El Sello de Dios

Su Marca de Fábrica

Por: Dr. Norman González Chacón

Al igual que todo fabricante, Dios tiene su marca de fábrica para todo lo que creó en la tierra. La marca es una señal de calidad, de respeto y de perfección que nos indica claramente que un producto divino, salido de la mano del Creador no ha sido adulterado ni intervenido por el enemigo.

Cuando Satanás o los hombres manejados por su ambición y autosuficiencia engañosa, intervienen un fruto de la naturaleza, el producto pierde, o se altera el sello divino. De esta manera, se nos advierte del peligro que representan para la salud general de la humanidad los productos híbridos o manipulados genéticamente, así como los fertilizados químicamente que puedan resultar en una amenaza a la salud. Tan pronto un vegetal, una fruta, o una flor, es intervenida en su química natural, se desfigura el sello de Dios en el producto.

Es un hecho, que la marca o sello divino, se configura solo en la pureza y perfección del producto. Por tal razón, y para nuestra salud, toda fruta o vegetal que consumamos, debe presentar el sello divino, la marca de fábrica de Dios en su cuerpo, así como cuando vamos al mercado y escogemos los productos procesados y empacados por la marca que presentan en su etiqueta y que los identifica en calidad comprobada. Ese distintivo no lo creó el fabricante por nada. Cada compañía tiene su marca o emblema y responde por la pureza o calidad del producto que le ofrece la confianza al público de su buena fe en lo que sea que usted va a comprar.

Se puede apreciar patrón de estrella en la parte externa de la fruta, por debajo y en la parte interna al hacer corte transversal.

Desde el principio de la creación del universo, Dios ha estampado su sello, sobre todo lo que su mano divina ha creado para el disfrute y uso de sus criaturas. Todos tenemos que aprender a buscar el sello de la perfección divina en los frutos que consumimos para nuestra salud y energía. De lo contrario, es como alimentarnos de tóxicos peligrosos que afectan nuestra salud y nos quitan la energía vital de músculos y cerebro. 

Las flores de vegetales y frutas que han mantenido las características originales presentan el patrón de estrella de 5 pétalos.

Cuando un vegetal o una fruta es intervenida química o biológicamente, sus características alimenticias se alteran y nuestro organismo no reconoce las moléculas de algo que suma una toxidad en vez de alimentar. Nuestro sistema inmunológico es lógico y es inteligente y puede reconocer, cuando nos alimentamos correctamente, lo bueno y separarlo de lo que no es bueno. La mayor parte de las enfermedades que sufre la humanidad son el resultado de su alimentación. Cuando se consume la carne de animales muertos, hay muerte en nuestras células también. Nada muerto puede darnos vida, es una ley de la naturaleza. Pero las frutas y los vegetales que consumimos pueden también enfermarnos cuando no tienen el sello divino y están adulterados por la tecnología humana y se vuelven tóxicos al consumirlos.

El Sello de Dios en la Naturaleza

La única garantía es la marca inconfundible del sello de Dios en la naturaleza. El sello de Dios en la naturaleza es una estrella perfecta de 5 puntas que aparece en la flor y en el fruto de todo lo que hizo con su mano para nuestra alimentación y deleite. En Apocalipsis 22:16 nos da la clave de su marca de fábrica y se presenta, no a través de un mensajero, sino en persona: “Yo Jesús, he enviado mi ángel para darnos testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, y de la mañana”.

Es una estrella de cinco puntas, no de seis, ni de cuatro. Son cinco, como los dedos de la mano que todos en perfección debemos tener. Esta es la marca de fábrica del Creador y la vemos en cada flor del jardín, en cada fruta y vegetal del campo, en nuestras células madre, en el cielo, en el mar y en todo lo que Satanás no ha alterado ni adulterado. Tan pronto se adultera por la mano siniestra del agricultor o del agrónomo que injerta o hibrida las especies, el sello del Creador se deforma. También cuando se fertiliza químicamente en exceso, la marca se deforma o desaparece. Los seres humanos tenemos esa estrella en nuestras celulas; y nuestro cuerpo, forma una estrella cuando lo vemos de frente. En el Génesis, se habla de gigantes de seis dedos que fueron resultado de la primera fase de hibridación entre seres extraterrestres venidos a la tierra con Satanás y los hijos de Caín. 

Debemos examinar la marca de fábrica de todo lo que consumimos para estar disfrutando de buena salud, en un mundo donde reina la enfermedad sobre los seres humanos y no hay otra manera de curarlas que no sea cambiando la manera en que se alimentan. Cuando logramos frutos con la estrella perfecta, podemos comprobar que el sabor es mejor y diferente al resto de las frutas de su especie. Por voluntad divina; de cada árbol o planta que el enemigo interviene, un pequeño por ciento de la fruta que produce, menos de una décima parte conserva sus características originales y presentan el sello del Creador. No son las más grandes ni atractivas, pero son las más apropiadas para nuestro consumo cuando no existen alternativas de frutas y vegetales puros. Si las tenemos que comprar en el mercado, es menester que exhiban la marca del Creador sin deformaciones ni defectos visibles. No son perfectas ni saben igual que las genuinas, pero si es lo que podemos conseguir, debemos escogerlas, no por el tamaño y la apariencia, sino porque tienen el sello del Creador y esa es la única garantía que nos queda. Al fin, es nuestro dinero y nuestra salud lo que está en juego, y no debemos escatimar ni comprar lo que primero se nos ofrece.

La papaya al igual que otras frutas presenta el patrón de 5 o pentágono en el exterior y en el interior.

Algunos agricultores al escoger los frutos para llevarlos al mercado desechan los más pequeños y los dejan para alimentar los animales, o los venden a menor precio en mercados pobres. Esa es la fruta o vegetal que debemos procurar conseguir. Si observamos cuidadosamente, veremos que tienen la estrella perfecta de 5 puntas.  

Nota: Desde el mismo principio de la historia, Satanás ha usado a los hombres para desfigurar la obra perfecta de Dios. Jesús lo hizo saber a sus discípulos en la parábola del trigo y la cizaña de Mateo 13:28 “Un hombre enemigo ha hecho esto”  La mezcla del trigo bueno que Dios hizo perfecto fue mezclado con el trigo silvestre (Lathyrus Cicera L.)(Cizaña) con el fin de cosechar trigo todo el año y en invierno. Esta cizaña surgió a raíz del pecado entrar en la tierra y afectó toda la perfecta decoración natural que Dios había puesto en el jardín del edén y que hizo aparecer yerbajos, espinas y abrojos por todo el suelo de la tierra. En Mateo 15:13, Jesús nos promete que: “toda planta que no sembró mi Padre Celestial, será desarraigada.” Mientras tanto, debemos cuidarnos de las espinas, de los abrojos y de toda planta que el enemigo ha intervenido para afectar nuestra salud. Hoy día, el trigo y los cereales que obtenemos, presentan una gran toxidad por la gliadina o glúten que contienen. El glúten, llamado diferente en cada uno de los cereales existentes afecta los cilios de absorción del intestino delgado cerrándolo a muchos nutrientes esenciales como el complejo B,sirve de pegamento y además,  y sirve de pegamento a la grasa para que se adhiera a venas, arterias y organos filtro del organismo, arruinando la salud en pocos años y espezando dañinamente la fluidez de la sangre.

Ese es el resultado de la hibridación que los hombres realizaron con la idea egoísta y satánica con la idea de fortalecer el trigo para sembrarlo y recogerlo todo el año, ya que la cicera crecía fuertemente en invierno.  Los injertos incluyeron otras variedades silvestres de títarros, lleros, vezas, cebada, centeno, avena, arroz, maíz y todo cereal que existe y que ha sido intervenido por la mano humana para propósitos puramente comerciales sin tener en cuenta los problemas de salud que ello representa.  Todos presentan la toxidad del proceso de transformación de las leguminosas que tanto daño le han causado a la humanidad que las consumen.

Lo mismo han hecho con las frutas cítricas, las universidades en sus estaciones experimentales agrícolas, cruzando las diferentes variedades entre si.  Estas frutas tan importantes para la obtencion de vitamina C de buena calidad, ya casi no se consiguen con la doble estrella perfecta, que es caracteristicas de estas.  En vez de vitamina C, este fruto híbrido, lo que produce es ácido ascórbico de la peor calidad.  Tan dañino a la salud como el gluten de los cereales y como los diferentes tóxicos que obtenemos de todo fruto intervenido por la mano del hombre.  

El Sello de Dios en el Tiempo

Dios ha identificado todo lo que ha creado, y ha puesto su marca de fábrica visible en la flor y en el fruto. El usa su matemática biológica para identificar todo lo que nos da salud y vida; Mientras que Satanás adultera todo lo que puede para enfermedad y muerte. Por ejemplo: los diez mandamientos son 10 porque son el resultado de dos estrellas de 5 superpuestas en su ley. Una ley simple que, en su esencia, cubre todas las leyes de los códigos civiles de las cortes de justicia del hombre. Cinco de los mandamientos son para mantener la paz y el orden de la familia de la tierra, y cinco se los reserva Dios para la relación del hombre con su creador. Es una matemática simple y perfecta que cuando la creemos y la obedecemos en ley, nos sirve de guía y control para todo lo que es bueno.

En medio de esa ley está el sello de Dios en el tiempo y la señal de la obediencia del hombre al Creador y dueño de todo lo que existe sobre la tierra. Se trata del descanso; de la pausa que debemos hacer para encontrarnos con el Creador cada siete días y cada siete horas de cada 24 que son para nuestro descanso diario. El descanso es una necesidad universal de todo lo que requiere armonía y que tiene vida. No se puede conciliar una buena salud sin el descanso adecuado, así como no podemos apreciar la música si no tiene los descansos requeridos. El silencio es descanso, y la naturaleza nos enseña las leyes del descanso. La tierra requiere del descanso periódico o de lo contrario, se enferma y no produce. Los árboles frutales que están en su estado natural y no han sido injertados, hibridados o fertilizados químicamente, dan su fruto por seis años, descansan de producir el séptimo año y luego reanudan su producción. (Éxodo 23:11) (Levítico 25:4). El descanso de la tierra es además un símbolo y estandarte del descanso de nuestro cuerpo que cada siete días debe reposar, aparte de las 7 horas de cada día que deben ser dedicadas al sueño y descanso diario.

No podemos olvidar que fuimos creados del polvo de la tierra, por lo que, además, nuestro cuerpo requiere de un descanso de cada siete años para desintoxicar, reparar, restaurar y recomponer el genoma de todo lo que lo afecta. Nuestra sangre requiere de ese descanso de cada 7 años para depurarse. Ese descanso séptimo-anual, debe ser una pausa de nuestro trabajo secular constante y debemos aprovecharlo para darle descanso al sistema digestivo y a los órganos de limpieza; ayunando y tomando agua pura en abundancia, alimento sencillo que no recargue los sistemas para que les permita depurarse de las toxinas acumuladas, de la grasa y de los residuos de proteínas no metabolizadas. O sea, que el séptimo año a partir  de nuestro nacimiento, y cada 7 años de nuestra vida, debemos detener un poco nuestra actividad para darle el requerido descanso a nuestro sistema orgánico-celular y permitir la renovación celular y llevar a cabo la limpieza orgánica. (Lev 23:32)

Los Árboles y la Tierra Descansan

Cuando por estar en la confusión bajo los procesos de la hibridación o manipulación genética, los arboles frutales pierden el ciclo de vida que les permite descansar el séptimo año, los frutos van perdiendo su sabor y vitalidad y con el tiempo bajan la producción, a menos que sea altamente fertilizado, y ese proceso, merma la producción,  la calidad y el sabor del producto. Antes de su tiempo natural, los árboles injertados cesan su producción y se secan o mueren. Lo mismo ocurre cuando la gente se alimenta de ese tipo de frutos: Se acorta la vida útil por la enfermedad, y mueren antes que sus antepasados que se alimentaron de frutas y vegetales puros.

Además, el bioma intestinal no puede adaptarse a la alcalinidad o acidez extrema de los frutos injertados que, de un mismo árbol o planta, pueden tener números opuestos y extremos de ambos lados del pH. También se pueden observar en estos frutos, que por estas y otras razones, no son bien digeridos ni metabolizados por el organismo humano y causan problemas digestivos como acidez, gases y malas digestiones.

Los azúcares naturales de la fruta se alteran y causan altos niveles de fructuosa que elevan la glucosa en personas diabéticas que han comprobado que ciertas frutas le suben los niveles de azúcar en la sangre. Eso no ocurre con frutas originales que muestran la estrella perfecta en su formación. Éstas pueden ser consumidas por los diabéticos sin que se alteren sus niveles de glucosa en la sangre.

Toda esta información, que es el fruto de más de medio siglo de experimentos y observaciones en el laboratorio humano y de la naturaleza, nos convencen de una mano perversa que ha intervenido en todo lo que Dios hizo perfecto para sus criaturas, y de un plan perverso para destruir tanto a la naturaleza como a los moradores de la tierra y los planes de Dios.

Dios hizo una división perfecta del tiempo para nuestra salud. De las 24 horas del día, debemos dedicar 8 horas al descanso, 8 horas al trabajo y 8 horas de asueto y diversión. De las 8 horas de descanso, 7 deben ser de sueño, y una hora para oración y estudio de la Palabra. De las 8 horas de asueto, 7 pueden ser de diversión y una hora de estudio y meditación.

Cuando aprendamos a dividir nuestro tiempo adecuadamente, y a escoger correctamente nuestro alimento, tendremos una mejor salud, más prosperidad económica y éxito en todo lo que hagamos en la vida. 

Vivir en armonía con el Creador y observar sus leyes, sus mandamientos y sus estatutos, es la bendición más grande que un ser humano puede tener en la vida porque se hace amigo de Dios y receptor de todas las bendiciones del cielo y de la tierra.

El séptimo día de la semana cae sábado y es el día que Dios escogió para terminar la creación descansando.  Él que nunca se cansa, descansó para enseñarnos la lección del reposo divino aún cuando no nos sintamos cansados. Ese día, el 7mo., debe ser de meditación, oración y estudio de las ciencias divinas de la Palabra, de observación de las bellezas de la naturaleza, de deleite espiritual y escuchar música sacra, así como de compartir esos encuentros con la familia y amigos cercanos que compartan nuestra fe y no nos saquen de la santidad del día con conversaciones de otros temas seculares. Jesús dijo que “el sábado por causa del hombre es hecho, y no el hombre por causa del sábado” (Marcos 2: 27-28) Por lo tanto, “queda un reposo para los hijos de Dios” (Hebreos 4:1-3, 9-12)

Las iglesias cristianas han cambiado el concepto original y han transgredido la ley divina cambiando el día de reposo del sábado al domingo y han obligado a los gobiernos a cesar labores el primer día de la semana. Ahora, por causa de esa desobediencia a la ley divina, existe confusión en cuanto al reposo semanal y muchos no comprenden lo que significa el verdadero reposo y la intención de Dios para ese día. Recuerden que en otro escrito titulado La Llave de David explicamos el problema de las tres mentiras que Satanás introduce en la iglesia y que permanecen hasta el día de hoy como si fueran verdades doctrinales.

El sello de Dios no cambia porque Él es el mismo ayer, hoy y siempre. Sus leyes son eternas y traspasan las fronteras del espacio y del tiempo. (Santiago 1:17) (Núm. 23:19) (Salmo 102: 25-27) (Isaías 43:10) (Filipenses 1:6). ¡Feliz descanso para todos!✯

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: