Las Tres Doctrinas de Error

Por: Dr. Norman González Chacón

Las tres doctrinas de error que un enemigo introduce al mensaje de la iglesia cristiana estaban profetizadas por Jesucristo y éste se lo advierte a sus discípulos en dos parábolas diferentes que les entrega el mismo día en una misma predicación.

Fue un largo sábado y Jesús estuvo desde temprano platicando con la gente y sanando enfermos. Mas tarde, subió a la barca y desde ese púlpito, comenzó a platicarles. La primera parábola que les habló fue la del sembrador y de los tipos de terreno donde cae la semilla. Luego les presentó la parábola del hombre que sembró la buena semilla en su campo. Aquí presenta el caso de un enemigo que, amparándose en la oscuridad de la noche, entra a la finca del Señor y siembra la mala semilla junto a la buena.

Esa mala semilla que antes de que la tierra fuera creada, entró en el ambiente celestial muy temprano y afectó de forma inesperada la paz del universo, causó graves daños a todos los habitantes de los mundos habitados.

Los efectos del fruto de esa mala semilla son: 

  1. Se produce la primera campaña política de la historia. Satanás se rebela contra Dios y tanto él como sus ángeles son arrojados del cielo. 
  2. Se altera el ambiente celestial con una revolución que nadie había visto jamás.
  3. Vagan por el abismo por mil largos años hasta que es creada la tierra. Se les permite entrar en la tierra y se les extiende una invitación al arrepentimiento. Aceptan convivir con la familia humana recién creada integrándose e interactuando con todos. Pero no se arrepienten de su rebelión ni cambian sus malvadas intenciones.
  4. Satanás siembra la mala semilla en la mente de Eva.
  5. Satanás siembra la mala semilla en el vientre de Eva.
  6. Siembra todo tipo de yerbajos, espinas y abrojos en la tierra, así como plantas venenosas y alucinantes.
  7. Siembra la enemistad entre los hombres.
  8. Mezcla semillas buenas con semillas malas para producir efectos dañinos en el cuerpo humano.
  9. Fomenta el asesinato de un hermano contra otro.
  10. Crea la duda del hombre contra su Creador. 

La siembra de la semilla de cizaña, que es una de las plantas venenosas de Satanás, en la plantación de trigo bueno, crea la primera versión de trigo híbrido. Según el agricultor que sirvió de instrumento para hacer tal fechoría, el propósito era que el trigo cícera que como planta silvestre crecía todo el año, fortaleciera la planta de trigo bueno que no daba fruto en invierno. Lo mismo le hicieron al centeno, a la cebada, a la avena, al arroz y al maíz. Por esa razón, estos cereales tienen componentes tóxicos y son dañinos e inflamatorios al cuerpo humano. (Apocalipsis 6:6). 

En la parábola, Jesús revela el misterio guardado por siglos, que aún no había sido revelado. 

“Un hombre ha hecho esto” (Mateo 13:28). Las mezclas de cizaña con los cereales más importantes que existían para la alimentación produjeron un trigo de inferior calidad, con un desbalance de nutrientes y una proteína tóxica que se adquirió de la cícera y que produce daño a los cilios de absorción del intestino delgado. Esta a su vez, produce daño a quienes lo consumen. Esa proteína, gliadina es el gluten que afecta al trigo. Cuanto mas se mezcla y se hibrida, mas tóxica se vuelve.  Jesús dijo que el trigo y la cizaña crecerían juntas hasta el fin del mundo, y que al fin, toda planta que no sembró el Padre será desarraigada (Mateo 15:13). Esa declaración nos trae la esperanza de que volveremos a comer del trigo bueno en la tierra nueva. Y que no tendremos que luchar en la finca con tantos yerbajos y plantas indeseables.

En Mateo 13:33 les relata la parábola de la levadura que una mujer escondió en tres medidas de harina hasta que todo quedó leudado. Esta pequeña parábola nos dice mucho: Nos habla de una mujer (iglesia) que puso levadura en 3 medidas de harina. La levadura según Jesús es una doctrina de error de los fariseos y un símbolo de la hipocresía de Herodes (Mateo 16:6,12 y Marcos 8:15). Las tres medidas de trigo son 3 doctrinas de error, por lo tanto, Jesús les adelanta que “una iglesia introducirá tres doctrinas de error farisaicas en la masa de creyentes, al extremo, que todo el evangelio quedará fermentado o adulterado. 

Efectivamente, así ocurrió y hoy en día, la iglesia cristiana participa de 3 errores graves que afectan el evangelio y que harán perder a millones de almas que han creído en el error, creyendo que es la verdad. En los días de Cristo, el adulterio se pagaba con la muerte del adúltero: el adulterio de la verdad causará la muerte eterna de millones de almas que han sido engañadas, y de otros millones que no han aceptado el evangelio por la hipocresía que envuelve algunas de sus doctrinas. Eso hace que el evangelio pierda la fuerza divina que le imprime la verdad del espíritu. 

La Primera Doctrina de Error

La primera doctrina de error que Satanás introduce a “la mujer” es la de la inmortalidad del alma. Le dijo a Eva en el Edén: “No morirás” y desde ese momento en adelante esa mentira disfrazada de verdad ha quedado en la mente de muchos que creen que hay vida después de la muerte. Es verdad que Eva no cayó muerta después de comer del fruto prohibido, pero con ese acto aseguró su muerte y eventualmente murió. Muchos creen que hay consciencia en los muertos y que nos observan e intervienen en la vida de familiares y amigos que están con el Señor y disfrutan del Paraíso si fueron buenos, o están en el infierno pagando por maldades y pecados.  Esta idea, introducida por Satanás en la persona de muchos escritores antiguos, fue saturando la mente de muchos, hasta que todos en cierto modo, creen en alguna de sus diferentes mentiras. Hemos escuchado, infinidad de veces, a pastores cristianos despedir un muerto señalando que Fulano ya está morando con el Señor.

La Abolición de Leyes y Mandamientos

La abolición de las leyes de Dios, que son eternas y cubren esta tierra y la tierra nueva porvenir, es la segunda doctrina falsa que “esa mujer” introduce en el evangelio. La abolición de los mandamientos, en específico el del descanso sabático semanal, que es el cuarto mandamiento de la ley moral y civil, no tiene justificación bíblica alguna. Al contrario, Jesús se expresó claro al respecto cuando señaló “no he venido a abrogar la ley ni los profetas… porque hasta que el cielo y la tierra perezcan, ni una jota ni una tilde perecerá de la ley, hasta que todo se haya cumplido”. (Mateo 5:17-20). Si Jesús no confirmó la abolición de las leyes, es porque son leyes eternas que estarán vigentes por toda la historia de esta tierra y serán la norma por la cual seremos juzgados. Pero no solo en esta tierra, si no en la tierra nueva, “de sábado en sábado vendrá toda carne a adorar delante de mí” (Isaías 66:23). Por lo tanto, son leyes para la eternidad y establecen el orden legal de la creación. La iglesia cristiana en general, enseña que algunos de los diez mandamientos fueron abolidos sin una base bíblica que lo sostenga. En Mateo 5:19 Jesús dice: “cualquiera pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aún de los mas pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos, pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos”.

Esta declaración directa de la boca del Señor a sus discípulos es otra evidencia más de la validez permanente de la ley. “Por que todos los que sin ley pecaron, sin ley también perecerán; y todos los que en la ley pecaron, por la ley serán juzgados” (Romanos 2:12). Sin ley no se puede imputar pecado, por lo que el Señor tendría que salvar a todo el mundo y llevar a su Reino a todos los que hacen maldad. Precisamente, esa es una de las tres doctrinas de error que predica la iglesia. La ley establece el orden, y la iglesia cristiana con su actitud hacia la ley, parece ampararse en el error, para no tener que obedecer. Aprovechando la ausencia del Maestro, la iglesia que se dice cristiana declara la abolición de los mandamientos y leyes de Dios.

Es pertinente señalar que las leyes que fueron abolidas en la cruz al Cristo morir, fueron las leyes de ritos y ceremonias de sangre que se establecieron en el desierto y que comprendían la matanza de animales, los sacrificios y ofrendas por el pecado, los holocaustos por los pecados de Israel y el sacrificio continuo de víctimas inocentes que prefiguraban la muerte de Cristo por los pecados de la humanidad. Al Cristo morir, que se constituyó en el cordero de Dios, no habría necesidad de matar más corderos, ni de victimas inocentes morir para saldar deudas personales de pecado. Esas leyes de ritos y ceremonias de sangre, fueron abolidas con la muerte Cristo en la cruz. Parece que la iglesia que se llama cristiana no ha entendido o no quiere entender este asunto tan importante. El apóstol Pablo lo expresa claramente en Colosenses 2:14, “Rayendo la cédula de los ritos que nos era contraria, que era contra nosotros, quitándola de en medio y enclavándola en la cruz”. Esa es la expresión del apóstol que fue llamado a predicar el evangelio de Cristo al mundo conocido, habla de la cédula de los ritos y ceremonias de sangre del pacto que hizo Dios con el pueblo de Israel en el desierto.  No habla de los diez mandamientos que, con su dedo, escribió en 2 tablas de piedra. Para el entendedor sincero, es una lógica sencilla que Dios no puede juzgar a los malos si no hay una ley que señale lo que está bien de lo que está mal. La saña de los pioneros del evangelio cristiano contra la ley de los 10 mandamientos es porque el mandamiento del sábado les recuerda a los judíos que habían hecho de ese día, una pesada carga de leyes propias, de cómo se debía observar ese mandamiento.

Dios lo había establecido en la creación, cuando hizo toda la obra creadora en seis días y descansó el séptimo día o sábado (Shabbat). Ese séptimo día es importante y significa conclusión, plenitud y perfección. Por esa razón en el Apocalipsis, vemos que el siete es el número dominante en todas las visiones proféticas que Jesucristo le muestra al profeta Juan. Jesús escogió ese día para hacer los más grandes de sus milagros y sanar a los enfermos. La naturaleza, en sus leyes, permite que la tierra y los árboles descansen un año de cada siete. Dios le ordenó a los agricultores dejar descansar los campos de siembra un año de cada siete. A causa de la hibridación satánica y de la fertilización química, los árboles han perdido, así como los seres humanos, la regla del descanso. La confusión sembrada por el enemigo no permite ese descanso tan importante, y por eso los frutos de la tierra son cada año que pasa, menos alimenticios y mas desabridos. 

La Tercera Doctrina de Error

La tercera doctrina de error que la iglesia cristiana sostiene en sus enseñanzas es la de la Salvación Universal. A pesar de que Jesús fue claro y señaló que muchos en su nombre predican y hacen milagros, pero él no los reconoce como hijos suyos, y los mandará al infierno, (Mateo 7:22-24) la iglesia cristiana sigue enseñando que “por la fe, todos son salvos en Cristo”. Esta herejía reclama una gracia salvadora que realmente solo existe en las enseñanzas de una iglesia corrupta que quiere imponer su voluntad sobre las enseñanzas del Maestro. La fe y la gracia que proclamó el reformador Martín Lutero en las 95 tesis y que han sido malinterpretadas por la iglesia cristiana, no da lugar a la abrogación de las leyes divinas.

Sola scriptura = sola-escritura

Sola fide = sola-fe

Sola gratia = solo por la gracia

Solus christus = solo a través de Cristo

Soli Deo gloria = la gloria solo para Dios

La fe y la gracia son dones divinos que Jesucristo otorgó a sus discípulos y por consiguiente a la iglesia que lleva su nombre. No descarta, en absoluto, la obediencia a las leyes divinas. Sus atributos indispensables del carácter verdadero del cristiano se forman como consecuencia de la obediencia por fe, pero eso no contempla la abrogación de las leyes eternas.

La doctrina de la salvación universal es una herejía creada dentro del seno de la iglesia cristiana por el enemigo que sembró la mala semilla en el campo del Señor de la viña. (Mateo 13) Con estas tres doctrinas se error, Satanás tomó el control de la iglesia cristiana y la lleva a perdición eterna. Por esa razón, la iglesia ha sufrido el desprecio de una sociedad que ve la iglesia como un movimiento arcaico que no contribuye en nada a las necesidades espirituales de la gente. En su lugar, las filosofías orientales han tomado el lugar de la iglesia y predominan en la mente moderna de la gente que prefiere la yoga, los ejercicios espirituales y la ciencia ficción que se presenta en el cine moderno. 

Las universidades que se amparan en la ciencia no cesan de ridiculizar y menospreciar los verdaderos valores de la iglesia cristiana y humillan a sus miembros y los tildan de ignorantes. Aún los profesionales de las diferentes profesiones, maestrías y doctorados que aceptan el evangelio cristiano son menospreciados por la clase científica que rechaza la creación por Dios y enseña la evolución de las especies. Las escuelas de teología supuestamente cristianas están cayendo en una nueva tendencia de creer en las invenciones del cine de la teoría del “Big Bang” creada por físicos enemigos de la verdad y amigos de Satanás. Ha sido Hollywood quien ha moldeado las mentes de la juventud de este tiempo en todo el mundo para imponer su criterio y ridiculizar la creación bíblica. Por sus errores conceptuales, la iglesia cristiana ha cedido la verdad y el cine y la televisión han tomado su lugar educando al Mundo en el error.

Al fin y al cabo, error por error no inducen a corrección y el Mundo se enajena de la realidad viendo filmes como la guerra de las galaxias e historietas ficticias que impactan las mentes jóvenes y confunden con errores y cizaña el trigo bueno. Satanás ha inspirado estos autores y productores de cine con tramas donde se presentan escenas semejantes a las que ocurrieron en la realidad (Ver nota). De estas tres doctrinas de error surgen muchas otras falsas enseñanzas que logran engañar a todos todo el tiempo. La invitación moderna a salir de Babilonia es ha salir de la gran confusión que se ha creado en el Mundo y que la iglesia cristiana no ha podido contrarrestar porque ha participado de los errores que el enemigo ha sembrado exitosamente para perdición de muchos.

Nota: De la rebelión en el cielo y de las situaciones que allí se crearon, así como en los mundos de los cuales procedieron muchos de los rebeldes que lo acompañan se han realizado muchas producciones en Hollywood. La realidad mezclada con la ficción de una mente satánica produce escenas impresionantes que saturan la mente de niños y jóvenes y ocupan el espacio que le corresponde a la verdad del reino de los cielos y de las maravillas que Dios prepara para sus criaturas. La verdad mezclada con el error es la principal arma del enemigo para confundir e inducir en las mentes jóvenes ideas falsas que hacen que muchos no deseen ir al reino eterno. 

Uno de esos errores que afecta a la juventud y que la iglesia cristiana ha propagado es que no abrá matrimonios en el cielo. Basándose en la contestación de Jesús a los Saduceos en relación a la resurrección, los jóvenes piensan que se quedaran solteros para la eternidad tocando arpa en una nube y vagando solos sin compañeros o amigos, y eso los preocupa de ir al cielo.

Precisamente el incentivo más grande de la juventud en ir al reino de los cielos, es la realización del ideal perfecto de las relaciones de familia que permitirá que todos los salvos veamos el plan de Dios para la familia humana realizarse en su máxima perfección. Los jóvenes solteros podrán encontrar su compañero ideal en el reino. 

Satanás intervino tan tempranamente para evitar que el Universo viera el plan de Dios desarrollado en la raza humana, que nadie tuvo la oportunidad de ver ese maravilloso mundo donde la familia humana crecería y se multiplicaría en el jardín del Edén repartido por toda la Tierra en perfección. “Cosas que ojo no vió, ni oído oyó, ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”. (1 de Corintios 2:9). El pecado entró muy temprano en el mundo. Nadie vio a la familia desarrollarse, a los niños nacer en perfección, al hombre emprender grandes proyectos, nadie pudo saborear los grandes manjares de los árboles que daban su fruto perfecto. Nadie pudo ver a la familia del cielo compartir con la familia de la Tierra como una sola familia. Nadie vio el plan de Dios desarrollarse en toda la plenitud de su perfección.

Ahora, y con seis mil años de experiencia con la raza humana creada, Dios perfeccionará su plan al máximo de sus infinitas posibilidades y nos sorprenderá con cada cosa que cree para la nueva tierra, con el nuevo gobierno divino, con la nueva escuela, con el nuevo sistema de salud, con la nueva iglesia, con la nueva familia, con los niños, con los abuelos y bisabuelos eternos, con el amor de pareja, con el amor de padres, con el amor de hijos e hijas de Dios en la perfección de la tierra nueva. Estas cosas que son solo las interpretaciones humanas de los que Dios está preparando para sus criaturas, nadie se lo querrá perder y disfrutar. Eso no lo ha enseñado la iglesia cristiana y con gran tristeza hemos visto a muchos jóvenes alejarse de los caminos de Dios y envolverse en el mundo porque no hay nada en el mensaje de las iglesias que los atraiga a luchar para estar en ese reino de paz, de armonía y de gozo, donde todos alcanzaremos nuestras mas altas ambiciones personales y colectivas, donde no tendremos que competir para ganar, porque ganaremos en todo lo que hagamos. “Cosas que ojo no vio ni han subido a la mente humana…” 

No podemos imaginar siquiera lo que será esta tierra en perfección.  No tenemos una escala comparativa para medir la perfección de Dios para sus hijos. No existe comparación posible entre una cosa y la otra para señalar y puntualizar esa futura experiencia; Presenciaremos las bodas más importantes del Universo. Las bodas de Jesús con María que será la primera fiesta que se celebrará a raíz de nuestra redención. Las bodas del Cordero están en el itinerario del Reino desde la eternidad y desde el Edén, “donde la familia de la Tierra y la familia del cielo se unirán para siempre”. Los que tengan el privilegio de estar allí serán “hijos e hijas de Dios”, nietos y nietas del Padre celestial: una familia, un Dios, un pueblo santo, un pastor, un solo rebaño, una verdad suprema y única. Un Dios de amor que vivirá y reinará entre nosotros. No más engaño, ni mentira, ni falsas enseñanzas, ni traiciones, ni enfermedades, ni enfermos, ni preocupaciones, ni angustias, ni dolores que empañen el ambiente de paz y de gozo espiritual. 

Sin estas calamidades, nos acostumbraremos muy pronto a ese mundo nuevo que Dios tiene preparado y muy bien planeado para todos los que venzan sobre el error y sean salvos por amor. “Cosas que ojo no vio ni han subido a la mente humana…” ¡Las veremos!… ¡Prometido! ¡Yo no me las voy a perder! ¿Y tú?

Para prepararnos para esa gran experiencia de vida, tenemos que ir mejorando nuestro carácter y nuestro estilo de vida, así como nuestra alimentación. No olvidemos que el primer y único mandamiento en el Edén fue de “No comer” del fruto del árbol de la ciencia y el primer pecado y desobediencia fue “comer” del mismo. Desde ese tiempo el asunto de “comer” es elemento vital de salvación y la iglesia cristiana no ha sido responsable con la salud de sus feligreses ni ha establecido la relación de la ciencia, del bien y del mal en ese asunto importante de salud. 

Por comer del fruto de la ciencia del mal la iglesia ha perdido el don de sanidad, se encuentra enferma, dependido de médicos, de hospitales y de drogas, cuando se supone que debe tener al Médico de los médicos para enseñarlo al mundo enfermo y que con solo levantar la vista y mirarlo, tendrían salud todas las naciones. ¨Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”. (Juan 3:14, 15) (Números 21:4-9, 21:6) La serpiente sigue mordiendo mortalmente al pueblo de Dios y la iglesia cristiana está incapacitada para defenderlos y evitarlo. Esto no es una crítica contra la iglesia, es la advertencia para que despierte, se lave los ojos con el colirio natural, vea la vergüenza de su desnudez, y se vista de la justicia divina que la justifique y la mueva a buscar “la puerta de la salvación para sus miembros” (Apocalipsis 3:18). El sistema médico moderno es la ciencia del mal de esta etapa de la historia. Pretende curar, pero no tiene medicina que cure las enfermedades que sufre la gente. Los entretiene con drogas tóxicas que producen otras enfermedades, que a su vez necesitan otras drogas cuyos efectos secundarios enajenan al usuario y lo esclavizan en su uso continuo. 

Las siete iglesias cristianas de este tiempo, han rechazado el poder sanador que les fue conferido por el Señor y han adquirido hospitales para delegar la salud de la gente, que muere bajos los efectos de las drogas y se pierden para siempre. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: