Perspectiva de Género Sus Implicaciones Sociales y de Salubridad

Por: Dr. Norman González Chacón

La perspectiva de género, según la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres y los Hombres, permite mejorar la vida de las personas. Esta perspectiva, ayuda a comprender más profundamente, tanto la vida de las mujeres como la de los hombres, y las relaciones que se dan entre ambos.

La Fundación Misión de Sanidad Sustentada, (Según sus siglas: “MISAS”), tiene una importante misión que cumplir en la sociedad moderna y en sus diferentes aspectos sociológicos de salubridad, de alimentación, de perspectiva de género, de educación, de comportamiento social, y de la espiritualidad libre, de los seres humanos. La visión panorámica de estos diferentes temas, y los problemas sociales que sufre el mundo, tienen un origen común que MISAS, trata de explicar y mejorar en su misión. Por esa razón, trata asuntos que puedan resultar ser altamente controversiales para muchos, pero, que por la necesidad misma del conocimiento y reconocimiento del problema, se analizan desde una perspectiva misionera de amplia cosmovisión y de empatía con todos. 

MISAS no hace excepción, ni discrimina por raza, color, género, nacionalidad, religión, o creencias particulares de clase alguna. 

La OMS dice que sexo, se refiere a las características biológicas y fisiológicas que definen a varones y mujeres. La Biblia señala que: “Varón y hembra fueron creados.” Estas son las dos categorías sexuales identificadas por los cromosomas  XY y XX. Estos son los indicadores biológicos de varón y mujer en base a sus cromosomas, sus funciones endocrinas normales y los genitales internos y externos. Los últimos avances de la ciencia genómica nos aseguran que las tendencias homosexuales no se pueden identificar por los cromosomas. Éstos responden directamente al sexo biológico. Según la Organización Mundial de la Salud, género se refiere a los roles socialmente construidos por los defensores de las mujeres, los comportamientos, actividades, y atributos, que una sociedad dada considera apropiados para los hombres y mujeres que la constituyen. 

De acuerdo a nuestro estudio, y más de cinco décadas de experiencia al respecto, las demás expresiones del sexo no biológico, son tendencias que no se derivan de cambios cromosomáticos, más bien, ocurren por desbalances hormonales que pueden controlarse con hormonas, hacia uno u otro sexo biológico. Algunos nacen con las tendencias preferenciales al sexo opuesto al que nacieron biológicamente, porque la saturación hormonal de la madre durante el embarazo, despues de la definición del sexo por los cromosomas, fue factor dominante en la identidad genérica preferencial. 

En otros casos, ciertos tratamientos con drogas esteroidales, el tabaco, y otras drogas estimulantes que alteran la tiroides. Las hormonas de crecimiento presentes en las carnes comerciales, en el huevo, la leche, y en otros alimentos goitrogénicos, como la soya, crean el ambiente interno propicio que estimula las hormonas del niño pequeño y las dirige fuera de los patrones normales del sexo biológico. 

En Mateo 19:12 dice: “hay eunucos que nacieron del vientre de la madre, y hay eunucos que son hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se hicieron eunucos por causa del Reino de los Cielos. Un eunuco es un hombre que físicamente es incapaz de casarse,  porque nació, se hizo a sí mismo, o lo hicieron eunuco. Su genitalia no existe, o es castrado desde temprano en la vida y no tiene participación sexual de clase alguna.

Por las razones expuestas, ninguna terapia de conversión puede funcionar a base de tratamientos psicológicos o de algún otro tipo de terapia, si no se trata el desbalance hormonal en su causa. Las causas pueden ser tan variadas como de individuos que la sufran, o sea, cada caso es diferente y requiere de un análisis individual, que no sólo tome en cuenta la patología existente, sino que se investiguen a fondo las posibles causas heredadas o adquiridas de los padres, antes o durante la concepción. Por ejemplo: Tratamientos hormonales de la madre para concebir o estabilizar problemas menstruales, tiroideos, obesidad, depresión, diabetes, el uso de drogas esteroidales y  también otros tipos de drogas como la marihuana, el alcohol, tabaco, o alguna otra sustancia que pueda influir en el feto en formación, y que pase la barrera placentaria. 

El uso de estimulantes sexuales y de drogas, como las que hemos mencionado, por parte del padre,  también se deben tener en cuenta para determinar la causa y tratarla, si es posible. Hay circunstancias en que el caso, no puede ser revertido, y tratar de hacerlo, puede ser una tortura innecesaria y un daño psicológico mayor al paciente. Hemos tratado casos, donde la terapia con hormonas naturales, ya sea con progesterona o con testosterona, dependiendo del caso, ha resultado en la completa restauración del desbalance. Muchos de estos casos, en varios meses de tratamiento, el mismo paciente se ha dado de alta y ha declarado su estabilidad emocional sexual y su diferenciación preferencial de acuerdo a su sexo biológico. En algunos casos, la madre había estado en tratamientos de fertilidad. En otros, había estado en tratamientos de pastillas anticonceptivas y no esperó el término recomendado, al quedar embarazada. 

Ocurre frecuentemente que el padre, o ambos, bajo los efectos del alcohol y/o drogas, han sido los responsables. En este tipo de casos la tendencia casi siempre es irreversible o mucho más difícil de tratar. Podemos concluir en base a esto, que algunos nacen y otros se hacen, o los hacen. Quiero enfatizar, que estos casos, no pueden ser tratados psicológicamente sin conocerse la causa física que produjo el desbalance endocrino. De nada vale inducir una terapia de conversión, si la causa fisiológica permanece. Por esta razón, cada caso debe ser analizado individualmente para que una vez se determina la causa, se trate el problema desde los dos ángulos: el físiológico y las consecuencias psicológicas, causadas por los factores sociológicos y familiares que hacen que la persona afectada se sienta diferente, se deprima, y piense que su caso es una enfermedad que debe ser tratada. Esto provoca que en muchos casos, se busque ayuda en el lugar equivocado y se maneje incompletamente su condición. 

Se cree que más de un 30% de la población mundial sufre de alguna de estas causas que mencionamos, pues existen otras causales que investigar a fondo, y la ciencia no ha realizado estudios profundos al respecto. Se trata de las hormonas de crecimiento y antibióticos que tanto éxito han tenido en la crianza de animales para consumo humano. Estas hormonas, en muchos casos sintéticas y derivadas de la carne, de la leche, de los huevos y hasta de la agricultura química actúan de manera inductora en el sistema hormonal de niños, hombres y mujeres. 

Hemos llegado a un nivel de uso en este tipo de estimulantes del crecimiento, que si se elimina su uso industrial, la industria cárnica fracasaría porque los precios de las carnes y derivados animales y subproductos, subirían considerablemente por el tiempo que tomarían en crecer estos animales en las granjas, y el costo de producción que eso representa. El uso de esteroides hormonales anabólicos, que son versiones sintéticas o artificiales de las hormonas sexuales como la testosterona, es otro factor que hay que tomar en cuenta. Según las fuentes científicas que lo han estudiado a fondo, el uso de los esteroides anabólicos ha sido asociado con una gran diversidad de efectos secundarios y terciarios que ponen en peligro la vida de las personas que los utilizan. Las consecuencias son: ataques al corazón, cáncer del sistema reproductivo: ovarios, matriz, próstata, así como cáncer del hígado. 

Debido a que muchos de estos efectos adversos graves, pueden ocurrir muchos años después de haberlos utilizado, no se ha podido relacionar una cosa con la otra. A los científicos que estudian estas áreas, ni les ha interesado ir más allá de los límites que ellos mismos se han impuesto para no afectar a los fabricantes de los mismos que son los que financian la investigación. Sin embargo, un estudio en animales encontró que cuando se exponen ratones machos a hormonas esteroidales durante una quinta parte de su vida, el resultado es un alto porcentaje de muertes prematuras. 

El abuso de esteroides interrumpe la producción normal de las hormonas naturales en el cuerpo, causando cambios, tanto reversibles como irreversibles. En los hombres, incluye una producción reducida de espermatozoides y deformación de los testículos, denominado: Atrofia testicular. Entre los cambios irreversibles, están la calvicie y el desarrollo excesivo de los senos (ginecomastia). En un estudio de fisiculturistas varones, más de la mitad que habían usado esteroides, tenían atrofia testicular, ginecomastia o ambas cosas.  

En la mujer, los esteroides anabólicos causan la masculinización general, disminución en el tamaño de los senos y la grasa corporal.  La piel se vuelve áspera, el clítoris se agranda, y la voz se hace más profunda como de hombre. Las mujeres pueden experimentar un crecimiento excesivo del vello corporal, crecimiento de la barba y caída excesiva del cabello. Estos efectos, en algunas personas son irreversibles. Estos son los efectos directos que se han encontrado en los usuarios de esteroides sintéticos, y en la población que consume carnes de granjas industriales que los utilizan en el alimento de sus animales. Muchos están presentes en los alimentos para consumo. 

Muchas personas piensan que la práctica de cocinar la carne de estos animales, hace desaparecer las hormonas y otros tóxicos, pero no es así. Las hormonas no se degradan con la temperatura, al contrario, se fijan a proteínas y son más difíciles de metabolizar por el organismo humano y en muchos casos, cuando abundan, dirigen la orquesta hormonal, hacia diferentes tendencias, todas negativas a la salud y a la normalidad del individuo.  

Uno de los problemas más comunmente experimentados son los diferentes descontroles de la tiroides, problemas que prácticamente sufre toda la humanidad. La tiroides responde a los estímulos de ovarios o gónadas. Estas glándulas se inhiben o se estimulan por retroalimentación, como consecuencia de las hormonas presentes. Tanto hombres, como mujeres, sufren los cambios que la tiroides ordena como mecanismos de funcionamiento general, de todo el sistema hormonal, que a su vez, afecta a todo el organismo. La glándula tiroides es como la computadora de un automóvil, que controla y muchas de las funciones del mismo. 

Cuando una mujer queda embarazada, todo su sistema hormonal está dirigido a la formación de la placenta y eventualmente del feto. Son las hormonas circulantes las que determinan el crecimiento normal o anormal del mismo. Es en esta etapa cuando se pueden producir los cambios, que confunden el sistema y causan que un niño, con órganos masculinos responda emocionalmente como una niña o vice versa. Es un hecho estadístico, que la cantidad de niños que nacen con diferentes anormalidades, aumentan cada año en la población mundial. La mayoría de estos problemas, son causados por los diferentes químicos de la alimentación, por las hormonas esteroidales, los fertilizantes y pesticidas químicos, así como de las diferentes sustancias o drogas utilizadas por ambos padres antes de la concepción, o durante la misma. 

La glándula tiroides es susceptible a todo lo que entra por la boca y pasa por la tráquea, a todo químico que circula en el organismo, y a todo lo que afecte las funciones sexuales y reproductivas de hombres y mujeres. Se afecta también por los componentes químicos de todo lo que se aplica en la piel, en el cabello, y hasta en los jabones y deodorantes que se utilizan. 

Por esa razón, los futuros padres deben cuidarse y desintoxicarse bien, por lo menos un año antes de planificar un embarazo. Todo medicamento, debe ser suspendido y sustituido por medicación natural que no produzca cambios ni efectos secundarios que puedan alterar el ambiente de la criatura en su proceso de formación, ni antes ni después del nacimiento. Es importante para su salud, y su buena formación física y mental, que sea lactado por su propia madre, aunque sea el primer año de vida, y que no sea vacunado en ninguna edad de crecimiento. Para más información con respecto a las hormonas y su salud, véase la revista “Alternativa Natural” titulada: “Las Hormonas y su Salud.” 

Por todas estas razones expuestas, y muchas otras más que por espacio y tiempo no hemos mencionado, el gran dilema del discrimen por género debe ser motivo de discusión en nuestra sociedad a la luz de los conceptos científicos que hemos expuesto, y no de los conceptos psicológicos o religiosos solamente. Tenemos que ir directamente a las causas, para comenzar por el principio y atacar el problema correctamente.  Lo ideal es adelantarnos y corregir de forma preventiva cuando se está a tiempo y se desea traer un niño saludable al mundo. Cuando se identifican las causas, sus efectos pueden ser tratados en su origen. De lo contrario, nunca tendremos la paz y la comprensión para los que se muestran o se comportan de forma diferente en sus vidas y actuaciones. La transgeneralidad sexual, emocional o física, es un factor que existe en el mundo desde el principio, cuando el ser humano comenzó a comer la carne de los animales. Por lo tanto, la transexualidad es un subproducto de la alimentación humana y del uso de drogas o medicamentos químicos que afectan las funciones hormonales de todos. 

¿Terapias de conversión? ¿Serán efectivas?

Se han estado discutiendo en todos los medios, las llamadas “terapias de conversión”. Su efectividad o fracaso para convertir, a los afectados por la confusión entre su sexo biológico y su preferencia natural espontánea, ha sido puesta en duda, entre personas de su misma preferencia sexual. Esta situación, que cada día es más frecuente en nuestra sociedad, en términos estadísticos, ha sido el motivo de que pastores y psicólogos cristianos, hayan intentado mediante persuación y terapias sesionales, cambiar o convencer al afectado de lo contrario. Esto es, ir en contra de lo que el instinto sexual natural del individuo le indica. El tema de las terapias de conversión ha llegado hasta las esferas legislativas en muchos países y se ha tratado de reglamentar o prohibir este tipo de tratamientos, por lo angustiosos y crueles que resultan para los que no pueden lograr su conversión emocional y preferencial de su sexo biológico. 

El tema, despierta interés social y mucha conmoción en la población general, que ve la disyuntiva familiar que se crea, cuando alguno de sus miembros presenta síntomas o tendencias homosexuales.

Muchos padres, desesperados por las tendencias homosexuales de sus hijos, los han rechazado y los han echado de sus hogares. Otros, los han aceptado porque son sus hijos y los aman, pero con la vergüenza social que les causa tal comportamiento que la sociedad y la Iglesia aún no entienden, ni aceptan, al igual que algunas familias tampoco. 

Es importante tratar este asunto sin prejuicios y analizando a fondo las causas, que sin saberlo, los mismos padres que los rechazan y que se avergüenzan, son en gran parte responsables directos o indirectos, conscientes o inconscientemente de la confusión que crea en un individuo, tener un sexo biológico, y sentirse que pertenece al otro. 

Es en este tema, vamos a ser, lo más justos que podamos. No es justificar tal conducta social o sexual, sino en analizar las diferentes causas de las distintas fases de la conducta homosexual y sus diferentes manifestaciones, que han recibido siglas que van en aumento según aumentan las diferentes tendencias y comportamientos. La información que damos, no es para justificar, ni tampoco condenar tales manifestaciones de la conducta humana, sino más bien, para que se entienda la causa y se tolere la presencia de los afectados, y se les brinde la misma oportunidad y el trato que merece todo ser humano, que se entienda de una vez, que todos en esta sociedad que vivimos, somos responsables de todo lo que ocurre en el mundo y debemos aprender a prevenir las causas para evitarle sufrimientos a nuestros hermanos; en otras palabras, tratar el asunto de manera preventiva. Las causas de las desviaciones en los sentimientos naturales de una criatura, son tan prevenibles como el autismo, el mongolismo o síndrome Down, la bipolaridad, el cáncer y muchas otras condiciones que sufren los niños que concurren en conductas que requieren cuidados especiales, por la discapacidad que presentan y que requieren una educación especial. 

En el caso de los afectados, ciertos tratamientos y terapias pueden ayudar a que el afectado y su familia entiendan que este es un problema creado por circunstancias específicas que se dan en la sociedad y que la medicina moderna al tratarlo, no justifica su existencia ni su rechazo tampoco. Es un error de la Iglesia, que cree, que con sólo tratarlo con oración, o persuación se va a resolver un problema fisiológico y emocional. Tenemos un gran reto social en evitar que ocurran las circunstancias que precipitan estas desviaciones, pero todos tenemos que responsabilizarnos en hacer nuestra parte y entender, que con nuestra conducta general: lo que pensamos, lo que comemos, lo que vemos o introducimos en nuestro organismo, afectará a las generaciones futuras inmediatas y a largo plazo. 

Estudios científicos realizados y publicados de la experiencia con el Dietilestilbestrol (DES), hormona estrogénica utilizada experimentalmente en Puerto Rico a principios de la década de los sesenta, puede haber sido responsable por muchos de los casos de cáncer y otros trastornos hormonales que han sufrido hasta tres generaciones posteriores. 

La diversidad no es un mal como muchos piensan: En el jardín hay muchas flores y todas son diferentes. No hay dos flores ni dos frutos idénticos en una planta, ni en todas las plantas del mundo, pero sus funciones dentro del marco de la naturaleza, son similares.  Los seres humanos, somos todos distintos, no hay dos iguales, pero nuestras funciones en la sociedad deben responder a uno de los siguientes patrones:  

  1. Género: hombre-general
  2. Género: mujer-general
  3. Género: divino universal
  4. Género: rebelde, hombre o mujer (con causa o sin causa) 
  5. Genero: obediente-hombre o mujer 
  6. Género: criminal-hombre o mujer 
  7. Género: transexual-con muchas variantes

La Perspectiva de Mi Género 

Basado en el respeto a la autodecisión que me asiste como derecho inalienable, bajo la Constitución Divina y la de los Estados Unidos de América, declaro: 

Que soy de género divino, que tengo un gran respeto por la diversidad de pensamiento de otros, como así exijo que se me respete el mío propio. Mi origen divino no me permite contaminar mi pensamiento, ni mi cuerpo físico, con sustancias tóxicas genéticamente modificadas, alteradas ni adulteradas en ninguna manera. Por la misma razón, trato de mantener mi cuerpo limpio y libre de sustancias tóxicas fármacos vacunas, drogas químicas, transfusiones de sangre y transplantes de cualquier tipo. 

De la misma manera, rechazo todo alimento proveniente de animales, de células humanas y de alguna manera híbridados o genéticamente modificados. Mi alimentación es totalmente basada en alimentos derivados de plantas. Me reservo el derecho de criar y enseñar a mis hijos en los mismos principios de vida, y exhortó a todo el que ame su vida y la de los suyos, a hacer de igual manera. Mis creencias en la creación divina, me dan la capacidad de amar y proteger en todo cuanto pueda al prójimo, no importa sus creencias religiosas, políticas o seculares. 

Creo en la perspectiva de género, y por tal razón, identifico a los seres humanos por su sexo natural biológico con el que nacen, y al hombre y a la mujer, como los pilares divinos de la familia humana. Entiendo, por la información que he recibido, que hay desórdenes biológicos hormonales que crean confusión en la identidad de género de muchos, y respeto su decisión de pensar y actuar de forma diferente. De la misma manera, que acepto su decisión, exijo, con todas las fuerzas y convicción de mi intelecto, que se me respete la mía. Esta es mi opinión y decisión de vida, la tomo y ejerzo libre y voluntariamente, de acuerdo a mi convicción y conciencia moral y espiritual, la cual ninguna ley o decreto humano, me pueden hacer cambiar.  

Nombre_____________________________________ Fecha__________________________________                              

Firma_______________________________________

Correo electrónico__________________________________________________                                                      

Nota: Usted puede compartir este documento firmado con nosotros, si usted es mayor de edad y si se identifica con nuestra organización.

6 comentarios sobre “Perspectiva de Género Sus Implicaciones Sociales y de Salubridad

  1. Estamos viviendo en una sociedad donde se han perdido los valores y ya no se le habla De Dios a los hijos en la casa y mucho menos en la escuela porque está censurado, y aún así hay esperanza para esta humanidad de tornarnos y dejar de darle la espalda a Dios.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: