«La Marca» y sus Implicaciones

Por: Dr. Norman González Chacón

Los hijos fieles de Dios tendrán que enfrentar pruebas muy difíciles en los últimos días de la historia de este mundo. Algunas no se podrán anticipar, ni posiblemente habrá mucho tiempo para prepararse a la vez que el enemigo de las almas usará toda su astucia para justificar sus engaños, engañar y si fuese posible vencer al pueblo de Dios con sus pruebas. 

La iglesia cristiana ha caído contundentemente en la trampa mortal de la vacunación. Se ha hecho cómplice del gobierno y ha exigido la prueba, las inyecciones, y el certificado de vacunación a sus miembros, sometiéndose a los mandatos del Estado, sin considerar el derecho que tiene cada ser humano a decidir por cuenta propia sobre algo tan importante como lo es la salud y la vida. Ciega y entregada a los caprichos del gobierno, ha actuado en contra de los más elementales principios de la justicia y de los derechos individuales. Su deber era defender a los que no se quisieran inyectar el veneno experimental, y proteger a los niños de algo que nadie puede garantizar ni asegurar que no será nocivo a la salud futura de ellos. Cayó víctima del engaño y sucumbió a los intereses del gobierno que usó y abusó del poder para llevar a cabo su obra siniestra. Si la vacuna hubiera sido la marca de la bestia de Apocalipsis 13, cosa que no sabemos ni podemos negar o asegurar, la iglesia cristiana se acobardó, se vendió, y traicionó a los fieles que no tuvieron la oportunidad de recibir su apoyo cuando más lo necesitaron. Otros, por la presión ejercida por la misma iglesia, cayeron víctimas de la opresión.

La presión mediática, del gobierno y de la iglesia hizo que muchos optaran por inyectarse el veneno mortal, para poder tener la marca (certificado de vacunación y Vacu-ID) en el brazo y en la conciencia y poder comprar, vender, viajar, ir a su trabajo, universidad y compartir familiar y socialmente. Si esta fuera la marca, muchos sellaron su destino para siempre y la iglesia cristiana fue cómplice de su sellamiento y de su perdición o desgracia, tal como lo asevera Apocalipsis 13, pues nunca en la historia del mundo se había impuesto algo semejante a la humanidad so pena de no poder comprar ni vender. Si este fue un ensayo satánico, una inmensa mayoría cayó en la trampa.

Si la inyección maldita fue o no la marca, tuvo todos los atributos y señales de esta, y la iglesia no protegió a sus miembros, ni les advirtió a tiempo. Al contrario, los indujo a tomarla en contra de la conciencia de muchos, a pesar de que estaban en duda ante la situación. Los miles que rechazaron el engaño pueden ser hoy día el remanente que no aceptó la marca diabólica del enemigo de las almas. Si esa fue la marca de la bestia, muchos cristianos se pueden haber sellado para siempre.  Eso lo sabe Dios solamente, y si fue un ensayo del demonio, le quedó exitosamente bien, porque logró imponer su marca en el 80% de la población del mundo. Por esa razón, el llamado de Dios es a salir de esas iglesias que no pasaron la prueba. “Salid de en medio de ellas pueblo mío, para que no seáis participantes de sus pecados ni recibáis sus plagas” (Apocalipsis 18:4).

Hay mucha gente sufriendo los efectos secundarios del flagelo experimental. Muchos han muerto y otros sufrirán de por vida las consecuencias. Vivirán el arrepentimiento fatal inútil, sin esperanza de curación o de salvación. Si esta fue la señal que Dios indica en Apocalipsis 13:16-17, la iglesia falló en advertirlo a sus feligreses y como quiera, es culpable del resultado. La justificación que el gobierno ofrece: “que por el bien de muchos, todos se tienen que someter, porque el bien común es más importante que los derechos de todos”, es un principio satánico que la iglesia no debió permitir y tenía que combatirlo con denuedo y valor frente al Estado. La dignidad del ser humano es inviolable y cada criatura tiene el derecho de defender su bioquímica individual.

Si los pastores cobardes no supieron defender las ovejas de los lobos rapaces, no pueden ser perdonados porque sus acciones tienen consecuencias presentes y futuras que afectarán a inocentes hasta la cuarta generación que cargarán el daño genético ocasionado. La gente sensata cuyos derechos fueron violados deben salir de esas iglesias porque los juicios de Dios caerán sobre ellas muy pronto: “Porque Dios traerá toda obra a juicio juntamente con toda cosa encubierta sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:14, Mateo 12:36-37, Apocalipsis 20 y Romanos 2), más sabrán que el juicio de Dios es en verdad contra los que hacen tales cosas.

Los juicios de Dios caerán y ya están comenzando a caer sobre esos pastores y esas iglesias que se convirtieron en centros de vacunación. Desde el gobierno, el Gobernador, el Secretario de Salud y todo el personal que colaboró en esta canallada, y la directora de VOCES, que aprovechó la oportunidad para amasar millones junto a todos los médicos que apoyaron la vacunación masiva y los medios de comunicación que se vendieron a la causa común, todos tendrán su recompensa porque Dios no hace acepción de personas y todo el que colaboró en éste crimen está marcado con la sangre de los inocentes que han muerto y con el sufrimiento de los que padecerán las consecuencias a corto, mediano y largo plazo. Daños que se irán acumulando en evidencia contra ellos y sus descendientes. Sobre los hijos y nietos, hasta la cuarta generación que sufrirán la alteración de su genoma, así también los juicios divinos alcanzarán a todos los que accedieron y colaboraron para marcar y doblegar a todos los que la recibieron por la fuerza. Cada cual recibirá la maldición de acuerdo con la responsabilidad que tuvo y tiene en esta obra maligna. Todos participarán del juicio que ya ha comenzado en sus faces iniciales. Los juicios de Dios caen sobre los impenitentes y no se hacen esperar. Los patronos que discriminaron con sus empleados, las instituciones, universidades y centros de estudio que no quisieron admitir a los objetores, todos recibirán su castigo muy pronto. Los juicios de Dios, no se dejan esperar. 

Esas toxinas que penetraron el cuerpo se alojarán en algún lugar diferente en cada persona, y tendrán efectos negativos en la salud de los que la tomaron y se evidenciarán cuando menos lo esperen. La ley de siembra y cosecha es universal y alcanza lo bueno y lo malo: “Todo lo que el hombre siembra eso cosecha” (Gálatas 6:7).  No se puede engañar a Dios ni esconderse de sus juicios. La sentencia está dada y los que se comprometieron en una causa genocida como esta, pagarán muy cara su osadía. Ya se están viendo los resultados y los médicos que se confabularon con el gobierno no quieren aceptar las incapacidades y muertes causadas por la inyección. 

La violencia que se sembró al obligar a muchos a recibir la inyección experimental tóxica traerá fuertes eventos de violencia, de enfermedades y de sufrimientos sobre los que la hicieron obligatoria. Los que las recibieron por voluntad propia también recibirán su retribución. Si alguno se salva de los resultados, es por una de dos razones: Porque recibieron un placebo durante el experimento y no sufrirán las consecuencias, o porque fueron inocentemente engañados por la propaganda mediática y gubernamental, y nunca sospecharon del peligro y del daño prospectivo. Esos últimos, Dios los tratará con misericordia y tendrá compasión de ellos en la medida de su inocencia y de su arrepentimiento. Dios traerá toda obra a juicio y cada cual recibirá de acuerdo con sus intenciones.

Pronto veremos los resultados de este experimento genético, a mediano y largo plazo. Muchos creen que el virus o la epidemia se exterminó por la acción de la inyección masiva, pero eso no es así, el comportamiento de todo virus es de igual manera general, y éste, con todas las modificaciones genéticas que tiene no es la excepción. Seguirá cobrando víctimas y nunca se exterminará porque la misma vacuna le crea la oportunidad de replicarse en diferentes variantes resistentes a las mismas. Los médicos que defendieron el proceso de vacunación pagarán en carne propia y de sus hijos y descendientes el daño qué han hecho a tantos miles que les creyeron la mentira.

La ley de causa y efecto qué es la misma del karma que se menciona en Gálatas 6.7, es una consecuencia universal de los actos humanos sobre la tierra. Es una ley inflexible que paga, de acuerdo con el precio que se le impone. La ambición de un gobierno inquisidor y dictatorial nos hundirá en un fracaso inmenso que todos reconocerán y recordarán para siempre con desdén y rechazo.

Los Tres Espíritus Inmundos

El triunvirato genocida del gobierno civil, la medicina farmacéutica, y la iglesia cristiana, se constituyen en la profecía de Apocalipsis 16:13-14, que une estos tres espíritus inmundos a manera de ranas. Salen de la boca del dragón, que manda y ordena sobre las potestades de la tierra que obedezcan. La política, la religión y la medicina farmacéutica se unen para imponer por decretos, medidas que parezcan beneficiar a la mayoría, para políticamente inducirlos e introducirlos en la mente de todos los que no se hayan preparado para ese gran engaño. Los decretos que se han de imponer violan los derechos universales y se realizan sobre pretextos del bien común.

A Manera de Ranas

Para entender el término a manera de ranas, tenemos que ir a Éxodo 8 donde se describen las dos primeras plagas de Egipto y estos animales se esparcieron por todo el territorio egipcio y se metieron en los hogares, en las camas, en los hornos, en las mesas de comer, y en las fuentes de agua.  Cuando esta plaga terminó y murieron todas las ranas, la pestilencia que inundó Egipto fue muy grande. Toda la tierra de Egipto sufrió el doble efecto de la plaga: La invasión de las ranas por todos lados y luego el efecto de la pestilencia por los montones de ranas muertas. “Y blasfemaron al Dios del cielo por sus dolores y por sus plagas, pero al igual que Faraón, no se arrepintieron” (Éxodo 8).

Estos tres espíritus inmundos a manera de ranas se posesionan de todo y van a los dirigentes de todo el mundo para ponerlos de acuerdo contra Dios y contra su pueblo. Salen de la boca del dragón, de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, y hacen decretos que unen al mundo en un propósito contra los fieles que permanecen esperando la venida del Señor. 

Cuando estos tres poderes políticos, religiosos y médicos se ponen de acuerdo, los decretos que de ese poder mixto son emitidos, son decretos de muerte y persecución contra Dios y sus santos que le esperan (Apoc.16:12-14). Noten que estos poderes se unen a consecuencia de una pandemia que comienza en la silla de la bestia que hace que su reino se vuelva tenebroso “y se mordían las lenguas de dolor”( cap.16:10). Esta acción del quinto ángel provoca una conmoción mundial (verso 18), como un gran terremoto que dividió la gran ciudad de Babilonia en tres partes, o sea que los tres poderes que se unieron para la gran batalla se separan por no ponerse de acuerdo y sufren individualmente el efecto de las plagas, que son la retribución natural de sus actuaciones. Estos acontecimientos toman su tiempo y en lo que se desarrollan, pueden pasar meses o años, dependiendo de la intensidad de los sucesos y el orden que tomen. 

En el capítulo 12:6 de Apocalipsis, el profeta ve a la mujer embriagada con la sangre de los Santos que murieron como mártires resistiendo los decretos de muerte de la gran bestia.  En el verso 17:9, el ángel define lo que esto significa en sabiduría: “las 7 cabezas son 7 montes sobre los cuales se asientan la mujer”. Son las mismas 7 iglesias que abren el mensaje apocalíptico que nuevamente son mencionadas por su participación con la bestia que se compone de 7 denominaciones o dirigentes médicos políticos y religiosos unidos contra el pueblo de Dios. Tan pronto pierden la primera batalla se traicionan unos a otros y la gran ciudad vaticana que tiene reino sobre los reyes de la tierra impondrá su criterio aprovechando la discordia entre políticos médicos y religiosos y tomará el mando de la persecución. Ellos se levantarán contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá (capítulo 17:14). La advertencia al pueblo de Dios se produce en el capítulo 18:4: “Salid de en medio de ella pueblo mío dice el Señor para que no seáis participantes de sus pecados y que no recibáis de sus plagas”.

El pueblo de Dios no puede permanecer en lugares accesibles. Es importante tener en cuenta que estos tres poderes representan las fuerzas más poderosas de la tierra unidas contra el pueblo pequeño de Dios, débil y desarmado, disperso en el mundo. La medicina moderna con los médicos hospitales y grandes farmacéuticas apoyando al poder religioso unido y respaldado con el poder civil de los gobiernos y reyes de la tierra, todos en contra del pueblo pequeño y disperso de Dios. Actualmente, parte de esto ha ocurrido porque las siete denominaciones que mencionamos a las cuales alude la profecía, son las siete iglesias de Apocalipsis que representan 7 denominaciones modernas las cuales, las siete, tienen hospitales bajo su nombre.

Los que no reciban la marca no podrán comprar ni vender ni entrar a lugares públicos. Serán culpados de las calamidades que estarán sufriendo los que recibieron la marca y eso los pondrá en contra de los santos de Dios que serán rechazados, y perseguidos y culpados por las plagas que estarán sufriendo los impíos que tienen la marca.

Como es de conocimiento general, los momentos difíciles de la vida parecen más largos de lo que en realidad son y muchos que no recibieron la marca de la bestia por miedo o por conveniencia, la recibirán en momentos cruciales de prueba y dificultad. Al traicionar su conciencia como ocurrió con Judas cuando entregó al Señor y se den cuenta que no pueden retractarse del daño realizado, dirán a los montes y a las peñas: “caed sobre nosotros y escondednos de la cara de aquel que está sentado sobre el trono y de la ira del Cordero: porque el gran día de su ira es venido” (Apoc. 6:16).

Para esos momentos tan cruciales para el pueblo de Dios, los pasajes del número 14 al 26 de los 50 pasajes de la visión de 1846, son una gran exhortación del ángel para que nos preparemos y fortalezcamos en el poder y en la confianza del Señor que cuidará de su pueblo como la gallina cuida sus polluelos (Filipenses 1 y 2, Efesios 6, Efesios 4, 1era. de Pedro, Juan 13, 2nda. de Corintios 13, 1era. de Corintios 3, Hechos 20 y Gálatas 1). 

Implicaciones de la Marca

Este asunto de la marca es más serio e importante de lo que se ve a simple vista. Se trata de la señal o marca que identifica a los que han de ser salvos del resto del mundo que se perderá. Es una decisión personal que cada ser humano tiene ante sí y que le sirve de pasaporte para el cielo o para el infierno. Estos tres espíritus malignos ya están obrando en acuerdo mutuo y su alcance es sorprendentemente poderoso: serán dirigidos políticamente por el presidente de la poderosa nación americana, religiosamente por el Papa de Roma y los obispos evangélicos y episcopales, así como médicamente por la Organización Mundial de la salud que a su vez tendrá el apoyo de los CDC y otras entidades financiadas por las grandes empresas farmacéuticas. Para lograrlo, se creará una junta mundial de magnates que llevan años trabajando para crear una nueva era basada en un socialismo comunista disfrazado que impondrá un nuevo sistema de economía basado en una moneda universal, una sola religión cuyo dios es el hombre mismo, una sola educación basada en el interés común que se crea y una sola dirección de gobierno que nombrará una junta mundial de asuntos, donde Estados Unidos, China y Rusia serán los principales miembros que compartirán el gobierno a nivel mundial y establecerán las leyes que regirán en ese nuevo orden mundial.

En esa nueva era, estos tres espíritus malignos inmundos a manera de ranas impondrán leyes comunes que separarán a la gente en tres clases sociales: 

  1. Los obreros que harán el trabajo servil. 
  2. Los jefes de grupo que supervisarán el trabajo. 
  3. Los dirigentes que exigirán el fruto de la labor de las masas de pueblo oprimidas por el trabajo, tal como ocurrió con los israelitas en Egipto. 

Debido a que estas masas obreras estarán condicionadas a trabajar por la comida para todos, se les dará un día de descanso alternado por semana y laborarán 6 días corridos que cambiarán el ritmo de la sociedad actual civil.  La idea de que el día de descanso sea alternado cada semana, diferente para unos y otros, es para evitar que la gente se reúna y tenga oportunidad de ponerse de acuerdo en contra del gobierno civil o de reunirse para adorar en las iglesias. Además, se usarán drogas que mantendrán las masas de personas trabajando y controladas por la dosis individual y colectiva que recibirán como parte de sus beneficios salariales. La gente recibirá una identidad digital que será leída por aparatos electrónicos. Estos detectarán su presencia donde quiera que se encuentren y recibirán un mensaje avisándole que se están fuera de su radio de acción para que vuelvan a las áreas donde se les permite moverse, esto muy parecido al grillete electrónico que se le instala a los reclusos para permitirles moverse fuera de la cárcel bajo vigilancia electrónica.

En ese nuevo orden mundial todos seremos esclavos del sistema de gobierno que se renovará autónomamente entre las grandes figuras que lo componen y se dividen el mando de acuerdo a los intereses económicos que ellos mismos crean. Con la fuerza trabajadora laborando en una sola dirección, a favor de sus negocios y de sus empresas, ¿quién dirigirá al mundo en ese nuevo orden? Las tres grandes potencias mencionadas anteriormente, intercambiarán el mando en acuerdo común y tomarán decisiones en conjunto para imponer decretos y leyes que obliguen al pueblo esclavo a aumentar la producción de acuerdo a la demanda mundial, según el tipo de esclavitud, como la que implantaron los faraones en Egipto, pero controlada electrónicamente a distancia. Con sanciones para los que no obedezcan las órdenes que recibirán, se le impondrán penas como la de no recibir el salario por tiempo determinado de acuerdo a la desobediencia incurrida. A los que se les niegue el permiso, NO podrán comprar, ni vender, ni conseguir alimento alguno, ni artículos personales, si no se les restaura el permiso electrónicamente y esto, después de cerciorarse, bajo supervisión, que el esclavo obrero esté nuevamente cumpliendo con su trabajo en su lugar asignado. Los planes de los grandes intereses en gobernar o dirigir esta nueva forma de vida y de gobierno son ambiciosos en gran manera y todas las propiedades y negocios serán únicamente del Estado, y nadie podrá declarar cosa alguna fuera de su vida que pueda decir que sea suyo, porque hasta los matrimonios y los hijos serán propiedad del gobierno. Se les ordenará entregar los niños a los pocos días de nacidos para que el gobierno los críe, los eduque y los utilice a su antojo y conveniencia. No tendrán nombres propios, sino un número por el cual responderán y serán identificados por un chip bajo la piel que será leído por un aparato electrónico.

Al imponer la marca, el sistema a instalarse irá borrando toda la memoria familiar de las personas que vivan en el tiempo de la transición a esa nueva forma de vida o nueva era, lo que les hará perder el sentimiento de familia, de adoración a Dios, y de congregarse para adorar. Esto logrará que los seres humanos desarrollen un nuevo sentimiento de obediencia que será más bien un consentimiento interno de obedecer al gobierno, lo que hará desaparecer por completo toda idea de resistencia o de oposición a los dictados de las nuevas órdenes que cambiarán las vidas de los que estén en el proceso de transición en esa etapa del tiempo. Si observamos a los que recibieron la inyección tóxica, veremos que se aferran a su desición, y se indignan contra los que no la recibieron.

De ahí en adelante, las nuevas generaciones no conocerán de Dios. Ni de la creación ni de ninguna de las libertades que históricamente han caracterizado al hombre desde el principio de la historia. Los niños serán entrenados militarmente para trabajar y responder a las necesidades del Estado y la procreación de nuevas generaciones será in vitro, de acuerdo a las necesidades de crecimiento de los gobiernos reinantes. Las mujeres le prestarán sus vientres al gobierno para replicar la población controlada desde la sede de los laboratorios genéticos.

Esta planificación social ya está en camino, y las naciones interesadas en participar de esta nueva forma de gobierno están entrenando sus mejores cerebros para delinear cada detalle de este sistema que correrá de forma electrónica, impersonal y directa, imponiendo las nuevas leyes y reglas de vida que lo caracterizarán y que dominarán sobre todos.

Por esas razones tan poderosas e importantes, ningún pastor o cristiano de esta generación debe consentir en que inyecten sustancias extrañas a sus hijos, o a sus ovejas o feligreses, ya que han comenzado el experimento para ir preparando a la generación actual para que acepte el cambio en marcha. Muchos están ya convencidos y no necesitan solo que les instalen el aparato electrónico en su brazo derecho. Están ansiosos por recibirlo. Estos, que ya comenzaron a recibir la inyección letal que los convertirá en esclavos voluntarios del sistema,  se convertirán en los propagandistas de la nueva era y estarán vigilando para acusar a los que se opongan. Los fieles cristianos que entiendan esto, serán perseguidos y privados de sus libertades y privilegios, de sus trabajos y de comprar y vender en el mercado. Serán despojados de todas sus pertenencias y de sus propiedades, comenzando con sus niños menores que ya pertenecen al Estado vigente por leyes actuales.

Las iglesias cristianas NO se han levantado contra todas estas nuevas leyes que descomponen la familia tradicional, y han permitido que los gobiernos se adueñen de sus hijos. Los gobiernos han comprado con dinero y con influencia las conciencias de las siete iglesias modernas que en el Apocalipsis se señalan con faltas graves que permiten que Jezabel se haga cargo de los niños de la Iglesia y los separen de la doctrina original del Creador (Apocalipsis 2:2-14).

Para los verdaderos creyentes en el Evangelio de Cristo, que no se han contaminado con los mensajes espurios de los falsos pastores de la Iglesia cristiana, la tribulación, la presión social y gubernamental durará un tiempo profético de 10 días que pueden ser 10 meses o 10 años. No sabemos con certeza cuánto va a durar la persecución que recibirán aquellos que no estén dispuestos a recibir la identificación química electrónica que les será inyectada a todos los moradores del planeta (Apoc. 2:10). La pandemia tiene ya dos años y la presión de los gobiernos sigue, por lo que podemos esperar que se prolongue unos ocho años más.

Este asunto es más complicado que lo que exponemos a simple lectura. Pues la tecnología en manos de los enemigos de Dios y de su pueblo, inventarán, además de los dispositivos que ya existen que los puedan localizar en cualquier lugar en donde se escondan. En el nuevo orden mundial o nueva era, la moneda será controlada. Los ahorros y propiedades en los bancos serán confiscados y los que no se sometan a la marca no tendrán recursos para sobrevivir en un mercado controlado. Sólo podrán subsistir en los campos y regiones remotas y sólo podrán comer de lo que encuentren en la tierra. En algunos lugares remotos el Dios del cielo derramará del maná escondido y alimentará a su pueblo, como lo hizo con el pueblo de Israel por los 40 años que éste deambuló por el desierto. Esa promesa está en pie y Dios cumple lo que promete (Apoc.2:17).

La promesa divina es que Dios no nos desamparará ni nos dejará a merced de los enemigos. Muchos que no podrán resistir serán puestos a descansar por un tiempo en lo que pasa esta gran tribulación. Los que fueron engañados y aceptaron la inyección maligna tendrán que luchar más fuerte para resistir las influencias dominantes de las señales electrónicas que tratarán de dominarlos y someterlos. Además, sufrirán muchas enfermedades por las cuales tendrán que buscar ayuda médica. Ahí los estarán fichando y los estarán esperando para ajustar cuentas con ellos. Esos tendrán una tribulación mayor y muchos no resistirán la fuerte presión social que a través de los medios estarán recibiendo constantemente. Necesitarán de mucha oración y ayuno para romper las ataduras electrónicas que han sido introducidas en su cuerpo.  Muchos no podrán vencer y caerán en la trampa maligna o sufrirán enfermedades inducidas por el veneno. Otros que se han preparado acudirán a los remedios naturales para no caer en las manos de los médicos.

Esa tribulación de 10 periodos de tiempo, los 10 días de Apocalipsis, serán el preámbulo de un rescate maravilloso que Dios hará a su pueblo, esparcido por el mundo, por los campos, por los bosques, por los lugares menos transitados por la gente, y en escondites recónditos donde se refugiarán los que no quieran recibir la marca ni participar de esa forma de vida.

El primer paso a dar en esa dirección es salir de inmediato y muy sigilosamente de esas iglesias que se sometieron a los gobiernos para inyectar las primeras dosis del veneno manipulador que entrará a su genoma y cortará del mismo los genes divinos que unen la naturaleza humana con el Creador. En su lugar, Introducirán genes de obediencia al sistema que han sido programados y muy efectivamente diseñados para controlar la voluntad humana, como “robots” conectados a su control.

Esto que parece ciencia ficción es una realidad que nos sorprenderá sin apenas darnos cuenta de lo que está ocurriendo.  Satanás sabe que le queda poco tiempo y necesita urgentemente convencer a la humanidad de que acepten la señal que los hace suyos para vencer y hacer desaparecer a los pocos que se opondrán al nuevo orden mundial que está desarrollándose en todo el mundo.

La guerra ya comenzó y hay lugares donde han logrado inyectar el poderoso veneno a un 90% de la población. Otros países están más retrasados, pero tienen más de un 48% de la población inyectada con más de una dosis. La presión social y mediática sigue fuertemente respaldada y la meta es vacunar a todos los niños desde que nacen para ir separándolos para el estado tener el control absoluto de ellos.

Esa única institución, la iglesia, que pudo habernos salvado de esta atrocidad espantosa, abominable y desoladora (Daniel 11:31), y 12:11), que sacrifica nuestros hijos en los altares paganos, hubiera sido la iglesia cristiana unida en propósito, para ir contra el Estado y no permitir ese genocidio masivo. Pero la Iglesia cristiana está ciega, sorda y muda, y no ha podido enfrentar al enemigo común que nos acecha. Por esa razón, Jesús lo mencionó en Mateo 24:15 como la señal del fin, antes de su regreso por su pueblo.

Ya vimos las iglesias convertidas en centros de inoculación y a los pastores segregando a los que se pusieron la marca de los que aún no la habían recibido. Estos pastores se mancharon con la sangre inocente de todos los que creyeron su maliciosa intención de colaborar con los gobiernos para embaucar, engañar y vacunar al pueblo de Dios y a sus niños. Ayudaron al lobo a seleccionar las mejores ovejas del rebaño.   

 Para más información sobre las profecías de Apocalipsis para este tiempo, vea el blog Apocalipsis Revelado, o la revista del mismo nombre: drnormans.blog

5 comentarios sobre “«La Marca» y sus Implicaciones

  1. Dr.Norman , ese escrito , tiene una enseñanza. Yo, soy victima de la presión y terror. Cuando empezó esto yo buscaba información como demente, hasta conseguí información por telegram, los escuchaba a usted en Tiva, y me ponia leer Daniel y algo me decia todo era mafia farmaceutica. Hasta el momento no estoy vacunada tengo mi affidavis religiosa lamentablemente trabajo hospital en administración de 2,500 empleados somos 13 no vacunados el rechazo horrible y mi alimentación se la debo a Dios y a usted hace 15 años. Y rechazo doble por ser vegetariana y no creen esta vacuna y la de influeza. Como dice Daniel llegó tiempo crecerá hombre se ira por Ciencia y llegó. Dios lo bendiga!!!!

    Me gusta

  2. Dios le bendiga.Tiene toda la razon.Yo conosco personas cristianas y les he hablado y me dicen que se ponen todos los refuerzos que vengan.pq eso esta escrito en la biblia.(lo de las plagas).Le respondi que lo que dice es confiar en todo.no en el hombre.Pero ya no se puede tratar de cambiar sus pensamientos.Muy lamentable.Se que ese veneno tiene nanoparticulas .que pueden ser rastreadas y controladas.pero muchos cristianos no creen😥🙏si es o no la marca.debe ser un enlace.Pero eso de no vender o comprar desde un principio pense que esta en la palabra….

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: