácticamente juntos, pero se hace la salvedad de que los gentiles estarán allí hollando o pisoteando la ciudad santa por 42 meses, que son unos 1,260 años. Están ante los dos testigos que los prepararán para igualarlos al resto de los salvados o redimidos frente a las dos tablas de la ley y los dos testamentos bíblicos. Esos son los dos olivos y los dos candeleros que están como testigos, delante del Dios de la Tierra. Tanto el Nuevo Testamento, como el antiguo, tienen el poder de abrir o cerrar el cielo; De llevar a cabo juicios y de ordenar plagas a priori. En el verso 7 se establece la guerra que la bestia que sube del abismo les hará y los vencerá y los matará. Este acto indica que tanto la ley de Dios y los mandamientos serán anulados por la bestia. Esto ya ha ocurrido y por eso el mundo religioso ha descartado la ley de Dios y enseñado que Cristo abolió la ley en la cruz, junto a los otros dos grandes errores doctrinales que se mencionan en la parábola. Se trata del primer error doctrinal: La inmortalidad del alma que lo introduce Satanás en el Edén, y la creencia de que la salvación es para todo el que solo cree por fe, que fue idea de Lutero.  Esto ya ha ocurrido y por eso el mundo religioso ha sido juzgado y hallado falto. Ha invalidado la ley de Dios y ha enseñado que Cristo abolió la ley en la cruz, cosa más absurda, ya que él mismo señaló: “No he venido a abolir la ley y los profetas, sino a cumplir” (Mateo 5:17-19), (Apocalipsis 11: del 1 al 13, y 14:12). 

El Antiguo y el Nuevo Testamento y los Apóstoles, como es el caso de Juan, fueron escogidos como parte de la palabra escrita, que vive y permanece para siempre. El texto profético señala que luego de tres días y medio las tablas de la ley, el Antiguo y el Nuevo Testamento que aparecen “muertos” en las plazas de las grandes ciudades: Babilonia, Jerusalén, de la Tierra, Sodoma y Egipto, ciudades que representan al mundo supuestamente cristiano, protestantes y católicos cristianos, no los podrán enterrar ni los podrán eliminar del medio. Estos dos profetas que han atormentado a todos los que moran en la tierra, con sus leyes divinas, se alzarán de nuevo sobre las iglesias y resucitarán de su sueño y serán levantados al cielo. Todos los verán ascender en medio de una gran conmoción mediática o terremoto noticioso que estremecerá al mundo.  Con esta acción, se despierta la predicación del Evangelio sobre las leyes divinas, los 10 Mandamientos originales y la vindicación tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. Esta acción no ha ocurrido porque no ha habido una iglesia con el espíritu de vida que Dios envía para levantar enfermos y resucitar muertos. El don de curación se ha perdido, y las iglesias han delegado ese don a los hospitales y sus drogas. 

Así como David se enfrentó al gigante, un solo “hombre o grupo pequeño”, se tendrá que enfrentar a este gigante que se ha proclamado dueño y señor de las escrituras. Las han anulado, las han menospreciado, y su efecto, es como si no existiera para el mundo religioso, que se ha liberado de las ataduras de la ley y ha proclamado liberación de todo mandamiento escrito. Lo creen firmemente porque sus Pastores, así se lo han hecho creer, que con solo decir:  creo en el sacrificio de Cristo en la cruz ya están salvos ellos y todos los de su casa. Por esa razón, este pasaje de la profecía apocalíptica tiene implicaciones de tiempo y acción muy importantes y trascendentales. Señalan una situación que debe ser corregida antes que los eventos sigan avanzando. Por esa razón, más que una iglesia, debe haber un remanente, un pequeño grupo o un profeta moderno que proclame la palabra de la verdad presente para este tiempo para que se sanen los enfermos según lo establecido por Jesucristo en el Evangelio. Dos señales que deben ir juntas: La proclamación del evangelio y la curación de los enfermos.

En esta hora profética, la reivindicación de las leyes, mandamientos y estatutos divinos crea una conmoción tan grande que una décima parte de la cristiandad cae y muere espiritualmente. Siete mil (7,000) pastores y dirigentes religiosos quedan fuera de la oportunidad (cap. 11:13). Esta acción da lugar a la entrada del séptimo ángel que al tocar la trompeta, se abre el templo de Dios en el cielo (verso 19). Al ocurrir ese evento en el cielo, ocurre un evento similar en la tierra: El Arca del Testimonio, que por siglos ha estado escondido, aparece, y se da la gran noticia, lo que produce relámpagos, voces, truenos y terremotos, así como grandes granizos. La cobertura noticiosa de este evento le causa a muchos, rayos de luz que traen iluminación, voces y truenos que son comentarios a favor y en contra, y gran frialdad espiritual en otros que, como granizo, golpea sobre todos los que no se alegran por este evento que trae juicio de Dios sobre la tierra. Este evento aún no ha sucedido. Las tablas de la ley y el Arca del Testimonio aún no han aparecido.

El capítulo 12 se remonta al tiempo del nacimiento de Cristo y de su Iglesia. Esta ilustración, como señalamos en otras, tiene doble aplicación, una señal aparece en el cielo, una mujer vestida del sol y la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de 12 estrellas. Se trata de una mujer cuyas vestiduras iluminan el día a tal grado, que tiene la luna bajo sus pies para alumbrar la noche. La mujer representa en primer plano a María, la madre de Jesús, y en segundo lugar a la iglesia naciente. Asimismo, la vestimenta brillante del Sol ilumina y da luz a la Luna, que está bajo los pies de la mujer que, a su vez, tiene una corona de 12 estrellas que significa las doce tribus de Israel, representadas a su vez por los 12 apóstoles. Tanto la mujer como la Luna representan a la nueva versión de iglesia que se forma como consecuencia del ministerio de Cristo que en esa ilustración aún no ha nacido y se encuentra en el vientre de ella, por nacer. Según esta profecía, el parto fue doloroso y tormentoso debido a que el gran dragón bermejo del capítulo 6, está parado frente a la mujer por parir, a fin de devorar al hijo que ha de nacer.

Este capítulo es altamente ilustrativo y conocemos la historia, por lo que se nos hace más fácil entender su significado. Quiero señalar que, si las visiones hubieran estado en orden cronológico, este debía ser el primer capítulo de Apocalipsis, mucho antes del mensaje a las iglesias. Así confirmamos nuevamente que los escribas que transcribieron el Apocalipsis, al no entender el mensaje, colocaron los escritos fuera del orden en que los eventos ocurren, y eso crea un alto grado de dificultad para entenderlos y analizarlos en su orden de tiempo. Esa misma dificultad tenemos todos los que estudiamos el libro del Apocalipsis, cuyos mensajes no están en el orden en que irán aconteciendo y algunos se repiten con figuras y símbolos diferentes: ” Y  fue vista otra señal en el cielo (verso 3). Un grande dragón bermejo, que tenía 7 cabezas y 10 cuernos y en su cabeza 7 diademas, y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo y las echó en tierra”. Aquí podemos aplicar todos los símbolos mencionados porque conocemos la historia y vemos cómo se cumplió esta profecía y los presenta en símbolos. Aquí nos percatamos de la cantidad de ángeles que arrastró Satanás del cielo y que han sido suficientes para tener al mundo en sus manos y a la iglesia bajo su control y voluntad. Desde un principio, su objetivo era ese niño por nacer, el cual regiría todas las gentes con vara de hierro: “Pero el niño nacido fue arrebatado para Dios y a su trono” (versos 4,5). La mujer huyó al desierto dónde tiene lugar aparejado por Dios, para que allí la mantengan por 1,260 días (verso 6). Estos 120 días o años de Apocalipsis 12:6, son los mismos que se mencionan en Daniel 7:25 y en Apocalipsis 13:5 que corresponden a media semana, que en la profecía son términos importantes porque no culminan y se quedan a mitad, inconclusos. Por eso en Daniel 7:25, lo menciona como tiempo, tiempos y un medio de un tiempo, porque es un periodo que se corta de una semana profética, muy importante a la que a la mitad de la semana ocurre un evento clave que la interrumpe. Es el caso de la mitad de la semana en que se le quita la vida al Mesías, y que, en el caso de Apocalipsis, caen los capítulos 10 y 11, en una misma semana. Tan pronto ocurre la revelación del libro, es necesario que se profetice de nuevo porque el mensaje toma una relevancia mayor y de más precisión. Veamos otro aspecto importante (verso 13): “Y cuando vio el dragón que él había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había parido al hijo varón”. La gran persecución religiosa que se desató contra Cristo y su iglesia duró siglos en los que fueron martirizados muchos de los fieles, y la iglesia que había crecido, se vio en precario y diezmada por la intensa persecución. Cuando más intensa se volvió la persecución, la tierra, abrió la boca y absorbió el río que el dragón había echado de su boca (Apocalipsis 12:16). La persecución se detuvo cuando la Iglesia cruzó los mares y se refugió en América, tierra de libertad, que en ese momento les abrió la puerta a los peregrinos que en 1492-98 vinieron huyendo de la intensa persecución que sufrían en Europa.

Pero de nuevo, el dragón fue airado contra la iglesia y se fue a hacerle la guerra a los otros de la misma simiente recién llegada, los cuales tienen el distintivo único y especial de guardar los mandamientos de Dios y tener el testimonio de Jesús (Apocalipsis 14:12).

En Europa y Asia, todos los cristianos fueron perseguidos, pero en América solo los que guardan los mandamientos y tienen el testimonio de Jesús fueron objeto de la guerra intelectual que los enemigos de la ley de Dios, le hicieron a los diez mandamientos de la ley (Apocalipsis 12:17). La guerra ha resultado exitosa para el dragón que casi ha exterminado a los que guardan la ley y los ha reducido en número comparativamente con el resto de los cristianos que han proclamado la liberación de la ley y del cuarto mandamiento en específico. Pero la profecía de Apocalipsis 19:12, es clara al respecto, y la gran controversia final debe tener como objetivo la restauración de la observancia de los Diez Mandamientos y de los preceptos originales, y de los estatutos establecidos, para engrandecer la ley de Dios y vindicar su nombre. A la misma vez, eliminar las tres grandes doctrinas de error que una mujer (una Iglesia) introdujo en el Evangelio, como la levadura de los escribas y fariseos de su tiempo, que la han convertido en la Babilonia moderna (Apocalipsis 18:21 al 24). (Véase el drnorman.blog: Las Tres Doctrinas de Error)

Podemos decir que está meridianamente claro que los que adoran a la bestia y a su imagen no tienen reposo ni de día ni de noche, ni cualquiera que tomaré la señal de su nombre. El reposo es característico de los que guardan los Mandamientos de Dios y tienen la Fe de Jesús (cap.14:11-12). En este capítulo 14, se finaliza el mensaje de los 7 ángeles y se termina el sellamiento de los que se han de salvar, y de inmediato, comienzan a derramarse las 7 copas con las 7 plagas postreras de los 7 ángeles comisionados para ese propósito (capítulos 15 al 17). Debemos leer y estudiar, analizando claramente las diez plagas de Egipto para comparar cómo ocurren y por qué. Para esa etapa, los redimidos vivos ya ven la nube blanca de Apocalipsis 14:17 “y sobre la nube, Uno sentado, semejante al Hijo del Hombre, que tenía en su cabeza una corona de oro y en su mano una hoz aguda”. Esta es la acción final de juicio que hace que del lagar salga sangre hasta los frenos de los caballos por mil y seiscientos estadios (Apoc.14:20). El lagar de la ira de Dios fue pisoteado y hollado fuera de la gran ciudad, y se hizo un lago de sangre. Lo que quiere decir es que fuera de la ciudad, hubo un juicio que incluyó a otros que no eran ciudadanos o miembros de esa denominación, que, por su posición, se identificaron con su causa y participaron del juicio: Las plagas en copas (cap. 15:16).

LAS SIETE COPAS

Los mismos 7 ángeles que dieron el mensaje de separación y juicio, ahora deben derramar las 7 copas de la ira de Dios sobre la tierra (cap.14:19 al 20). Mientras se derraman las plagas sobre la tierra, los que alcanzaron la victoria sobre la bestia y su imagen están sobre el mar de vidrio mezclado con fuego, lo que es indicativo de que se encuentran en un proceso de purificación, preparación y cantando el cántico de Moisés y del Cordero, reconociendo que los juicios de Dios son justos y verdaderos. Ese clamor abre las puertas del cielo y salen los 7 ángeles con las 7 postreras plagas (cap. 16). 

El primer ángel derramó su copa sobre la tierra. Esta plaga es sobre la iglesia cristiana que toma la señal de la bestia. Puede tratarse de una enfermedad que, como el cáncer, afecta a todos los que no obedecieron las leyes de la salud y sufren las plagas destinadas a la bestia. 

El segundo ángel, derramó su copa sobre el mar de gente que adoran su imagen y que se han sellado para muerte. Aquí se enjuician a todos los que sobrevivieron a la primera plaga de las enfermedades malignas y quedan vivos pero embalsamados para muerte eterna bajo drogas y medicamentos químicos.

El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y sobre las fuentes de las aguas y participaron del juicio. Esta plaga cae sobre los ministros, pastores y sobre las fuentes de información como colegios, escuelas de teología, iglesias y concilios, que el ángel de las aguas ha juzgado porque ellos son culpables de la sangre de los santos y de los profetas, y el castigo es recíproco a su responsabilidad sobre ellos (verso 6), “Porque ellos derramaron la sangre de los Santos”. 

El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, que por siglos alumbró y calentó la tierra para que no se congelará del frío. Ahora, la luz de la verdad, de cara al sol los ilumina a tal grado que se queman con el fuego Santo de la verdad.  En vez de cambiar su actitud, blasfeman contra Dios que les envía las plagas y no se arrepienten para glorificarlo.

El quinto ángel derramó su copa sobre la silla de la bestia y su reino se hizo tenebroso, y se mordían las lenguas de dolor y blasfemaron al Dios del cielo por sus dolores y por sus plagas y no se arrepintieron de sus obras (cap. 16: 10-11).

El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates y el agua de él se secó para que fuera preparado el camino de los Reyes de Oriente. (verso 13). “Y vi salir de la boca del dragón y de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas”. (14). Porque son espíritus de doctrinas de demonios que hacen señales para ir a los Reyes de la Tierra y de todo el mundo para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios todopoderoso. (15). He aquí, yo vengo presto como ladrón. Bienaventurado, el que vela y guarda sus vestiduras para que no ande desnudo como la iglesia de Laodicea y sienta la vergüenza de su desnudez.  (16) Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón; Definición física y espiritual que indica el lugar donde acontecerá la batalla entre las fuerzas del bien y del mal. Hacen señales para ir a los Reyes de la Tierra en todo el mundo para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios todopoderoso. “Vengo como ladrón”. Batalla intelectual por los medios, Armagedón, batalla en el monte de Mejido, donde se librará la batalla final.

El monte de Mejido es un lugar simbólico y no es el lugar literal como muchos intérpretes del apocalipsis aseveran: Se trata de un medio de comunicación masivo que permitirá que todos puedan presenciar esa gran batalla espiritual. En medio de esa gran batalla, entra en acción el séptimo ángel. 

El séptimo ángel derramó su copa por el aire y salió una gran voz del templo del cielo diciendo, “Hecho es”(verso 17) “Y entonces fueron hechos relámpagos y voces y truenos y hubo un gran temblor de tierra. Terremoto tan grande cual nunca fue jamás, desde que los hombres han estado sobre la tierra (verso 18). Esta conmoción es causada por la gran controversia que crea la instalación de un nuevo orden mundial que desafía los sistemas políticos actuales y que crea una gran división entre los políticos tradicionales, lo que queda de la iglesia y los oportunistas financieros que ven sus intereses en gran peligro. De esa lucha entre políticos y negociantes se aprovecha, la iglesia para huir de las ciudades y sobrevivir por un tiempo.  “Y la ciudad, Babilonia, fue partida en tres partes y las ciudades de las naciones cayeron y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios para darle el cáliz de las copas del vino del furor, de su ira; y toda isla huyó y los montes se fueron y no fueron hallados (verso 19). La confusión de la unión de las iglesias con el sistema médico farmacológico y político, crea un caos que todos repudian y abandonan por su deshonra. De nuevo, cada uno de los grupos que componen la Babilonia, se separa de los otros atribuyéndoles la causa del fracaso e intentan recobrar el prestigio que una vez tuvieron y que por sus mentiras, ya nadie compra sus mercaderías.

En el capítulo 17, que debe ser de los primeros que se deben analizar porque allí hay definiciones importantes que no se pueden ignorar. “Yo te diré el misterio: Aquí hay mente que tiene sabiduría: las 7 cabezas son 7 montes donde se asienta la mujer (Reyes que sostienen el mensaje erróneo)(verso 7-9). Las aguas que has visto. Donde la ramera se sienta (verso 15) son pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas, y los diez cuernos que viste en la bestia, son dirigentes políticos religiosos que aborrecerán a la ramera y la quemarán con fuego”.

Por lo tanto, debemos de añadir estas palabras de este texto al glosario que antes comenzamos:

  • 7 montes. = pueden ser doctrinas dominantes, reinos o reyes.
  • La mujer = es igual a la grande ciudad que tiene reino con los reyes de la tierra. Babilonia es igual a la confusión de doctrinas y creencias religiosas. Todo lo que comprende religiosidad y que no pertenece a la verdad del pueblo remanente de Dios. Porque en una hora han sido desoladas.
  • Naves = es igual a iglesias.
  • El capítulo 18 anuncia la caída estrepitosa de Babilonia, que en una hora ha sido desolada con sus riquezas. Todas sus mercaderías, doctrinas y enseñanzas mentirosas ya nadie las compra. En un día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre (18:17).

Nota.: La Biblia tiene que ser su propia intérprete. Un texto debe ser confirmado con otro texto, de tal manera que un concepto apoye y confirme cada frase, cada idea y cada aseveración con otra. El método instituido por Jesús en Mateo 13 es infalible y no existe otro libro igual en la historia del mundo, cada vez que lo abro, me convenzo más y más de la sabiduría infinita del Creador.

LOS SELLOS

El primer sello, ya fue discutido anteriormente. El Cordero abrió los sellos y uno de los cuatro seres habló y dijo: “Ven y ve, y he aquí un caballo blanco y el que estaba sentado encima de él tenía un arco y le fue dada una corona y salió victorioso para que también venciese”. Este primer sello como hemos mencionado anteriormente revela a Cristo.

El segundo sello que se abre muestra un caballo Bermejo que representa calamidades, guerras, enfermedades y muerte con una espada que significa una gran capacidad para hablar y convencer al mundo de lo que se le antoje. La verbología del sistema, convence por miedo y por fuerza para que todos se muevan con un fin específico que conviene a los poderosos.

El tercer sello describe un caballo negro y quien lo monta porta una balanza en la mano que pesa los frutos de la tierra, pero deja sin tocar el vino y el aceite. Quiere decir que todos los frutos, excepto dos, fueron pesados en la balanza y hallados faltos. (Daniel 5:27), Los frutos de la tierra han sido el alterados en su naturaleza. hibridados, mezclados, alterados en su esencia y manipulados genéticamente de su creación original. 

El cuarto sello: Este agravio contra la naturaleza de los alimentos causa la entrada del cuarto sello donde aparece un caballo amarillo qué significa enfermedades de todo tipo y muerte a todos los que dependan de ese alimento, así como perdición eterna para los que mueran de esas enfermedades. Esta plaga, posee el poder de echar en el infierno a una cuarta parte de la tierra que las bestias tengan bajo su autoridad y poder de convencer. Esta vez son poderes políticos religiosos y médicos, que han estado tomando el control de las mentes, de las conciencias de la gente, para matar con espada, (significa convencer con el poder de la palabra), y también crear enfermedades a causa del alimento que consumen y los tratamientos que reciben.

El quinto sello: Muestra los mártires cuyas almas están bajo el altar, lo que significa bajo el poder del trono, resguardados por el testimonio de haber permanecido fieles ante la persecución y el rechazo por su fidelidad. A esos les fueron dadas sendas ropas blancas, y un tiempo adicional de reposo en lo que se completan los otros mártires como ellos. 

El sexto sello (Apocalipsis 6:12): Cuando se abre el sexto sello se produce un gran terremoto. Otra conmoción mundial en la que se involucran todos los reinos políticos religiosos de la tierra, junto al extremo que se oscurece el día, se oculta el sol de la verdad, la Iglesia se tiñe de rojo, que es la sangre del juicio, y los ángeles del cielo entran para intervenir en la debacle general que crea un enorme caos en toda actividad humana. Esto hace que los dirigentes religiosos, los políticos y los médicos del sistema, que han engañado al mundo, abandonen sus puestos y sean aislados de la gente huyendo de ser ajusticiados por su engaño. Toda la actividad humana, sea política, médica, religiosa, o educativa, queda suspendida porque sus directores se esconden y desaparecen de la escena, ante el gran día de la ira del Cordero que se levanta contra ellos, y ellos así lo entienden y tratan de escapar.

El proceso de abrir los sellos se detiene en esa etapa y se introduce una interrupción en el tiempo profético debido a que la conmoción del sexto sello toma un período de tiempo que los ángeles encargados de detener los cuatro vientos o ángulos de la tierra aprovechan para que no se produzca ningún tipo de enseñanza o doctrina que pueda confundir a los pocos que aún quedan aptos para salvarse (árboles verdes de la tierra), ni sobre el mar (mucha gente o muchedumbres). Ni sobre ningún hombre, hasta que se produzca el sellamiento de los siervos de Dios en sus frentes.

Después del sexto sello, la acción se detiene y aparecen los cuatro ángeles que sostienen los cuatro vientos de la tierra, señalando a los 144,000 de las 12 tribus de Israel.   

Séptimo sello: Silencio en el cielo por media hora (capítulo 8:1).   

Nota recordatoria: 7 estrellas en su diestra y de su boca sale una espada de 2 filos. El misterio de las 7 estrellas son Los ángeles de las 7 iglesias y los 7 candeleros son las 7 iglesias. Todo lo que tiene que ver con Dios en la tierra se resume a 7. El apocalipsis consta de 7 mensajes, 7 iglesias, 7 espíritus de Dios. 7 sellos. 7  cuernos y 7 ojos, 7 espíritus de Dios. 7 trompetas. 7 truenos, 7 Ángeles. 7 lámparas. 7 estrellas y 7 cabezas.

RETORNA AL PASADO: APOCALIPSIS 12

El capítulo 12 muestra una gran señal en el cielo: una Iglesia vestida o alumbrada por el sol de Justicia con la luna debajo de sus pies y una corona de reina con doce estrellas en su cabeza. Este capítulo 12, como señalamos, está fuera de lugar y se remonta a la historia de la naciente iglesia cristiana fundamentada en Jesucristo y coronada con los 12 apóstoles o 12 tribus de Israel. Todo el capítulo aparenta estar fuera de lugar y esto no es conjetura nuestra. Si fuéramos a ordenar los capítulos del Apocalipsis por orden cronológico, éste debía ser el primer capítulo, pero al aparecer en este orden, nos confirma que los escribas y monjes que tuvieron los escritos originales en sus manos, no pudieron ponerlos en el orden cronológico que llevaban. 

Luego de la historia de la iglesia cristiana en tierra de Norteamérica, que abre su boca y absorbe el río de peregrinos que emigran de Europa, aparece la bestia del capítulo 13 que le hace la guerra a la iglesia y que se une al poder de la primera, para hacer el camino difícil a la creciente Iglesia que se identifica por defender los mandamientos de Dios y tener la fe de Jesucristo (Apocalipsis 14:12). En el capítulo 17, salen los 7 ángeles del templo y del altar con los mensajes que dividen al mundo en dos grandes bandos, los que le dan honra y gloria a Dios guardando sus mandamientos, y los que adoran a la bestia y a su imagen, y toman la señal en su frente o en su mano.   

Es importante señalar que siempre que se menciona “la mano derecha”, se refiere a la reforma de salud o alimentación sana que debe caracterizar al pueblo de Dios o a la alimentación malsana que caracteriza al mundo y que lo tiene atado a los médicos, a las drogas y a los hospitales. Los mensajes de estos 7 ángeles son separadores de unos y otros adoradores: Los que adoran a Dios y los que adoran a la bestia y a su imagen. Tan pronto estos ángeles emiten su mensaje, se produce otro evento celestial de importancia (capítulo 15).

LAS 7 POSTRERAS PLAGAS

Otros 7 ángeles entran en escena con las últimas 7 plagas postreras. Son los juicios finales de Dios sobre los habitantes del mundo que recibirán el resultado de la ira de Dios sobre ellos. Creemos que aquí se repiten las mismas plagas de antes, con revestimientos proféticos correspondientes a una época mas avanzada. Son nuevos de acuerdo con la situación actual. Mientras se derraman estas plagas, los que alcanzaron la victoria sobre la bestia y su imagen, estaban sobre el mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios y cantando el cántico de Moisés y del Cordero:

Primera plaga: Una plaga mala y dañosa sobre la tierra y sobre los hombres que tomaron la señal de la bestia y los que adoran su imagen. Esta puede ser la plaga del cáncer que cae sobre todos los que despreciaron la medicina divina, la alimentación a base de plantas, confiaron en el sistema médico y farmacológico moderno de la Babilonia espiritual y arruinan sus vidas y la oportunidad de salvarse por un plato de lentejas.

Segunda plaga: El segundo ángel derramó su copa sobre el mar y se convierte en sangre como de muerto y toda alma viviente fue muerta en el mar. Aquí se trata de muchedumbres que son juzgadas para perdición. Y toman la sangre del juicio divino en sus vidas.

Tercera plaga: El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos y las fuentes de las aguas y se convierten en sangre. Esta plaga ya la discutimos anteriormente: Es otro juicio diferente a los ríos y a las fuentes de error que todos los reinos de la tierra aceptaron para preparar el camino a los Reyes de Oriente. De los mismos países que vinieron, los sabios de Oriente a reconocer al mesías que había nacido ahora salen tres espíritus inmundos, que como las ranas de Egipto inundan el mundo y hacen señales prodigiosas para congregar al mundo para la batalla contra Dios y su pueblo redimido. 

Se trata de tres doctrinas originales, sacadas de las religiones de oriente que se introducen sutilmente en el cristianismo y que son tomadas en cuenta porque se propagan en la última fase de la última etapa de la historia. Se congregarán en el lugar, que se llama Armagedón, que es el Valle de Mejido o de la decisión, donde se libra una batalla intelectual de los hombres con el espíritu del demonio y contra los argumentos de la palabra de los Santos de Dios. Después de esta gran guerra se interrumpe la acción de las plagas para dar paso a la introducción del misterio de la Gran Babilonia, que irrumpe en escena con una gran conmoción, un terremoto y un granizo pesado. El terremoto es una conmoción espiritual apóstata, el granizo es la frialdad espiritual extrema que a esa situación le sigue como consecuencia. Aquí se le hace la última exhortación a Laodicea para que guarde sus vestiduras, se vuelva, y no ande desnuda y que no se vea la vergüenza de su desnudez. Armagedón es el valle de la decisión, que, para muchos, es el impacto mundial que produce y en esta etapa, que ya se vislumbra la pronta venida del Señor. La sentencia: Hecho es, se oye desde el cielo como un poderoso trueno. Eso es lo que la mayoría de la gente oirán, Pero los entendidos entenderán claramente la voz de Dios diciendo: “Hecho Es” 

Nuevamente tengo que hablar sobre el capítulo 17 que nos muestra la condenación de la grande ramera que está sentada sobre grandes muchedumbres. La descripción de esta gran entidad religiosa es formidable y el ángel la describe. con 7 cabezas y 10 cuernos. Lo que significa que tiene 7 reinos, dirigentes o divisiones en 10 regiones donde reina y que son igual a ella. Véase la descripción de este misterio en el mismo capítulo 17, versos 7 al 18, donde se nos ofrece la definición de cada termino profético usado en este capítulo. Es interesante reconocer que el ángel que le está dictando la información al apóstol, tiene que hacer las aclaraciones para evitar malentendidos. Este ángel, viendo el grado de dificultad para entender este misterio y la importancia que el mismo reviste para el pueblo de Dios de los últimos días, ofrece las definiciones necesarias para que se entienda (cap. 17:15-18).

Este gran movimiento religioso que se enriqueció de miembros, que han mercadeado con ella es el cristianismo apóstata que se ha enriquecido. (18:3), con el poder de sus deleites y de la cual deben salir los fieles que menciona el capítulo 14:12 y que no participan de la embriaguez de esa Babilonia espiritual que es hecha habitación de demonios y guarida de toda ave sucia y de todo espíritu inmundo (capítulo 18:2). Cualquier maleante, cualquier criminal, cualquier mercader o ladrón, puede decir que pertenece a esa organización y se le acepta públicamente. 

CAPITULO 18

El capítulo 18 muestra a un poderoso ángel descender del cielo con gran potencia, al extremo, que toda la tierra fue alumbrada con su gloria. Este ángel anuncia con fortaleza y altavoz la gran caída de Babilonia, “que es hecha habitación de demonios, guarida de todo espíritu inmundo y albergue de toda ave sucia einmunda”. En ese momento, se oye una voz del cielo que le pide al pueblo de Dios, que aún está dentro de ella, que salga de inmediato para que no reciba sus plagas, que las azotarán fuerte muy pronto.

En un día, según el capítulo 18, vendrán sus plagas: Muerte, llanto, hambre y se quemará con el fuego del juicio divino. Y los ministros, pastores, sacerdotes y mercaderes que se beneficiaron de ella, se lamentarán, “porque ya nadie compra sus mercaderías”. Lo que significa es que ya nadie cree sus mentiras. En una hora, han sido desoladas tantas riquezas (18:17). Y todos los que la patrocinaron se alejaron de ella. El final de ese capítulo 18, desenmascara la verdadera identidad de ese movimiento que es auspiciado por las 7 iglesias mencionadas en el capítulo 17, que forman la gran ramera que ha engañado y enfermado a todo el mundo con sus hechicerías (verso 23 del capítulo 18), usa la palabra hechicería del griego pharmakeia . 

Nota: La palabra pharmakeia  es muy parecida. Tiene una gama de significados. Puede referirse a la magia, pero muy a menudo se refiere a la práctica de la medicina o lo que podría llamarse artes curativas (ver Liddell y Scott, un léxico griego-inglés). No se refiere a estas dos cosas al mismo tiempo. Depende del contexto. En el Nuevo Testamento la palabra  pharmekeia  aparece tres veces (Gálatas 5:19-21; Apocalipsis 9:21; 18:23). Cada vez, se traduce como «hechicería» o «magia» y es algo de lo que se habla en términos negativos. Los traductores han elegido esta definición debido al contexto. Esto no significa que todas las definiciones posibles de la palabra  pharmakeia  sean condenadas.

Esta palabra describe el sistema de drogas y medicamentos con efectos secundarios que el protestantismo apóstata, transformado en iglesia cristiana ha auspiciado en sustitución del don divino de sanidad que se perdió cuando la Iglesia cristiana adoptó hospitales y rechazó el poder de sanidad que Cristo le impartió a los discípulos.

“En ella fue hallada la sangre de los Santos hombres de Dios y de todos los que han muerto en la tierra” (verso 24 del capítulo 18). En esta institución que acabamos de revelar, fue hallada la sangre de todos los que han muerto en la tierra. La única institución a dónde van a morir todos, es a los hospitales.

El capítulo 20 describe retroactivamente la acción de cuando un poderoso ángel arrestó a Satanás y la arrojó al abismo atándolo circunstancialmente con una gran cadena por 1,000 años que, a raíz de la resurrección de Cristo, fue llevado al desierto como era determinado por la ley del santuario cuando se amarraba el macho cabrío Azazel y se llevaba lejos al desierto. Y después de los 1,000 años, fue liberado nuevamente para ser juzgado por sus actos. La acción de este capítulo debe estar en un principio del capítulo (1) Pero como señalamos, no están todos los capítulos en el orden cronológico en que deben ocurrir. Para ordenar los eventos tenemos que yuxtaponer algunos y repetir otros en el lugar que les corresponde.

Estamos en la acción de estos dos ángeles. Se dan inmediatamente de la proclamación de la caída estrepitosa del consorcio babilónico que comprende todas las iglesias, (7 cabezas y 10 cuernos), que son los movimientos religiosos que han fornicado con Babilonia y que recibirán la retribución de las plagas por igual. Tal parece que para ese tiempo aún quedarán almas sinceras que puedan componer el pueblo de Dios, y la orden del segundo ángel es para que salgan de inmediato, o de lo contrario, recibirán las plagas que han de caer sobre Babilonia y que se producirán en un día (verso 8), o en una hora (verso 10), porque ya nadie compra sus mercaderías. Quiere decir que ya nadie cree sus mentiras. Cuando señala que en un día o en una hora caen las plagas, es porque éstas ocurren una tras otra como en Egipto. Este capítulo es descriptivo en gran manera, y conecta con parte del capítulo 17 que comienza a dar las definiciones propias de lo que significa cada ilustración profética de los símbolos que el apóstol recibe de su Señor. El verso 15 nos presenta a los mercaderes del Evangelio apartándose de Babilonia por el temor al tormento que ésta sufre y la abandonan, cuando ven que se pierden todas esas riquezas y que ya no pueden aprovecharse de su antiguo esplendor y de sus tesoros, que ya nadie quiere comprar: Las grandes catedrales, y las naves de las iglesias, y los marineros que son los que las manejan con sus pastores y demás ayudantes, se echan polvo sobre sus cabezas y lloran lamentándose de la pérdida de esa gran empresa comercial que en una hora ha sido desolada (verso 19).

Del verso 21 en adelante, otro ángel fuerte y poderoso, toma una gran piedra como de molino y la echa en la mar con tanto ímpetu cómo fue derribada Babilonia. Aquí ocurre la caída de otro de los socios de Babilonia que tomaron asiento con la bestia y se sentaron con ella. La describe con detalles que son únicos en su clase y que no se habían repetido antes; además, se introduce un elemento nuevo: se trata de la voz de tañedores de arpas, de músicos, de tañedores de flautas, de trompetas, de artífices de todo oficio, y de sonido de muela, así como la luz de antorchas, ni voz de esposo ni esposa será escuchada en ella, porque sus mercaderes, que eran los magnates de la tierra, han errado con sus hechicerías. En ella fue hallada la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han muerto en la tierra. Esta última frase nos da la clave que nos ayuda a entender de lo que tratan estos versos del capítulo 18: 22 al 24, cuando introduce a los músicos que tañen instrumentos y voces de esposo y esposa y artífices de todo tipo.  ¿Cómo podemos explicar que toda la gente del mundo haya errado en esas hechicerías? “Y en ellas se ha hallado la sangre de todos los profetas y Santosy de toda la gente que han muerto en la tierra”. Al oír esta expresión, se puede pensar que se trata de las funerarias. Pero hay una palabra clave que lo define hacia otro ángulo en lo que es la mayor relevancia y significado, porque es el elemento que une a todos los movimientos religiosos con un fin común que desafía la gran comisión evangélica que Jesucristo le encomendó a los discípulos en más de una ocasión, y que la Iglesia cristiana no aceptó ni quiso practicar desde sus comienzos.

Se trata de la curación de los enfermos; Y cuando analizamos el texto griego que define el tipo de hechicerías que practican estos músicos que tocan y bailan en esa orquesta, nos encontramos con la palabra original del griego: pharmakeia o farmakeia, que al leerla, nos sorprende, pero aclara el enigma de las hechicerías que usan fármacos tóxicos con efectos secundarios y que con todos esos efectos, no tienen la capacidad de curar ninguna enfermedad. Los músicos que pertenecen a esta orquesta son especialistas de todo tipo y enfermedades que nada curan en realidad, que al final, no sea para servir de lecho de muerte a los profetas, a los santos y a todos los que mueren en la tierra.

Esta sorprendente descripción de la medicina moderna y las grandes empresas farmacéuticas que la dirigen es la hechicería moderna de un sistema común a las siete (7) grandes denominaciones cristianas cuyos hospitales han sustituido la Comisión Evangélica original que Jesucristo encomendó a sus discípulos y a la Iglesia. Lo justifican, diciéndole a sus seguidores que el Señor le ha dado la sabiduría a la ciencia moderna para curar las enfermedades que Jesús con sus discípulos curaba impartiendo sanidad con su mano. Por eso le dice a la Iglesia: “no se oirá en tí voz de tañedores, de arpa, ni de muela”. Porque la hechicería o farmacopea que practican no cura realmente a los enfermos, y tarde o temprano, todos mueren como consecuencia. El silencio de los hospitales es tan ruidoso en la profecía, que no deja oír la voz de la muela que procesa el trigo que representa a los redimidos del pueblo de Dios y al proceso de enseñanza de la palabra en la Iglesia. La falta de sonidos y acción curativa real denota la precaria y desolada condición de la Iglesia cristiana en general que no se oye más en el ámbito donde se manifestaba. 

Al percatarse, de que los hospitales son los centros de muerte donde la gente que han errado en auspiciarlos halla la sangre de los profetas y de los santos de esa etapa histórica, “y de todos los que han sido muertos en la tierra”, que pasaron por el hospital de cada denominación, con la esperanza de curarse. Algunos se dan cuenta del hechizo que Satanás puso en esas instituciones, que parecieron por varios siglos que la presencia de Dios estaba en ellas, cuando era el maligno quien las manejaba. Muchos de los “músicos” o profesionales de la salud que allí laboran, son gente buena, inocentes, que estudiaron medicina pensando en hacer el bien al prójimo y curar a los enfermos y piensan honestamente que están haciendo un trabajo encomiable. Pero no se han dado cuenta que las drogas no curan y que, por el contrario, quién se somete a ellas, queda dependiente o adicto para toda la vida, y según pasa el tiempo, usándolas van apareciendo los efectos secundarios y terciarios de las mismas. Al grado, Que quedan atrapados para siempre en ese tipo de adicción, que, mal aplicada, le llaman medicinas pero que son fármacos adictivos. 

Lo interesante de todo esto, es observar cómo la gente depende de drogas que no curan ni pretenden curar ninguna enfermedad o condición, sino que son máscaras que encubren la enfermedad. Muchas que deben usarse por vida y que causan otras enfermedades y que quienes las usan, nunca curarán de la enfermedad original ni de los efectos secundarios y terciarios de las mismas.

De manera, que los hospitales que las iglesias llamadas cristianas auspician y poseen, han sido los medios que el enemigo ha utilizado para supuestamente sanar los enfermos de este tiempo y llevar a cabo la curación de sus males, tal como enseñó el Maestro y preparó a sus discípulos para continuar su obra. Esos profesionales, con tantos estudios y especializaciones que tienen que hacer, no curan ninguna de las enfermedades que sufre la gente, ni tan siquiera les pueden enseñar a no enfermarse. Al contrario, lo ponen en el uso de drogas y los convierten en adictos para toda la vida. Por esa transformación mágica que convence al enfermo y lo convierte en usuarios de drogas tóxicas adictivas, es que el ángel del Apocalipsis le llama hechicería del griego Pharmakeia.

Es uno de los engaños modernos más grandes que el maligno ha podido inventar porque las drogas enajenan la mente del usuario y le hacen creer que todo está bien cuando es todo lo contrario, la droga lo va a ir incapacitando física y mentalmente para cubrir la triste realidad de su destino, que tarde o temprano, lo llevará a ocupar una cama de uno de esos hospitales donde lo enajenarán químicamente para que muera creyendo que se va a curar y que se va a salvar. Bajo los efectos de drogas y estupefacientes químicos no se pueden tomar decisiones importantes de salvación eterna debido a que la mente está manipulada por la droga, y quién único tiene acceso a ella, es el autor y creador, Satanás. De manera, que siendo la Iglesia cristiana quien posee la mayoría de los hospitales del mundo, Satanás tiene en sus manos a todos los cristianos aptos para salvación (árboles verdes de Apocalipsis), bajo un control absoluto de drogas tóxicas que le acortarán la vida, le nublarán el entendimiento, y le cortarán la comunicación directa con su Creador en los momentos más críticos e importantes de sus vidas. 

Por esa razón, en el texto de Apocalipsis 18:24 leemos, que, en esta confusa Babilonia de este tiempo profético, “fue hallada la sangre de los profetas y de los Santos y de todos los que han sido muertos en la tierra”. La expresión “han sido muertos”, no se refiere a que murieron de muerte natural, sino que han sido muertos o asesinados por el sistema de hechicería química, farmacológica, moderna. Haciéndoles creer que se curarán, los van matando, porque en sus hechicerías: “Todas las gentes han errado”.  (Verso 23). Aunque la gran mayoría de los médicos creen sinceramente que están haciendo el máximo para salvar un paciente, porque eso le enseñaron en la escuela de medicina, con los años y la experiencia, se van dando cuenta que han errado, y que la realidad es diferente y que no existe medicina que cure alguna enfermedad. Por otro lado, la ignorancia general de la verdad clínica hace creer a todos, que el esplendor que aparenta la medicina moderna convencional es una genuina demostración de su eficacia, cuando es todo lo contrario: Un blanco disfraz de su podredumbre real que no es capaz de curar las enfermedades como lo hizo Cristo en su tiempo. 

Quién cae en el uso de drogas de cualquier tipo; Ya sean farmacológicas o drogas ilegales, tiene pocas probabilidades de salir de ellas y evitar perder su salud y su alma. No hay diferencia en el nombre de la droga: Puede ser alcohol, tabaco, marihuana, cocaína, anfetaminas, cortisona, opio, insulina, o cualquiera otra. A la larga, todas enajenadamente controlan el organismo desde el cerebro creándole una entrada al enemigo de las almas para que, desde ese centro nervioso inteligente, manipule la voluntad humana y la doblegue: “Todas las gentes han errado en esto” (verso 23). Esa frase de la profecía es contundente y muy aclaratoria porque la medicina moderna ha logrado convencer a toda la humanidad de que salva vidas y es eficaz, cuando es todo lo contrario.  

Nota: El capítulo 20 es parte de los capítulos 12 y 13, donde la visión vuelve al mismo tema con símbolos parecidos. Véase que los mil años de prisión de Satanás, son parte de la profecía de Apocalipsis 9. 

Del capítulo 17 al 20 se presenta la gran caída de Babilonia que debe ir acompañada de todos los que han fornicado con ella. Muchos protestantes evangélicos entienden que se trata del catolicismo que ha dominado al mundo religioso desde Roma, pero aquí se menciona claramente en el capítulo 17:3 que se trata de una mujer (iglesia) llena de nombres de blasfemia con 7 cabezas y 10 cuernos. Tiene en su frente un nombre escrito: Misterio, Babilonia la grande, la madre de las fornicaciones y de las abominaciones de la tierra. (verso 5), y del verso 7 en adelante define el misterio de la Babilonia y de la bestia que la carga: Estas Iglesias o movimientos religiosos son las 7 grandes denominaciones en que se divide el protestantismo que, junto al catolicismo, componen el cristianismo moderno; “fue y no es. Y ha de subir del abismo y ha de ir a perdición. Aquí hay mente que tiene sabiduría: las 7 cabezas son 7 montes sobre los cuales se asienta la mujer. Y los 10 cuernos que has visto son 10 reyes” que, para su tiempo, no habían recibido reino, pero que eventualmente formarán un consorcio con la bestia por un corto periodo de tiempo. Podemos señalar que la visión en cuanto a la Babilonia dirigida desde el Vaticano es una visión arcaica que se remonta a los primeros siglos de la historia de la Iglesia cristiana cuando fue perseguida por el poder Romano, pero de ahí en adelante, tenemos que analizar. que la Babilonia de la confusión, en tiempo actual, es un consorcio de iglesias llamadas cristianas. Por esa razón es que la profecía dice que tiene 7 cabezas Y 10 cuernos que, para ese tiempo, no habían recibido reino, pero que eventualmente formarán un consorcio con la bestia por un corto periodo de tiempo. Una hora profética que no debemos especular cuánto tiempo significa porque se refiere a un período de tiempo relativamente corto que les permitirá aliarse para pelear contra el Cordero, cosa que en conjunto han estado realizando por más de dos milenios que han estado de acuerdo en las tres doctrinas de error que antes hemos identificado y que los une en doctrina contra la ley de Dios. En el texto 16, declara que los 10 dirigentes políticos o reyes que dirigen estas denominaciones religiosas aborrecerán a la bestia y la traicionarán después de despojarla. Al fin, pelearán contra el Cordero creyendo que se trata del enemigo, “y el Cordero los vencerá”.

La amonestación de estos primeros dos ángeles será dada inmediatamente con el anuncio de la caída estrepitosa del consorcio babilónico que comprende todas las iglesias con sus instituciones clínicas hospitalarias: Las 7 cabezas y 10 cuernos, y los movimientos religiosos que han fornicado con Babilonia y que recibirán la retribución de las plagas por igual. Ahí están todos los que negaron la ley de Dios porque “supuestamente” fue abolida en la cruz; los que enseñaron sobre la inmortalidad del alma, y predicaron sobre la salvación universal a todo el que cree, (sin necesidad de guardar las leyes divinas), Ahí están los que le enseñaron al mundo a confiar su salud a los médicos y a los hospitales sin considerar que en Apocalipsis 14:12 identifica claramente quienes son el pueblo de Dios de ese tiempo final: “Aquí está la paciencia de los santos; aquí están los que guardan los mandamientos de Dios, y la fe de Jesús” . Tal parece que, para este tiempo, aún quedan almas sinceras vivas que puedan componer el pueblo de Dios y se les da la orden del segundo ángel para que salgan de inmediato de esas iglesias, o de lo contrario, recibirán las plagas que han de caer sobre Babilonia. Plagas que se producirán en un día (verso 8), o en una hora, (verso 10), “porque ya nadie compra sus mercaderías”. Quiere decir que ya nadie cree en sus mentiras. Este capítulo es descriptivo en gran manera y parte del capítulo 17, que comienza a dar las definiciones de lo que significa cada ilustración profética de los símbolos que el apóstol recibe de su Señor. En el verso 15 nos presenta a los mercaderes del evangelio, apartándose de Babilonia por el temor al tormento que, éstas organizaciones sufrirán y las abandonan cuando ven que se pierden todas esas riquezas y que ya no pueden aprovecharse de su antiguo esplendor ni de sus tesoros que nadie quiere comprar: Las grandes iglesias y catedrales y las grandes   naves donde se reúnen. “Y los marineros”, que son las congregaciones con sus pastores y demás ayudantes, éstos se echan polvo sobre sus cabezas y lloran lamentándose de la pérdida de esa gran empresa comercial que en “una hora” ha sido desolada. (verso 19). En esta etapa de la historia, las siete cabezas y diez cuernos representan a ese grupo de dirigentes religiosos que junto a los políticos y a los sistemas de salud y a las empresas farmacéuticas, componen esa Babilonia.

El doloroso silencio de los hospitales no deja oír la voz de la muela que procesa el trigo que representa a los redimidos del pueblo de Dios y al proceso de enseñanza de la palabra en las iglesias. La falta del sonido de muela y acción de gracias denota la precaria y desolada condición de la Iglesia cristiana en general, que a pesar del alboroto que muchas hacen con música estruendosa, no se oyen las exclamaciones de gozo y alabanza que identifica la curación de todos los enfermos que frecuentan esas iglesias. Son los hospitales, los centros de muerte donde la gente que han errado en su fe y estilo de vida y de alimentación, acuden en busca de alivio. Por eso, el ángel reclama la sangre de los profetas y santos de esa etapa histórica y de todos los que han sido muertos en la tierra. Todos, en su mayoría, pasaron por el hospital de cada denominación. Algunos se dan cuenta del hechizo que Satanás puso en esas instituciones que parecieron, por varios siglos, que la presencia de Dios estaba en ellas, cuando era el maligno quien las manejaba. Muchos de los que trabajan allí son gente buena que estudiaron medicina pensando en hacer el bien al prójimo y curar a los enfermos. Pero no se dieron cuenta que las drogas no curan y que, por el contrario, el que se somete a ellas queda dependiente para toda la vida. Según pasa el tiempo usándolas, van apareciendo los efectos secundarios y terciarios de las mismas, de tal manera, que quedan atrapados para siempre en ese tipo de adicción que mal aplicadamente le llaman medicinas, pero que son fármacos adictivos. A eso es que en Apocalipsis se le llama y que se traduce como hechicería en lenguaje bíblico. 

Es interesante observar cómo la gente ha aprendido a depender de drogas tóxicas que no curan ni pretenden curar ninguna enfermedad o condición; Que no son otra cosa que máscaras que encubren la enfermedad. Muchas deben usarse por vida y causan otras enfermedades, y quién las usa, nunca curará de la enfermedad original para la cual recibió tal medicamento, ni son capaces de entender sobre los efectos secundarios y terciarios de las mismas que le causan otras enfermedades.

De manera, que los hospitales que las iglesias llamadas cristianas auspician y poseen, han sido el medio que el enemigo ha usado para supuestamente, sanar los enfermos de este tiempo, y llevar a cabo la supuesta curación de los mismos, resulta que son un fiasco, un engaño que pretende sustituir el poder curativo de Jesucristo, y que no curan ninguna de las enfermedades que sufre la gente, ni tan siquiera les pueden enseñar a no enfermarse. Al contrario, los ponen en el uso de drogas tóxicas y los convierten en adictos para toda la vida. 

Por eso, la transformación mágica que convence al enfermo y lo convierte en usuario de drogas adictivas, es que en el Apocalipsis se le llama hechicería o pharmakeia. Es uno de los engaños más grandes que el maligno ha podido inventar para engañar al mundo, porque las drogas enajenan la mente del usuario y le hacen creer que todo está bien, cuando es todo lo contrario; la droga lo va incapacitando física y mentalmente para descubrir la triste realidad de su destino, que tarde o temprano, lo llevará a ocupar una cama de un hospital donde los enajenarán químicamente para que muera, creyendo que se va a curar y que se va a salvar. Bajo los efectos de drogas y estupefacientes químicos, no se pueden tomar decisiones importantes de salvación eterna, debido a que la mente está manipulada por la droga y quién único tiene acceso a ella es su autor. 

De manera, que siendo la Iglesia cristiana quien auspicia y posee la mayoría de los hospitales del mundo, tenemos que entender que Satanás tiene en sus manos a todos los cristianos aptos para la salvación que son los “árboles verdes” de Apocalipsis. Los mantiene bajo un control absoluto de drogas que le acortan la vida, le nublan el entendimiento y le cortan la comunicación directa con su Creador, justo en los momentos más críticos e importantes de su vida.

Por eso, el texto de Apocalipsis 18:24 lee en esa confusa Babilonia de este tiempo profético que: “En ella fue hallada la sangre de los profetas y de los Santos y de todos los que han sido muertos en la tierra”. La expresión “han sido muertos”, no se refiere a que murieron de muerte natural, sino que han sido muertos o asesinados por el sistema de hechicería, química, farmacológica, moderna. Haciéndoles creer que se curan, los van matando, “porque en sus hechicerías todas las gentes han errado” (verso 23).

Quien cae en el uso de drogas químicas, de cualquier tipo que sean; farmacológicas o ilegales, tiene poca probabilidad de salir de ellas, para evitar perder su salud y su alma. No hay diferencia en el nombre de la droga, puede ser alcohol, tabaco, marihuana, cocaína, anfetaminas, cortisona, opiáceos, insulina o cualquier otra. A la larga, todas enajenan la mente, controlan el organismo desde el cerebro, creándole una entrada al enemigo de las almas para que, desde ese centro nervioso, manipule la voluntad humana y la doblegue. Dice la escritura que: “Todas las gentes han errado en esto” (verso 23).

Los hospitales no son directamente culpables de esta situación que el ángel describe: Tampoco la mayoría de los profesionales de la salud. No es hasta que se estudian los principios naturales de vida a la luz de las leyes de la salud y de Apocalipsis, que se abren los ojos de los ciegos y empiezan a ver la realidad de las diferencias entre el método de Cristo y la ineficacia de la medicina moderna, con sus diferentes tratamientos diagnósticos, cirugías y farmacología. Cuando analizamos todo ese aparato científico y lo comparamos contra el sencillo y eficaz método de Cristo, vemos la razón por la cual la gente se deslumbra con tanta tecnología, al extremo, que no pueden ver que el poder curativo del Maestro es la alternativa verdadera que en realidad sana y salva. Que todo ese montaje tecnológico no sirve para curar ni una gripe. Que en vez de tratar la enfermedad tratan el síntoma, que en vez de curar al enfermo, lo enajenan de la realidad y lo matan creyendo que lo están salvando. Al desconocer los principios básicos de la salud, inventan métodos y tratamientos que parecen ayudar al enfermo; Aplican técnicas, equipos y medicación, que para ellos tiene una gran lógica curativa, pero que, en el fondo, engaña al cuerpo, al sistema inmunológico y a todo el organismo. El personal médico hace lo imposible para salvar al enfermo, pero las drogas y casi todo lo que recibe por vena, lo va deteriorando físicamente. No es engañando al sistema inmunológico con un pseudo-virus de una vacuna o saturándolo de químicos tóxicos como se protege el cuerpo humano de un elemento patógeno. Esa es la manera en que el sistema médico moderno trata el cuerpo humano en contra de las más elementales leyes de la inmunología, de la salud y de la vida.

Por esa razón, el texto bíblico le llama hechicería y es la manera del mago hacerle creer al que observa algo, que en realidad ocurre. Algunos le llaman ilusionismo. Otros, pueden decir magia negra, pero es algo que aparenta una cosa, pero es otra en la realidad. Ese es exactamente el carácter de la medicina moderna que en vez de curar las enfermedades las transforma de una sintomatología a otra. Pero le hace creer al enfermo que la primera condición tratada con la droga se curó y que las otras son nuevas y hay que tratarlas también. De esa manera, los enfermos se convierten en la materia prima de una industria multimillonaria que crece y domina el mundo y nadie se atreve a retarla por miedo a ese poderoso imperio.

Por esas razones expuestas, el miedo sustituye a la razón y oculta el amor que una vez hizo que alguien estudiara medicina para, supuestamente curar a los enfermos. Por eso, para lograr que la gente se vacune, le inyectan primero el miedo y luego el veneno.

Cuando analizamos el texto de Apocalipsis 18, nos percatamos de que ese reino de terror, que en una etapa de la historia, deslumbró y convenció a todas las gentes (Verso 23). con sus hechicerías, con tanto ímpetu que nunca más será hallada, al igual que junto a las iglesias y denominaciones que las auspiciaron desde que surgieron. La confianza que los cristianos pusieron en ese sistema está comenzando a caer y lo hará estrepitosamente porque sus propios médicos, y ministros y pastores sinceros la señalarán como la madre de las confusiones. En una hora (verso 17), han sido desoladas tantas riquezas porque nadie compra ya sus mercaderías, (o mentiras, Apocalipsis 18:11). Ni sus drogas farmacéuticas, ni sus tratamientos químicos, ni sus vacunas mentirosas. Todo ese andamiaje se cae en una hora profética y sus mercaderes, que se han enriquecido con ella ya nadie las compra (Apocalipsis 18). Las siete denominaciones que ostentan los hospitales que sustituyen el poder curativo de Dios, son: Presbiterianos, Metodistas, Católicos, Menonitas, Adventistas, Episcopales y Luteranos. Otros tres poderes que complementan y representan los diez cuernos, se unen a estas, completando el cuadro profético que ilustra la condición del mundo en esta etapa.

Satanás conoce la Biblia y entiende el plan de Dios, por lo que aprovecha la confusión de los cristianos que la leen sin entenderla, para crear falsas aplicaciones de la profecía y preparar así sus nuevas estrategias:  Se trata de una nueva y prometedora medicina que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha probado y que es una nueva versión de la tradicional medicina natural, en la que médicos convencionales combinan plantas medicinales con drogas tóxicas. Le llaman Medicina Tradicional, de Alternativa, Biológica, Metabólica y de muchas otras maneras para identificarla de acuerdo a quién la practica y su intención. Desde el año 2003 la están proponiendo y la tienen en agenda para el año 2023 en que comience a decaer la medicina moderna, tenerla como sustituta y presentarla al mundo como la gran alternativa. ¿Otro nuevo engaño? No se trata de la genuina y verdadera Medicina Natural porque no son las plantas medicinales solamente las que utiliza como recursos curativos. Las fórmulas farmacéuticas que estarán recomendando para las diferentes condiciones de salud estarán modificadas genéticamente y mezcladas con drogas tóxicas, lo que bajo ningún concepto se pueden aceptar que se clasifiquen como medicinas naturales. 

La verdadera alternativa para esta etapa se trata de un cambio radical en la alimentación de la gente. De nuevo, el maestro de la confusión va a omitir, cambiar, alterar, y manipular la información y los medios para hacerle creer a la gente que, porque se utilizan las plantas medicinales, son la mejor alternativa curativa. Para ese fin, ya la Organización Mundial de la Salud, (OMS), ha identificado 50 plantas medicinales que han sido escogidas en todo el mundo para llevar a cabo el nuevo y moderno engaño. Son plantas genéticamente modificadas para lograr el efecto de entrar al sistema orgánico como lo hacen las drogas y llevar a cabo el mismo engaño. Esta organización es parte del consorcio médico farmacéutico que dirige la acción contra la salud desde la silla de Satanás (Apocalipsis 21:3). Toda esta acción ocurre en “una hora” profética, por lo que se estima que no tomará siglos en que ocurran todos estos cambios, sino que, en un periodo de tiempo relativamente corto, varios eventos estarán desarrollándose a la vez, y todo ocurrirá rápidamente. Algunos de estos, simultáneamente, como ha ocurrido con los procesos de vacunación en los que los medios de comunicación de todo el planeta le han realizado las campañas publicitarias de forma masiva a los grandes consorcios farmacéuticos y a los gobiernos que reciben los beneficios. 

El gran error de las iglesias que se dicen cristianas ha sido en unirse al sistema médico moderno y adoptar hospitales y drogas químicas, así como no enseñar a sus miembros y al mundo a alimentarse sanamente para no enfermarse. Eso ha hecho que la gente tenga que depender del uso de drogas tóxicas con grandes efectos secundarios. Ya sabemos que Satanás se ha adelantado y ha manipulado de muchas maneras los alimentos: Frutas, vegetales y ensaladas, los granos y las hortalizas, para que cuando muchos despierten a la realidad y busquen comida sana, encuentren que todos los vegetales están alterados en su química original y la misma ciencia que los diseñó los estará descartando como alimento sano. No olvidemos que Jesús adelantó este asunto a sus discípulos cuando les narró la parábola del hombre que sembró buena semilla en su campo y vino el enemigo de noche, y sembró la cizaña. Esta es una de las siete (7) parábolas de Mateo 13 que son parte de la clave para entender el Apocalipsis.

La alimentación sana es parte de la enseñanza bíblica. Existen unas 333 leyes de salud que han sido ignoradas por la Iglesia cristiana que ha seguido las mismas costumbres de los hijos de Caín, matando y comiendo animales. Esta práctica de ingerir sangre es contraria al texto bíblico original y es la causa de casi todas las enfermedades existentes para las cuales la medicina recomienda sus drogas tóxicas. Cuando se consume la carne de los animales que matan para ese fin, se está violando el importante mandamiento de NO MATAR dos veces: Primero, porque se mata al animal, y segundo porque se mata la persona a sí misma y se condena a sufrir las enfermedades que produce comer carne muerta.

La iglesia cristiana que debió haber resguardado la salud de sus miembros, se hizo aliada del enemigo, auspició los hospitales como negocio, y rechazó la ley de Dios que nos promete salud y salvación. Cambió la ley de vida por la práctica de muerte y deterioro de las drogas tóxicas para con ellas, supuestamente, tratar de controlar las condiciones o enfermedades que se han creado como consecuencia de la alimentación inadecuada. Es algo totalmente ilógico e irrazonable que no tiene conexión ni razón para justificar la relación de una cosa con la otra. Pero eso es lo que se le ha enseñado a la gente a utilizar cuando se enferman, por los médicos y nutricionistas cristianos, a sabiendas de qué: 

  1. La enfermedad tratada con drogas no tiene cura.
  2. La medicina moderna desconoce la causa de la mayoría de las enfermedades.
  3. Que la droga no pretende curarla, en eso están claros los médicos.
  4. Que tienen efectos secundarios y terciarios. 
  5. Que el médico desconoce la causa de las enfermedades, y aún así, se atreve a tratarlas con drogas tóxicas, sin considerar los daños que la droga pueda causarle al enfermo.

Si se desconoce la causa, es ilógico y razonable, y muy arriesgado tratarla sin saber las consecuencias, como usted, desarmar un equipo electrónica para repararlo sin saber cómo hacerlo. Cuando su auto se daña, lo llevaría a reparar a un veterinario o a un hospital. Y si usted se enferma, ¿Iría al taller de mecánica para que lo compongan?

Para el siglo XVIII comenzaron a proliferar los hospitales, y de inmediato, Dios le indicó a los profetas de su tiempo que hicieran sanatorios y no hospitales. Existe una gran diferencia entre una cosa y la otra, a pesar de que se insiste en llamar sanatorios a muchos hospitales. El padre de la confusión sigue confundiendo los términos para mantener a la gente enajenada de la realidad.

Muchos profesionales de la salud saben la causa de las enfermedades, pero no lo pueden revelar al paciente porque su preparación en las escuelas de medicina les advierte de que pueden perder su licencia médica o perder al paciente si les revelan la causa y se curan. Aunque reconocen que la alimentación es la causa, por la mala ética que han aprendido, no se atreven a enseñarlo a sus pacientes y mucho menos revelar la causa. De tanto practicar el error, ellos mismos se enferman y mueren de las mismas enfermedades que sufren sus pacientes.  

¿Cómo comprobarlo?  Los laboratorios clínicos que la medicina moderna le hace al paciente, lo que revelan es el estado del cuerpo en relación a lo que come regularmente, y sobre todo, refleja lo que ha consumido en los últimos meses. Basándose en esa premisa, se ha creado la prueba de azúcar glucosilada para determinar el promedio de glucosa en sangre durante los últimos dos o tres meses. A través de esa prueba, el médico sabe cómo el paciente diabético ha llevado su régimen alimentario durante ese período de tiempo. Si ese mismo concepto se aplica a todos los laboratorios como se hace en la medicina natural, los médicos sabrían la causa de todas las enfermedades y podrían tratarlas correctamente en su origen y causa. Por lo tanto, se verían obligados a tratar la enfermedad en su causa y la medicina sería la alimentación. Lo dijo Hipócrates, el padre de la medicina moderna: “Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”.

Si la iglesia cristiana hubiera aceptado y enseñado las leyes de la salud que están claramente definidas en la Biblia, y que se conocen hace casi 6,000 años, “ninguna enfermedad de las que sufre la gente en el mundo hubiera afectado a los miembros. de las iglesias cristianas (Éxodo 15:26), y los enfermos vendrían a las iglesias a curarse en vez de ir a los hospitales y a los médicos que los convierten en adictos a drogas para toda la vida, y mueren de esas enfermedades.

No se puede negar que el negocio de las drogas, tanto legales como ilegales, es una de las grandes tentaciones económicas que todo negociante tiene ante su consideración. Toda sustancia adictiva que entra al cuerpo humano crea de inmediato una dependencia fuerte que hace desaparecer los síntomas de toda condición patológica existente y le hace sentir al usuario una sensación temporera de bienestar físico y mental que es deseable y apreciada por quién se enferma y sufre. Especialmente por aquellos que sufren dolor, ansiedad, malestar o incapacidad de algún órgano o sistema, y al consumir la droga, se siente aliviado por algún tiempo. Al comienzo del uso de alguna de estas sustancias adictivas, la persona siente un alivio inicial, que con el tiempo y el uso de la misma, los efectos del alivio duran menos y pasan más rápidamente, lo que lo obliga a consumir más cantidad y más frecuentemente. La misma droga produce efectos de gran deterioro en el cuerpo, que la persona, luchando por sentirse mejor, no advierte hasta que cae en crisis, y para ese tiempo, ya es tarde para salir de la droga o del medicamento, debido a que los efectos secundarios se hacen evidentes.  

 Estos efectos, se agudizan a medida que pasa el tiempo usando el medicamento recetado o la droga auto-recomendada. Al fin y al cabo, no hay diferencia entre una droga para la presión arterial, para el dolor muscular, para la diabetes, o para cualquiera otra condición, porque todas producen efectos secundarios que casi siempre son peores que la condición original. En esta trampa mortal y dolorosa, caen todos los cristianos que no han aprendido en sus iglesias, a vivir de acuerdo con las leyes de la salud que se encuentran en el libro de texto: la Biblia. 

Muchos pastores desconocen que existen estas leyes cuya redacción mayor se encuentra en el pentateuco, y la mayoría están redactadas con vigencia perpetua. Tampoco saben que los antediluvianos que duraban cerca de 1,000 años, redujeron su promedio de vida a 120 años o menos, cuando comenzaron a matar animales para consumo humano. Ese fue el comienzo del deterioro del cuerpo humano y el inicio de las enfermedades sistémicas que acortan la vida proporcionalmente. El comienzo de la restauración del ser humano comienza cuando se percata que la muerte de animales para consumo humano es la primera causa de enfermedades y del debilitamiento del sistema inmunológico, que no fue diseñado para ese fin, y Dios no quiso corregirlo cuando le permitió comer carne a los primeros pobladores de la tierra que se obstinaron en matar y comer la carne de animales, para que no durarán tanto, y por lo tanto, no pecarán y destruyeran la creación como lo han estado haciendo. Jesús también lo afirmó cuando nos comunicó el mensaje de las 7 parábolas de Mateo 13:11-15: “y del corazón entiendan, y se conviertan, y yo los sane”.

Volviendo al Apocalipsis, qué es la contraparte del Génesis, donde comenzaron los problemas de la humanidad.  En Génesis 6, del 1 al 6, vemos cómo el ángel expresa la diferencia entre el mundo y los hijos de Dios, que son diferentes. En el apocalipsis, se definen porque tienen la paciencia de los Santos y guardan los mandamientos de Dios (Apoc.14:12). Estas características que identifican y separan al pueblo remanente de Dios del resto de la cristiandad, son la esencia misma de la obediencia, que los pastores, ministros y dirigentes de las iglesias cristianas han rechazado, y así lo han enseñado erróneamente a sus feligreses haciéndoles creer que Cristo en la cruz crucificó todas las leyes mandamientos y preceptos, incluyendo los de la salud. Por esa razón, el cristiano que se de cuenta de este engaño, debe salir de inmediato de esa Babilonia para formar el pueblo de Dios que espera con la paciencia de los Santos, guardando todos los mandamientos y leyes de salubridad que fueron dadas para su salud y bienestar. 

Aún en el régimen original de Daniel que le proporcionó largos años de vida y productividad al profeta, hay que tener cuidado hoy, porque casi todo lo que se cultiva está de alguna manera intervenido, hibridado, Injertado y manipulado genéticamente. 

Efectivamente, adoptar un régimen vegetariano si no se tiene en cuenta la procedencia de los vegetales y frutas, granos o legumbres, es tan peligroso como todo lo demás que tiene la trampa satánica que sembró la mala semilla en el campo del Señor. De la misma manera que Jesús lo explicó en la parábola de Mateo 13, ha logrado sembrar su mala semilla en todos los alimentos. Para alimentarnos correctamente, tenemos que buscar y descubrir aquellas frutas y vegetales que aún, a pesar del daño que el maligno ha realizado, conservan el sello de Dios en su naturaleza. Este asunto lo explicamos gráficamente en drnorman.blog bajo el título: El sello de Dios. El sello de Dios está en toda la creación, en nuestro genoma, en toda célula de nuestro cuerpo, en los alimentos puros, en el descanso, en el tiempo, en la ley de Dios, y en cada cosa creada que no ha sido alterada por el enemigo y que no ha recibido la mala semilla de la cizaña.

En el capítulo 17 de Apocalipsis, versos, del 3 al 8, vemos cómo el desarrollo de la confusión babilónica se convierte en otro misterio que debe ser descifrado, estudiado a la luz de la actualidad o verdad presente de este tiempo, y aplicado adecuadamente a las circunstancias mencionadas. Esto, debido a que el enemigo transforma de siglo en siglo su muy depurada estrategia de engaño. Por esa razón, cada teólogo o Pastor ha creado su versión personal del Apocalipsis, y muchas denominaciones tienen su interpretación particular de su punto de vista al respecto.

Cuando vemos versiones oficiales denominacionales que por más de un siglo tienen la misma aplicación apocalíptica de hechos que ocurrieron en los siglos 14 al 18 y que los repiten año por año, nos preocupa que esas denominaciones no se den cuenta de las nuevas estrategias satánicas y se mantengan aliadas a la medicina moderna o Pharmakeia, cayendo así en el engaño moderno del maligno que, como ocurrió en el siglo 14, fue el catolicismo liderado desde el Vaticano quien persiguió y martirizó a la iglesia que surgió de la reforma protestante hasta que ésta llega a Norteamérica y logra que la constitución americana proteja los derechos de la gente a reunirse bajo las diferentes creencias, y que se respeten los derechos individuales de conciencia. Cuando estos derechos se ven afectados y no se respeten, es hora de salir de esa Babilonia moderna.  Ya estamos viendo decretos bajo los principios de salud que violan los derechos fundamentales bajo los cuales se fundó la nación americana y se imponen leyes que obligan a todos. Como señala apocalipsis 13:14 al 17 a recibir una marca en su mano derecha o en su frente y que ninguno pueda comprar o vender, sino el que tenga la señal.

Aquí hay sabiduría (verso 16), el número de la bestia es 666 y su nombre, según apocalipsis 12:9, es diablo y Satanás el cual engaña a todo el mundo y al cual se le dieron seis milenios para hacer su obra, antes del descanso del pueblo de Dios. Por todo el tiempo, ha obrado para abolir el reposo de cada 6 días y ha engañado a todos los creyentes y no creyentes haciéndoles creer que el día de reposo ha sido cambiado o abolido con los otros mandamientos, preceptos y estatutos. En Apocalipsis 14:11, se identifica a los que toman su señal como los “que no tienen reposo ni de día ni de noche”, mientras que, en contraste, el verso 12 presenta al pueblo de Dios que guarda los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús. 

Como señalamos antes:  Es necesario repetir cómo se identifica el engaño moderno que desde las farmacéuticas hasta las iglesias cristianas se conspira contra los que guardan los mandamientos de la ley de Dios, y se les impone una marca que quien no la tenga, no puede viajar, ni comprar, ni vender, ni trabajar en la mayoría de los lugares de trabajo. El 666 es una identificación que determina algo que está incompleto, que no tiene conclusión, que no culmina ni se finaliza, porque Dios no le permite al diablo llevar a fin su obra de engaño. La verdad presente indica que el descanso de la tierra ocurre al final de los seis milenios y el séptimo es el descanso divino que Dios ha prometido a su pueblo que ha descansado el séptimo día y ha guardado y enseñado a guardar los mandamientos, los preceptos, y los estatutos originales (Éxodo 15:26): Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos; ninguna enfermedad de las que le envié a los egipcios te enviaré a ti, porque yo soy Jehová, tu sanador.

Esta promesa al pueblo de Israel está vigente y se extiende a los que guardan los mandamientos y todos los estatutos que Dios les señaló para resguardar la salud que a la Iglesia le falta hoy. Todos los que dicen ser cristianos, se enferman de las mismas enfermedades que el resto del mundo que Satanás ha conquistado (Éxodo 23:25) y Yo quitaré toda enfermedad de en medio de tí. El pueblo de Dios en la tierra no debe sufrir las mismas enfermedades del resto del mundo, porque tiene la señal en la mano derecha que es la mano que el señor impone sobre los enfermos y los sana. El capítulo 23 de Éxodo establece los beneficios que Dios tiene para los que siguen sus mandamientos en toda época de la historia. A raíz de haber proclamado su ley en el Monte Sinaí, Éxodo 20, del 3 al 15. añadió otras leyes para preservar el orden social: Leyes civiles, derechos, preceptos, y recomendaciones de salud general.

Dios no falla en cumplir sus promesas, porque son parte de la ley natural de causa y efecto. “Todo lo que el hombre sembrare, eso cosechará” (Gálatas 6:7, Éxodo 23:25). Así es la ley natural que produce resultados de acuerdo con lo que hacemos y de cómo actuamos. Las enfermedades todas, son consecuencia de nuestro estilo de vida y alimentación, y de eso depende la salud de nuestra mente y de nuestro cuerpo. No es necesario que Dios ande cuidando nuestra salud porque al dar sus leyes, preceptos y estatutos, nos está dando la forma natural y correcta de no enfermar. Por lo tanto, si sufrimos alguna enfermedad, lo primero que tenemos que hacer para curar es reconocer cuáles leyes o preceptos violamos, y qué semilla sembramos en nuestro organismo que estamos cosechando la tal enfermedad, como quiera que se denomine. Si no avanzamos a corregir el daño, tanto la enfermedad como las drogas que usemos como medicina, pueden dañar órganos y sistemas, y eventualmente causarnos la muerte prematuramente. Si cumplimos, Él cumple: “Y yo cumpliré el número de tus días, dice Jehová” (Éxodo 23:26). Todos tenemos la promesa de llegar al término que Dios nos señaló de 120 años. Todo depende de nuestra voluntad en hacer la suya. La promesa está en pie, y él no falla en cumplir lo que promete. ¿Cumpliremos nosotros? Recordemos que el Apocalipsis es el mensaje final de Dios a las iglesias y por consiguiente, a su pueblo de este tiempo.

Nota 1: Terminando este analisis de Apocalipsis, surge un repunte del coronavirus pandémico que ha tenido al mundo en ascuas por mas de un año. Su presencia en todos los países del mundo nos da una idea clara de como las conmociones que azotan a la humanidad se hacen eventos mundiales en término de horas o días. Esto confirma la seriedad del trabajo recopilado pues define los eventos catastroficos del Apocalipsis como terremotos o conmociones mundiales que no necesariamente indican la ocurrencia de un terremoto físico mundial que afecte todo el planeta de una vez. Aunque no se descarta, que junto con la conmoción ocurra un terrremoto grande, el terremoto no es la causa sino el efecto de la misma.

Nota 2: Los mártires de las persecuciones históricas que esperan por su recompensa y por los otros que han de morir igual que ellos, son los que enfermaron y murieron de las plagas finales sin conocer lo que estaba ocurriendo, porque la iglesia, en vez de advertir del peligro, se hizo socia de Satanás y  auspició las instituciones hospitalarias a donde van a morir otros mártires como ellos. Por esa razón, el libro que nadie podía abrir es dado de la “mano derecha” del Padre. La mano derecha es la mano sanadora que representa el cambio en el estilo de vida y de alimentación de los santos de los últimos días. Los fieles que se mantengan puros y que no se contaminen con la comida del rey de este mundo, tienen la promesa que Dios los alimentará con el maná escondido que espera por ellos. (véase Daniel 1:8-12) y (Marcos 16: 18) 

Nota 3: En estos escritos reveladores se cumple la Comisión Evangélica dada  por Jesucristo a los discipulos en Marcos 16:15-18, antes de ascender a los cielos.

Inmunología Comprometida (SIDA) en Dosificados

  1. Una comparación de los informes oficiales del gobierno sugiere que los totalmente vacunados están desarrollando el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida podrían desarrollar Sindrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).
  2. El 76 % de las muertes recientes por COVID en el estado de Vermont fueron personas «totalmente vacunadas» Ver programa: https://rumble.com/vnnzsh-alternativa-natural-oct-12-2021.html

Leer artículo completo:

https://theexpose.uk/2021/10/05/uk-has-fallen-81-percent-covid-deaths-vaccinated-teen-deaths-63-percent-higher/

Medidas Preventivas – Parte III

Por Dr. Norman González Chacón

Cuando cayeron las diez plagas sobre los egipcios, las casas de los hebreos habían sido marcadas con una señal de sangre en la puerta de entrada para avisar al ángel de la muerte que ese era un hogar donde se guardaban las leyes y estatutos divinos. De esa manera, el ángel de la muerte pasaría de largo y no causaría muertes en el pueblo hebreo, que creía en las promesas de Dios. 

Ningún cristiano que entienda esto hoy, debe morir de cáncer, ni sufrir diabetes, ni desarrollar hipertensión, ni obesidad, o enfermedades autoinmunes o virales. Estas son algunas de las plagas determinadas en la última etapa de la historia para los que rechazaron la Medicina de Dios, y se conformaron a la alimentación del mundo. Los cristianos que sufran de esas enfermedades es porque no han obedecido las leyes, los mandamientos, y los estatutos divinos (Éxodo.15:26. Y 23:25). Éstos reciben las mismas plagas que están destinadas a los impíos. Por esa razón, en el tiempo final de las siete iglesias de Apocalipsis, se menciona la alimentación, ciertas costumbres y tendencias relacionadas al comer:

Éfeso: Comerá del árbol de la vida.

Esmirna: Tribulación de 10 días que significa la prueba de Daniel que se abstuvo de comer la dieta del Faraón.

Pérgamo: Comer cosas sacrificadas a los ídolos. 

Tiatira: Comer cosas sacrificadas a los ídolos.

Sardis: Está muerta (comió lo que no debía ya que sus obras fueron halladas imperfectas delante de Dios). No se han hallado sus obras perfectas delante de Dios.

Filadelfia: Tiene allí a los que se dicen ser judíos. Y no lo son. Los judíos no comen sangre ni animales clasificados inmundos en la ley de Moisés.

Laodicea: Será vomitado de la boca de Jehová. Pero si se arrepiente, cenaré con él y él conmigo. Podrá comer del maná celestial.

Noten que se menciona específicamente lo que comen en todas las siete iglesias, lo que implica que no han cuidado su vida ni su alimentación. Guardar los mandamientos implica cuidar la alimentación, el descanso diario y semanal señalados para salud (Éxodo 15:26 y 23:25). Quien destruye su salud, comiendo, bebiendo, y sin el debido descanso sabático y nocturno, dice el Señor, que será destruido (1era. de Corintios 3:16 y 17). Dios no mata ni destruye, pero el contexto bíblico nos señala que la persona que viola el templo de Dios, el cual sois vosotros, se autodestruye a sí mismo.

En Génesis 9:4, leemos el mandato: “Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis”. En Levítico 3:17 leemos: “Estatuto perpetuo será por todas vuestras generaciones, dondequiera que habitéis ninguna grasa, ninguna sangre comeréis”. Este mandamiento es un estatuto perpetuo. No caduca, ni es abolido como señalan muchos pastores y enseñan algunas iglesias: Que Dios abolió todas las leyes de la alimentación. Perpetuo significa para siempre: nunca, nunca caduca. En Levítico 17:10 al 12 se lee: “Si cualquier hombre, de la casa de Israel, o de los extranjeros que peregrinan entre ellos, que comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre, y le cortaré de entre su pueblo…” (Levítico 17:14, Levítico 19:26, Deuteronomio 12:16, y 12:23, Deuteronomio 12:25 y 15:23, Hechos 15:20, Al 29. 2125. Ezequiel 33:25, Apocalipsis 16:6 y 17:6).

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento enfatizan en este principio tan importante de vida. Tanto la carne como la sangre acortan proporcionalmente la vida. La ciencia lo ha descubierto, aunque tarde, sin embargo, hay suficiente evidencia científica como para probar que la Biblia tenía razón desde un principio. Las carnes de animales acortan la vida, Dios se lo había hecho saber a los antediluvianos. Los descendientes de Caín no podían vivir sin comer sangre porque su genética rebelde se alimenta de la carne y de la sangre de los animales. Biológicamente, toda la carne es sangre convertida en tejido y no es posible consumir carne sin consumir sangre, pero Dios dejó esa sabiduría en las manos del hombre para que usara su libertad de discernir y tomar decisiones. 

Aunque el ritual determinaba que se había de derramar la sangre en la tierra, este era un acto simbólico que prefiguraba la sangre de Cristo, que un día sería derramada, pero no tenía la intención de que el hombre arruinara tempranamente su salud y comiera la carne de animales muertos después de haberle botado la sangre. Dios le dio el discernimiento al hombre y a la mujer para que tomaran decisiones sabias e informadas en todas las épocas, de acuerdo con su criterio personal, pero les hizo saber que comer carne les reduciría el término de vida de 800 o 900 años a 120 años solamente. En esta época pocos llegan a esa edad, pero algunos la alcanzan, lo que indica que es factible. Casi nadie llega a los 120 años de vida, porque todos nuestros padres y abuelos consumieron carne con sangre. Esa es la razón por la cual muchos desde los 50 años de vida, ya están sufriendo enfermedades. 

¿Por qué Dios prohibió comer carne con sangre? La sangre es el producto directo de la vida después del pecado. Cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido, de la uva que transformaría a los ángeles caídos de la rebelión de Satanás en humanos, como habían sido creados Adán y Eva antes de pecar, sufrieron una transformación. De la inmortalidad que tenían a la mortalidad que adquirieron al comer del fruto prohibido. Como consecuencia, el plasma claro que circulaba por sus venas se convirtió en sangre roja mediante un proceso que había sido diseñado para que los ángeles que se rebelaron contra Dios, los extraterrestres que se arrepintieran de seguir con Satanás, se pudieran humanar compatiblemente con los humanos de la reciente creación. La sangre humana antes del pecado no contenía glóbulos “rojos”, ni la médula ósea producía hemocitoblastos. Actualmente la sangre contiene en su componente celular 50% de glóbulos blancos y 50% de glóbulos rojos que constituyen un 45% de la sangre. El restante 5%, la porción fluida o plasma constituye 90% por ciento de agua, 9% proteína, .9 % sales inorgánicas, .9% ureas y glucosa. Otros componentes son los residuos metabólicos de las células desechadas por el organismo, así como de toxinas para ser eliminadas por los órganos secretores.

Como un acto de amor, compasión y misericordia, que los humanos no podemos entender a cabalidad, el Creador diseñó el árbol de la ciencia del bien y del mal. Lo hizo para que esos seres engañados por Satanás, que se rebelaron contra el gobierno divino, que no estaban de acuerdo con la forma en que Satanás llevaba la rebelión, ni sus actuaciones, pudieran humanarse y vivir en el paraíso que ofrecía esta tierra recién creada. Ésta era una gran oportunidad para todos los que fueron engañados y participaron de la rebelión, se arrepintieran y pasaran a formar parte de la familia especial de Dios. El fruto de ese árbol era el mecanismo que transformaba su cuerpo angelical en organismo humano con las mismas capacidades de los humanos de vivir independientemente, libres en albedrío, con la capacidad total de decidir y con el don de la procreación que les fue otorgado a los seres de esta tierra como regalo único en el universo.

La libertad de decidir fue prerrogativa única de esta creación y al igual que el don de procrear, fueron el regalo divino que diferenciaba a los seres creados a imagen y semejanza del Creador.  Fueron creados a imagen y semejanza de Dios: “Varón y hembra los creó” (Génesis 1:27 y 5:27). Jesús les dijo a los discípulos: “El que me ha visto a mí, ha visto al padre, porque el padre y yo una misma cosa somos.” Si entendemos este misterio revelado, podemos comprender las razones que tuvo el Creador para advertirle a Adán y a Eva que no debían comer de ese árbol de ciencia transformadora porque no fue creado para ellos. Y les advirtió sobre las consecuencias funestas que sufrirían si tan siquiera, lo probaban. Ese árbol con su fruto le daba entrada a los ángeles caídos arrepentidos a la nueva y Magna creación que acababa Jehová de realizar para beneficio del universo. De acuerdo con cómo marchará todo, los dones nuevos introducidos en la tierra serían transportados por extensión, a todos los otros mundos habitados del universo y esos planes divinos, siguen vigentes.

Para preservar la perfecta creación de los nuevos recién creados humanos, Dios les asignó de inmediato la alimentación que constituiría el sostén idóneo y perfecto a esa importante maquinaria viviente: las plantas y los frutos de la tierra. Éstos   complementaban el funcionamiento perfecto del organismo humano compatible (Génesis 1:29). Las plantas tienen en su biología la savia que las alimenta, y el cuerpo humano contenía el plasma idéntico al de las plantas y frutos de la naturaleza. Una cosa compatible 100% con la otra. El ciclo de vida de la tierra, y el del ser humano y de la naturaleza creada, y de los animales, era el mismo ciclo. Y Dios vio que todo marchaba a la perfección. Así como la savia de las plantas, lleva los nutrientes a todas las ramas, de la misma manera, los azúcares convertidos en sacarosa, aminoácidos, minerales, y sales, alcanzan los tejidos de crecimiento de la planta, los almacena y producen frutos, semillas reproductivas y raíces, igual que como ocurre en los seres humanos. 

Hay dos tipos de savia. La que alimenta el tejido y la que elimina residuos. Así es también en la sangre humana, una sangre que transporta nutrientes y oxígeno a los tejidos y una sangre que lleva residuos del cuerpo a los órganos secretores. En el caso de las plantas, se denomina savia bruta y savia procesada. En el caso de la sangre, sangre pura y sangre impura. Una se transporta de las raíces a las hojas, donde es procesada por fotosíntesis con la ayuda del Sol y los elementos, la otra, se mueve de las hojas a las raíces en sentido contrario. En el cuerpo humano, una sangre corre por venas y la otra por arterias.

Por esa razón, para que nuestro cuerpo funcione adecuadamente y pueda combatir todo tipo de enfermedades, nuestro sistema inmunológico debe estar libre y sin ataduras que lo ocupen. Cuando se consume la carne de los animales, una gran cantidad de defensas son utilizadas para atacar y destruir células que le hacen daño al organismo y que son desactivadas por la inmunidad adquirida al consumir productos derivados de animales. En esa lucha constante contra la sangre y la carne, se debilitan las defensas naturales que ocupan una gran cantidad de soldados de defensa, y por estar ocupados en la lucha contra la carne, quedamos expuestos a todo tipo de enfermedades y patógenos como lo son los virus, las bacterias, los hongos y todo tipo de parásitos y microbios dañinos que merman la salud general de las personas.

Por eso no hay manera de fortalecer el sistema inmunológico comiendo de la carne de animales muertos, leche de animales, queso, huevos y derivados. Cada célula, animal o transgénica que entra al organismo, requiere de una cantidad sustancial de defensas inmunológicas que las tienen que descomponer para desactivarlas y eliminarlas. A veces, la lucha es tan desigual, que el organismo no puede destruir totalmente y eliminar los residuos animales y estos pasan a formar parte de órganos y sistemas. Cuando estudiamos a fondo el genoma humano, vemos con asombro, cómo células animales que escaparon al ataque del sistema inmunológico han llegado a contaminar nuestro genoma y producen enfermedades sistémicas de todo tipo. Esos son los que desarrollan enfermedades sistémicas y sucumben ante la infección de ciertos virus.

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA PREVENCIÓN SEGÚN LAS LEYES DIVINAS

No. 1. Honrarás todas las leyes, mandamientos y estatutos establecidas por el Divino Creador. No matarás, ni consumirás ningún producto de origen animal ni derivado o componente, como lácteos, huevos, carnes, como mariscos, pescado y otros.

No. 2. No consumirás frutas y vegetales: híbridos, transgénicos o manipulados genéticamente. No los comerás ni los sembrarás en tu huerto.

No. 3. No consumirás alimentos donde se combinen los que crecen del suelo hacia arriba (aéreos) con los que crecen debajo de la tierra (tubérculos) en una misma comida. Aéreos y tubérculos no se deben mezclar en una misma comida. 

No 4. No mezclarás muchos ingredientes ni condimentos. Nuestro alimento debe ser sencillo. Recetas complicadas ocupan defensas inmunológicas innecesariamente. Vea que los animales más fuertes en la naturaleza comen un solo ingrediente, tallos y hierbas.

No. 5. No comerás las proteínas de granos secos, nueces secas y de algunos granos, como los cereales. No deben consumirse durante el período de desintoxicación y limpieza orgánica. Estas proteínas crean un ambiente atractivo para que los virus se adhieran y sobrevivan en organismos con altas cantidades de desechos y sedimentación de proteínas acumuladas. 

No. 6. No consumirás suplementos que contengan productos derivados de humano y animales: colágeno, aceite de pescado, células humanas, tejido de glándulas, mariscos, crustáceos, corales, y otros. Ni ciertas cápsulas de origen animal o de ingredientes sintéticos. 

No. 7. No es conveniente para el sistema inmunológico que tengamos contacto directo o cercano con tejidos y fluidos animales domésticos o personas que en su alimentación consuman carnes y derivados de animales.

No. 8. Llevarás estricto cuidado de tu higiene y cuidado personal. Durante epidemias o pandemias, y en circunstancias de peligro de contagio, es importante que se observen las reglas básicas de cuidado personal, como el lavarse las manos y quitar los zapatos a la entrada del hogar. Además de usar mascarillas cuando así se requiera, y bañarse el cuerpo y el cabello cada vez que se salga del hogar.

No 10. Conocerás y practicarás los 7 remedios de la naturaleza que son: Aire puro, agua purificada, luz del Sol, alimento sano (a base de plantas), plantas medicinales, confianza y comunicación con Dios, y el descanso indicado, tanto semanal como nocturno.

Al estudiar la palabra del Creador, ayunamos consumiendo el alimento sencillo que, acompañado de oración y fe, fortalecen el cambio. De esa manera, desarrollaremos una fuerza inmunológica poderosa, una fortaleza espiritual a toda prueba, y un cuerpo físico resistente a toda enfermedad. Cuando nuestra sangre se depure de toda proteína tóxica de origen animal, estaremos preparados para enfrentar todos los dardos de fuego del maligno y toda enfermedad existente desaparecerá.

Toda persona que haya sido inoculado carga toxinas y metales pesados, así como otras sustancias, que a mediano y largo plazo pueden causarle daños irreparables al organismo. Esas personas deben seguir estrictamente los 10 pasos anteriores y utilizar alternativas de plantas como: la Artemisa (Wormwood), el Cundeamor (Momordica charantia), el Anamú y el Cilantro (Coriander), como plantas protectoras. La tierra diatomácea, que es antiparasitaria. El Limoncillo (Lemongrass), y los aceites esenciales de Eucalipto, Neem, y Menta, para aplicar en la entrada de las fosas nasales, en la mascarilla y en el pañuelo, para olerlos cuando estamos en lugares donde haya otras personas.

Las personas con diabetes, hipertensión y problemas circulatorios o autoinmunes que sigan estas instrucciones al pie de la letra, notarán que las enfermedades o condiciones mencionadas existentes o preexistentes, comienzan a desaparecer en pocas semanas o meses. Según se va produciendo la desintoxicación de las drogas y medicamentos, así como de la alimentación animal, el sistema inmunológico se depura y se fortalece. Esa es la señal de que estamos logrando el objetivo de tener un sistema inmune poderoso y sano que nos proteja de todo organismo dañino a la salud. 

En el caso de los niños que están saludables y no sufren enfermedades, enfrentan cualquier virus sin ningún tipo de problema. En el peor de los casos, pasa como una influenza pasajera con un poco de fiebre y algo de tos o catarro. Ese es el plan de Dios para todo el que guarda los mandamientos, las leyes y los estatutos divinos de salud universal. Nunca veremos a un buey ni a una vaca que pastan y comen hierba solamente, enfermos, ni con artritis, ni diabetes, ni con ninguna otra condición de las que sufren los humanos. Los animales que se enferman, es porque el ser humano les cambia su alimentación original por comida preparada para fines de producción comercial. Cuanto más complicada sea la alimentación, tanto más daño sufrimos en nuestro cuerpo. Cuánto mas sencilla, mas saludable.

RESUMEN DE LAS MEDIDAS PREVENTIVAS

  • Medidas de higiene universal: lavado de manos, cubrirse la boca, mantener superficies desinfectadas y aislamiento de ser necesario. 
  • Descanso: dormir 6-8 horas diariamente (inicia la respuesta adaptativa del sistema inmune). 
  • Comer alimentos saludables (viandas, frutas frescas y vegetales). 
  • Tomar agua purificada (destilada o reverse osmosis). 
  • Elimine el azúcar refinada, productos lácteos y harinas refinadas que promueven la formación de flema. 
  • Baños de agua caliente con sal de mar. 
  • Control o manejo de los niveles de estrés. 
  • Elimine el consumo de carnes y otros tipos de proteínas de origen animal (respuesta inflamatoria). 
  • Ejercicio moderado preferiblemente a la luz solar y al aire libre. 

Dilusión “sanitizer”

Se pueden utilizar dos o tres de las siguientes plantas para diluir en alcohol etílico y/o aceite de coco con aceites esenciales en los que se ha demostrado actividad antibacteriana, antiviral y antifúngica que sean de buena calidad:

  • Eucalipto 
  • Menta 
  • Tea Tree 
  • Romero 
  • Limoncillo 
  • Pacholí 
  • Pino 
  • Limón 
  • Clavo de Olor 
  • Canela 

PREPARACIÓN

Puede poner 3 a 4 gotas de los aceites seleccionados (un mínimo de 4) en una botella de 8 onzas de alcohol etílico o ron de más de 100 grados de pureza. 
Puede escoger una base de aceite de oliva o de aceite de coco (2-3 onzas) para añadir 4-6 gotas de los aceites seleccionados de acuerdo con su gusto y tolerancia respiratoria o de la piel.

USOS:

  • Aplicar en la mascarilla.
  • Asperjarlos en la habitación u oficina. 
  • Aplicar en manos, planta de los pies y la piel (según tolerancia). 
  • En un pañuelo desechable para olerlo a menudo. 
  • En el nebulizador para inhalaciones o en un difusor u olla eléctrica para saturar la oficina o la habitación donde duerme.
  •  Asperjarlos en la habitación u oficina. 
  • Aplicar en manos, planta de los pies y la piel (según tolerancia). 
  • En un pañuelo desechable para olerlo a menudo. 
  • En el nebulizador para inhalaciones o en un difusor u olla eléctrica para saturar la oficina o la habitación donde duerme.

Suplementos o complementos nutricionales que fortalecen el sistema Inmune 

  • Ester C con Bioflavonoids – 2,000mg 2 veces al día. 
  • Liquid Zinc Dr. Norman´s -1 cucharada con cada comida.
  • Vitamina B-6 100mg – 2 cápsulas en el desayuno 2 cápsulas en la cena.
  • Vitamina D-3 2,000IU -1 vez al día . 
  • Bronkoplex Dr. Normans – Jarabe para la tos – 2 cucharadas con cada comida o Broncoplex (cápsulas) – 2 cápsulas con cada comida.
  • PB Enzymes (Dr. Normans) – 2 cápsulas con cada comida.
  • Probióticos (vegan) – 30-50 billones – preferiblemente antes de acostarse. 
  • Tierra Diatoméa – 1 cucharada en 6 onzas de agua para tomar sorbos durante el día.
  • TESES: Senna (Natural Cleansing Tea), Orégano, Eucalipto, Eldelberry, Neem, Ajo, Cebolla, Limón, Llantén, Malva, Limoncillo y Jengibre (puede usar alternadamente los que mejor le asienten).

Nota: Estas son algunas recomendaciones generales para aumentar la eficiencia de su sistema inmunológico. Mujeres lactantes o embarazadas deberán consultar con su profesional de la salud.

¡EL FIN DE ESTA OPRESIÓN!

Por: Dr. Norman González Chacón

Este es uno de los temas más importantes que me inspiran a escribir, pues no son muchos los que entienden mis planteamientos, y muchos menos los que pueden ver su importante actualidad. A tono con los preceptos bíblicos y los acontecimientos que han transcurrido en el mundo, siempre he sostenido que la Iglesia cristiana en general, está totalmente desprevenida y confiada en sus riquezas originales. Este estado de confianza no la deja percibir lo que hace tiempo perdió y no se ha dado cuenta que es según el Espíritu, una cuitada, miserable, pobre, ciega y desnuda. Ha seguido creyendo en las verdades del pasado y no conoce ni acepta la verdad presente, verdad que le puede llevar al arrepentimiento, que es el llamado del Señor en Apocalipsis 3:14-22, y que describe la condición de la Iglesia que una vez fue llamada a dar el mensaje final al mundo.

Todavía, dos siglos después, la Iglesia está obstinada en apuntar con su dedo a la Iglesia católica, al Papa y a las otras iglesias que se reúnen el domingo como día del Señor, para señalar que constituyen el poder perseguidor que hará que se imponga la marca de la bestia de Apocalipsis 13 y perseguirá al pueblo remanente de los últimos días. 

No se ha dado cuenta la Iglesia, que el enemigo cambia su estrategia cada vez que descubren su juego, y que, aunque no puede salirse de las reglas que lo rigen, puede cambiar los números a su entera conveniencia. Lo ha hecho, y lo seguirá haciendo muy sabiamente. Ya se ha visto como ha desviado la atención de todas las iglesias cristianas hacia atrás, y éstas se encuentran perdidas en los acontecimientos actuales, pues no los entienden. A todas las 7 iglesias de este tiempo, el Espíritu les reclama según Apocalipsis 2 y 3 que: 

1. “Han dejado su primer amor”.

2. “Se han convertido en sinagogas de Satanás”.

3. “Se sientan en la silla de Satanás”. 

4. “Han permitido a esa mujer, Jezabel, que se dice profetisa, engañar y fornicar”, así como enseñar a los hijos de Dios a comer comida dedicada a los ídolos modernos de la gula, que a la larga, mata a sus hijos con enfermedades porque es comida mala ofrecida en el altar de la idolatría moderna que se practica en todo el mundo. 

5. “Tiene nombre de que vives, y estás muerta”, y sus prédicas están muriendo junto con sus feligreses y pastores, porque no se han hallado sus obras perfectas delante de Dios.

6. “Aún está viva y tiene un poco de fuerza porque ha enseñado a guardar la palabra y no ha negado al Señor”. 

7. “Ni eres frío ni caliente, ojalá fueses frío o caliente”. Esta Iglesia es tan tibia y se cree tan enriquecida, que no puede ver que el tiempo ha pasado, que Satanás ha cambiado su estrategia y que hace tiempo viene engañando a todas las iglesias que se dicen cristianas con sus hechicerías, con las que han engañado y han hecho errar a toda la gentes (Apocalipsis 18: 22-24). La luz de la lámpara del Espíritu, que la había alumbrado por siglos, se apagó y en ellas se ha hallado la sangre de los profetas y de los santos que han muerto en la tierra.

Clara y contundente es la palabra cuando hace señalamientos de muerte que amenazan a la Iglesia cristiana de los últimos días, transformada en la Babilonia moderna que será derribada con gran impacto y nunca será hallada. ¿Cómo podemos decir algo así de las iglesias que reclaman ser de Dios porque llevan el nombre de Cristo al llamarse cristianas? Esto es porque en su nombre reclaman ser cristianos, pero niegan con sus actos la obediencia a su palabra, los preceptos, y los mandamientos de Dios (Mateo 25: 31-46). 

Hay que tener en cuenta que las iglesias no se salvan por ser iglesias. La salvación, es un asunto individual del creyente que anhela salvarse, y hace lo propio para lograrlo. Los hombres que dirigen los 7 grandes movimientos llamados cristianos han sido cómplices de Satanás en acabar con el don espiritual más importante y poderosamente grande que se le ha concedido a la Iglesia en los tiempos de Cristo: La gran Comisión evangélica que se encuentra en Mateo 16:17-18. Este es un asunto, clave, importante y decisivo, para identificar a la Iglesia del Señor de los últimos días: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos, pondrán sus manos y sanarán (Marcos 16:17-18). De cierto, de cierto, os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también, y aún mayores hará, porque yo voy al Padre (Juan 14:12). 

Y todo lo que pidieres al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidieres en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardad mis mandamientos (Juan 14:13-15). Si permanecéis en mí y mis palabras permanecen en vosotros; pedid todo lo que queráis y os será hecho. En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto y seáis así mis discípulos (Juan 15:7-8).

La gran comisión evangélica viene acompañada de una espectacular promesa: sobre los enfermos, pondrán sus manos y sanarán. “Cosas más grandes que las que yo hago, ustedes harán”- dijo Cristo.

¿Dónde están esas cosas milagrosas tan grandes que se supone que hiciera la Iglesia cristiana? ¿Qué milagros vemos en la Iglesia hoy? Me dijo un Pastor: “Los milagros de hoy es ver a los pecadores arrepentirse”; es cierto, porque en los tiempos de Cristo, también lo era. El milagro de un pecador arrepentido es un gran ejemplo de conversión, pero no de sanidad física, como lo es cuando se trata de un enfermo de cáncer, de diabetes, de parálisis o de una enfermedad crónica incapacitante. Así lo estudiamos en el último milagro de Jesús a través de la aplicación de los elementos  de la tierra, mezclados con la palabra y la fe del enfermo, es algo diferente. (Véase a drnormans.blog:  La Teología de la Salud  para entender este ultimo milagro).

Jesús esperaba que la Iglesia Apostólica siguiera sus pasos, sus enseñanzas y principios de vida.  Él le enseñó a los discípulos y los invistió con el poder del Espíritu Santo para sanar enfermos, sacar demonios, y convertir pecadores, pero el don de sanidad es la punta de lanza del Evangelio de Cristo. El testimonio de Jesús fue: “Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio” (Mateo 11:5). La revolución que levantó Jesús en su tiempo no se ha visto jamás en toda la historia del mundo, porque la Iglesia Apostólica Cristiana no ejerció el Ministerio de Jesucristo de la manera en que él le enseñó a sus discípulos.  Los comisionó para que siguieran impartiéndole su poder, con la compañía del Espíritu Santo, que los guiaría a toda verdad.

La Iglesia Cristiana instituyó los hospitales, para compensar su gran falla de no poder curar a los enfermos y puso su fe en los médicos y en los fármacos tóxicos modernos, porque rechazó las leyes de la naturaleza, las leyes y mandamientos del Creador, y la gran comisión evangélica. Esa acción, en contra de la voluntad Divina, la ha llevado al lugar donde se encuentra hoy. 

La iglesia se ha unido al mundo secular y ha fomentado los hospitales y las drogas tóxicas que no son capaces de curar ninguna de las enfermedades que sufre la gente. Lo único que puede convencer de este sistema o el único atractivo es que de vez en cuando algunos de los que entran a los hospitales salen vivos y otros, se van recuperando en sus hogares, dando la impresión de que curan a los enfermos. Pero realmente no es así. Mediante las tretas engañosas de las drogas, le alivian el dolor y alucinan que se están curando, hasta que la naturaleza, con gran esfuerzo se sobrepone a la droga y se produce el proceso curativo natural innato del cuerpo.

Hace 200 años, a estos tratamientos se les hubiera llamado hechicerías, o encantamientos, por tratarse con sustancias o drogas alucinantes que alivian temporalmente el dolor (ver Gálatas 5:20, Apocalipsis 18:23). En estos textos se utiliza hechicería o hechiceros, palabra del griego, pharmakeia ,que significa «práctica del farmacéutico», que se basa en  pharmakon, que significa droga, del latín medieval, luego francés antiguo,  farmacie, que se traduce eventualmente al inglés pharmacy y al español,  farmacia. Este es el mismo término moderno que se usa para farmacéutica o farmacología y que identifica al mundo de las drogas que se usan en la medicina moderna convencional. Estas son las recetadas por médicos y que se utilizan en todos los hospitales para ocultar los síntomas, sin curar ninguna enfermedad.

De las drogas mas utilizadas con efectos secundarios y terciarios adictivos, se pueden mencionar: las anfetaminas, metanfetaminas, barbitúricos, estupefacientes, y opiáceos. Dentro de las drogas depresoras, consideradas así porque “deprimen” el sistema nervioso central se incluyen el alcohol, los opiáceos, la heroína, la morfina, la metadona, tranquilizantes, ansiolíticos e hipnóticos. Estas drogas además de entorpecer la conciencia disminuyen las capacidades cognitivas y también fisiológicas como la respiración y el ritmo cardíaco.

Según el diccionario, el término droga, se refiere a toda sustancia que introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce de algún modo, una alteración del funcionamiento natural de nuestro cuerpo, y por su composición química, puede causar dependencia física y psicológica, así como puede cambiar el funcionamiento normal del cuerpo y de la mente. Al estudiar el funcionamiento farmacológico de toda droga existente, nos convencemos de que son sustancias que no deben ser utilizadas por ningún cristiano que valore su cuerpo como templo del Espíritu Santo Divino. La raíz griega para este tipo de sustancias es, como señalamos, pharmakeia, y su uso o aplicación en el sustantivo bíblico es igual a magia y hechicería (Apocalipsis. 9:21. y 18:23).

Estos términos, aunque antiguos y muy usados en la Biblia, solo aparecen tres veces en el Nuevo Testamento, y su aplicación, es al uso de drogas. En el contexto de Babilonia, ese poder pagano que trae confusión, podemos ver como ha desviado de la verdad al mundo cristiano por medio de la falsa religión, el gobierno humano, y la falsa medicina. Estos 3 poderes unidos (Apocalipsis 16:13-14), han dominado la mente y la voluntad humana para condicionarlos a seguir los dictados de médicos, de políticos, y de líderes religiosos paganos y convencerlos de que hay que establecer un nuevo orden mundial donde haya un solo gobierno universal, una sola moneda, una sola religión, y un solo comercio, para dominar a todos y convertir la humanidad en esclavos inconscientes e incondicionales de un sistema dominado electrónicamente por ondas de comunicación que les dicta lo que tienen que pensar, hacer y cómo actuar.  

Para lograr ese propósito globalista, es necesario imponer una marca receptora en cada ser humano (Apocalipsis 13), para que responda a su llamado personal y al reclamo colectivo cada vez que el sistema necesite comunicar un mensaje de parte del poder gubernamental. Mediante un cambio o edición en el genoma humano, la Organización Mundial de la Salud (OMS), trabaja diligentemente para producir el cambio mediante la inyección de mensajeros de RNA que son llevados al mismo genoma por translocación de unos genes específicos, a través de los cuales envían la señal al cerebro. Estos “3 espíritus inmundos a manera de ranas”, son los que reúnen a los gobiernos de la tierra y logran, que el mundo entero se unifique en el nuevo gobierno universal mediante la marca impuesta. 

Otra vez, y por medio de las redes nano celulares, dominan cada célula del cuerpo, que responderá de acuerdo con la señal que reciba como si fuera la propia conciencia del individuo. Al mandato colectivo de una señal inductiva, todos los seres que tengan el genoma preparado recibirán la misma señal y actuarán en conjunto para llevar a cabo las órdenes recibidas por medio de las ondas celulares que actuarán de acuerdo con los dictados de una conciencia manipulada.

La nueva era de la globalización traerá una esclavitud aceptada y servil que convertirá a todo el que esté apto para trabajar en un esclavo del sistema. Muy parecido a lo que ocurrió en Egipto cuando el Faraón le impuso cargas al pueblo hebreo que eran humanamente abrumadoras e insoportables. Esta vez, la esclavitud será un estado emocional, aceptado y defendido por los mismos esclavos que no desearán cambiarlo debido a que estarán convencidos de que es lo mejor que puede haberles ocurrido. Los que no estén aptos para trabajar serán puestos a dormir mediante fármacos mortales, a través de este tipo de eutanasia.  

El sistema está tratando de inocular a la humanidad con genes pre-programados que intervengan con el genoma y les sirvan de receptores. El método es altamente eficaz y ha sido probado tanto en animales como en seres humanos que cuando son inoculados, responden a la señal que les induce a hacer cosas y las hacen. El método utilizado es parecido a las mismas tecnologías que Dios estableció para identificar a cada individuo de su creación por su ADN.  Sabemos que en los millones de seres humanos que han existido en la historia del mundo, no se repiten dos iguales ni en gemelos idénticos. Esa técnica divina implantada en el genoma humano ha sido copiada y está siendo intervenida en la gente que reciben la señal mediante una serie de inoculaciones que están diseñadas para cortar e interceptar un gen específico en nuestro genoma y cambiar la señal Divina del Espíritu de Dios en cada criatura, por señales celulares digitales. Para lograr este pharmakeus intervencional en algo tan íntimo y privado como es el genoma humano personal, la política hace uso de los 3 poderes de la tierra: El poder político, el poder religioso y el poder farmacológico de la medicina moderna, respaldados por todo el poder económico de las grandes industrias farmacéuticas que se benefician y se beneficiarán de los esclavos voluntarios que el sistema pondrá a su disposición de forma permanente y económica para seguir fabricando fármacos. 

El dinero ahorrado y el circulante actual, no valdrán nada cuando se imponga la nueva moneda universal, que será totalmente controlada por el gobierno y por la banca universal. Se trabajará 6 días a la semana, 10-12 horas diarias, y todos estarán felices por la inducción de felicidad electrónica que se irradiará desde las altas esferas de la política universal. La gente perderá la voluntad de protestar, y en cambio, obedecerán felizmente, como autómatas. Al menos, eso espera la Organización Mundial de la Salud, que elabora su plan fuertemente en todo el Mundo, educando, instruyendo y convenciendo a todos los gobiernos de la Tierra de los beneficios que la globalización ofrece a cada territorio o nación. A continuación, al final de este artículo, les ofrecemos la información de la OMS, donde se puede apreciar el propósito y la intención de esa agencia, con la excusa de que se ocupa de la salud universal, edita o altera el genoma humano para sus propósitos maquiavélicos. Podemos señalar sin lugar a equivocarnos, que estos 3 espíritus o poderes unidos en un fin y propósito, le impondrán al mundo su voluntad. Dice en Apocalipsis 16:14 al 16, los juntará para la batalla contra el Dios Todopoderoso, y los congregarán en el lugar que se llama Armagedón (verso 16). 

Esta acción de parte de los religiosos, los políticos y la medicina farmacéutica, provocará la entrada en la escena mundial del séptimo ángel que derramará su copa al aire. “ Y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: HECHO ESTÁ. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra”… Y toda isla huyó y los montes no fueron hallados” (Apocalipsis 16:17-21). Los hombres que queden vivos después de estos cataclismos blasfemarán el nombre de Dios cuando no puedan defenderse del granizo destructor que caerá sobre todos los que tomen la señal de la bestia de Apocalipsis 13.

Por lo que podemos vislumbrar de las profecías de Apocalipsis al respecto, la unión de estos 3 poderes: Religioso, Médico económico, y Político, traerá como consecuencia la ira de Dios sobre la tierra en forma de grandes cataclismos que afectará a todos los países unidos en ese nuevo orden mundial. Esta pretensión demoníaca, provocará que se derramen las 7 plagas postreras, qué como en Egipto, sirvieron para castigar a los que humillaron y subyugaron al pueblo de Dios. Esta vez, se trata de la Gran Babilonia mundial que se forma como consecuencia del nuevo orden mundial y que cae estrepitosamente (Apocalipsis 16-18:8). En un día, le vendrán sus plagas: Muerte, llanto y hambre, y será destruida con fuego. Los juicios de Dios son justos y verdaderos. Aquellos que tomen la señal de la bestia o de su imagen, estarán sellados para perdición y muerte eterna. ¡Los salvos seremos finalmente librados de la opresión!

NOTA: En el próximo artículo estaré incluyendo la información que provee los remedios bíblicos para los que no quieran sufrir de las plagas finales.

Referencia: La OMS publica nuevas recomendaciones sobre la edición del genoma humano en pro de la salud pública https://www.who.int/es/news/item/12-07-2021-who-issues-new-recommendations-on-human-genome-editing-for-the-advancement-of-public-health

Medidas Preventivas – Parte II

Por: Dr. Norman González Chacón

Ante la ineficacia y fracaso de los productos (vacunas) contra el COVID 19, distinto a los esperados por los científicos, cada vez se vuelve más importante hacer énfasis en todo aquello que pueda proveerle al organismo las herramientas necesarias para poder enfrentar con las menos complicaciones el SARS-CoV-2 y cualquier otro virus o patógeno al que tengamos que enfrentarnos. Una nueva investigación publicada recientemente en la revista BMJ Nutrition Prevention & Health, muestra claramente los beneficios que puede producir un estilo de alimentación a base de productos derivados de plantas (frutas, viandas y vegetales) que pueden otorgar otro beneficio para la salud: reducir la gravedad de la enfermedad COVID-19. El trabajo encontró que una dieta a base de plantas se asoció con un 73% menos probabilidades de infección por COVID-19 de moderada a grave.

También se investigó como la dieta al añadir pescado, se asoció con un 59% menos probabilidades de COVID moderada a grave. En comparación con quienes consumían una dieta a base de plantas, aquellos con una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas (estilo de alimentación de moda en occidente) tuvieron casi cuatro veces más, 48% de probabilidades de contraer una infección por COVID-19 de moderada a grave, mostró el estudio (1). Los investigadores se basaron en las respuestas obtenidas de una encuesta realizada a casi 2,900 médicos y enfermeras de primera línea con una amplia exposición a la infección por COVID-19. Los médicos trabajaban en Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido.

«Nuestros resultados sugieren que se puede considerar una dieta saludable que incluya alimentos ricos en nutrientes para proteger contra el COVID-19 grave», dijeron los investigadores, quienes fueron dirigidos por la doctora Sara Seidelmann, de Stamford Health en Connecticut.

Más claro no puede estar. La alimentación, juega un papel esencial en la diferencia que puede haber al momento de enfrentar el COVID-19 y cualquier enfermedad de tipo respiratorio. Un 73% menos de riesgo y de complicaciones, no solo hace la diferencia entre la vida y la muerte, sino que también deben ser parte de las recomendaciones médicas para establecer una prevención mucho más efectiva contra cualquier tipo de infección respiratoria al igual que otras condiciones.

Otra investigación publicada recientemente, añade luz a través de los resultados de otros estudios que sugieren y concluyen que las dietas vegetarianas pueden reducir el riesgo de enfermedades del corazón, según publica el Journal of the American Heart Association. «Dos estudios separados encontraron que tanto jóvenes adultos como mujeres posmenopáusicas sufrieron menos eventos cardiovasculares cuando consumieron más alimentos derivados de plantas» (2).

Referencias:

  1. https://nutrition.bmj.com/content/bmjnph/4/1/257.full.pdf
  2. https://www.sciencedaily.com/releases/2021/08/210804123607.htm

Adjunto artículo de referencia traducido al español.

Abstracto
Antecedentes Varios estudios han planteado la hipótesis de que los hábitos dietéticos pueden desempeñar un papel importante en la infección por COVID-19, la gravedad de los síntomas y la duración de la enfermedad. Sin embargo, ningún estudio previo ha investigado la asociación entre los patrones dietéticos y COVID-19.

Métodos Los trabajadores de la salud (HCW) de seis países (Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido, EE. UU.) con una exposición sustancial a pacientes con COVID-19 completaron una encuesta basada en la web del 17 de julio al 25 de septiembre de 2020. Los participantes proporcionaron información sobre las características demográficas, la información dietética y los resultados de COVID-19. Utilizamos modelos de regresión logística multivariable para evaluar la asociación entre las dietas autonotificadas y la infección por COVID-19, la gravedad y la duración.

Resultados Hubo 568 casos de COVID-19 y 2316 controles. De los 568 casos, 138 individuos tenían gravedad de COVID-19 de moderada a grave, mientras que 430 individuos tenían gravedad de COVID-19 de muy leve a leve. Después de ajustar por factores de confusión importantes, los participantes que informaron haber seguido «dietas basadas en plantas» y «dietas basadas en plantas o dietas pesqueras» tuvieron un 73% (OR 0,27, IC 95% 0,10 a 0,81) y un 59% (OR 0,41, IC 95% 0,17 a 0,99) probabilidades más bajas de gravedad de COVID-19 moderada a grave, respectivamente, en comparación con los participantes que no siguieron estas dietas. En comparación con los participantes que informaron haber seguido «dietas basadas en plantas», aquellos que informaron haber seguido «dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas» tuvieron mayores probabilidades de COVID-19 moderado a grave (OR 3,86, IC del 95% 1,13 a 13,24). No se observó ninguna asociación entre las dietas autonotificadas y la infección o duración por COVID-19.

Lo que añade este artículo

En 2884, los trabajadores sanitarios de primera línea de seis países (Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido, EE. UU.), las personas que informaron haber seguido dietas basadas en plantas y dietas basadas en plantas o dietas pesqueras que eran más altas en verduras, legumbres y nueces, y más bajas en aves de corral y carnes rojas y procesadas

Las dietas basadas en plantas o las dietas pescatarias son patrones dietéticos saludables, que pueden considerarse para la protección contra COVID-19 grave.

Introducción
Las infecciones agudas del tracto respiratorio son un importante impulsor de mortalidad y morbilidad en todo el mundo, como lo demuestran las recientes enfermedades por coronavirus 2019 (COVID-19) y las epidemias de gripe estacional. A nivel mundial, se estimó que las enfermedades agudas del tracto respiratorio causaron aproximadamente 2,4 millones de muertes, en personas de todas las edades, en 2016.1 COVID-19 es una enfermedad del tracto respiratorio causada por el nuevo coronavirus, SARS-CoV- 2, que fue declarado pandemia por la OMS el 11 de marzo de 2020. Desde entonces, han surgido varias variantes nuevas del SARS-CoV-22, lo que se suma a la carga global de infección a pesar de las prácticas de salud pública, incluidos los equipos de protección personal (EPI), el distanciamiento social y el lavado de manos. Los trabajadores de la salud que tratan a pacientes con enfermedad COVID-19 en clínicas médicas, salas de emergencia y hospitales son particularmente susceptibles de contraer la infección dadas sus altas tasas de exposición.3 Si bien los HCW están siendo vacunados en muchos países actualmente, con la aparición de nuevas variantes y desafíos en el acceso a las vacunas COVID-19 a nivel mundial, entender los factores de riesgo asociados con la susceptibilidad a COVID-19 y el curso de la enfermedad en médicos y enfermeras puede ayudar a desarrollar estrategias de apoyo para proteger a estos trabajadores tanto ahora como en el futuro.

Estudios anteriores sugieren una fuerte conexión entre los factores de riesgo no relacionados con la higiene para conferir susceptibilidad a las enfermedades virales. Específicamente, los factores nutricionales juegan un papel clave tanto en la inmunidad innata como en la adaptativa.4 Además, hemos aprendido que las personas con comorbilidades se ven afectadas desproporcionadamente por la enfermedad y mortalidad graves por COVID-19. La obesidad, la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiovascular aterosclerótica y la hipertensión son factores de riesgo para COVID-19 grave.5 6 La etiología de estas afecciones está impulsada en gran medida por una mala nutrición y opciones de estilo de vida desfavorables (por ejemplo, inactividad física o comportamiento sedentario) que tienen una alta prevalencia en países económicamente favorecidos, como los Estados Unidos y Europa. Sin embargo, no se han descrito claramente estrategias nutricionales específicas para apoyar una función inmune óptima.

Comprender las asociaciones entre los patrones dietéticos y las enfermedades relacionadas con COVID-19 podría mejorar nuestra comprensión del papel de la nutrición en las enfermedades virales. Utilizando datos de médicos y enfermeras en riesgo, nuestro objetivo era evaluar la asociación entre las dietas autonotificadas y la infección por COVID-19, la gravedad y la duración de los síntomas.

Métodos

Diseño de estudios y población de estudios

Llevamos a cabo un estudio de casos y controles de COVID-19 de médicos y enfermeras de primera línea en seis países (Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido, EE. UU.) evaluando factores nutricionales con el riesgo de infección por COVID-19, gravedad y duración. Aprovechamos una red global de médicos y enfermeras registrados en la red Survey Healthcare Globus para la investigación de mercado de la atención médica, identificando proveedores con alta exposición y alto riesgo de enfermedades similares a COVID-19. Los participantes completaron una encuesta entre el 17 de julio y el 25 de septiembre de 2020. Los detalles sobre el diseño del estudio y el cálculo de la potencia se han informado en nuestras publicaciones anteriores.7 8

Brevemente, nuestro objetivo era reclutar participantes con una alta frecuencia de exposición a pacientes con COVID-19. Los participantes fueron examinados para detectar una exposición sustancial a pacientes con COVID-19, especialidad médica (por ejemplo, medicina interna, medicina de emergencia, cuidados críticos), entorno de práctica (por ejemplo, sala de emergencias, unidad de cuidados intensivos, otro departamento hospitalario), presencia de síntomas de COVID-19 y resultado de la prueba COVID-19 basado en PCR o anticuerpos. Los participantes no pudieron entrar en el estudio si tenían una exposición infrecuente a pacientes con COVID-19 (definida como encuentros de pacientes que cumplen con criterios cara a cara dentro de 6 pies (2 m) durante más o igual a 10 minutos, el agregado para todos los encuentros, con un promedio de menos del 5% de tiempo en un turno típico) a menos que tuvieran síntomas de COVID-19 Además, los participantes cuya especialidad médica o entorno de práctica no se consideraba de alto riesgo no pudieron ingresar al estudio. El cuestionario se terminó si la respuesta de los participantes sobre la gravedad de la enfermedad era inconsistente con su descripción de los síntomas de COVID-19. Se examinó la elegibilidad de 7344 participantes, y un total de 4460 participantes no se consideraron elegibles (figura suplementaria en línea 1). Como resultado, se consideraron elegibles 2884 HCW con alta frecuencia de exposición a pacientes con COVID-19.

Los objetivos de reclutamiento para el presente estudio fueron de 500 casos y 2500 controles (1000 participantes en los Estados Unidos y 400 participantes en cada país europeo). En el momento en que se diseñó este estudio, la prevalencia de COVID-19 era mucho menor que las estimaciones más recientes de la prevalencia de COVID-19 (1,8 millones de casos acumulados en abril de 2020 en comparación con 115 millones de casos acumulados a nivel mundial en marzo de 2021)9. Como anticipábamos, la inscripción de casos fue más lenta que los controles, por lo que se

Los HCW completaron un cuestionario detallado basado en la web de aproximadamente 100 artículos. Recopilamos información sobre características demográficas básicas, historial médico pasado, medicamentos, estilo de vida y síntomas de COVID-19, y un cuestionario de frecuencia de alimentos de 47 artículos adaptado de un cuestionario previamente validado que nos permitió capturar grupos de alimentos de la dieta del encuestado.10 El cuestionario se tradujo al idioma principal de cada país. Se ha publicado la versión en inglés del cuestionario.7 La Western Institutional Review Board del Stamford Hospital revisó el protocolo del estudio y lo consideró exento. El consentimiento informado se obtuvo electrónicamente antes de que se administrara el cuestionario.

Casos y controles de COVID-19

Los casos de COVID-19 se definieron como casos sintomáticos (definidos como responder «sí» a la pregunta: «Desde la exposición, ¿ha experimentado personalmente síntomas compatibles con un diagnóstico de COVID-19 (fiebre, tos, fatiga, pérdida del gusto u olfato)?»), o casos asintomáticos (definidos como una prueba positiva de PCR o anticuerpos sin síntomas similares a COVID-19 (fiebre, tos, fatiga, pérdida del gusto olfato)). Los controles se definieron como tener una prueba negativa y/o ninguna experiencia de síntomas consistentes con COVID-19. Sobre la base de estas definiciones, hubo 568 casos y 2316 controles. Hubo 298 casos en los que restringimos los casos a aquellos con una PCR positiva o una prueba de anticuerpos. Utilizamos 568 casos para nuestro análisis principal, porque consideramos que la presencia de síntomas era un criterio importante. En el momento del estudio, los HCW en Europa y los EE. UU. pueden no haber tenido acceso oportuno y adecuado a las pruebas COVID-19. Además, una prueba negativa para anticuerpos SARS-CoV-2 no indica que los HCW no tuvieran COVID-19.

Gravedad y duración de los casos de COVID-19

Se pidió a los casos (sintomáticos y asintomáticos, n=568) que calificaran la gravedad de la enfermedad COVID-19. Los participantes tenían cinco opciones: (1) Muy leves: asintomáticos o casi asintomáticos; (2) leves: síntomas (fiebre <38 °C (sin tratamiento), con o sin tos, sin disnea, sin jadeos, sin hallazgos de imágenes anormales); (3) Moderado: (fiebre, síntomas respiratorios y/o hallazgos de imágenes de neumonía); (4) Grave: cumplen cualquiera de los siguientes: (a) dificultad respiratoria, frecuencia respiratoria ≥30 veces/min; (b) saturación baja de oxígeno <93% en reposo; (c) presión parcial de oxígeno (PaO2)/fracción de oxígeno inspirado (FiO2) ≤300 mm Hg; y (5) Crítico: insuficiencia respiratoria que necesita asistencia mecánica, ingreso en unidades de cuidados intensivos, shock o insuficiencia orgánica extrapulmonares. Este criterio se utilizó en un estudio previo.11 Ningún participante seleccionó la gravedad «crítica». Dicotomizamos la gravedad de los casos como de moderado a grave frente a muy leve a leve.

Luego, los participantes informaron el número de días que experimentaron síntomas de COVID-19 («¿Cuántos días experimentó síntomas de COVID-19? Por favor, responda desde el primer día que experimentó algún síntoma hasta que estuvo completamente asintomático». Consideramos que los individuos asintomáticos tenían 0 días de duración de los síntomas. Comparamos la duración de los casos dicotomizando la duración de COVID-19 como >14 días frente a ≤14 días. Utilizamos 14 días, dado que 14 fueron la mediana de días de duración de los síntomas para los individuos con COVID-19 de moderado a grave.

Patrones dietéticos autonotificados

Los participantes informaron si siguieron algún tipo de dieta específica durante todo el año pasado antes de la pandemia de COVID-19. Utilizamos 1 año para capturar la ingesta dietética habitual y a largo plazo. Los participantes tenían 11 opciones: alimentos integrales, dieta basada en plantas; dieta ceto; dieta vegetariana; dieta mediterránea; dieta pescataria; dieta paleolítica; dieta baja en grasas; dieta baja en carbohidratos; dieta alta en proteínas; otra; ninguna de las anteriores. Antes de los análisis, seleccionamos patrones dietéticos con suficientes respuestas «sí» (respuesta «sí» de al menos 100 individuos). Para aumentar la precisión, analizamos tres patrones dietéticos después de combinar patrones dietéticos que son similares en términos de ingesta dietética. Combinamos «alimentos integrales, dietas basadas en plantas» y dietas «vegetarianas» en una categoría («dietas basadas en plantas», n = 254). Luego, combinamos «alimentos completos, dietas de origen vegetal», dietas «vegetarianas» o dietas «pescatarias» en otra categoría («dietas basadas en plantas o dietas pesqueras», n = 294) para probar si un espectro de dietas de origen vegetal que incluyen productos animales está asociado con la gravedad del COVID-19. Debido al pequeño número de casos (nueve casos de COVID-19 moderado a grave, 40 casos de COVID- 19), no pudimos analizar las dietas pescatarias por separado. Utilizamos dietas de origen vegetal para abarcar dietas de origen vegetal y dietas vegetarianas, dado que las dietas vegetarianas se consideran un subconjunto de dietas de origen vegetal que minimizan el consumo de productos animales (carne, pescado, lácteos)12 13 Por último, combinamos dietas «bajas en carbohidratos» y dietas «altas en proteínas» en otra categoría («dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas», n = 483) para evaluar si estos patrones dietéticos están asociados con la gravedad de COVID-19. Para estudiar la ingesta de grupos de alimentos entre las personas que informaron haber seguido estos patrones dietéticos, categorizamos los elementos del cuestionario de frecuencia de alimentos en 22 grupos de alimentos en función de la composición de nutrientes y las similitudes culinarias (tabla suplementaria en línea 1).

Análisis estadísticos

Resumimos las características de la población general del estudio por estado de gravedad utilizando la media y la SD para variables continuas y porcentaje y frecuencias para variables categóricas. Luego, examinamos la ingesta de grupos de alimentos entre las personas que siguen y no siguen tres patrones dietéticos diferentes («dietas basadas en plantas», «dietas basadas en plantas o dietas pescatarias», y «dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas»). Para comparar diferencias, utilizamos la prueba de la χ2 para variables categóricas y el análisis de varianza para variables continuas.

Para los análisis primarios, evaluamos la asociación entre las dietas autonotificadas y la gravedad del COVID-19 utilizando tres modelos de regresión logística multivariable. Modelo 1 ajustado por edad, sexo, raza/etnia y país. Modelo 2 ajustado por covariables en el modelo 1, así como por especialidad médica, estado de tabaquismo y actividad física (las OR y las IC del 95% de este modelo fueron los resultados principales). Modelo 3 para covariables ajustadas en el modelo 2, así como el índice de masa corporal (IMC) y la presencia de una condición médica (diagnóstico de cualquiera de las siguientes condiciones: diabetes, prediabetes, colesterol alto, hipertensión, enfermedad coronaria o ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, cáncer, enfermedad pulmonar previa, infección pulmonar previa, sobrepeso, asma o enfermedad autoinmune). Como análisis secundarios, utilizamos el mismo conjunto de modelos para comparar si seguir «dietas basadas en plantas» (referencia) frente a «dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas» o «dietas basadas en plantas o dietas pescatarias» (referencia) frente a «dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas» está asociado con la gravedad de COVID-19.

Como análisis de sensibilidad, ajustamos adicionalmente el acceso al EPI, y además ajustamos el uso de suplementos dietéticos (multivitamínicos/mineral, ácido fólico/folato, vitamina A, complejo de vitamina B, vitamina E, zinc, N-acetil-cisteína, colina) uno a la vez y simultáneamente en los modelos completamente ajustados. El uso de suplementos dietéticos se definió como el uso de suplementos individuales más de una vez por semana durante los 12 meses anteriores. Aunque el estudio no tenía suficiente capacidad para estudiar las asociaciones entre las dietas autonotificadas y los casos definidos únicamente por las pruebas, limitamos los casos a aquellos con una PCR positiva o una prueba de anticuerpos, y repetimos nuestros análisis. Todos los análisis se realizaron utilizando el software estadístico Stata versión 15 (StataCorp, College Station, Texas, EE. UU.).

Resultados
Más del 70% de los participantes del estudio eran hombres y casi el 95% de los participantes del estudio eran médicos (tabla 1). Es posible que nuestra población de estudio fuera alta en hombres porque es más probable que estén en una especialidad médica predeterminada de alto riesgo y en un entorno de práctica. De 568 casos, 430 participantes tenían gravedad de muy leve a leve y 138 tenían gravedad COVID-19 de moderada a grave. Los HCW en los EE. UU., el Reino Unido, Italia y Francia tenían más probabilidades de ser casos de moderados a graves que casos muy leves a leves. Muchas características demográficas (edad, sexo, raza/etnia), especialidad médica, historial médico, estado tabáquico e IMC no difirieron significativamente según la gravedad de COVID-19. Los HCW con gravedad moderada a grave de COVID-19 tuvieron menos probabilidades de informar que siguieron dietas basadas en plantas (8,6% para casos muy leves a leves frente a 2,9% para casos moderados a graves; p=0,02), pero tuvieron más probabilidades de informar que siguieron dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas (tabla 1, 14,2% para casos muy leves a leves frente al 21,7% para casos moderados a graves; p=0,04).

Después de ajustar las características demográficas básicas, la especialidad médica y los comportamientos de salud (tabaquismo, actividad física) en el modelo 2, los participantes que siguieron dietas basadas en plantas tuvieron un 73 % menos de probabilidades de COVID-19 moderado a grave (OR 0,27, IC del 95% 0,10 a 0,81) en comparación con los participantes que no siguieron dietas basadas en plantas (figura 1). Del mismo modo, los participantes que siguieron dietas basadas en plantas o dietas pescatarias tuvieron un 59 % más de probabilidades de COVID-19 moderado a grave (OR 0,41, IC del 95% 0,17 a 0,99) en comparación con aquellos que no siguieron estas dietas. Estas asociaciones no cambiaron cuando el IMC y la presencia de una condición médica se ajustaron aún más. En comparación con aquellos que no siguieron dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas, seguir estas dietas se asoció con un 48% mayores probabilidades de COVID-19 moderado a grave (OR 1,48, IC 95% 0,89 a 2,49) en un modelo que ajusta las características demográficas, la especialidad médica y los comportamientos de salud. Sin embargo, la asociación entre el patrón dietético bajo en carbohidratos y alto en proteínas no fue estadísticamente significativa en el modelo 1 (p=0,13), el modelo 2 (p=0,13) o el modelo 3 (p=0,14).

Entre los casos de COVID-19, las personas que informaron haber seguido dietas de origen vegetal consumieron más verduras totales, proteínas vegetales (legumbres y nueces) y menos aves de corral, carnes rojas y procesadas, bebidas endulzadas con azúcar y alcohol en comparación con aquellos que no siguieron dietas de origen vegetal (tabla 2). Del mismo modo, las personas que informaron haber seguido una dieta basada en plantas o una dieta pescataria consumieron más verduras, legumbres y nueces y menos aves de corral y carnes rojas y procesadas en comparación con aquellos que no siguieron ninguno de estos patrones dietéticos (tabla 3). Cualitativamente, la ingesta de pescado y marisco fue ligeramente mayor entre las personas que informaron haber seguido una dieta basada en plantas o una dieta de pesca (3.0 veces por semana) que entre las que siguieron una dieta de base de plantas (2,5 veces por semana). El consumo de frutas fue mayor entre aquellos que siguieron una dieta basada en plantas o una dieta de pescataria (9,9 veces por semana) que entre aquellos que no siguieron estas dietas (8,5 veces por semana), pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa (p=0,15). Los participantes que informaron que siguieron dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas tuvieron una mayor ingesta de legumbres, nueces, sopas y productos animales (por ejemplo, huevos, aves de corral) y una menor ingesta de granos refinados, dulces y postres, aceite vegetal, croquetas, albóndigas y pizza en comparación con los participantes que no siguieron dietas bajas en

dietéticos autonotificados y COVID-19 de moderado a grave. Las RUP de COVID-19 moderadas a graves para aquellos que siguieron dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas fueron de 3,55 (IC 95% 1,06 a 11,82) en el modelo 1, 3,86 (IC 95% 1,13 a 13,24) en el modelo 2, y 3,96 (IC 95% 1,14 a 13,75) en el modelo 3 (p<0,05 Las RUP para COVID-19 moderadas a graves para aquellos que siguieron dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas fueron de 2,36 (IC 95% 0,83 a 6,71) en el modelo 1, 2,51 (IC 95% 0,87 a 7,26) en el modelo 2, y 2,60 (IC 95% 0,88 a 7,66) en el modelo 3 (p>0,05 para todas las pruebas), en comparación con aquellos que siguieron dietas basadas en plantas o dietas pesqueratarias. Comparamos la gravedad de moderada a grave con la gravedad muy leve a leve. La gravedad «muy leve» se definió como asintomática o casi asintomática. La gravedad «leve» se definió como síntomas (fiebre <38 °C (sin tratamiento), con o sin tos, sin disnea, sin jadeos, sin hallazgos anormales por imágenes). La gravedad «moderada» se definió como fiebre, síntomas respiratorios y/o hallazgos de imágenes de neumonía. La gravedad «grave» se definió como el cumplimiento de cualquiera de los siguientes: (1) dificultad respiratoria, frecuencia respiratoria 30 veces/min; (2) baja saturación de oxígeno (SpO2) <93% en reposo; (3) presión parcial de oxígeno (PaO2)/fracción de oxígeno inspirado (FiO2) 300 mm Hg. Modelo 1 ajustado por edad, sexo, raza/etnia y país. Modelo 2 adicionalmente ajustado para especialidad, tabaquismo y actividad física. Modelo 3 adicionalmente ajustado por el índice de masa corporal y la presencia de una condición médica.

Luego cambiamos las comparaciones con aquellos que informaron haber seguido dietas basadas en plantas con aquellos que informaron haber seguido dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas. En comparación con aquellos que siguieron dietas basadas en plantas, aquellos que siguieron dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas tuvieron probabilidades >3 veces mayores de COVID-19 moderado a grave (OR para el modelo 1: 3,55, IC del 95% 1,06 a 11,82; O para el modelo 2: 3,86, IC del 95% 1,13 a 13,24; O para el modelo 3: 3, En comparación con aquellos que siguieron dietas basadas en plantas o dietas pescatarias, aquellos que siguieron dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas tuvieron mayores probabilidades no significativas de COVID-19 moderado a grave (OR para el modelo 1: 2,36, IC del 95% 0,83 a 6,71; O para el modelo 2: 2,51, IC del 95% 0,87 a 7,26; O para el No se observó una asociación significativa entre ninguna de las dietas autonotificadas y las probabilidades de enfermedad por COVID-19 (tabla suplementaria en línea 3; valores de p para todas las pruebas >0,05) o la duración de COVID-19 (tabla suplementaria en línea 4; valores de p para todas las pruebas >0,05).

En un análisis de sensibilidad, la asociación no cambió sustancialmente cuando nos ajustamos adicionalmente el acceso al EPI para las dietas de origen vegetal (OR 0,29, IC 95% 0,10 a 0,84) y para las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas (OR 1,48, IC del 95% 0,87 a 2,52), pero el intervalo de confianza fue más amplio y la asociación ya no fue estadísticamente significativa para las dietas basadas en plantas o las dietas pesqueras (OR 0,42, IC del 95% 0,17 a 1,05). Cuando nos ajustamos adicionalmente para el uso de diferentes suplementos dietéticos uno a la vez y simultáneamente, los resultados no se modificaron con respecto a los análisis principales (datos no mostrados). Cuando limitamos los casos a aquellos con una prueba positiva de PCR o anticuerpos, la asociación entre las dietas autonotificadas y la enfermedad de COVID-19 moderada a grave fue menos precisa, pero la dirección de la asociación fue consistente con el análisis principal (modelo 2, OR para dietas basadas en plantas: 0,49, IC 95% 0,13 a 1,86; OR para dietas basadas en plantas o dietas pesqueras: 0,47, IC 95% 0,12 a 1,78; O para dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas: 1,31, IC del 95% 0,62 a 2,76) (tabla suplementaria en línea 5). En este análisis de sensibilidad limitado a casos con una prueba de PCR o anticuerpos positiva, no observamos ninguna asociación significativa entre las dietas autonotificadas y las probabilidades de enfermedad por COVID-19 o la duración de COVID-19, excepto para dietas basadas en plantas o dietas pescatarias y probabilidades más bajas de enfermedad por COVID-19 (modelo 2, OR 0,56, IC 95% 0,34 a 0,95).

Discusión
En los HCW de seis países con una alta frecuencia de exposición a pacientes con COVID-19, seguir dietas basadas en plantas o un espectro de dietas basadas en plantas (dietas basadas en plantas o dietas pescatarias) se asoció con probabilidades 73% y 59% menos de enfermedad similar a COVID-19 moderada a grave, respectivamente, en comparación con individuos que no siguieron estas dietas. Después de dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas se asoció con una probabilidad no significativa de enfermedad similar a COVID-19 de moderada a grave, en comparación con las personas que no siguieron estas dietas. Sin embargo, en comparación con aquellos que informaron haber seguido dietas basadas en plantas, aquellos que siguieron dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas tuvieron mayores probabilidades de COVID-19 moderado a grave. No se observó ninguna asociación para dietas autonotificadas y probabilidades de enfermedad similar a COVID-19 o duración de los síntomas de COVID-19.

Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que informa de una asociación entre los patrones dietéticos y la gravedad de la enfermedad COVID-19. Varios estudios han planteado la hipótesis de que los patrones dietéticos saludables pueden desempeñar un papel en la incidencia o el curso de la enfermedad de COVID-19 al mejorar la respuesta inmunitaria14-16. A pesar del creciente interés en identificar estrategias nutricionales que puedan mitigar el riesgo de infección por COVID-19 o los resultados de los pacientes, solo un estudio previo examinó los hábitos dietéticos y la gravedad de COVID-19. En un estudio transversal monocéntrico de 206 pacientes iraníes con COVID-19, aquellos con mayor consumo de frutas y aves de corral y menor consumo de té tuvieron menos probabilidades de tener COVID-19.17 Nuestros hallazgos fueron similares a este estudio anterior en el sentido de que los participantes que informaron haber seguido dietas basadas en plantas o un espectro de dietas de origen vegetal (dietas basadas en plantas o dietas pescatarias) tenían una ingesta no significativamente mayor de frutas. Sin embargo, en nuestro estudio, los participantes que seguían dietas basadas en plantas o dietas pescatarias tuvieron un mayor consumo de otros grupos de alimentos (verduras, legumbres, nueces) y un menor consumo de aves de corral. Tales diferencias en los resultados pueden deberse a las diferencias en los patrones dietéticos entre los adultos iraníes en relación con nuestra población de estudio, y nuestro enfoque en los patrones dietéticos en lugar de la ingesta de grupos de alimentos específicos.

Las dietas basadas en plantas o dietas vegetarianas son patrones dietéticos que son altos en alimentos vegetales y bajos en productos animales.12 13 De acuerdo con esta definición, los participantes que informaron que siguieron dietas basadas en plantas o dietas vegetarianas tenían una mayor ingesta de alimentos vegetales (verduras, legumbres, nueces) y una menor ingesta de aves de corral y carne roja y procesada. Las dietas basadas en plantas son ricas en nutrientes, especialmente fitoquímicos (polifenoles, carotenoides)13 18 con estudios previos que informan una mayor ingesta de fibra, vitaminas A, C y E, folato y minerales (hierro, potasio, magnesio) entre aquellos con mayor versus menor adherencia a las dietas basadas en plantas.12 19 y reducción del estrés oxidativo.16 Si bien anteriormente, tanto las deficiencias específicas de micronutrientes como la malnutrición generalizada se han asociado con disfunción inmune en el huésped, el patógeno viral en sí también puede verse afectado por la deficiencia nutricional4 24 Se ha demostrado que múltiples virus, como el coxsackievirus y la gripe, desarrollan una mayor virulencia debido a los cambios en sus genomas como consecuencia de replicarse en un huésped con deficiencia nutricionalmente deficiente (por ejemplo, deficiencia de selenio).25 26 El selenio puede ser un nutriente importante a considerar, teniendo en cuenta su papel en la inmunidad.16 27 Dados nuestros hallazgos de protección contra enfermedades graves en aquellos que consumen un dieta densa en micronutrientes, nuestros datos respaldan esta hipótesis. No pudimos explorar más a fondo los niveles individuales de nutrientes en nuestra población de estudio porque no teníamos estos datos. Se justifican futuros estudios con información detallada sobre los niveles plasmáticos de micronutrientes para confirmar nuestros hallazgos.

Junto con las dietas basadas en plantas, las personas que informaron haber seguido dietas pescatarianas tenían probabilidades más bajas de COVID-19 grave. Las dietas pesqueras se encuentran dentro del espectro de las dietas de origen vegetal e incluyen pescado o marisco mientras restringen la ingesta de carnes.28 La ingesta de pescado es una fuente importante de vitamina D y ácidos grasos omega-3, es decir, ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA). La alta ingesta de EPA y DHA, que resulta en ácidos grasos omega-3 altos en comparación con los ácidos grasos omega-6 y la formación de oxilipinas omega-329, tienen efectos antiinflamatorios, suprimiendo la producción de citocinas proinflamatorias (interleucina 1β, factor de necro En nuestro estudio, la magnitud de la asociación para la enfermedad moderada a grave por COVID-19 fue menor cuando incluimos dietas pescatarianas además de las que informaron seguir dietas basadas en plantas. Nuestros resultados sugieren que, aunque hay evidencia de que la ingesta de peces puede tener impactos favorables en las enfermedades respiratorias, se necesitan estudios futuros para confirmar si las dietas pescatarianas están asociadas con los resultados de los pacientes en el contexto de COVID-19.

Curiosamente, cuando restringimos los casos a aquellos con una PCR positiva o una prueba de anticuerpos, las personas que informaron seguir dietas basadas en plantas o dietas pescatarias tenían probabilidades más bajas de infección por COVID-19. Los estudios epidemiológicos han demostrado que la ingesta de frutas y verduras se asocia con un menor riesgo de infección del tracto respiratorio superior como resfriado, gripe o sinusitis31. Algunos estudios informaron que una mayor ingesta de pescado se asoció inversamente con condiciones respiratorias como asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica32 33. Sin embargo, teniendo en cuenta la falta de datos sobre la ingesta dietética y COVID-19 en la literatura, y el menor número de casos cuando definimos casos únicamente mediante pruebas, el resultado de la infección por COVID-19 requiere replicación.

Las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas se asociaron con mayores probabilidades no significativas de COVID-19 grave en comparación con aquellos que no informaron haber seguido estas dietas. Sin embargo, cuando comparamos estas dietas con dietas basadas en plantas, aquellos que informaron haber seguido dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas tenían probabilidades significativamente mayores de COVID-19 de moderado a grave. Los participantes que informaron haber seguido dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas tuvieron una mayor ingesta de legumbres, nueces, sopas y productos animales como huevos y aves de corral. Los estudios han planteado la hipótesis de que un patrón dietético poco saludable, como las dietas occidentales que son altas en azúcares refinados, alimentos procesados y carnes rojas y procesadas, puede ser proinflamatorio y tener impactos negativos en la salud.15 34 Sin niveles plasmáticos de micronutrientes, no está claro si las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas no son saludables. Sin embargo, nuestros resultados destacan que puede ser aconsejable seguir un patrón dietético saludable, como dietas basadas en plantas o dietas pescatarias.

Nuestro estudio tiene varias fortalezas, incluyendo un gran tamaño de muestra, diversos HCW de múltiples países y un cuidadoso ajuste de los posibles factores de confusión. Además, pudimos capturar la fase inicial de la pandemia mundial, antes de la detección de variantes conocidas de SARS-CoV2 preocupantes, que podrían complicar aún más un análisis epidemiológico multinacional, aprovechando una red existente de HCW. Sin embargo, nuestra conclusión debe interpretarse en el contexto de las siguientes limitaciones. En primer lugar, confiamos en el autoinforme de los participantes para definir exposiciones y resultados. Como tal, existe la posibilidad de un sesgo de retirada. Sin embargo, los HCW son únicos en el sentido de que pueden ser una fuente de datos de alta calidad (por ejemplo, información completa, probablemente alta precisión de la información).35 En segundo lugar, la definición de ciertos patrones dietéticos (por ejemplo, dietas basadas en plantas, dietas pescatarianas, dieta baja en carbohidratos, dieta alta en proteínas) puede variar según el país Sin embargo, es alentador que las respuestas al cuestionario de frecuencia alimentaria reflejen la ingesta de grupos de alimentos que son consistentes con estos patrones dietéticos. En tercer lugar, es posible que nuestro estudio no haya incluido a personas con enfermedad COVID-19 más grave, dado que los casos graves (ventilación mecánica, admisión en unidades de cuidados intensivos) pueden no haber podido completar nuestro cuestionario. En cuarto lugar, nuestra población de estudio comprendía predominantemente médicos varones; por lo tanto, es posible que sea necesario replicar los resultados del estudio en mujeres y no mujeres. Por último, a pesar de nuestros esfuerzos por ajustarnos a una serie de factores de confusión, la confusión residual todavía puede estar presente debido a variables no medidas o evaluadas incorrectamente.

En conclusión, las personas que informaron haber seguido dietas basadas en plantas o dietas pescatarias tenían probabilidades más bajas de enfermedades graves similares a COVID-19. Las personas que informaron haber seguido dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas tenían mayores probabilidades de enfermedades graves similares a COVID-19, en comparación con las personas que siguieron dietas basadas en plantas. Aquellos que informaron seguir dietas basadas en plantas o dietas pesqueras tuvieron una mayor ingesta de verduras, legumbres y nueces, y una menor ingesta de aves de corral y carnes rojas y procesadas. Nuestros resultados sugieren que una dieta saludable rica en alimentos ricos en nutrientes puede considerarse para protegerse contra COVID-19 grave. Se justifican futuros estudios con datos detallados de macro y micronutrientes para estudiar las asociaciones entre la ingesta dietética y la gravedad de COVID-19.

↵ Troeger C, Blacker B, Khalil IA, et al. Estimaciones de la morbilidad, mortalidad y etiologías globales, regionales y nacionales de infecciones respiratorias inferiores en 195 países, 1990-2016: un análisis sistemático para el estudio Global Burden of Disease 2016. Lancet Infect Dis 2018;18:1191–210.doi:10.1016/S1473-3099(18)30310-4 pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30243584

↵ Fontanet A, Autran B, Lina B, et al. Variantes del SARS-CoV-2 y poner fin a la pandemia de COVID- 19. Lanzat 2021; 397:952-4.doi:10.1016/S0140-6736(21)00370- 6pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33581803 PubMed Google Académico

↵ Shah ASV, Wood R, Gribben C, et al. Riesgo de ingreso hospitalario con enfermedad por coronavirus 2019 en trabajadores de la salud y sus hogares: estudio de cohortes de vinculación a nivel nacional. BMJ 2020;371:m3582. doi:10.1136/bmj.m3582 pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33115726

CalderP,CarrA,GombartA,etal.Elestadonutricionalóptimoparaunsistemainmunológicoque funcione bien es un factor importante para protegerse contra las infecciones virales. Nutrientes

↵ Yang J, Zheng Y, Gou X, et al. Prevalencia de comorbilidades y sus efectos en pacientes infectados con SARS-CoV-2: una revisión sistemática y un metaanálisis. Int J Infect Dis 2020;94:91–5.d

oi:10.1016/j.ijid.2020.03.017 pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32173574PubMed Google Académico

↵ Kim H, Hegde S, LaFiura C y otros. Acceso a equipos de protección personal en trabajadores sanitarios expuestos y enfermedad, gravedad, síntomas y duración de COVID-19: un estudio de casos y controles basado en la población en seis países. BMJ Glob Health 2021;6:e004611.doi:10.1136/bmjgh- 2020-004611pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33509841

Texto completo abstracto/GRATIS Google Académico

↵ Kim H, Hegde S, LaFiura C. Enfermedad por COVID-19 en relación con el sueño y el agotamiento.

CrossRef

SimonnetA,ChetbounM,PoissyJ,etal.Altaprevalenciadeobesidadenelsíndromerespiratorioagudo severo coronavirus-2 (SARS-CoV-2) que requiere ventilación mecánica invasiva.
Obesidad2020 ;28:1195-9.doi:10.1002/oby.22831pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32271993

PubMed Google Académico

BMJ Nutr Prev Health 2021.

Google Académico

↵ Worldometer.Gráficosdecoronavirus:casosymuertesentodoelmundo.Disponible:https://w ww.worldometers.info/coronavirus/worldwide-graphs/ [Accedido el 1 de marzo de 2021].

Google Académico

↵ Rodríguez IT, Ballart JF, Pastor GC, et al. [Validación de un breve cuestionario sobre la frecuencia de la ingesta dietética: reproducibilidad y validez]. Nutr
Hosp2008 ;23:242–52.pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18560701 PubMed

Google Académico

ZuZY,JiangMD,XuPP,etal.Enfermedadporcoronavirus2019(COVID-19):unaperspectivadesde China. Radiología 2020;296:E15-

25.doi:10.1148/radiol.2020200490pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32083985Google Académico

CD005532.pub3pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23925826 Google Académicopage2image41709760page2image41710144

↵ Hemilä H. La administración de vitamina E puede disminuir la incidencia de neumonía en hombres mayores. Envejecimiento intermedio de Clinton 2016;11:1379-85.doi:10.2147/CIA.S11451

5pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27757026

PubMed Google Académico

PubMed

↵ Hemilä H, Chalker E. Vitamina C para prevenir y tratar el resfriado común. Base de datos Cochrane Syst Rev 2013:CD000980.doi:10.1002/14651858.

CD000980.pub4pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23440782 Google Académico

PubMed

ZembP,BergmanP,CamargoCA,etal.LadeficienciadevitaminaDylapandemiaCOVID-19.JGlob Antimicrob Resist 2020;22:133-

4.doi:10.1016/j.jgar.2020.05.006pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32474141Google Académico

↵ Beck MA. Antioxidantes e infecciones virales: respuesta inmune del huésped y patogenicidad
viral. J Am Coll Nutr 2001;20:384S–8.doi:10.1080/07315724.2001.10719172pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11603647

CrossRef PubMed Web de Ciencia Google Académico

↵ Beck MA, Shi Q, Morris VC, et al. La rápida evolución genómica de un coxsackievirus B3 no virulento en ratones con deficiencia de selenio resulta en la selección de aislados virulentos idénticos. Nat Med 1995;1:433–6.doi:10.1038/nm0595-433 pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7585090

Google Académico

↵ Beck MA, Nelson HK, Shi Q y otros. La deficiencia de selenio aumenta la patología de una infección por el virus de la gripe. Faseb J 2001;15:1481-3.doi:10.1096/fj.00- 0721fjepmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11387264 CrossRef PubMed

Google Académico

↵ Jenkins DJA, Kitts D, Giovannucci EL, et al. Selenio, antioxidantes, enfermedades cardiovasculares
y mortalidad por cualquier causa: una revisión sistemática y metaanálisis de ensayos controlados
aleatorios. Am J Clin
Nutr2020 ;112:1642–52.doi:10.1093/ajcn/nqaa245pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/33053149

PubMed Google Académico

↵ Tong TYN, Appleby PN, Bradbury KE, et al. Riesgos de cardiopatía isquémica y accidente cerebrovascular en comedores de carne, comedores de pescado y vegetarianos mayores de 18 años de seguimiento: resultados del estudio prospectivo EPIC-Oxford. BMJ 2019;366:l4897.doi:10.1136/bm j.l4897pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31484644

Google Académico

↵ Shearer GC, Walker RE. Una visión general de los efectos biológicos de las oxilipinas omega-6 en los seres humanos. Prostaglandinas Leukot Essent Fatty Acids 2018; 137:26–38.doi:10.1016/j.plefa.2

CrossRef PubMed Web de Ciencia

PubMed

Texto completo abstracto/GRATIS

018.06.005pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30293594

PubMed Google Académico

DushianthanA,CusackR,BurgessVA,etal.Inmunonutriciónparaelsíndromededificultadrespiratoria aguda (SDRA) en adultos. Cochrane Database Syst Rev 2019;1:CD012041.doi:10.1002/14651858. CD

012041.pub2 pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30677127

PubMed Google Académico

LiL,WerlerMM.Ingestadefrutasyverdurasyriesgodeinfeccióndeltractorespiratoriosuperioren mujeres embarazadas. Nutrición de Salud Pública 2010;13:276–82.doi:10.1017/S136898000999059

0pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19552829 Google Académico

CrossRef PubMed Web de Ciencias

↵ Laerum BN, Wentzel-Larsen T, Gulsvik A, et al. Relación entre la ingesta de pescado y aceite de bacalao con el asma en adultos. Alergia a Clin Exp 2007;37:1616–23.doi:10.1111/j.1365-2222.2007.0

2821.xpmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17877766 Google Académico

CrossRef PubMed Web de Ciencias

LemoineSCM,BrighamEP,WooH,etal.Ingestadeácidosgrasosomega-3ysíntomasrespiratorios prevalentes entre los adultos estadounidenses con EPOC. BMC Pulm Med 2019;19:97. doi:10.1186/s1

2890-019-0852-4 pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31122230 Google Académico

PubMed

HeidemannC,SchulzeMB,FrancoOH,etal.Patronesdietéticosyriesgodemortalidadpor enfermedades cardiovasculares, cáncer y todas las causas en una cohorte prospectiva de mujeres. Circulación2008 ;118:230- 7.doi:10.1161/CIRCULATIONAHA.108.771881pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18574045

Texto completo abstracto/GRATIS Google Académico

BaoY,BertoiaML,LenartEB,etal.Origen,métodosyevolucióndelosEstudiosdeSaluddelasTres Enfermeras. Am J Public Health 2016;106:1573–81.doi:10.2105/AJPH.2016.303338pmid:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27459450

Medidas Preventivas – Parte I

Por: Dr. Norman González Chacón

No existe ni existirá vacuna que supere la inmunidad natural. Nuestro sistema inmunológico posee la capacidad de producir la inmunidad natural que nos protege de todo tipo de enfermedades infecciosas. En condiciones iguales, nadie debe enfermarse por condiciones infecciosas si tenemos un sistema inmunológico fuerte, robusto, y con toda la capacidad de actuar frente a cualquier invasor nocivo tanto en los seres humanos, como en las plantas y los animales. Existen diferencias muy marcadas entre estos tres reinos biológicos. Dichas diferencias pueden ampliarse en la medida en que cada género se comporte frente a su alimentación y a su ambiente. Sabemos por experiencia que una planta con deficiencias nutricionales se debilita y puede ser atacada por diferentes plagas que la pueden destruir. Lo mismo ocurre con los animales y con los seres humanos.

La diferencia entre la nutrición y el ambiente, donde se desarrollan las diferentes especies, son factores claves que determinan: La eficacia y el comportamiento de su sistema inmunológico, y su capacidad de sobrevivir cuando cualquier patógeno, sea bacteria, hongo o virus, entra al cuerpo humano. Tan pronto esto ocurre, el sistema inmunológico sano emite una señal de alarma que se extiende a cada célula del organismo y se activan los mecanismos de combate para detenerlo, combatirlo o destruirlo. Para esa lucha, el cuerpo cuenta con armas biológicas que pueden, en cuestión de minutos, horas o días, acabar con cualquier enemigo que penetre a cualquier sistema. A ese sistema de defensas se le denomina: Respuesta inmunitaria o respuesta inmunológica porque es un sistema inteligente que puede reconocer de inmediato, el tipo de organismo que ataca y preparar armas específicas para destruirlo. Cuando una planta, un animal, o un ser humano está saludable y en un ambiente propicio, sus defensas combaten efectiva y exitosamente todo patógeno que penetre la economía. Por esa razón, vemos cómo muchos niños enfrentan el ataque del virus o de bacterias sin mayores consecuencias, con síntomas de fiebre y mucosidad, pero sin grandes dificultades. Cuando se rompen las reglas de vida y de alimentación, el sistema inmunitario sufre la pérdida de armas para combatir y tiene que enfrentarse al enemigo en desventaja.

En un principio, a raíz de Dios crear al hombre y a la mujer, les asignó su alimentación al igual que a los animales. Todos se alimentarían de los frutos de la tierra y eso representaría una larga y fructífera vida. Los primeros pobladores de la tierra duraban, como Matusalén, hasta 969 años (Génesis 5:27), sin enfermarse, ni incapacitarse y en plena fertilidad. A los 120 años, Adán embarazó a Eva y tuvieron a su hijo Set. Después de nacer Set, vivió 930 años, engendrando muchos otros hijos e hijas (Génesis 5:5).

Siguiendo el relato bíblico, que se escribió antes que hubiera ciencia humana escrita sobre la tierra, los traductores bíblicos, posiblemente prejuiciados por la influencia social del momento, no supieron ni quisieron traducir las palabras correctas que Dios pronunció a su profeta Moisés, al redactar la historia, las leyes y los preceptos de la voluntad divina en 613 estatutos, de los cuales, 333 son exclusivamente leyes naturales de salud y vida.

Nadie conoce mejor el cuerpo humano que el Creador, y cuando Adán y Eva comieron de lo que no debían comer, echaron a perder la esencia misma de la vida, al separar el cuerpo del Espíritu. Por esa razón, se arrepintió Dios de haber creado al ser humano (Génesis 6:5-7). Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. (Génesis 6:11-12). El hombre espiritual que fue Adán antes de pecar se convirtió en carnal después de haber comido del árbol de la ciencia. Y se volvió en carne de pecado. (1 de Cor. 3-4) La carne fue el principal elemento de corrupción que provocó el arrepentimiento de Dios por haber creado al hombre. Muchos teólogos traducen la palabra “carne” por hombre o ser humano carnal, pero esa no fue la intención divina cuando dijo en Génesis: él es carne refiriéndose a su naturaleza carnal a diferencia de su naturaleza espiritual.

Cuando Dios le asigna la alimentación al ser humano y a los animales, lo hace con el conocimiento pleno de la composición orgánica, del sistema inmunológico, y de todo el componente humano y animal que se habría de manifestar en energía sobre la tierra. Una energía que vendría del mismo suelo del que fue el hombre formado y que se transformaría y se transmitiría a través del tallo, de las hojas y de los frutos de las plantas.

Al comenzar a comer la carne de los animales, el cuerpo humano entró en una fase de cambio orgánico que se inició cuando comió del árbol de la ciencia o árbol prohibido. Para mayor desgracia, ha sido la ciencia moderna quien ha insistido en la necesidad ficticia de que el ser humano se alimente de la carne de los animales muertos. De esa manera, el maligno tiene control sobre sus instintos naturales.

La manipulación de la mente humana ha sido la meta y la técnica satánica para subyugar la naturaleza humana y someterla a todo lo conveniente a sus planes anticristianos. Desde el principio, la comida ha sido su arma favorita para manejar la mente y la voluntad humana. A través de la comida, ha causado que la raza humana sufra todo tipo de condiciones y enfermedades. Esto ha hecho que los hospitales se hayan convertido en una de las grandes necesidades del mundo moderno en toda comunidad. El ser humano celebra toda actividad social con comida y ésta se ha convertido en un medio de socializar todo evento.

A causa de la procedencia animal de la alimentación: carnes, leche, huevos, etcétera, la vida humana es un desastre a nivel mundial. Responsable de millones y millones de enfermos y de muertes por enfermedades comunes como: diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión y cáncer. De cada una de estas condiciones, mueren muchos miles de personas por año en todos los países del mundo. Muchísimas más que las que han muerto de COVID, y nunca se ha decretado un “lockdown” de drogas, bebidas alcohólicas, grasas animales, ni de carnes, cuando está claramente probado, que estos son los principales causantes de esas enfermedades.

Ante esa situación, la mente humana no encuentra explicación diferente que no sea que existan unos grandes y poderosos intereses, que, por debajo de la mesa, compran la prensa, las agencias de publicidad, los médicos, las escuelas de medicina, los medios de comunicación, los políticos y a todos los que necesiten comprar para llevar a cabo sus ambiciosos planes de poder. Si esto es así, nuestro pueblo tiene que despertar y abrir los ojos para identificar medios que no se vendan, políticos que no se vendan, periodistas serios que no se dejen sobornar, y organizaciones comunitarias que respondan al pueblo. Aunque pocos, sabemos que los hay, y aunque no es fácil identificarlos, porque los corruptos dominan el escenario, se puede dar en todas las fases. Los honestos, por su parte, lamentablemente no sobresalen lo suficiente como para identificarlos fácilmente, sin embargo, “Por sus frutos los conoceréis”, dijo Jesús en Mateo 7:16 al 21 y en Lucas 6:43, refiriéndose a los falsos profetas y a sectores religiosos cuyos pastores, obispos y sacerdotes se alimentan del rebaño. Se comen las ovejas igual que como lo hace el lobo.

Dice el Señor que ya tienen su recompensa: Caerán presa de las mismas enfermedades y morirán de las mismas causas, al igual que los médicos corruptos, ateos y mentirosos, que los trataron, fingiendo que los curaban hasta drogarlos y entubarlos. Ese es el destino que les espera a quienes le dan la espalda al pueblo necesitado, y prodigan atenciones al rico adinerado y al político corrupto, así como al médico mentiroso que no tiene en sus manos medicina que cure al enfermo. Le infunden esperanza de curarse cuando saben que no lo pueden curar.

Volviendo al tema de la inmunidad natural, después de mencionar los aspectos intrínsecos del problema que representan los intereses creados para manipular la opinión pública en la enseñanza general, podemos entrar en la dinámica interna del asunto: Nuestro sistema inmunológico es nuestra primera línea de defensas ante todo invasor, químico, orgánico o animal, que nos ataque. Recordemos una de las leyes básicas de la biología: “Nuestro organismo rechaza y destruye toda célula extraña proveniente de animales o de congéneres”. Partiendo de ese axioma biológico, tenemos que entender que cuando entramos en contacto con un virus nuevo o extraño para el sistema, una bacteria, o células de animales o de congéneres, nuestro sistema inmunológico se activa de inmediato y lo trata de neutralizar. Es así como ese sistema de defensas personales naturales nos defiende de todo elemento extraño que nos pueda hacer daño y enfermarnos.

La capacidad de ataque defensivo de nuestro sistema inmunitario depende del grado de compromiso que éste tenga para defendernos, y ese grado o nivel de compromiso depende de varios factores: 

  1. Cuan limpio y desintoxicado esté nuestro organismo. 
  2. El grado de sedimentación que existe en la sangre y en los líquidos corporales.   
  3. La capacidad disponible que quede de las defensas orgánicas no comprometidas o porciento de defensas disponibles para defender al organismo del ataque de un patógeno en particular.
  4. La cantidad de químicos tóxicos circulando en el organismo. 
  5. Las condiciones pre-existentes que pueda estar sufriendo el organismo y el tratamiento que recibe para las mismas.

Cuando la persona consume alimentos de origen animal y su organismo tiene proteínas animales acumuladas, el sistema inmunológico está constantemente atacándolas y rechazándolas, destruyéndolas y eliminándolas, en tanto y como le sea posible.  En este tipo de guerra constante, el organismo utiliza una gran cantidad de recursos defensivos. Mientras se lleva a cabo esta labor inmunológica o guerra inmunitaria, las defensas naturales se dividen en batallones constituidos por la primera línea de defensa (glóbulos blancos especializados) y eventualmente produce anticuerpos con memoria que pueden dar base a la gran cantidad de personas con condiciones autoinmunes.  Esta guerra continua puede limitar o confundir el sistema inmunológico generando incapacidad para defenderse ante una nueva amenaza. Cuando una gran cantidad de las defensas del organismo se mantienen luchando contra carne de animales, leche y huevos, gluten y pescado, puede verse falto de defensas suficientes para atacar el patógeno y destruirlo rápidamente. 

Los virus y las bacterias pueden multiplicarse aprovechando como medio las proteínas animales disponibles. En el caso de los coronavirus, la proteína de espiga, encuentra una mayor afinidad para reproducirse al estar en contacto con las proteínas de cerdo, conejo, de las ratas y otros animales, ya que su proteína se acopla perfectamente al hexágono espinoso de las moléculas.  Esa es la razón por la cual, muchos de los contagiados contaminados con el virus, pierden la batalla contra el mismo cuando se enfrentan en una lucha donde el ambiente es más propicio para el virus desarrollarse, que cuando el ambiente es limpio y no encuentra proteínas aliadas que lo sostengan.

Otra razón es debido a condiciones de salud preexistentes como la diabetes, la hipertensión, el cáncer y muchas enfermedades autoinmunes, el sistema está suprimido por drogas esteroidales o químicas inductoras, y no tiene la capacidad de levantar defensas idóneas que puedan detener el patógeno atacante, en vez de defensas específicas, se desborda en una respuesta inflamatoria generalizada (llamada tormenta de citoquinas) que puede ser mortal para el paciente. En esos casos donde no hay mucho que hacer, se debe ayudar a que la persona reciba el precioso oxígeno y esperar a que el ataque del virus sea resistido o no. 

Por esas razones expuestas, el primer paso de un Gobierno que desee preparar al pueblo para enfrentarse a una pandemia es un “lockdown” o cierre de todos los establecimientos que venden productos derivados del cerdo, del conejo, y de otros animales que pueden contribuir al acceso del virus al cuerpo humano. En el caso de los supermercados, se debe producir un cierre total de las áreas donde existen productos congelados, enlatados y carnes que provengan de animales muertos. Esos son los únicos negocios, a parte de los restaurantes, que venden carnes y derivados de estos animales, que también deben cerrar. Fuera de esos, todo el resto de los negocios pueden seguir operando sin mayores consecuencias y la economía solo se puede afectar en una sola dirección a menos que estos establecimientos se puedan ofrecer alternativas a productos a base de plantas (plant base meatburgers and sausages). Si la gente aprende a consumir ese tipo de productos de alternativa, no tendremos ni un solo caso de contagios mortales que no sean semejantes a los de la influenza estacional que se produce en los meses de noviembre y diciembre cada año, como consecuencia inicial del consumo del pavo de Acción de Gracias que comienza debilitando el sistema inmunológico en la temporada fría del año y el consumo del cerdo o lechón de navidad. 

O sea, que después de noviembre es de esperarse un gran repunte del virus como consecuencia de la alimentación tradicional de esa época, si no se sustituye el cerdo por alternativas existentes a base de plantas naturales o de carnes vegetales sin huevo ni gluten. Por la misma razón, tampoco se deben consumir proteínas de granos y nueces que se sospeche hayan sido manipuladas genéticamente; éstas también son parecidas a la del cerdo y son atractivas para el acomodo de la proteína del virus en la proteína del cuerpo humano.

Esas son las protecciones básicas alimentarias en una persona o para un país protegerse adecuadamente del virus. Se deben tener en cuenta para evitar el contagio de un virus tan agresivo y dañino como lo es el COVID-19 y sus variantes. Con estas precauciones, sumadas al lavado de manos, el uso de la mascarilla y el distanciamiento social que se logró inicialmente, se puede lograr una inmunidad natural que no ofrece peligro de contagio ni de propagación más allá de la fase inicial del comienzo que ya está en apogeo. De 10 a 20 días después de iniciado el ayuno de carnes, los organismos entran en la fase alta de inmunización natural y en un año se reducirá enormemente la incidencia de otras enfermedades mortales que también desaparecerán durante el “lockdown” del cerdo y de las otras fuentes de proteína de origen animal y sus derivados.

Estas recomendaciones no son compartidas ni recomendadas por los médicos convencionales debido a que estos desconocen la relación de la alimentación con las enfermedades. Además, al leer los resultados del laboratorio lo hacen también incorrectamente, sin tener en cuenta que cada resultado del laboratorio clínico convencional es un reflejo de la alimentación personal del paciente. Por esa razón, los asesores del gobierno no han sido capaces de detener la propagación del virus y se hacen responsables de tantas muertes innecesarias que pudieron salvarse con las medidas señaladas. Es conveniente señalar que existen protocolos naturales para combatir el virus y próximamente se celebrará un Congreso Mundial en el cual participarán científicos expertos en COVID-19 de todo el mundo. Se identifica como International COVID Summit y se llevará a cabo en Roma del 12 al 14 de septiembre del 2021. Allí tendremos nuestro representante atento a todo lo que está ocurriendo en el mundo científico.

Nuestra experiencia en este tipo de casos ha sido exitosa en la medida en que la gente ha seguido nuestras instrucciones y se han preparado previamente mediante una dieta vegetariana sencilla. Veamos ahora la data científica:

En un estudio publicado en el British Medical Journal – Nutrition, Prevention and Health del 7 de junio del 2021 se pudo demostrar claramente por los informantes, mayormente profesionales de la salud, de 6 países distintos: (Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos), los beneficios de la dieta a base de plantas o veganas donde se pudo demostrar 73% menos efectos graves que los demás participantes con otros tipos de alimentación.  Aquellos que añadieron a su dieta pescado, solo observaron 59% menos de efectos secundarios y los que siguieron un tipo de alimentación alta en proteína y baja en carbohidratos experimentaron 48% más de efectos secundarios y complicaciones a raíz de la infección de COVID-19. https://nutrition.bmj.com/content/early/2021/05/18/bmjnph-2021-000272

¿La conclusión? Las dietas basadas en plantas o dietas pesqueras se asociaron con probabilidades muy bajas de COVID-19 de moderado a grave. Si ajustamos estas estadísticas a nuestra experiencia en Puerto Rico, los miembros de nuestra congregación y pacientes que, por viajar a ver sus familiares en Estados Unidos, adquirieron el COVID-19, presentaron síntomas de leves a moderados y ninguno tuvo que ser hospitalizado. Todo ocurrió como si hubieran sufrido una influenza. Pero dieron positivo a COVID-19. Nada grave, nada extremo, y nada peligroso ocurrió. Adquirieron junto al virus, la tan ansiada y poderosa inmunidad natural, que por años los protegerá no solo del virus, sino de las peligrosas variantes.

En otro estudio de pre-impresión de BMJ publicada por MedRxiv el 25 de agosto de 2021 – Los vacunados sin tratamiento previo con SARS-CoV-2 también tenían un mayor riesgo 13.06 más veces hospitalizaciones relacionadas con COVID-19 en comparación con los que estaban infectados previamente. Este estudio demostró que la inmunidad natural confiere una protección más duradera y fuerte contra la infección, la enfermedad sintomática y la hospitalización causada por la variante Delta del SARS-CoV-2, en comparación con la inmunidad inducida por la vacuna de dos dosis BNT162b2. En otras palabras, aquí se puede ver claramente, que las personas con inmunidad natural, ha desmostrado ser superior a la inmunidad inducida por la vacuna. 

En este escrito le hemos presentado el funcionamiento sencillo del sistema inmunológico y la primera parte del protocolo natural a seguir para protegerse del COVID-19. En la segunda parte, incluiremos las plantas y tratamientos naturales que ayudan a enfrentarse exitosamente al virus. Puede comenzar por lo primero, que es el cambio en la alimentación para ir fortaleciendo su sistema inmunológico.

Nuremberg, Puerto Rico

Por: Dr. Norman González Chacón

¿Se podrá enjuiciar a los médicos que le mienten al pueblo?

Vivimos en un Estado que se entromete en la diversidad de ideas y pensamientos propios de las sociedades modernas. Viola las más elementales reglas de la ética y la moral, la diversidad en pensamiento y acción, así como las libertades individuales religiosas, filosóficas, morales, y de proyecciones personales vitales, que son parte del desarrollo y diversidad que debe caracterizar a los países libres y democráticos. Cuando una sociedad crece, crecen exponencialmente nuestras posibilidades de actuar amparados por los derechos que vamos adquiriendo a medida que crecemos en conocimiento. Por esa razón, cada año surgen nuevos retos, de nuevos grupos que se producen en la sociedad, que reclaman la autonomía o auto determinación que hace muchos años las constituciones de Estados Unidos y de muchas otras naciones declararon como derechos inalienables. Para ese fin se aprobó la primera enmienda a la Constitución cuya última frase solicita del gobierno la reparación de agravios cuando éste, por mandato, ley o palabra, ha ofendido al pueblo en asuntos de derecho.

La ética es fundamental para dirimir diferencias y administrar justicia. Cuando los gobiernos comienzan a imponer cargas sobre el pueblo, que éste cree que son mayores de lo que puede llevar, se crea un clima o ambiente de inconformidad que trae consecuencias graves y acciones revolucionarias que pueden terminar en violencia. La ética y el decoro en el manejo de la causa pública, no debe provocar reacciones antisociales ni violencia en la gente, porque viola sus derechos de vivir en paz.

Cuando un gobierno irrumpe en la vida privada, creencias religiosas, asuntos de educación, salud o conciencia, viola derechos que están protegidos por la constitución. Cuando las convicciones religiosas, elecciones personales, determinaciones individuales de conciencia, son vulnerados por el Estado, la democracia comienza a desfallecer y el pueblo pierde la fuerza moral y el ánimo de trabajar.

Cuando surgen nuevos reclamos de una sociedad, que es saludable y dinámica, se crean nuevas empresas, se abren nuevos proyectos, se amplía el horizonte industrial, y eso hace que surjan nuevos derechos que requieren de nuevas leyes y ordenanzas que los regulen y los protejan para así proteger de esa manera a sus beneficiados y proponentes.

Cuando surgen nuevos reclamos por nuevos derechos, tanto a la legislatura como la rama judicial deben entender que la jurisprudencia aplicable debe ser analizada y aplicada de acuerdo a la neurología que resulta del reclamo, porque de lo contrario, si legisla y juzga por el derecho existente, está evitando el crecimiento natural del pensamiento y de la conducta social proyectista.

Una cita de “Religious Believes and  Personal Choices: Right to Conciencious Objection and Individual Self Determination” de la jurisprudencia del tribunal europeo de derechos humanos publicada por Marta Albert, habla de los nuevos derechos que surgen de las nuevas visiones sociales, Dice ella: “Casi todos los nuevos derechos, como el derecho a morir, el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, o el derecho a realizarnos como padres, constituyendo una familia, encuentran su razón de ser en esta nueva sensibilidad respecto a la protección jurídica debida al desenvolvimiento de los proyectos vitales individuales”. 

Todos esos derechos, la inclusión de los derechos humanos de los homosexuales, de la equidad o igualdad de género y otros que están surgiendo, están siendo evaluados en sus máximas expresiones y resguardados bajo leyes que definen cada cada uno de los reclamos de estos grupos que aumentan en tamaño y proporción, según crece la población. Todos reclaman sus derechos y sus prerrogativas individuales que merecen como miembros de la sociedad.

Si estamos de acuerdo o no, no es el caso, son seres humanos y se les han de respetar sus derechos individuales y colectivos. Por esa razón, los derechos humanos en general, han sido programados en la jurisprudencia del tribunal europeo de derechos humanos que comenzaron a discutirse a partir de la declaración de Nuremberg. En mi libro de Bioética de la Medicina Natural, expongo las razones que una sociedad sobria y justa, debe tener en cuenta para manejar situaciones como la que nos afectan y que estamos mencionando. En el juicio de Nuremberg, se juzgó severamente a los médicos que participaron de crímenes contra la humanidad, que incluían la ejecución de experimentos médicos en prisiones de guerra, y civiles de países ocupados. También de la propia población civil alemana, igual como lo están haciendo en Puerto Rico a raíz de la aparición del virus y la declaración prejuiciada de la supuesta pandemia. Digo prejuiciada y supuesta porque hace años mueren mas personas de cáncer, diabetes y condiciones cardiovasculares individualmente, que los que mueren de COVID. La historia señala que los nueve dirigentes de este genocidio, fueron acusados y sentenciados a penas de prisión, el 20 de agosto de 1947. ¿A cuántos médicos en Puerto Rico, que han asegurado números estadísticos falsos, causado el pánico en la población, y han mentido descaradamente en los medios, se van a investigar para enjuiciarlos?

En este proceso de violación, se vio involucrada una considerable cantidad de médicos y especialistas que estaban afiliados y asociados a la industria farmacéutica y le respondían a esos intereses. De esa manera, la beneficencia médica se convirtió en maleficencia y se tomó un acuerdo de las naciones presentes: Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, y la Unión Soviética, prohibiéndose la experimentación con gente de la sociedad sin su consentimiento. Tan pronto Adolfo Hitler alcanzó la cancillería de Alemania en 1933, el abuso y menoscabo de la ética profesional del personal médico fue avanzando y promulgando nuevas leyes discriminatorias de segregación social y protección de la raza aria contra otras etnias y se implementaron programas de eutanasia, y de esterilización de mujeres y hombres, para evitar enfermedades hereditarias y todo tipo de experimentos médicos en discapacitados, en prisioneros de guerra en otras razas presentes, y en esterilización forzada de los mismos. Se asesinaron todos los que de alguna manera estaban incapacitados para trabajar y evitar así, pensionarlos. (Cualquier parecido con lo que ocurre en este país es pura casualidad).

De esta experiencia, surge una nueva visión de la práctica de la medicina basada en los preceptos hipocráticos: “primum non nocere” que el padre de la medicina esbozó al decir: “lo primordial es que no haga daño”. Como todos sabemos, esa es la meta y la enseñanza de otra medicina: La Medicina Natural, pero es lo contrario a la medicina convencional alópata que no tiene ni un solo tratamiento que no haga daño o tenga efectos secundarios y terciarios.

En mi libro de Bioética de la Medicina Natural hago una aplicación a mis colegas, de lo que es la bioética y la biodiversidad, la multiversidad, y el error de las universidades actuales en no ser “multiversidades” libres y abiertas a las libertades.

El concepto “multiversidad”, tiene su primera manifestación en la década de los sesentas del siglo veinte. Según registros conocidos, el presidente de la Universidad de California, Clark Kerr, intentó definir la universidad focalizada en la investigación como una “multiversidad”. Mas adelante adoptado, desarrollado e implementado por el educador y filósofo francés Edgar Morin, se ha utilizado en Latinoamérica y en Europa, como un revolucionario y eficaz método de estudio y enseñanza que se caracteriza por una preparación más amplia del estudiante en sus materias y especializaciones. “Cuando se dice mucho, es porque hay mucho que decir”, este método educativo ha sido criticado por aquellos que han dominado la enseñanza, lucrándose económicamente con ella y no quieren dejar pasar métodos económicos y prácticos de ejercer las artes educativas y ser más efectivos en la enseñanza. En esas universidades, además de materias educativas, se inducen ideas separatistas contra los gobiernos y se fomenta la revolución.

Lo mismo ocurre con la clase médica que se lucra de la práctica de una medicina que después de convertir a la gente en adictos a drogas, beneficiando a los grandes intereses de la industria farmacéutica, desahucian a los enfermos y los entuban para sacarles hasta el último centavo de dinero al seguro médico o a la familia, hasta que el paciente muere. Aunque no sean tan Hitlerianos, las técnicas, las intenciones, y su labor, parecen las mismas que se prohibieron en Nuremberg y aquí se hacen con la anuencia de todos.

Lo interesante y a la vez irónico, es que tantas personas y agencias privadas y del gobierno coincidan en someter a la población a una presión tan fuerte a vacunarse cuando, como mencionamos, están muriendo muchísimos menos personas del COVID, que de cáncer, hipertensión, y diabetes, que son condiciones tratables y prevenibles, y nunca se han hecho campañas gubernamentales para cambiar el estilo de vida y alimentación de la gente. ¿Por qué razón estas condiciones no se previenen y hay una aprehensión tan grande y una presión civil, que lleva al acoso, para vacunar a toda la población a riesgo de serios y peligrosos efectos secundarios que aún no se ven ni se pueden ver en muchos de los vacunados? Muchos científicos cuestionan la rapidez con que se ha desarrollado la vacuna, los resultados que se están obteniendo, y las posibilidades del daño que éstas puedan producir al alterar el genoma y entrar a formar parte del ADN de todos los vacunados. Sabemos que el genoma tiene una composición única, que no hay dos iguales en todo el mundo, y que la vacuna entra en ese recinto sagrado de nuestro organismo, y altera ese templo único y exclusivo haciéndolo vulnerable a cambios involuntarios, enfermedades sistémicas o esterilidad reproductiva. 

A raíz de un un estudio que hicieron unos científicos europeos pude comprender que la preocupación científica sobre el tema es muy grande y que no todos los científicos están de acuerdo con el diseño de la vacuna y el cambio que ésta puede producir en el genoma humano. Estos, discutían la preparación diferente de la vacuna para los menores de 12 años, ya que si ésta fallaba, podría producir esterilidad afectando la población mundial o la muerte de miles de personas prematuramente. Por esa razón, la idea de no vacunar los niños con la misma vacuna que se le ha administrado a los adultos, llevaba como propósito dejar que fueran ellos los que repoblaran al mundo, por si los vacunados estériles morían tempranamente. Esa aseveración impactó mi mente al pensar que el experimento sea tan abarcador que tenga propósitos específicos de infundir miedo para inducir una vacunación masiva y cambiar el rumbo del mundo hacia propósitos preconcebidos por mentes Hitlerianas. Los niños de 12 años estarían recibiendo una vacuna diferente porque serían ellos los que en términos de 10 ó 15 años asumirían el control de la natalidad de una nueva generación manipulada virtualmente, para propósitos maquiavélicos desconocidos (Lametablemente, éste artículo como muchos otros más, que establecen premisas en contra el uso de éste tipo de tecnología génica para producir vacunas, ya no está disponible).

La preocupación aumenta en la medida que sentimos y vemos la presión social y las medidas de los gobiernos para obligar e imponer la vacunación compulsoria so pena de no poder comprar ni vender ni participar de la vida social sin una certificación oficial de vacunación.

Tenemos que tener en cuenta que las consecuencias de la vacunación compulsoria viola los derechos que con mucho orgullo nuestros antepasados plasmaron en las constituciones de los países libres y democráticos del mundo. Sabemos que la democracia no es perfecta, en la medida en que los hombres de estado puedan vulnerarla o emitan prestaciones judiciales y decisiones que establezcan jurisprudencia al respecto, y que de alguna manera, se pueda vulnerar la intención original de sus creadores en beneficio de mentes ambiciosas. La Constitución de los Estados Unidos fue concebida para proteger los derechos de todos los ciudadanos y fue enmendada en varias ocasiones para ampliar la cobertura de las libertades individuales y colectivas. Por ser de naturaleza humana, quedaron fallas que sus enemigos están aprovechando para abrir puertas siniestras que sólo ellos saben donde conducirán. 

Necesitamos ayuda divina para salir de este encierro apocalíptico y decisivo en la medida que logran controlar las mayorías que reciban el sello de la vacuna (Apocalípsis 13). A través de los ingredientes químicos de la vacuna se envía una señal al genoma humano que irá poco a poco, y con la inoculación de varias dosis, modificando el ADN original y abriendo receptores del cerebro para recibir órdenes a distancia, que a través de ondas de alta frecuencia, le dictarán a las poblaciones del mundo cómo actuar y pensar. La muy discutida globalización, es la imagen del nuevo gobierno mundial que la nueva era pretende instaurar en el mundo. ¿Quien lo dirigirá? ¿China o Estados Unidos? La respuesta es: ninguno de ellos y todos. Los países firmantes tendrán sus delegados en una junta mundial que tendrá miembros con capacidad de decidir y votar las diferentes medidas que se aprueben. La OMS ha adelantado su agenda al respecto, y con su dirección y con su influencia en todos los países del mundo, ha preparado las guías y recomendaciones básicas:

  1. Un solo gobierno 
  2. Una sola religión
  3. Una sola economía mundial 
  4. una misma moneda
  5. Una misma enseñanza o educación
  6. Una misma medicina  https://www.who.int/es/news/item/12-07-2021-who-issues-new-recommendations-on-human-genome-editing-for-the-advancement-of-public-health

Las religiones actuales no han despertado ante la realidad que las amenaza: La creencia de que el hombre es dios, de que Dios no existe, que nadie lo ha visto y que es otro mito que sustituye al hombre mismo, que toma sus propias decisiones basadas en los dictados, no de su conciencia, sino en los dictados electrónicos del Estado. Esa ciencia ya está circulando en las universidades y escuelas de enseñanza superior.

Solo falta que se transmita por ondas electrónicas al cerebro de los vacunados que responderán como su conciencia que quedará sujeta a los mandatos de los intereses.

Una sola economía mundial, donde la industria solo tiene dos tipos de empleados: Los jefes que responden a los grandes intereses y los esclavos que obedecen y trabajan. En esa economía, la iniciativa privada desaparece y los grandes consorcios dominan la industria en general. Una misma moneda se está fraguando hace tiempo como base a la globalización que eliminará todo el dinero guardado en bancos y cajas de seguridad privadas que mucha gente conservan para su seguridad futura. Ese dinero será como basura sin valor, tan pronto los bancos lo decomisen y pongan en circulación la nueva moneda. Se le asignará una cantidad nominal a cada poseedor de cuentas bancarias, de un mínimo relativo a sus gastos, y lo demás lo perderán para siempre. Una misma enseñanza básica para todas las profesiones, escuelas, universidades, y colegios vocacionales que preparen los obreros de la nueva era. Una sola medicina, con un mismo fin y propósito, ya se encuentra en el proceso de su acción unificadora en todo el mundo. Han sido los primeros en unir conceptos, y gracias a las grandes empresas farmaceúticas que dirigen el esfuerzo, tanto médicos como escuelas de medicina se han alineado en un mismo fin y propósito.

La globalización, para entendimiento de los cristianos, es la base del Gobierno de Satanás moderno que en un un principio, tenía el ideal de unir al mundo en la democracia, que no es otra cosa, que el gobierno del pueblo para el pueblo y por el pueblo, del demo, que son la gente. Debido a que su primera opción le falló y la demo no le funcionó para sus fines y planes demoníacos, creó lo contrario, la globalización, que es el gobierno de las grandes empresas dominando la acción y la conciencia de los esclavos del régimen que recibirán órdenes de trabajo, y trabajarán sin mucho descanso, para satisfacer las demandas de las industrias y de su jefe.

Podemos decir, que a la gran democracia americana le queda muy poco tiempo de vida. El proceso de globalización viene desarrollándose desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de todas las agencias, que de una u otra manera, están interesadas en dominar.

¿Por Qué Nos Oponemos?

Por: Dr. Norman González Chacón

21 de agosto de 2021

Desde mucho antes de la presente pandemia se han estado sentando las bases para un nuevo orden mundial que aspira a ser algo tan diferente que el mundo nunca ha visto.  Será un impresionante monolito de poder y control colosal.  Esta emergente realidad tiene la misión de llevar a un absoluto control de la mente humana a través de un manejo total de su psiquis mediante una programación a distancia que los dirigirá a donde los quieran llevar mediante ondas de frecuencias que están siendo instaladas por todo el Planeta.  Los diferentes niveles de conciencia que nos dividen como seres humanos serán igualadas y manejadas para que todos obedezcan instrucciones de comportamiento masivo. Para lograrlo, primeramente, tienen que preparar a todo el componente humano del Planeta a través de un proceso de “edición del genoma humano” para desarrollar un sistema de gobernanza con el propósito eventual de tener un amplio control de los seres humanos rompiendo con las desigualdades que existen entre los diferentes países y etnias.

Los manipuladores de esta atroz conspiración, son enemigos del cristianismo porque ésta es la única doctrina con enseñanzas que les impide hacerlo de una vez, y tiene como agenda utilizar el medio más poderoso para doblegar la conciencia: El miedo a enfermedades mortales y virus destructivos que la gente teme sufrir y hacen lo que sea para protegerse.  Ante esta situación, millones de personas, incluyendo los cristianos que son el objetivo principal de la conspiración, serán vacunados o inoculados con receptores químicos que irán modificando la química natural del cuerpo y lo preparará para darle instrucciones a la conciencia y para hacer lo que el sistema le ordene.  El mensaje llegará al lóbulo frontal donde se convertirá en una orden muy difícil de evadir, si se ha recibido el RNA mensajero y éste a penetrado el genoma.  

Esto no es ciencia ficción, ya la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha estado trabajando en el modelo que científicos y médicos han desarrollado para inocular toda la población del Mundo y manipular tanto la economía como la dirección de los gobiernos desde una sede mundial única (ver referencia incluida al final del artículo: La OMS publica nuevas recomendaciones sobre la edición del genoma humano en pro de la salud pública)  La conspiración es de grandes proporciones y ya los Estados Unidos están preparándose para llevar a cabo sus aspiraciones de dirigir al mundo y ganarle la guerra económica a China.  El expresidente Donald Trump estuvo al tanto de estos planes y justo, cuando preparaba su estrategia al respecto, varios estados de la unión en acuerdo común, le quitaron el apoyo, echaron a perder los votos y lo sacaron de la Presidencia de la nación en unas elecciones de dudosos resultados.  (Véase: «When The World Will Be As One» por: Tal Brooke)

La vacunación masiva es el arma principal que han encontrado estos científicos para una transición pacífica de un sistema al otro y las primeras inoculaciones químicas que se ofrecen, van encaminadas a ir preparando el genoma humano para las subsiguientes, que configurarán el genoma y lo prepararán para la dependencia gubernamental y el sometimiento “voluntario” a las acciones de sus dirigentes.  “El marco de gobernanza ofrece recomendaciones concretas para afrontar situaciones concretas como las siguientes:

  • Un hipotético ensayo, en África Occidental para edición del genoma humano de células somáticas en relación con la anemia de células falciformes.
  • Propuestas de uso de la edición génica de células somáticas o del epigenoma para mejorar el rendimiento deportivo” y crear “super” deportistas y organismos, que eventualmente se utilizarán para esclavizar a la población a trabajar y producir para los grandes intereses económicos.  Con la meta de un solo gobierno mundial, de una sola moneda, un solo fin, una sola creencia religiosa en la que el gobierno es el dios y salvador todopoderoso que saciará las tendencias naturales del ser humano a buscar de Dios, y a reproducirse controladamente de acuerdo con las necesidades del Estado.  

Eliminadas las religiones, una sola creencia llamada globalización del Planeta, iniciará una nueva era que dominará las consciencias y las actuaciones de la gente.  Una sola creencia asimilará las religiones actuales y evitará las disidencias que el cristianismo le opone en resistencia a toda tendencia pagana. Una prueba de esto es la división que ha causado en el mundo religioso la imposición de la vacuna compulsoria. En este nuevo orden mundial, los grandes cerebros de la tierra quedarán bajo el control absoluto del poder del gobierno controlador y estarán subyugados para trabajar y producir para los grandes intereses del mismo gobierno.  

“Aquel que no conoce su historia, está sentenciado a repetirla”

Años atrás, Roma lo intentó, persiguió y mató a los cristianos que se oponían al César que trataba de unificar al mundo en un solo gobierno.  Ahora, el poder experimentado, combinado y aliado, reúne a una parte de la población religiosa con la otra parte de la que ejerce la presión sobre la salud humana:  Hospitales, farmacéuticas, médicos y científicos, unidos con el poder político religioso que se preste para ser manipulado, lograrán vencer a las minorías que se opongan a ese control absoluto de la voluntad humana.  

Todo esto parece increíble y si no tuviéramos la información que la OMS está proveyendo a los políticos y científicos del mundo, nos parecería una película ciencia ficción. Contamos con la guía segura de la Palabra que lo describe en Apocalipsis 13. 

Veamos esta cita del informe de la OMS: 

“Estos nuevos informes del comité consultivo de expertos de la OMS representan un salto adelante en un ámbito científico en rápida expansión” ha dicho la Dra. Soumya Swaminathan, directora científica de la OMS.  A medida que la investigación mundial profundiza en el genoma humano, debemos minimizar los riesgos y reforzar los cauces que permiten a la ciencia impulsar una mejor salud, para todos, en todas partes”. Como se trata de un asunto de salud, todos lo van a endosar cómo lo mejor que la ha podido ocurrir, sin darse cuenta que están siendo entrampados para siempre sin marcha atrás.

Dice el informe que la OMS “convocará a un pequeño comité de expertos para que dicten los pasos a seguir en relación con el Registro, y en particular, la forma de supervisar mejor los ensayos clínicos que utilicen tecnologías de edición del genoma humano que susciten preocupación”. El genoma es algo tan personal, que sabemos que no existen dos iguales en el universo. Es un don divino especial, particular nuestro, y que no podemos compartir con nadie ni aún con nuestros hijos, que nacen individualmente con el suyo propio.  Ya existen entidades preparando el terreno para el cambio en la moneda, el miedo a enfermedades transmisibles que son las armas para lograr el sometimiento de las personas como parte de la llamada globalización y el descrédito a las religiones existentes que no se unan.

Medios para adelantar esa causa

Una vacuna universal será uno de los medios que comenzará a modificar la conducta humana, a modificar nuestra genética a tenor con la voluntad del gobierno universal y de los grandes intereses que se junten para gobernar.

La OMS “trabajará en el marco de la división científica para buscar formas de entablar un diálogo mundial inclusivo sobre las tecnologías de vanguardia, que incluya la colaboración transversal dentro del Sistema de las Naciones Unidas y la creación de recursos en la web para obtener información fiable sobre las tecnologías de vanguardia, y en particular, sobre la edición del genoma humano”. En esta cita del informe, podemos ver y comprender, la magnitud y la importancia para estos científicos alcanzar a penetrar el genoma humano y en todas las entrevistas y presentaciones. En nuestro país, en reportajes de prensa y presentaciones personales los científicos del Estado han negado descaradamente y sin escrúpulos, lo que la OMS aquí asevera, mintiéndole al pueblo.  Es precisamente esa, la meta principal para insistir con denuedo vacunar a TODA la población, de manera, que todos sucumban con ellos al engaño y queden en condiciones de obedecer.

No estamos instando a nadie a que no se vacune ni a que se vacune.  

Estamos presentando la otra cara de la moneda para que aquellos con consciencia divina e iluminación celestial, hagan un análisis profundo de este asunto a la luz de Apocalipsis 13 y tomen la marca que a su entendimiento crean que deben tomar.  Para eso, no necesitan la anuencia ni el consejo de sus pastores ni del gobierno ni de ninguna iglesia porque la salvación es un asunto individual de conciencia.

Referencias citadas:

La OMS publica nuevas recomendaciones sobre la edición del genoma humano en pro de la salud publica: https://www.who.int/es/news/item/12-07-2021-who-issues-new-recommendations-on-human-genome-editing-for-the-advancement-of-public-health

Brooke, Tal: When the World Will Be As One: Harvest House Publishers Inc., 1989

Hoja de Petición para Empleador o Patrono

Muchos empleados han confrontado dificultad al presentar su declaración jurada o affidavit de exención religiosa para no vacunarse ante sus patronos o empleadores, contrario a lo que indica la Orden Ejecutiva vigente, la cual provee para que los objetores por conciencia religiosa puedan presentar su affidavit, debidamente notarizada. Sin embargo, algunos patronos de la empresa privada y agencias del gobierno, han puesto objeciones para recibirlos en su trabajo o recibir el documento de exención. Ante esta dificultad que confrontan algunas personas, hemos compartido para su uso personal, este documento que podría servirle a todos a los que le rechazan la declaración jurada de exención religiosa.

_______________________________________________________________________________________________

PETICIÓN DE INFORMACIÓN PARA EMPLEADOR O PATRONO

Nombre del administrador o del empleador: _________________________________________

Posición: _____________________________________________________________________

Institución, negocio o empresa: ___________________________________________________

He recibido una orden administrativa que requiere que yo, ____________________________, como empleado de ____________________ (En lo subsiguiente denominada como Empleador), en mis funciones como (posición que ocupa o profesión) _______________________________ presente evidencia de que he sido vacunado contra el SARS-Cov2 (COVID-19), (en lo subsiguiente denominada como inyección o vacuna).

Procede hacer constar que esta inyección aún no ha sido aprobada por los organismos correspondientes, su autorización actual es como uso de emergencia, según el Food and Drug Administration (FDA), agencia del Gobierno de los Estados Unidos de América (EUA). Ante esta situación me enfrento a una encrucijada donde necesito, no solo la información específica, detallada y actualizada de las diversas inyecciones (vacunas). También solicito que la EMPLEADOR me indique como me protegería y se responsabilizaría ante las posibles consecuencias de dicha inyección (vacuna).

Solicito formalmente respuestas a las siguientes preguntas:

  1. Si yo acepto recibir la inyección ¿Me proporcionaría el plan médico institucional como empleado de la Institución cobertura completa ante el caso de que yo tenga un efecto adverso serio, irreversible e incapacitante?
  • ¿Tendría entre mis beneficios como empleado de la EMPLEADOR algún seguro de vida que compense a mi familia en caso de que yo fallezca como resultado de la inyección?
  • ¿Me proporcionaría el EMPLEADOR alguna compensación laboral, seguro por discapacidad u otros recursos en el caso de que tuviera un evento adverso provocado por la inyección, y si no pudiera rendir mi labor durante días, semanas o meses, o si desarrollara una discapacidad permanente?
  • La FDA requiere que los recipientes de la inyección en EUA reciban cierta información específica de la inyección (vacuna) para ayudarlos a tomar una decisión informada sobre la vacunación [8].  

Las hojas informativas autorizadas de las inyecciones (vacunas) de COVID-19 deben ser específicas para cada producto de cada compañía. Deben contener la información más actualizada sobre todos los aspectos incluyendo los efectos adversos. 

  1. Solicito saber si tienen disponible esta información y si la están proveyendo a todos los empleados a quienes les requieren vacunarse de manera que podamos tomar una decisión informada. 
    1. Requiero saber si ha leído y comprendido usted, como patrono, la información más actualizada para conocer los riesgos y los beneficios de la aplicación de la vacuna, de manera que pueda tomar las medidas efectivas para proteger así a sus empleados.
  • Las bases de datos disponibles de efectos adversos informados hasta la fecha para personas que han recibido la inyección (vacuna) [Refs 9,10,11,12] incluyen miles de individuos que han experimentado lo siguiente, entre otros:
    • Muerte
    • Miocarditis
    • Anafilaxis
    • Trastornos neurológicos
    • Trastornos autoinmunes
    • Ceguera
    • Sordera 
    • Infertilidad 
    • Daño fetal
    • Aborto espontáneo

Con respecto a los efectos adversos de la inyección, hay suficiente evidencia científica planteada en diversos foros científicos locales e internacionales. En varios de esos foros se ha compartido la experiencia de numerosos casos adversos severos de la inyección en Puerto Rico y otras partes del mundo. Muchos de los casos han afectado adultos jóvenes que han desarrollado reacciones serias, incapacitantes y prolongadas.

  • La guía de la FDA sobre la autorización de emergencia [Ref 13] de productos médicos requiere: “Asegurarse de que los destinatarios estén informados en la medida de lo posible dadas las circunstancias aplicables que tienen la opción de aceptar o rechazar el producto. 

¿Conoce usted esta disposición de la guía del FDA?  

¿Ha informado a todos los empleados que tienen la opción de negarse?

  • Con respecto al uso de emergencia de un producto no aprobado, la ley Federal Food, Drug and Cosmetic Act. Titulo 21 USC 360bbb-3(e)(I)(A)(ii)(I-III) [ref 14] requiere que las personas: “Sean informadas de la opción de aceptar o rechazar la administración del producto y de las consecuencias, si las hubiera; de rechazar la inyección, de las alternativas a los productos disponibles y de sus beneficios y riesgos.”  

¿Están los administradores de la EMPLEADOR apercibidos de estos hechos?

  •  Los productos médicos que no están aprobados por la FDA, no tienen licencia y por lo tanto son experimentales. 

Según el código de Nuremberg, el fundamento de la medicina ética exige que: “Nadie puede ser obligado a participar en un experimento médico. 

El consentimiento del individuo es absolutamente esencial. 

Ningún tribunal ha confirmado jamás un mandato para una vacuna en EUA. 

En el documento #1 contra Rumsfeld, 297 F. Supp. 2d 119 (2003) [ref15], un tribunal federal sostuvo que: “No se puede exigir que los miembros de las fuerzas armadas y el ejército de los EEUU sirvan como conejillos de indias para drogas experimentales”. (Id 135). 

¿Están los administradores del EMPLEADOR conscientes de esto?

  • El Código de Regulaciones Federales de los Estados Unidos [16 ref] y la FDA requieren el consentimiento informado de sujetos humanos para la investigación médica. 

Las inyecciones (vacunas) que no estén aprobadas ni tengan licencias son productos en etapa experimental. 

Es ilegal realizar prácticas médicas de investigación en un ser humano, aún en caso de emergencia, a menos que se tomen medidas para asegurar el consentimiento informado de todos los participantes. 

¿Saben los administradores de la EMPLEADOR de estas disposiciones legales?

  1. De acuerdo con las directrices de la Comisión Federal de Comercio (FTC) [Reg 17] y “Truth in Advertising “de la FTC [18], el material promocional y especialmente el material que involucre productos relacionados con la salud no se puede inducir a error, omitir información importante o expresar afirmaciones infundadas. Estas acciones se clasifican como “publicidad engañosa” cuando se expresan por medios de comunicación masivos tales como prensa, radio, televisión, páginas web, correo electrónico, carteles o correo regular. 

Por ejemplo, al emitir declaraciones tales como: “Todos los empleados deben recibir la vacuna Covid-19 para que el espacio de trabajo sea seguro”, se está incurriendo en una omisión de información crítica. 

La información crítica incluye los hechos de que las vacunas del SARS-Cov2 no están aprobadas, que “pueden’ o “no pueden” prevenir el COVID, y que además pueden causar daños. 

No proporcionar los datos actuales de los fabricantes y de los efectos adversos es una omisión de información de seguridad. 

¿Tienen conocimiento los administradores de la EMPLEADOR de esto?

  1. Desde el comienzo de los cierres ordenados por el gobierno en medio de la pandemia del COVID hace más de un año se han informado cientos de infracciones de información protegida no asegurada (PHI). Estos incidentes están siendo investigados por la Oficina de Derechos Civiles (OCR). 

Estas infracciones expusieron la información de salud confidencial de millones de personas. Aunque muchos de estos incidentes se atribuyeron a la piratería, algunas de las infracciones a la PHI cayeron directamente bajo la ley de 1996, Ley de Responsabilidad y Portabilidad de Seguros Médicos (HIPAA), que la tipifica como compartir la información con una persona No Autorizada o como el manejo incorrecto de la PHI. [19]

Como parte del cumplimiento de estas regulaciones de luz, ¿puede el EMPLEADOR explicar cómo va a proteger mi información personal y cómo va a cumplir con todos los requisitos de la ley HIPAA?

  1. Considerando que las empresas que fabrican estas vacunas en EEUU están protegidas contra responsabilidad relacionada con lesiones o muertes causadas por agentes experimentales por la Ley PREP de 2005 [Ref1], ¿cuál, si alguna, es la responsabilidad de la EMPLEADOR como institución, y del gobierno de Puerto Rico por las consecuencias perjudiciales que pueda tener las personas a quienes se les aplique la inyección para cumplir con dicha orden?
  1. ¿Están los administradores del EMPLEADOR conscientes de que si alguno o varios de los empleados, como consecuencia de la inyección en cumplimiento de la orden administrativa, sufren algún daño severo, discapacidad o muerte, dichas circunstancias podrían ser causa para una demanda civil contra la institución y sus administradores?

Esas son las preguntas a la cual solicito contestación para tener los elementos de juicio para ejercer mi consentimiento informado relacionado a la inyección de este producto no aprobado de se incluye en la orden administrativa.

________________________      _____________                ___________

Nombre del empleado                        Posición                      Fecha

Solicito además al oficial legalmente autorizado de la EMPLEADOR (empleador) que me aclare las preguntas y me confirme las acciones relacionadas con las 13 preguntas anteriores, así como la parte final a continuación que sintetiza el documento.

Como oficial legalmente autorizado de la EMPLEADOR (empleador), confirmo que he leído toda la información anterior de este documento. 

De igual manera confirmo también que he proporcionado a los empleados toda la información requerida por el FDA con respecto a estas inyecciones en la orden administrativa que hemos emitido como empleadores. 

Por la presente, la EMPLEADOR se compromete a asumir toda la responsabilidad financiera necesaria para cubrir todos los gastos relacionados con el tratamiento de los posibles efectos adversos de la inyección. 

También confirmo que el empleado que se niegue a recibir la inyección no estará sujeto a pérdida de su empleo o alguna otra acción, tales como represalias, discrimen, hostigamiento o menoscabo laboral. 

______________________                _________________              ______________

Oficial autorizado de la EMPLEADOR             Posición                       Fecha

Referencias

  1. Congressional Research Service. The PREP Act and COVID-19: Limiting Liability foe Medical Countermeasures. Updated Mar. 19, 2021.

https://crsreports.congress.gov/product/pdf/LSB/LSB10443

  • Layton, Catherine. Forced to get the COVID vaccine? [CAN may be able to help. The Defender, Jan. 29, 20201. 
  1. Vaccine Adverse Event Reporting System. https://vaers.hhs.gov/
  1. CDC WONDER. About the Vaccine Adverse Event Reporting System (VAERS). https://wonder.cdc.gov/vaers.html
  1. National Vaccine Information Center. Search the U.S. Government’s VAERS Data. https://medalerts.org/
  1. U.S. Department of Health and Human Services. Emergency Use Authorization of Medical Products and Related Authorities. Guidance for Industry and Other Stakeholders. January 2017. https://www.fda.gov/media/97321/download
  1. 21 U.S. Code §360bbb-3 – Authorization for Medical Products for use in emergencies. https://www.law.cornell.edu/uscode/text/21/360bbb-3
  1. Doe #1 vs. Rumsfeld, 297 F. Supp. 2d 119 (2003). https://www.clearinghouse.net/detail.php?id=11861

Agua Viva, Agua de Vida

Por Dr. Norman González Chacón

En los últimos años, se ha estado haciendo mucho énfasis en la importancia del agua. Los expertos en salud no se ponen de acuerdo con respecto a cuántos vasos de agua debemos tomar a diario. La medida que determina cuánta agua debemos tomar a diario, es relativa a muchos factores que necesitamos conocer para hacer un cálculo lo más correcto y cerca de nuestra necesidad particular. Unos dicen cuatro, otros ocho y hasta diez vasos de agua al día. Hay una gran diferencia, y tomar agua en exceso es casi tan dañino a la salud como no tomar suficiente, por lo tanto, este es un asunto que se vuelve muy importante. 

Debemos entender el balance hidrolítico, hídrico y electrolítico de nuestro organismo, que también podemos llamar, la hidroelectrolítica del cuerpo. Sí consumimos menos agua de la que el cuerpo requiere para sus funciones básicas, se produce deshidratación, o balance negativo. Si consumimos de más, se produce sobre hidratación o balance positivo. El asunto se puede comparar a una cuenta de banco, que refleja el balance positivo o negativo de los ingresos y gastos.

Por lo general, cuando es un asunto crítico de salud en los hospitales, se mide la cantidad de líquido suministrado al paciente en un período de 24 horas y se compara a la cantidad que se mide de líquidos cuando el cuerpo elimina; valores que deben ser equivalentes. A ese estado de balance, entre ingestión y excreción se le denomina homeostasis y es una señal inequívoca de salud relativa. El análisis de los minerales electrolíticos presentes en la sangre y en otros líquidos corporales, la cantidad de agua en el cuerpo, la acidez o alcalinidad de la sangre (pH), la actividad muscular, la efectividad de otros procesos metabólicos importantes, son factores que pueden ser medidos por pruebas de laboratorio.

Se pierden electrolitos cuando se suda y el agua que se toma no contiene electrolitos, por lo que se deben reponer añadiéndolos al agua diariamente. Además del sodio, el potasio y el cloro, se deben añadir calcio, magnesio y fósforo para crear un balance hídrico adecuado a todas las necesidades orgánicas. Para lograr ese balance no basta con tomar agua corriente o destilada. Estos minerales básicos no se encuentran en el agua pura y por esa razón se deben añadir al agua o tomarse separadamente.

Existen las pruebas de laboratorio que determinan el estado hídrico de los líquidos corporales circulando. También se pueden medir los otros minerales que el cuerpo necesita para mantener el balance ácido básico o pH de la sangre y del líquido intersticial. El intersticio es un sistema con una red de cavidades entre las células que se llenan y almacenan líquido para ciertas funciones de emergencia. Se encuentran en todos los órganos, pero mayormente bajo la piel. Son éstos los que evitan la deshidratación severa en períodos de inanición o falta de líquido.

Cuando no se metabolizan los líquidos adecuadamente, se produce deshidratación o inflamación y edema del tejido orgánico, dando lugar a cansancio y falta de energía vital. Cuando no se reponen los minerales en el agua que se consume, el organismo utiliza el líquido intersticial y lo usa en emergencia, dando lugar a una caída proporcional de la energía vital. Estos desbalances químicos de los líquidos corporales son factores vitales en la prevención de daño a los riñones, resequedad de la piel, caída del cabello, cansancio extremo, dolores de cabeza, inflamación de las extremidades y un sin fin más de síntomas y señales de la falta de hidratación.

Se deben añadir al agua pura, los minerales que el cuerpo necesita para su balance homeostático constante. Algunos de los más importantes suplementos que el cuerpo necesita en abundancia son: El hierro orgánico, el cromo, el magnesio, el calcio, el sodio, el potasio y el cloro. Pero todos los demás minerales, tienen su importancia específica en el desarrollo de células sanas y saludables. Para obtener minerales orgánicos de primera calidad, se pueden obtener hojas de plantas medicinales que se sumergen en agua hirviendo y se dejan reposar por 24 horas. Ese líquido amarillo verdoso que se obtiene de la infusión contiene muchos minerales de buena calidad que se pueden usar para añadir a los líquidos o alimentos que se consumen a diario. Aunque nunca tendremos una certeza de la cantidad y de la calidad de lo que estamos consumiendo, es una de las formas naturales más simples de obtener dichos nutrientes de la naturaleza misma. Luego de obtenidos, se pueden batir en circulación para que obtengan oxígeno suficiente.

Otra forma de obtener esos minerales es usando las fórmulas coloides liofílicas de Dr. Norman´s. Estos son extraídos mediante procesos más largos y complejos en la naturaleza y son medidas, y dosificadas para su uso, de acuerdo con el mineral predominante. Usted puede usar también los multiminerales botánicos para satisfacer las necesidades generales de su organismo y añadir los elementos adicionales que el laboratorio le señale que están en deficiencia. De esa manera, usted estará seguro de que está suplementando bien su organismo. Por lo general, las mujeres necesitan hierro orgánico, cromo y calcio con magnesio, y los varones necesitan zinc y otros minerales para mantener su metabolismo energizado. Estos minerales orgánicos botánico se pueden obtener juntos en el multimineral de Dr. Norman, o por separado en frascos individuales. Si se mezclan con agua viva, los resultados son aún más exitosos porque el agua viva facilita su entrada a las células y por consiguiente, carga los minerales y ciertas vitaminas, consistentes al interior de las células y de las mitocondrias, de una manera más conveniente y fácil de acceder.

Agua Viva

Este es un término que puede confundir a muchos que en algún momento han sido picados por una aguaviva de mar. Se le llaman así porque aparecen en lugares del mar donde el agua es rica en nutrientes, y éstas, se alimentan, crecen y se multiplican en ese ambiente nutritivo.

El término agua viva se aplica al agua de las corrientes de los ríos y de manantiales que corre montaña abajo y que a su paso se carga de oxígeno vivo. El agua viva facilita su entrada a las células y lleva cantidades adicionales de oxígeno al sistema orgánico y por consiguiente, al cerebro. Muchas compañías han creado máquinas que baten el agua y la oxigena, moviéndola circularmente y moviendo el líquido de la forma más propicia para que absorba el precioso oxígeno. Cuando el agua proviene de cisternas o envases tapados, se dice que es agua muerta porque contiene menos oxígeno que el agua viva. A esa agua, le añadimos los nutrientes vitamínicos y minerales que necesitamos, y nuestras células y tejidos crecerán como crecen las plantas cuando reciben el agua viva de la lluvia. Algunas fuentes de agua tienen la capacidad de circular el agua, y ésta se oxigena evitando la formación de algas indeseables que tapan las tuberías. Por esa razón, los gobiernos tienen que poner cloro tóxico en el agua de los acueductos. El cloro evita la formación de algas y residuos minerales que obstruyen las tuberías, a la vez que matan las bacterias y organismos patógenos que enferman a los usuarios que la consumen.

Nuevamente, hago énfasis en la diferencia entre agua pura, agua viva, y agua muerta. El agua muerta no vivifica las células como lo hace el agua viva. En la Biblia en el capítulo 4 del libro de San Juan, se habla del agua viva que salta para vida eterna. Jesús decide cruzar por Samaria en su camino a Judea desde Galilea, y pasa por Sicar donde se encuentra la fuente de Jacob, un antiguo pozo cavado que suplía agua a los residentes del lugar. Cansado del largo camino, Jesús se sentó al borde del pozo, al cual llegó una mujer con su cántaro a sacar agua. Era casi medio día y a esa hora el calor era insoportable, por lo que no debía de haber nadie sacando agua. De inmediato, Jesús le dijo: “Dáme de beber”. A lo que la samaritana le contestó: “¿Y cómo es que tú siendo judío me pides de beber a mí, que soy samaritana?” La pregunta vino debido a que los judíos y los samaritanos no se trataban entre sí. Jesús le respondió: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice dame de beber tú pedirías de él y él te daría agua viva”. Jesús sabía quién era esa mujer. Sabía que venía a esa hora del mediodía a sacar agua porque era la hora que menos gente acudía al pozo por el gran calor que hacía, y ella no tenía mucho roce con el resto de sus compueblanos por la fama que había creado su estilo de vida particular. 

Los samaritanos eran religiosos en extremo, y rechazaban las costumbres que esta mujer había adquirido en su vida en general, pero Jesús no se fija en las apariencias, ni en el qué dirán. Sabe reconocer los talentos, el corazón y la mente de cada criatura que ha sido señalada para salvación. Tenía ese día que encontrarse con esa mujer que haría un trabajo que ni los discípulos ni nadie conocido por él, podrían hacer para su ministerio. El que escudriña los corazones y nos conoce mejor que nosotros mismos, escogió la misionera perfecta para llevar el mensaje de salvación a Samaria. Nadie lo hubiera hecho mejor. Esta mujer, con un pasado oscuro, lleno de pecaminosidad, y con un presente incierto, fue escogida por el Señor para dar un mensaje de vida, para vida eterna a la gente despreciada por los judíos. Por ella, el mensaje del Salvador llegó a Samaria, y por alguna razón, que solo Dios conoce, Jesús no hizo milagros en esa ciudad. Aún así, los samaritanos pudieron beber del agua de la vida. En la conversación, Jesús le dice a la samaritana: “Si conocieras el don de Dios y supieras quién es el que te dice, dame de beber, tú le pedirías a Él y Él te daría agua viva”. La mujer le dijo: Señor, “No tienes con qué sacarla y el pozo es hondo. ¿De dónde pues, tienes el agua viva?  ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob que nos dio este pozo del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?” Respondió Jesús y le dijo: “Cualquiera que bebiere de esta agua volverá a tener sed, pero el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para vida eterna”. Dice más adelante el texto bíblico, que muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en Él por la palabra de la mujer que daba testimonio. 

Este asunto del agua es importante desde todos los aspectos y ángulos que se mire. El agua es un importante compuesto para la vida de los seres humanos, de las plantas y de los animales; es el denominador común del alimento que consumimos y la alimentación. Es conveniente mencionar de paso, que los seres transformados y glorificados como lo fue Cristo resucitado no llevan sangre en las venas. El cuerpo glorificado del Maestro derramó hasta la última gota de sangre en la cruz del Calvario, en su lugar, agua de vida, hinchió las venas y circuló originando una nueva vida gloriosa, como la savia de las plantas. 

El concepto sin sangre es parte del Evangelio eterno, y se explica en Primera de Corintios 15:50: “Ni carne ni sangre, heredarán el Reino de Dios”. Tanto la carne como la conocemos, así como la sangre, son elementos del cuerpo pecaminoso que no van a subsistir en el nuevo Reino. “Ni lo que se corrompe heredará lo incorruptible”; “El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios”. Jesús añadió: “Si os he dicho cosas terrenas y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?” Mientras estemos en esta tierra, con este sistema, y bajo la ley del pecado, el agua es vida y la necesitamos constantemente para muchas funciones de salud, higiene, y alimentación. Como señalé al principio, el agua viva es un transporte perfecto para llevar alimento y oxígeno a las células de nuestro cuerpo; oxígeno que es vital para los órganos y el cerebro. Así también se constituye en vida para las plantas que nos sirven de alimento. El agua pura es uno de los 7 grandes remedios de la naturaleza y tiene la capacidad de limpiar nuestro organismo interna y externamente.

Cuando Jesús le dijo a la Samaritana que el agua pura que él le ofrecía saciaba la sed para siempre, se refería al agua de vida que es Cristo y su Palabra. Lo primero que hizo el Maestro, fue derribar las barreras sociales que se habían creado entre judíos y samaritanos. Le hizo saber a la mujer que conocía su vida, y eso no era impedimento para que un judío rabino no le hablara a una mujer samaritana. Lo próximo que le dejó saber fue que conocía su vida y eso no era impedimento. Esta mujer, aunque tenía un pasado de experiencias matrimoniales turbias, por su naturaleza y genealogía, había sido señalada para salvación. Ella era una hija de Abraham que necesitaba el agua viva para revivificar su espíritu turbado por las experiencias negativas de su vida. Jesús conoce a fondo nuestro corazón, y escudriña las intenciones del alma y las debilidades del cuerpo físico. Él sabe que el espíritu está presto, pero la carne enferma, y su intención es sanar tanto el cuerpo como el espíritu. 

Con solo unas pocas palabras, aquella mujer se convirtió en una misionera que supo hacer su trabajo y cumplió su misión a cabalidad. Los samaritanos retuvieron a Jesús, un rabino judío, por dos días, haciéndole preguntas y gozando de sus contestaciones. Cuando a la vista de todos, su caso parecía perdido, él vio en esta mujer samaritana aptitudes para lo bueno y no se podía equivocar. Ella demostró su fe, su alegría, y la seguridad de haber hallado al Señor. Su conversión maravillosa y positiva, quedará grabada en la historia para siempre, igual que cuando María perfumó los pies y el cabello del Maestro con el perfume más caro. Esta vez, fue la samaritana quién descubrió el agua viva de la esperanza de salvación, y preparó el camino para que el Ministerio de Jesús alcanzará a los habitantes de Samaria que tenían una sed incontenible, del Maestro y de la verdad.

Hay personas que no toman agua y tampoco saben que existe el agua viva que necesita su alma, ellos son “hijos de Abraham” y de la promesa, pero están perdiéndose entre los afanes del mundo, la lucha por la subsistencia, afanados por el exceso de trabajo, por los negocios, y por otros quehaceres que perturban el espíritu y no permiten que Jesús se acerque y les ofrezca el agua de vida que Él solo puede dar. Sí podemos aceptarlo, como lo aceptó aquella mujer y el pueblo de Samaria. El agua que Él nos ofrece nos promete que jamás tendremos sed, porque saltará en nosotros como una fuente de agua viva para vida eterna.

Secretos de la Naturaleza

Por: Dr. Norman González Chacón

Todos hemos cometido errores en la vida, hemos puesto nuestra confianza en los científicos de nuestro siglo, y eso nos ha costado la pérdida de conocer muchos de los más importantes asuntos de la naturaleza. Desconocemos muchos de los mas sublimes secretos del funcionamiento natural de todo lo que nos rodea, y eso es así porque la visión científica, no siempre nos lleva a las verdades absolutas y a conclusiones correctas.

Mucho se habla en ciencia de los elementos básicos y su papel en la química general de la vida vegetal y animal. Es mucho lo que tenemos que aprender de algo tan sencillo como lo es una simple planta, especialmente, si esa planta tiene fama de ser una planta medicinal.

Con frecuencia hago expresiones que pueden dejar perplejos a los mas avezados científicos de nuestra época, y una de estas es en relación con la química natural de las plantas medicinales. Digo en mis escritos: “Que todas las plantas medicinales son medicinales no importa el buen o mal uso que se haga de ellas, propia o impropiamente”.  Por lo tanto, la fama que las plantas naturales han creado en el mundo, por su efectividad para tratar diferentes condiciones de salud o enfermedades, es un asunto subjetivo que no necesariamente tiene que ver directamente con sus ingredientes activos predominantes, como lo han señalado una y otra vez los científicos de la botánica medicinal. 

La experiencia en la práctica de toda una vida de la Medicina Natural, me ha dado suficiente seguridad para tratar este tema y desligarlo de la tradicional fase científica, limitada al alcance del microscopio y de la probeta. “Una planta medicinal es una poderosa fuerza natural, que al igual que una bomba de dinamita, puede detonar y destruir un cáncer en menos de lo que se puede pensar”. Pero puede, no tener valor medicinal, si no se detona correctamente. El verdadero valor medicinal de las plantas, no se puede medir por su propia fuerza medicinal, ni por los ingredientes activos de la misma, ni por la fama que tenga al usarse para ciertas enfermedades.

Se trata de una sinergia muy particular que funciona bajo condiciones específicas y actúa siguiendo leyes naturales preexistentes en la planta misma. O sea, que, a diferencia de cualquier medicamento químico inventado en el laboratorio científico, el poder curativo de cualquier planta va mas allá del propósito para el cual se recomienda, no importa si está de acuerdo con la farmacopea que la respalda, o si por error, se utiliza inapropiadamente. Estas declaraciones, que algún día revolucionarán el medio científico cuando se puedan descubrir a ese nivel, son el resultado de mucho más de medio siglo de observación y trabajo directo con plantas medicinales aplicadas a gente enferma, con todo tipo de enfermedades y dolencias.

Todo comenzó a hacerme sentido cuando me percaté que algunos de mis primeros pacientes, regresaron agradecidos a darme las gracias por lo rápido que se recuperaron de sus condiciones, y me trajeron de regalo, una planta medicinal de las que habían usado para su tratamiento. Al verla, me di cuenta de que esa no era la planta que le había recomendado; volví a mirar las notas en el expediente para estar seguro, y confirmé que la planta que ellos usaron no era la planta recomendada por mí en la receta original. Esa no era la planta, y el proceso curativo se había realizado en relativamente poco tiempo, y el paciente estaba agradecido y gozoso por lo bien que le había ido. ¡No pude decírselo al paciente! Su alegría y convicción, no me permitieron aclararlo. ¿Cómo refutar la ingenuidad o desconocimiento del paciente, si la mejor prueba, la proveyó el enfermo mismo, curado y feliz?  De manera, que la equivocación en la planta indicada, para nada cambió el rumbo del tratamiento, que incluía un cambio en la alimentación, un cambio en los aspectos espirituales y mentales del paciente, y una terapia de plantas medicinales. O sea, que la supuesta equivocación en la selección de la planta indicada en la receta, para nada tuvo que retardar el proceso curativo. 

¿Cómo explicar ese fenómeno en términos de efectividad científica? ¿Cómo se obtuvo el mismo resultado con otra planta diferente? Científicamente podría no tener explicación, debido a la gran diferencia de la planta usada por el paciente y la planta que le había recomendado.  Los ingredientes activos de una no son los mismos de la otra y estuvimos haciendo comparaciones que nunca se encontraron en semejanza, ni se parecieron tan siquiera, pero los resultados fueron los deseados.

¿Cómo los resultados pueden ser los mismos? Esa es precisamente la razón por la cual mi práctica fue cambiando y en los últimos 40 años.  El éxito de mi trabajo, el tiempo invertido con el paciente, y la rapidez de los resultados obtenidos en el proceso curativo, se aceleraron y cambiaron el rumbo total de mi práctica y del diseño y composición de las fórmulas que diseñé para tratar cada condición. 

Nota: Actualmente, mis fórmulas se proyectan, no solo a la condición que tratan de acuerdo con su nombre, sino que cubren otras condiciones subyacentes que son parte de la enfermedad básica que se trata.

La premisa básica de mi experiencia está basada en el libro de texto que descubrí y estudié para basar mi trabajo en el campo de la salud. Tan pronto comprendí que la botánica de las plantas medicinales del mundo estaba clasificada por científicos que aseveraban que dichas plantas y hierbas estaban en la tierra por millones de años y que evolucionaban de siglo en siglo, me convencí de que el científico en su aseveración sabía de eso menos de lo que yo he aprendido. Mi libro de texto, La Biblia no va más allá de los seis mil años de la creación de la tierra, y clasifica las plantas en solo dos categorías: las plantas medicinales y las venenosas. 

La Biblia, me ha confirmado que todas las plantas medicinales sirven para curar todas las enfermedades, y que éstas tienen un origen común. Por esa razón, hay una medicina común para toda enfermedad. ¡Qué gran descubrimiento! Si lo hubiera investigado a propósito, no hubiera sido tan evidente. Para la mente científica es inaudito, no es científico, carece de evidencia, no tiene valor estadístico, ni rigor investigativo, pero es una verdad universal que trasciende el método científico y va más allá de la investigación humana. Es una de esas verdades que no nos gustaría descubrir, porque nos avergüenza como profesionales saber tan poco de tanto que Dios revela en su Palabra. Los elementos de la tierra: el agua pura, la luz solar, el aire puro, el alimento sano y las plantas medicinales, constituyen la totalidad de los factores curativos que la medicina necesita para curar enfermedades de todo tipo. Les aseguro, que el poder curativo de las plantas medicinales es tan grande y poderoso que pude ver y comprobar, y ver muchos tipos de cáncer curar total y rápidamente como consecuencia de la aplicación a tiempo, de las plantas medicinales y de su contraparte amplificadora: La alimentación adecuada a la condición, o el ayuno intermitente sustentado y sostenido. 

Aquí acabo de introducir el factor olvidado; la causa misma de las enfermedades que sufre la gente. El denominador común de las fatalidades de las que mueren la mayoría de los enfermos, porque las personas sanas, mueren de viejos, durmiendo en su cama, sentados en el sillón, recostados en el sofá. Pero los enfermos, mueren en el hospital, entubados, conectados, y esperando a la muerte con toda clase de alucinaciones y pesadillas, bajo los efectos de fuertes analgésicos químicos que los alejan de la lucidez que se necesita tener en esa hora crítica. Como señalé antes en otro artículo, dos veces muertos, pero aún respirando y en muchos casos, comiendo lo mismo que los fue matando y que los llevó allí. 

Volviendo al poder curativo de las plantas, es importante señalar que, en la naturaleza, existen plantas maravillosas para curar enfermos de toda enfermedad y dolencia. La botánica o fitología, es la rama de la biología que estudia las plantas bajo todos los aspectos, lo cual incluye: descripción, clasificación cómo distribución, identificación y el estudio de su reproducción. En la medicina natural se estudian unas 50 plantas medicinales, entre miles de otras plantas que también se pueden incluir entre ellas, pero por su gran variedad, hemos considerado unas 50 que resumen el poder curativo de todas las demás. En la fitología, se estudia la estructura, las características, las propiedades y las relaciones de las plantas y sus procesos vitales, así como su aplicación como remedios para condiciones de salud. A esta especialidad se le denomina como: botánica farmacéutica. La organización mundial de la salud escogió también 50 plantas medicinales en su publicación: “Estrategias de la OMS Sobre Medicinas Tradicionales 2014 – 2023”. 

Muchos de los avances de la medicina moderna tienen como fundamento la síntesis química de remedios naturales sacados de las plantas medicinales originalmente. El resultado de la aplicación de plantas medicinales para la diabetes dio lugar a la fabricación de drogas químicas que imitan la fórmula básica de la insulina vegetal, como consecuencia de aislar los ingredientes activos de la planta Momordica charantia que comúnmente se le llama, cundeamor. Solo este ejemplo para ilustrar cómo la moderna farmacéutica, en vez de usar la sustancia natural derivada de la planta, sintetizó el ingrediente activo de la misma y formuló la insulina química que es una hormona polipeptidasa formada por 51 aminoácidos, lo que la convierte en una poderosa proteína tóxica, que se divide en dos cadenas diferentes que pueden sustituir de forma provisional la falla del cuerpo en producir su propia insulina. 

Debido a que todos no somos iguales, la respuesta individual de cada ser humano es relativa a la hormona utilizada y siempre se pueden observar los efectos secundarios de la incompatibilidad que resulte de cada caso tratado. O sea, que no es igual la dosis en toda persona, ni se producen los mismos efectos. Por lo tanto, cada usuario debe vigilar los efectos secundarios, para prevenir las consecuencias del uso de insulina química sintética, que, a largo plazo, causa otras condiciones crónicas. Si tomamos cualquier caso que esté en etapas temprana, modificamos la alimentación de la persona y lo tratamos con plantas medicinales, nunca necesitará depender de la insulina porque su organismo responderá positivamente a la combinación de esos dos factores: la insulina de las plantas y la respuesta orgánica a una alimentación controlada. 

El ingrediente activo de la planta, en su medio natural que es la hoja verde, cortada fresca, tiene una cantidad de elementos adicionales que el ojo del científico no alcanzó a descubrir ni le interesó tampoco, y que se encuentran distribuidos en la clorofila, o pigmento verde de cada hoja, que, al entrar en contacto con el agua, se disuelven y actúan como una potente medicina capaz de iniciar los cambios orgánicos que se requieren para llevar a cabo el proceso curativo. Estos cambios pueden ser estimulados a realizar una génesis mayor y más efectiva cuando se elimina la ingestión de todo aquello que contribuyó a enfermar al paciente. Esta es la parte crítica y más importante para inducir en el enfermo, un proceso curativo de mayor efectividad y rapidez, y una responsabilidad personal de su propio caso, porque se establece la sinergia del cambio que hace la gran diferencia.

La mayoría de los médicos, naturópatas, curanderos, practicantes de la medicina natural, se esfuerzan en extremo en combinar las diferentes plantas y remedios que conocen, para lograr que el enfermo responda y se cure rápidamente. Algunos insisten en utilizar plantas o yerbas exóticas difíciles de conseguir, y costosas fórmulas o preparaciones orientales, destilados homeopáticos, y un sin fin de productos formulados por laboratorios de marcas reconocidas. Todo eso, tiene valor cuando se reconoce la calidad del producto y la efectividad de las plantas escogidas, pero falta algo bien importante, que no se puede pasar por alto, que es la alimentación del paciente. Tan pronto como el paciente comienza a usar las plantas medicinales indicadas por el profesional a cargo, combinado con una alimentación a base de productos derivadas de plantas, se nota el cambio curativo que comienza a sentirse desde los pies a la cabeza. 

Ese cambio, inicia una curva ascendente de progreso que puede detenerse y puede bajar en cualquier momento si no va acompañado de un cambio radical en la alimentación del enfermo. Muchos de los practicantes de la botánica medicinal no entienden esta parte, que, desde hace siglos, la definió el padre de la medicina, el gran sabio natural, Hipócrates. Éste, sabiamente lo definió en el siguiente postulado: “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina, sea tu alimento” 

Nada más cierto y efectivo, que combinar ambas cosas en un mismo tratamiento. Por el contrario, de no tomar en consideración la alimentación, las fuerzas naturales que potenciaron el cambio inicial cuando se comenzaron a utilizar las plantas medicinales, se detendrán y el enfermo perderá la batalla, tarde o temprano, porque no cambió la causa inicial que lo llevó a la enfermedad, a saber: La alimentación.  

Aquí está la clave del proceso curativo verdadero. Se trata de la combinación de los factores intrínsecos que se encuentran en toda planta medicinal, no importa su nombre, su procedencia, su uso recomendado, y sus propiedades curativas. También se requiere que el enfermo ingiera el alimento que necesita para lograr un proceso curativo absoluto. Entendiéndose claramente, que nunca se podrá conseguir un cambio curativo total, si la persona sigue comiendo lo mismo que los llevó a enfermarse: “Que tu alimento sea tu medicina”, va de la mano con la otra aseveración: “Nadie puede conseguir resultados diferentes, haciendo lo mismo”.

Estas sabias aseveraciones son leyes naturales expresadas en términos sencillos y específicos; la sabiduría de las ciencias del pueblo, se expresan en términos sencillos, pero que, en su fondo, contienen conceptos científicos de relevancia infinita que no pueden ser cuestionados por su natural trascendencia. Estos son dos principios naturales de gran valor en las artes curativas y son la esencia misma de las medicinas naturales para todo el mundo. Esos dos elementos, son la clave del éxito en todo intento para curar a un enfermo. Sin esos dos elementos unidos, no se puede conseguir la remisión de una enfermedad crónica, de un cáncer, de una condición autoinmune, ni de una condición degenerativa o desconocida. Es importante dejar aclarado, que el dominio de la botánica y del uso específico de las plantas naturales es un asunto importante, pero el dominio de lo que es una verdadera alimentación curativa o un ayuno sustentado y prolongado para curar una condición crónica, son dos elementos diferentes y factores de cambio que no se pueden ignorar cuando un enfermo quiere curarse.

Si lo ponemos en balanza lo uno es tan importante como lo otro, pero cuando exploramos los extremos, vemos que con el cambio alimentario podemos curar al enfermo, y con solo plantas no lo podemos lograr efectiva y permanentemente. Por lo tanto, ante la importancia de ambos factores, no podemos olvidar, ni por un instante, que nos podemos equivocar en la naturaleza de la enfermedad, en la capacidad del enfermo para llevar a cabo el tratamiento, en la selección de la planta indicada, pero no nos podemos equivocar en la alimentación indicada para el enfermo, porque no lograremos curarlo totalmente. Tampoco, que entienda, que el cambio en la alimentación y la nueva forma de seleccionar y preparar los alimentos, hacen la diferencia entre la salud perfecta y la enfermedad degenerativa.

 No podemos dejar la duda en la mente del enfermo curado, pensando que fueron las plantas medicinales o las fórmulas botánicas, o el médico experto, lo que curó su enfermedad. Si ese es el caso, muy pronto el enfermo curado volverá a enfermar de la misma enfermedad, y esta vez será más difícil llevarlo a un proceso curativo formal y efectivo. 

El enfermo curado necesita saber, sin lugar a duda de ninguna índole, lo que realizó la transformación de sus sufrimientos. Fue el alimento que comenzó a consumir y no únicamente las plantas medicinales recomendadas. Las plantas iniciaron el proceso e hicieron su trabajo: llevaron al organismo una serie de elementos minerales que realizaron una labor de limpieza orgánica, removieron la basura acumulada, y ayudaron a restaurar los órganos afectados. Sin embargo, el cambio grande de sentirse diferente, recobrar las fuerzas perdidas, y de iniciarse el proceso curativo total, es consecuencia directa del ayuno de todo lo que lo enfermó. En otras palabras, ¿Cómo es posible que al tratar un paciente con plantas medicinales, siga comiendo lo mismo que los enfermó y que no se le recomiende una alimentación a base de plantas?

Puede acceder a información adicional y otros artículos del Dr. Norman González Chacón en: http://www.drnormans. blog 

OVNIS IV… Preguntas y Respuestas

Por: Dr. Norman González Chacón

1. ¿Podría explicar un poco más sobre la forma de los platos voladores? Algunos dicen que son triangulares, otros redondos, otros, que dicen haberlos visto, que son circulares. ¿Cómo son en verdad? 

Es imposible que unos objetos triangulares, como los que presentan algunos documentales UFO, puedan desplazarse en el aire a velocidades que la vista humana no puede captar. Para dar una idea mejor de su forma, imaginen dos platos de mesa, uno sobre el otro; es lo más parecido que les puedo comparar de su forma. En la  parte de arriba tiene ojos como ventanas y en la parte de abajo, una compuerta que se abre en forma de estrella. La luz que irradian es la luz del sol reflejada en una superficie lisa, configurada por lo que parecen ser escamas pequeñísimas como lentejuelas unidas.

No olvidemos, que no son máquinas construidas en metal como lo son los aviones, son seres vivos, inteligentes, que conocen su misión y cada destino al que viajan en el espacio. Por esa razón, no necesitan un piloto que las maneje. Ellos se dirigen al punto que su misión los destina y pueden llevar pasajeros o carga de un lugar a otro. La velocidad que pueden desarrollar en trasladarse de un planeta a otro, que puede estar a cientos de años luz de distancia, la recorren en segundos, debido a que su diseño divino y velocidad de traslación es miles de veces mayor que la velocidad del sonido y de la luz, como lo hemos estudiado en la Tierra. Para ellos, no existe el factor tiempo ni resistencia; la fórmula física: distancia por velocidad es igual a tiempo, no les aplica a ese tipo de seres especiales del espacio universal, que Dios creó para que sus criaturas viajaran en el vasto Universo. 

Son inmortales, en la medida en que cumplan con las misiones encomendadas de vigilar y cuidar de los que se rebelaron con Satanás que resultan en serias amenazas para la Tierra y todo tipo de desastres: huracanes, tornados, terremotos, inundaciones, accidentes, y calamidades de toda índole. Tanto los buenos como los malignos tienen la misma apariencia al ojo humano cuando viajan a velocidades bajas que el ojo humano puede captar, o cuando los vemos detenerse en el aire, moverse y trasladarse de un lugar a otro. 

Estas malicias espirituales, como se denominan en la Biblia, refiriéndose a la flota de Satanás, están confinadas a la tierra y no pueden viajar a otros mundos que no hayan caído en pecado. Están bajo las órdenes de su capitán y comandante Satanás. Él mismo, en persona, es quien planifica sus misiones y estrategias terrestres. Durante el diluvio que inundó toda la Tierra de forma inexplicable para nosotros y para los científicos que no lo pueden explicar en sus términos acostumbrados, estos seres se mantuvieron en el espacio y no perecieron en el diluvio.  Tan pronto bajaron las aguas, regresaron y comenzaron sus obras malignas nuevamente. Ya habían estado antes, a raíz de la rebelión inicial en el cielo, por mil años confinados en el abismo.  Después que Dios los echó de sus lugares en el cielo, la Biblia los ubica en el espacio o abismo, (Tehom – Génesis 1: 2-7). Abismo en hebreo se denomina como tehom. También en Apocalipsis 9:2-11, y 20:3, se menciona ese abismo en el que estuvieron Satanás y sus secuaces por mil años después que fueron arrojados del cielo, hasta la creación de la Tierra (Lucas 8:31, Apocalipsis 17:8, Apocalipsis 9:1 y Apocalipsis 20:1). Esos mil años en el abismo debieron servir para que Satanás y sus ejércitos recapacitaran y se arrepintieran de su rebelión. 

Para facilitarle la transición, Dios puso el árbol de la ciencia a su alcance. Si se arrepentían y decidían vivir en la preciosa y maravillosa tierra creada, podían comer del fruto de ese árbol que los igualaba a Adán y Eva, los humanos de la tierra recién creados. Eso les permitiría vivir y reproducirse eternamente en esta Tierra de ensueño, única en la creación universal. Esa oportunidad que Dios abrió para ellos fue la muestra del gran amor paternal del Creador para sus criaturas; “no queriendo que ninguno se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento”. Aún con los que se rebelaron, Dios mostró su infinito amor.  Fueron ellos los que indujeron a Eva a comer del árbol prohibido. Algunos comieron y se humanaron, pero no se arrepintieron de su rebelión, ni de sus ideas.  Nuevamente, durante el milenio de descanso, estarán en prisiones eternas por mil años más. 

Estoy haciendo una distinción entre los dos tipos de seres extraterrestres que podemos encontrar moviéndose en el Universo: los que son del ejército de Dios y los que pertenecen a la rebelión de Satanás. ¿Cómo podemos saber cuáles son los peligrosos? “Por sus frutos los conoceréis”: por sus acciones se conocen sus intenciones y podemos descubrir si son de Dios o del enemigo. Hay legiones de ellos y su misión es de engañar, confundir, destruir, enfermar, y crear situaciones conflictivas que desaten iras, contiendas, separaciones, sufrimientos, guerras, y dolor a las personas, las naciones, y a las familias, que tienen posibilidades de salvarse y de vivir en armonía con las leyes humanas y con las leyes Divinas. Eso mantiene ocupados a los seres buenos cuidándonos y protegiéndonos de los ataques constantes de los malignos. 

En la Biblia, y por consiguiente, el mundo religioso participa del nombre que se les da, les llama ángeles, y de acuerdo a su misión se dividen en categorías de responsabilidad, de ejecución y mando. Cada tipo tiene funciones asignadas y específicas para cuidar de la tierra, del ambiente, de los animales, de las plantas, de las flores, y de cada criatura que vive, así también como de las aguas. Las categorías más conocidas son: serafines, querubines, ángeles, y arcángeles. En cada una de esas categorías de los seres que le sirven a Dios, existen subdivisiones de acuerdo con la misión que realizan y es por esa razón, que el ejército de Dios está muy bien organizado y los millones de seres que lo componen tienen un fin común: mantener el orden mayor posible dentro de la estructura de la creación que ha sufrido los ataques constantes de los malignos del ejército enemigo, comandado por Satanás y sus capitanes de guerra y de destrucción. 

Son ellos los que han creado todo tipo de calamidades sobre la tierra, accidentes y situaciones donde mueren niños y personas inocentes que tenían opciones de salvación, pero que, por sus actos o los actos de sus padres, pierden la protección de los seres angelicales divinos que no pueden ir más allá de la decisión de la voluntad humana. En esa categoría de calamidades están las enfermedades de todo tipo, que son el resultado de la falta de cuidado que se estila de la naturaleza, del ambiente, y del cuerpo humano, que sufre las consecuencias de todas las malas costumbres e influencias que los malignos han creado para culpar a Dios de toda calamidad que ellos han creado sobre la tierra y sus habitantes. El más grande y significativo daño, es a través de la comida que consumen, cuya base principal es la carne de animales que matan para consumo humano. De ahí surgen todas las enfermedades conocidas. 

Fueron ellos, los malignos, quienes inventaron las espinas, los abrojos, las plantas venenosas, las malas hierbas y bejucos que enredan las cosechas. También las enfermedades malignas y sus tratamientos a base de drogas químicas y tóxicas, haciéndole creer a la gente, que con eso se curan, sin embargo, muchos de ellos eventualmente mueren sin la esperanza de vivir saludablemente y salvarse. Esa trampa mortal, atrapa a miles de personas que mueren cada día sin la preparación ni el conocimiento del plan de salvación que Dios tiene para los que entiendan su Palabra y sigan sus caminos. En esa trampa caen muchos cristianos, que creyendo que Dios maneja esos medicamentos, y que pueden hacer milagros en sus vidas. Según dice la palabra: “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte” (Proverbios 16:25). 

La labor principal de los seres malignos es de confundir la verdad con la mentira. En la medida que un error se pueda introducir como un virus en las grandes verdades del conocimiento humano, ellos crean la información científica que lo comprueba. Toda la sabiduría humana está infectada por ese virus que se ha propagado a todo lo que existe. Por esa razón, a veces vemos que la maldad parece prevalecer y la injusticia se hace ver sobre la supuesta justicia de los hombres. Esa es la labor específica de los malignos, que también se dividen en especialidades y categorías: principados, potestades, dominaciones, capitanes, malicias espirituales, espíritus de error, inteligencias militares, especialistas en enfermedades malignas, expertos en estrategias de engaño, publicistas del mal, inversionistas de corrupción, maestros de la malicia, magos, hechiceros, engañadores de todo arte y oficio, burladores, despiadados, aborrecedores de lo bueno que todo lo pervierten, y amadores de los deleites y de la comida y bebida, más que de Dios. Esos también son los atributos de los seres humanos, que inducidos por los seres malignos se alimentan de la sangre de los animales que matan para comer. 

Los seres humanos que siguen sus pasos les sirves de medio para llevar a cabo su obra macabra que se propaga en el mundo bajo diferentes nombres religiosos, confundiendo la verdad que ha sido mezclada con el error y sazonada con todo tipo de mentiras disfrazadas. La Biblia los denomina: “Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad” (2 Tesalonicences 2:7),  que obra desde el principio y que estará activamente actuando hasta el mismo fin del mundo. 

 Estos espíritus inducen a la gente a todo tipo de creencias erróneas, al egoísmo sin límite, a pasiones desenfrenadas, al engaño, a las guerras, a la codicia desmedida, a la avaricia, al robo y al asesinato. Su norte es el engaño y hace a todos dudar de la existencia de Dios y de los santos seres de bondad que están todo el tiempo interviniendo para evitar todo tipo de accidentes y catástrofes que ellos provocan tratando de afectar, de la manera que sea, a los fieles hijos de Dios que le esperan ansiosos en la tierra para su rescate. Sobre esos es que concentran su atención tratando de dañarlos o engañarlos de la manera que sea. Si no fuera por la constante intervención de los seres buenos de luz que cuidan a los señalados por Dios para salvación, serían destruidos y barridos de la faz de la tierra. Aún así, algunos de los señalados, a veces sufren el impacto de la maldad de estos seres malignos porque descuidan sus acciones, se envuelven en actividades ilícitas mundanas, descuidan la comunión y la oración, y sobre todo, comen como come el mundo; por eso son víctimas de sus propias acciones. De esa manera, dan oportunidad a los malignos para intervenir en sus vidas y complicarlos con los negocios y cuidados de la vida, abriendo la puerta o atrayendo accidentes, y  enfermedades que están a la puerta. 

2. ¿Qué pueden hacer las personas que quieren salvarse de los ataques de estos seres malignos?

Primeramente, debemos conocer los requisitos que Dios ha dispuesto para salvar a su pueblo escogido: Todas las leyes de Dios están diseñadas para preservar la vida, la paz, la seguridad, y la salud de todas sus criaturas, por lo tanto, debemos conocer Sus Leyes y obedecerlas. El refrán popular que se ha propagado en el mundo cristiano, “que la gracia de Cristo nos salva con solo creer por fe”, es una de las verdades a medias que el rebelde ha creado sobre una verdad absoluta que ha sido degradada para engañar. A base de eso, es que han crecido muchas iglesias falsamente llamadas cristianas (ver Efesios 2:8 y 9). Jesús dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14: del 15 al 31) También señala: “El que dice que me ha conocido y no guarda mis mandamientos, el tal es un mentiroso y no hay verdad en Él” (1 de Juan 2:4, Juan 14: 9). 

En el blog, hay un tema que revela las tres grandes doctrinas de error que han sido introducidas en el evangelio por la iglesia cristiana, según la parábola de Mateo 13. Esas tres doctrinas, han sido enseñadas en las Iglesia por siglos, como parte del evangelio, para engañar a los fieles señalados para salvación y que se pierdan, creyendo errores introducidos con el fin de desviar la mente de la verdad. Se les facilita la salvación al extremo, que se pierden. Desde los tiempos de Martín Lutero, el reformador, hasta el día de hoy, esas mentiras disfrazadas de verdades, han persistido en la Iglesia cristiana y son las responsables del estado de tibieza espiritual que atraviesa el cristianismo, y de la pérdida total del don de sanidad que caracterizó a la Iglesia en los primeros siglos de la historia. Sabemos que ese don ya no existe en el seno de esta. Actualmente, los enfermos en vez de ser curados por la mano divina, en la iglesia, son enviados a los hospitales, donde los inducen en el uso de drogas y los desvían del verdadero don de sanidad. 

El éxito de los malignos ha sido engrandecido por el misterio de iniquidad que ha extendido su control absoluto sobre la vida y la salud de todo el mundo. Hay cristianos, que no bien salen de los médicos, vuelven al hospital y nuevamente al médico y así sucesivamente pasan toda su vida.  Descuidan su alimentación, comen opíparamente, no se cuidan de las grasas, de las harinas, ni del azúcar, ni de las carnes que tanto daño hacen al cuerpo humano. Esas personas con su comportamiento y estilo de vida complacen al maligno, al verlos sufrir enfermedades que requieren cirugías, trasplantes de órganos, tratamientos constantes, transfusiones de sangre y uso de drogas tóxicas para toda la vida, una vez se logra esa dependencia, los dejan vivir por un tiempo, alegando que la medicina hizo un milagro con ellos, y luego los dejan a su suerte para que mueran agradecidos y complacidos en que se hizo todo lo que estuvo en sus manos por medio de sus tratamientos e intervenciones. 

Todas las drogas químicas, las transfusiones de sangre, los trasplantes y tratamientos clínicos, así como las anestesias, y las vacunas que reciben durante su vida, les llaman “regalo de vida”. ¡Qué irónico! Esas químicas poderosas y extrañas al cuerpo humano alteran el ADN original y transforman el genoma a tal grado, que van perdiendo la identidad divina con la que nacen, y se vuelven desconocidos para Dios y para los registros celestiales. La Biblia los clasifica como “nubes sin agua” “llevados de acá para allá por los vientos; árboles sin fruto, dos veces muertos y desarraigados”(Judas 12,13). Para fines de salvación, están muertos dos veces y no existen para Dios porque su genoma no coincide con su registro celestial. Son desconocidos en el cielo, aunque estén vivos temporeramente en la Tierra; hablan, algunos caminan y comen. Muchos de ellos fueron cristianos prácticos, que estuvieron en vías de salvación, pero para todos los fines, están muertos dos veces porque su vida está dependiendo de las drogas que continúan usando; pierden su identidad divina y la salvación eterna. Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios”. (1 de Corintios 6: 19 al 20). “Si alguno destruye el templo de Dios, él mismo será destruido por Dios; porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes son su templo” (1 Corintios 3:17).

La ley de causa y efecto es una ley que nadie puede burlar y salir airoso. La ley natural es como la salida y puesta del Sol que se cumple cada día en cada criatura. A través de todo el texto bíblico, se encuentran las leyes de vida y las leyes de muerte. Son para todos, y nadie las puede ignorar sin sufrir las consecuencias naturales de su violación: “No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra” (Gálatas 6:7). Es ley divina para todos los moradores de la tierra. Dios no puede ser burlado, ni sus leyes ignoradas sin sufrir las consecuencias naturales de la desobediencia. 

Tan pronto alguien se descuida de sus responsabilidades con Dios, con su cuerpo, con su mente, o tiene enemistad con su prójimo, los seres malignos aprovechan para inducirlos a error. Crean enfermedades, accidentes y calamidades, en todos aquellos que resulten víctimas de sus propias decisiones. El más mínimo error, es usado en nuestra contra, y acarrea situaciones difíciles de resolver en nuestra vida. No es Dios quién castiga la maldad, es una ley natural de causa y efecto que está vigente siempre. Eso no se enseña en la iglesia cristiana, todo lo contrario, se ha propagado la falsa enseñanza de que Cristo sana y salva, que no importa lo que usted haga, si lo hace con fe, es recompensado divinamente.

Los enemigos de Dios son enemigos suyos cuando usted vive en su ley y su justicia. Estos aprovechan toda oportunidad que usted les dé para crearle dificultades, problemas y enfermedades. Así lo envuelven en la dinámica negativa de las drogas, de los medicamentos y de los hospitales. Cuidar el templo de Dios que es su cuerpo, lo librará de la influencia de estos seres de maldad que aprovechan toda oportunidad de debilidad suya, para meterlo en problemas de todo tipo, y las enfermedades son su arma preferida, porque lo afectan de por vida.  Por esa razón, tenemos que reconocer y aprender a identificar a los seres de luz que nos cuidan y nos libran de los malignos que tienen la encomienda de enfermar y destruir, de engañar y de confundir la verdad con la mentira. ¿Como los podremos vencer? Muy fácil: Viviendo y actuando en conformidad con las leyes divinas de vida y salud, los mantenemos alejados y no les damos oportunidad de hacernos daño, ni de caer en ninguna de sus trampas maliciosas. La verdad nos libera y la fe nos eleva y nos revela cuando estamos siendo tentados por los malignos. “Porque os es necesaria la paciencia, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa” (Hebreos 10:36). “Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales…” (Efesios 6:10 al 18), (Lucas 12:3 al 7), (Lucas 4:10 al 11). 

3. ¿Por qué la Iglesia Cristiana no habla de estas cosas a sus feligreses? 

Porque nadie puede hablar de lo que no entiende, y la iglesia cristiana ha perdido el rumbo de la salvación desde que cambió los mandamientos de Dios por mandamientos humanos y tradiciones de hombres. Tan pronto esto ocurrió, la presencia Divina comenzó a separarse y a retirarse de la Iglesia, ésta perdió el poder para convertir del pecado, para sanar toda enfermedad, y para levantar de los muertos. Para eso necesita aceptar el llamado que el Ángel le hace a las siete iglesias del último tiempo, antes de la venida del Señor. ( Ver Apocalipsis, capitulos 1 y 2) “Mensaje a las siete Iglesias”. (Leer en este blog: La Llave de David I, II, III, IV y V).

OVNIS… Parte III

Por Dr. Norman González Chacón

Muchos de los profetas bíblicos tuvieron encuentros cercanos, avistamientos, o apariciones, en los que seres extraterrestres de ambos bandos, del bien y del mal, intervinieron de alguna manera, o interactuaron para bien o para mal. La confusión, que es común en este tipo de experiencias puede crear problemas de lenguaje, al tratar de explicar los detalles del encuentro y el mensaje, con palabras del vocabulario humano, lo que lo hace difícil en extremo. Si eso ocurre, es comprensible y hay que realizar un esfuerzo extraordinario para lograr entenderlo y poder explicarlo de manera que se entienda. Por esa razón, no se hace fácil descifrar las visiones del Apóstol Juan en el Apocalipsis, las visiones del Profeta Ezequiel, y las figuras de las visiones de Daniel. 

Existen en la Biblia unos elementos en común que justifican la forma en la que el profeta se expresa en su idioma imperfecto, tratando de explicar lo que ve en visión, para describir las figuras celestes, con palabras del lenguaje humano. La diferencia entre lo que el profeta vio y lo que expresa en su lenguaje, puede ser sencilla o diametralmente diferente a lo común, o a lo que no estamos acostumbrados a ver, ya que la ciencia de la teología no ha logrado descifrar la mayoría de estos enigmas o imágenes proféticas que fueron presentadas en visión a los apóstoles y profetas. Dichas visiones, tenían un propósito específico: Traer mensajes divinos al ser humano, mensajes que casi siempre son de amonestación o de reprensión de parte de Dios al hombre, a través de sus profetas escogidos. 

Tenemos que recordar, que, en el principio de la historia, Dios se comunicaba cara a cara con sus criaturas. Solo había un lenguaje, un idioma común entre Dios y el ser humano. En ese mismo lenguaje intercambiaron ideas diferentes, pero coincidentes, como en el caso de Eva y la serpiente.

Tan entendible y universal era el idioma, que la conversación entre estas dos criaturas que nunca habían compartido juntas se extiende a una argumentación formidable en la que la serpiente introduce sutilmente la duda en la mente de Eva, y ésta le riposta legalmente, basando sus alegaciones en el mandato Divino; tenían el vocabulario y un lenguaje en común para entenderse. La mujer tuvo la oportunidad de ganarle la partida a la serpiente, de salir airosa, a pesar de que estaba en terreno enemigo. Sus pensamientos, su convicción y su determinación estaban en juego, y si accedía, no tendría excusa ni razón para ello, porque su vocabulario y su pensamiento estaban en clara armonía con la voluntad Divina. Aún así, dominó su voluntad humana. Quería probar, quiso probar, y no tuvo excusa alguna para enfrentarse más adelante con su Creador. En su osadía, simplemente le echó la culpa a la serpiente. 

Más adelante en la historia, Dios, tuvo que confundir el lenguaje de los hombres en la Torre de Babel. Los idiomas que surgieron de ese desgraciado evento se circunscribieron a las experiencias diarias del trato entre hombres de diferentes etnias que perdieron el control del idioma original que trajeron de sus diferentes mundos. Ese era el idioma común con el cual, Dios mantenía comunicación con todos los habitantes de la tierra y de los otros mundos creados. Después de Babel, cada cual buscó a quién o quiénes hablaban su idioma, y se ubicaron en distintos lugares de la tierra, según el idioma que hablaban y entendían. Tal parece que Dios lo permitió así, para evitar la gran especulación doctrinal que hoy día caracteriza a la teología moderna de las diferentes denominaciones.

Todavía se encuentran las diferentes naciones con sus diferentes lenguajes en los lugares en los que se establecieron originalmente. Por esa razón, me veo obligado a hacer esta aclaración que desde un principio sostengo: ¡Que el lenguaje humano, en los diferentes idiomas que existen en la tierra, no es el medio perfecto ni propicio para hablar y explicar apropiadamente, los fenómenos celestes y la voluntad divina! Tampoco se han podido explicar con propiedad, los mensajes y visiones que los profetas recibieron de Dios, y que no pudieron transmitir claramente a través del lenguaje humano. Por esa razón, muchos de los traductores no han podido traducir correctamente muchos de los mensajes y revelaciones de Dios a los hombres.

Por eso, hay mucho que estudiar y tratar de aplicar y entender en el lenguaje de la Biblia. En otro artículo de este blog, titulado: “Las Dos Biblias”, hago un resumen corto de algo que no puedo explicar aquí para no complicar mas el asunto, Está claro, que los “entendidos,” entenderán,  y podrán descifrar el mensaje oculto en los símbolos de la Biblia. Estos mensajes se encuentran en las parábolas, en las imágenes lingüísticas, en los diferentes símbolos, en las visiones proféticas, y en las alegorías que se narran para que alguien, con la inspiración de la Espíritu Santa, las entienda, y pueda sacar el mejor provecho del mensaje Divino revelado a los entendidos. 

Al tratar de explicar lo que a muchos les parece inexplicable, abrimos la inspiración Divina al entendimiento humano, y rompemos la pared de separación que el pecado, la transgresión, y el distanciamiento que se ha creado entre el hombre y Dios sea mayor. Ese distanciamiento es el que ha creado diferencias entre la voluntad humana y la voluntad Divina. Uno de estos obstáculos, como señalé, es el factor del lenguaje humano que tenemos que sobrepasar, para alcanzar una comprensión más profunda y aceptable, de las grandes verdades encerradas en La Palabra.

Habiendo aclarado este punto tan importante, trataremos de explicar algunas de las escenas de las visiones proféticas que recibieron los siervos de Dios y que requieren una explicación mucho más clara y precisa de la que los teólogos, acostumbrados a la teología tradicional, constantemente ofrecen. Esto, porque la teología se ha desvirtuado al adoptar el método científico de las otras ciencias, y al tratar de explicar los fenómenos espirituales de la Biblia, que nada tienen que ver con los métodos humanos de probar una teoría, de establecer una hipótesis, y de probarlas científicamente, a la vez que sean aceptables a Dios. Si a la Biblia, se le puede tratar de esa manera, tenemos que preguntarnos: ¿Qué provocó la ira de Dios en un principio?, ¿Qué provocó un diluvio que inundó todo el planeta?, ¿Qué provocó la separación de Dios de la tierra?, ¿Qué provocó la confusión en la comprensión del plan divino?, ¿Qué provocó que las ciencias fallaran en encontrar la cura de las enfermedades?, y ¿Qué provocó el caos que hoy existe entre los hombres de ciencia y la teología divina? Es claro, que la teología no se puede estudiar utilizando el método científico porque se prostituye. 

Observen lo mucho que tengo que explicar para entrar al tema que nos interesa, y que de nada serviría saberlo si no entendemos su importancia en el mundo de hoy.  En el capítulo 1 del libro de Ezequiel, así como en los mensajes que estos profetas traen al mundo, saturados de figuras de su tiempo, nos toca traducirlos y trasladarlos a nuestro tiempo, para poder entender los temas que Dios le trae al ser humano, y su importancia trascendental.

Estas visiones presentan signos de tecnología desconocida para el profeta, que sólo pudo identificar en ellas unos círculos que parecían ser ruedas. La invención de la rueda se produce muy temprano en la historia, debido a que los rebeldes hijos de los hombres trajeron tecnologías espaciales de otros mundos a esta tierra. En Génesis 4:21-22, se habla de instrumentación y de implementos metálicos que se fabricaron desde un principio, así como de instrumentos musicales. Las herramientas que utilizó Noé para construir el arca eran instrumentos rústicos pero funcionales. Tengamos en mente que el barco flotó por 150 días y no hizo agua ni tuvo que ser reparado.

El primer capítulo del libro de Ezequiel, menciona la fecha exacta de la visión que le fue mostrada al profeta, así como describe cosas novedosas: “Y miré, y he aquí venía del norte un viento tempestuoso, y una gran nube, con un fuego envolvente, y alrededor de él un resplandor, y en medio del fuego algo que parecía como bronce refulgente, y en medio de ella, la figura de cuatro seres vivientes. Y esta era su apariencia: había en ellos semejanza de hombre. Cada uno tenía cuatro rostros y cuatro alas. Y los pies de ellos eran derechos, y la planta de sus pies como planta de pie de becerro; y centelleaban a manera de bronce muy bruñido. Debajo de sus alas, a sus cuatro lados, tenían manos de hombre; y sus caras y sus alas por los cuatro lados”. ¿Qué le fue mostrado al profeta? Exactamente lo mismo que vio el Apóstol Juan en Apocalipsis 4:6-7:  Un objeto volador que el profeta lo describe a su modo, debido a que no sólo lo ve desde afuera, sino que se le muestra el interior y los pasajeros que en la nave viajan, presentando sus diferentes caras o pareceres. 

Como explicamos anteriormente, las caras de animales que el profeta describe no deben ser traducidas o entendidas como animales, sino como “seres” porque en la realidad, no son animales. Aunque el parecido con estos cuatro animales mencionados confunde la apreciación del profeta y si yo lo fuera a describir, tal vez me ocurriría algo similar y de igual grado de dificultad en describirlo, porque son seres pensantes, inteligentes, dedicados, y leales, que representan sus respectivos mundos de los cuales proceden, y le sirven a Dios en diferentes misiones y gestiones, pero son “seres” y no debe ser entendido ni traducido como “animales”.  

Cuando el profeta describe las ruedas, en los versos 13 y 16, y una rueda mayor, que al verse desde abajo, desde la tierra, parece ser una rueda dentro de otra rueda, se refiere a la formación en línea y secuencia en que se mueven estas naves vivas. La clave está en los versos 19-20 que concluyen de la siguiente manera: “el espíritu de los seres está en las ruedas”, La fuerza del movimiento, está en las ruedas que en nuestro lenguaje llamaremos: “platos voladores”, pero que explicamos en el artículo precedente: OVNIS II, que son seres vivos inteligentes que conocen el universo y su misión.

Veamos algunas frases descriptivas que confirman su apariencia: “Su parecer era como de carbones de fuego encendidos” ¿Cómo podía una persona de esa época describir algo tan inusual y extraño como lo son estos seres? ¿Cómo podía comparar su apariencia física a otros seres o animales? ¿Como podría describir su existencia? ¿A qué cosas conocidas por ellos podían compararlos? Si después de verlos personalmente y recibir su mensaje, se me hace muy difícil describir para ustedes su especial apariencia, su vestimenta y color de su vestidura, si es que estaban vestidos, su piel, el resplandor de su presencia producido por la luz que emana que parece una lámpara de fuego, y todo lo demás que el profeta señala y el traductor interpreta.  Al tratarles de describir la visión de unos seres que el profeta menciona como “Una gran nube con un fuego envolvente, y en derredor de él, un resplandor, y en medio del fuego, una cosa que parecía como bronce refulgente”,  “Y en medio de ella, figuras de cuatro animales” puedo ver la descripción de lo que conocemos en nuestro tiempo como un plato volador brillante, con el centro abierto, donde se puede ver adentro, el color ámbar de su interior, donde viajan, los cuatro pasajeros que el profeta vio.

La apariencia o comparación a animales, que el profeta hace, es propia de la simple imaginación del vidente y la incapacidad del traductor en hacer lo propio, que no tiene muchas alternativas entre todas las cosas que pueden ser y que el profeta vidente relaciona con algo conocido para él. Con todo eso, la descripción que el profeta realiza es entendible para mi que los he visto antes, pero jamás, con lo que he visto, yo llegaría a una comparación tal al describirlos en este tiempo. 

En el capítulo 10:9 del libro de Ezequiel, nuevamente la aparición impacta al profeta que ve cuatro ruedas junto a los querubines. “Y junto a cada querubín, una rueda, y el aspecto de las ruedas eran como de crisólito”. Si fuera yo a describir el color de la luz que irradian, diría algo parecido a una fuerte luz verde azulosa y brillante que emanaba de la nave y de las criaturas. Aún así, mi descripción no es precisa en decir cómo son y cómo se comportan estos seres. Algunos escritores del tema se refieren a “los hombrecitos verdes”por el color de la luz que irradian. Tampoco puedo describir su presencia en las distintas fases en que se presentan juntos, (verso 10). Las cuatro eran de una forma como si estuvieran una en medio de la otra. No se tornaban cuando se movían, como hacen las ruedas de los carros, sino que al lugar adonde se volvía la primera, iban las demás. Al ser seres circulatorios, las naves se mueven sin tornarse porque son circulares. No existe comparación posible con nada parecido en esta tierra que no sean los platos voladores que hemos visto surcar el espacio, o los “drones” que actualmente vuelan por el espacio, captando fotos de todo lo que alcanzan con su poderoso lente.

El verso 19 es más descriptivo de la forma en que se mueven y que se acomodan los seres angelicales en el interior del plato volador. No me convence mi propia descripción en mi idioma o lenguaje imperfecto tampoco. Pues yo, que los he visto abrirse en el aire, emitir una columna de aire como el torbellino del tornado, o como una tromba por donde suben o bajan sus pasajeros o viajeros, no encuentro las palabras propias para describirlos. Esta es la misión de escritura más difícil que he tenido que emprender para dar a conocer esta gran verdad. De esa misma manera, puedo describir la acción que pude ver cuando uno de estos platos se colocó arriba de un estanque de agua en la carretera 304 del vertedero de Lajas, Puerto Rico, y lanzó el torbellino al tanque y succionó toda el agua del estanque en pocos segundos, y luego se remontó en el aire, desapareciendo en el horizonte. ¿Qué hacían con esa agua? ¿Porqué en ese lugar, frente a mis ojos? ¿Cómo podemos predecir su aparición, sino acompañada de una luz poderosa que a las seis de la tarde parecía que salía el sol de la mañana?

Vean ustedes y analicen mis descripciones. Lo difícil que se me hace convertir las palabras para que todos podamos entender cómo son, cómo se mueven, cómo abren las compuertas bajo la cubierta que se abre como una estrella de mar de cinco puntas.  Cómo cierra de forma hermética cuando va a arrancar sin hacer ruido alguno. Son una maravilla de ingeniería divina. Nada comparable a la tecnología humana. Pero muy parecido a las estrellas de mar que abren su compartimiento posterior en forma pentagonal.

Parece una locura tratar de describir en palabras, lo que por primera vez alguien, aparte del profeta, que lo hizo en las mejores palabras comparativas de su tiempo, y que yo no puedo describir con propiedad en el lenguaje nuestro, a pesar de toda la tecnología que he aprendido a utilizar en mi vida. Las películas de Hollywood que hemos visto que han creado los genios de la ciencia-ficción de nuestro tiempo, se quedan cortos en describirlos. Aún así, los genios del cine, que deben tener genes de los genios de la descendencia extraterrestre en su sangre, realizan estas producciones con mucha semejanza a la realidad. Con la diferencia, que crean las naves interplanetarias con materiales metálicos, en vez de hacerlos como lo son, seres vivos con forma de ruedas, platillos voladores, o naves que surcan el espacio a velocidades de diez o mil veces mas que la velocidad del sonido.

Nuevamente, insisto en aclarar lo difícil que es escribir algo que muy pocos han visto, que no es común ver, que no hay comparación con algo semejante que se pueda establecer su parecido, su forma, su estructura física, su cubierta, su comportamiento, y su piel, si se puede llamar piel o material del que están vestidos. Vean que es difícil para mí establecer una comparación con lo que conocemos en nuestros tiempos. ¡Qué difícil habrá sido para el profeta en su tiempo! Cuando el Profeta Elías fue trasladado, dice la biblia que vino a buscarlo un supuesto carro de fuego, según lo describe el texto de segunda de Reyes 2:11. “El profeta subió al carro en un torbellino”. Esto es nuevamente una confirmación de lo que he visto cuando el objeto volador gira a cierta velocidad y produce un torbellino o tornado de aire que forma un tubo escalera por donde suben o bajan sus ocupantes. En el caso del profeta Elías, la descripción es más sencilla y precisa, y por esa razón es más fácil de entender que no se trata de un carro de caballos volando. Esto debido a que en su tiempo el profeta lo comparó a lo más común según su experiencia.

Los dibujantes bíblicos lo han pintado como un carro de caballos del tiempo de Elías, volando en medio del fuego, que no es otra cosa que la fuerte luminosidad que caracteriza estos objetos voladores, que deslumbran como fuego. La traducción del concepto torbellino, o lo que entendemos como un tornado, es formidable para describir la tromba que forma el disco cuando gira a velocidades que el ojo humano no puede detectar. Esa es la forma en que los malignos crean tornados y huracanes que destruyen todo lo que encuentran a su paso.

Para poder describirlos, hay que verlos a la luz de cada época y circunstancias de su aparición, para el que nunca los ha visto, y que no ha presenciado su actividad en los cielos, su velocidad de traslación, su suspensión en el aire sin moverse, y su torbellino escalera, o manga de succión como los pude ver succionando agua. Al describir cómo ascienden en su centro, como si fuera un ascensor de aire o cuando giran a velocidades extremas y forman tornados que destruyen lo que encuentran a su paso.

En cada fase de su funcionamiento y en el desempeño de sus diferentes misiones o tareas destructivas, tendríamos que darle un nombre diferente, de acuerdo a cada función que desempeñan, tanto “los malos” como “los buenos”, separadamente. No olvidemos que son seres diferentes con diferentes intenciones, misiones, o encargos. Las tareas que desempeñan estos fieles siervos de Dios, aparte de cuidar de toda la creación y de sus criaturas, incluye vigilancia y control de los seres malignos para que no vayan más allá de lo permitido y hagan daños mayores a la tierra y a sus habitantes. Cuando el tornado o el huracán es creado por los buenos, su labor es de limpieza y descontaminación de las áreas por donde ocurre y nunca destruyen propiedades o vidas.

A medida que pasa el tiempo y nos acercamos al fin de esta dispensación de tiempo, la presencia divina se va retirando de la tierra y el poder de estos malignos aumenta en la misma proporción que Dios se aleja. Por eso vemos tantos accidentes, tanta maldad y violencia, tantas calamidades y desastres que les llaman naturales porque ocurren en la naturaleza, pero que no son naturales en esencia. Son calamidades causadas por estas poderosas fuerzas del mal cuando la presencia Divina se retira de una población en una ciudad o en un país. Cuando los habitantes del lugar se distancian de Dios y de sus mandamientos, de la presencia divina y de estos seres angelicales, querubines o extraterrestres, los malignos crean todo tipo de desastres, violencia y destrucción.